Mujeres que viven en la calle mueren jóvenes por falta de servicios de salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Mujeres que viven en la calle mueren jóvenes por falta de servicios de salud

De acuerdo con la CNDH, 1 de cada 4 mujeres que viven en las calles no cuenta con documentos de identidad, lo que impide que pueda acceder a servicios de salud y educación.
Cuartoscuro
6 de noviembre, 2019
Comparte

Belem, una mujer de 23 años, murió sola debajo de un puente en la Ciudad de México. Sufría depresión después de que la separaron de su hijo al nacer. Nunca recibió apoyos del gobierno para atender su salud mental ni para superar su situación de pobreza.

Comenzó a vivir en la calle a los 16 años, y antes de eso estuvo en una casa hogar por ocho años. Nadie pudo contactar a su familia cuando falleció, porque nunca quiso hablar de su pasado. Debido a que nadie pudo reclamar su cuerpo, fue sepultada en la fosa común.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Belem pasó toda su vida sin protección del Estado mexicano, y no hubo institución que garantizara su derecho a la vida, a la salud y a tener una vivienda. Su caso no es excepcional, aunque no hay registros oficiales del número de mujeres que viven en las calles, sus muertes y sus causas, ya que ninguna autoridad las identifica.

El ‘Diagnóstico sobre las condiciones de vida, el ejercicio de los derechos humanos y las políticas públicas disponibles para mujeres que constituyen la población callejera 2019’, señala que en urbes como la Ciudad de México, Guadalajara, Puebla y Tijuana, este grupo de población vive situaciones de discriminación, violencia física, psicológica y la negación de servicios educativos y de salud.

Vidas cortas y sin derechos

Desde niña, Martha Verónica ha vivido en la calle, en la Plaza de la Soledad, en la Ciudad de México, junto a sus padres. Fue mamá a los quince años y ahora que su hijo cumplió cuatro decidió tramitar sus documentos de identidad, para poder inscribirlo en un jardín de niños.

Te puede interesar: Te ven en la calle y te gritan mugrosa: sin educación y por su cuenta, mujeres luchan por recuperar su vida

Sin embargo, el proceso para tramitar sus documentos no fue sencillo, ni ágil, ni gratuito. Tardó tres meses en hacer las gestiones y tuvo que pagar casi dos mil pesos para obtener su acta de nacimiento. Con ella podrá tramitar su credencial de elector, registrar a su hijo e ingresar a la escuela. Su caso tampoco es único.

De acuerdo con el informe de la CNDH, uno de los principales derechos que las mujeres integrantes de poblaciones callejeras que no pueden ejercer es el de la identidad, pues al menos una de cada cuatro no cuenta con acta de nacimiento, CURP y/o credencial de elector.

Esta falta de documentos impacta en el ejercicio de otros derechos, como el acceso a servicios de salud, educación, registro de sus hijos, albergues, justicia, al trabajo o los beneficios de programas sociales, como señalan los testimonios recopilados por el organismo.

Según el análisis de la CNDH, el derecho a la vida, que implica garantizar todos los derechos posibles, suele ser el más vulnerado de las mujeres integrantes de poblaciones callejeras, cuya esperanza de vida es de 28 años, cuando para el resto de las personas del sexo femenino del país es de 79 años.

La vida de las mujeres en la calle se acorta por situaciones prevenibles, como la deficiencia en la atención en salud o la negación de servicios, por ello la Comisión recomendó a los gobiernos locales y federal a registrar la situación socioeconómica de la población callejera para obtener un diagnóstico general y reforzar las acciones a favor de esta.

“Malas mujeres”

Las mujeres que viven en las calles enfrentan una doble discriminación, por no tener hogar y por no cumplir con los estereotipos de género del trabajo doméstico o la crianza de hijos en espacios privados, por lo que, según la investigación de la CNDH son señaladas como malas mujeres, “adictas empedernidas, no aptas para ser madres, irresponsables, ignorantes y peligrosas”.

Lee más: De vendedores a fotógrafos y escritores: Mi Valedor, la revista que ayuda a poblaciones callejeras en CDMX

La Comisión documentó que esto se vio reflejado en la negación de servicios por parte de funcionarios públicos, principalmente en instituciones de salud, “pues son interpretadas como una causa perdida, o bien, que merecen ser castigadas”.

También constató que existió la separación de madres e hijos al momento de nacer, sin dar opciones a las mujeres para contar con condiciones para recuperarlos, y que vivieron amenazas y violencia psicológica por parte de autoridades.

“El retiro de infantes, así como la detención de las madres, o amenazas y violencia psicológica se han vuelto una práctica común bajo el supuesto de cumplir con funciones que realizan autoridades, encubren la discriminación y los estereotipos de género, porque la mujer es entendida como apta solo si cubre una serie de requerimientos morales y económicos”, explica el informe.

Pobreza y limpieza social

A través de encuestas, la CNDH encontró que los principales problemas que enfrentan las mujeres integrantes de poblaciones callejeras en la Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Acapulco y Tijuana son la pobreza, la discriminación y las prácticas de limpieza social.

En la Ciudad de México, se han realizado diversas estrategias para retirar a las poblaciones callejeras de los espacios públicos, en el marco del Programa de Rescate de Espacios Públicos, de la visita del Papa o por la aplicación discrecional de la Ley de Cultura Cívica, señala la Comisión.

Las mujeres que viven en las calles de la capital mexicana, que representan el 27% de esta población, se encuentran en un estado de pobreza, y dos de cada 10 han sido víctimas de discriminación.

Entérate: ‘Es como si no existieras’: Gente que vive en la calle batalla por tener documentos de identidad

En Guadalajara, Jalisco, encontró registros de limpieza social en 2011, con motivo de la celebración de los Juegos Panamericanos, cuando se retiró a poblaciones callejeras del primer cuadro de la ciudad.

En Puebla, la CNDH explicó que la limpieza social se manifestó a través de programas sociales de mejoramiento del espacio y de promoción turística.

Para el caso de Tijuana, Baja California, registró que las políticas públicas para fomentar el turismo estuvieron acompañadas de estrategias de limpieza social, y se emplearon centros de rehabilitación de adicciones para “eliminar a los jóvenes, financiando escuadrones de la muerte”.

En Acapulco, Guerrero, la Comisión indicó que la implementación de programas turísticos y de mejora de espacios públicos desalojó a las poblaciones callejeras, a través de “patrullas ciudadanas”.

Aunado a estas situaciones, el organismo encontró que ninguno de estos estados, ni el gobierno federal, cuentan con programas sociales que atiendan a las mujeres de poblaciones callejeras, quienes se encuentran más vulnerables a sufrir abusos.

La CNDH concluyó de su análisis que el Estado no ha implementado acciones que propicien la inclusión social, política y económica de las personas que habitan en el espacio público, particularmente de las mujeres, con quienes se tiene pendiente la garantía de su derecho a la vivienda, entre otros.

Para la Comisión, es importante que las instituciones de todos los niveles de gobierno además reciban capacitación en materia de sensibilización para la atención de personas integrantes de poblaciones callejeras, para que no se cometan actos de discriminación y/o se restrinja el goce de sus derechos de acceder a servicios públicos.

También instó a que organizaciones no gubernamentales, empresas, autoridades y medios de comunicación “tomen medidas concertadas y coordinadas, para establecer un mecanismo con los recursos humanos y materiales suficientes para coordinar los distintos niveles de atención y garantizar el acceso a los servicios a las mujeres integrantes de poblaciones callejeras, para así garantizar que no mueran por causas prevenibles”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Qué son los adyuvantes y por qué son tan importantes como la vacuna contra la COVID

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus no solo implica la obtención de una fórmula antígena efectiva, también se requieren elementos como los adyuvantes, sin los cuales sería reducida su efectividad.
Reuters
12 de agosto, 2020
Comparte

Así como no es lo mismo escuchar música en el celular que en los altavoces del auto, las vacunas sin adyuvantes no tienen el mismo efecto.

Se trata de substancias que, al unirse a la fórmula de las vacunas, tienen la capacidad de incrementar la respuesta del organismo humano al ser inoculado.

“Es un amplificador”, explica la doctora María Elena Bottazi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos.

“El adyuvante hace que (la vacuna) llegue a más lugares dentro del cuerpo y que obviamente atraiga a diferentes componentes del cuerpo humano y así eventualmente se activen las diferentes células inmunológicas”, añade.

De ahí que, como en otros casos, son un elemento importante para el desarrollo de las vacunas para tratar el covid-19, que ya ha dejado más de 700.000 muertos y 20 millones de contagios en el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Vladimir Putin anunció este martes que Rusia ya tiene una aprobada y registrada contra el coronavirus, la Sputnick V, y otros países avanzan a contrarreloj para crear las suyas.

Más de 160 estudios preclínicos están en marcha, pero menos de 10 en una fase avanzada hasta inicios de agosto, según la Organización Mundial de la Salud.

Las investigaciones médicas y las farmacéuticas que participan se enfrentan a un problema: el desarrollo de adyuvantes no ha sido tan prolífico en la industria mundial en los últimos años.

Y la falta de estas sustancias dificultaría que la vacuna pueda ser producida de forma masiva.

“Así como hemos escuchado mucho que tenemos que generar miles de millones de dosis de la vacuna, también tenemos que producir miles de millones de dosis de cada uno de los componentes. No solo es producir las proteínas, sino también con qué se van a combinar”, explica Bottazi.

Una mujer en un laboratorio médico

Reuters
Además de los antígenos, las vacunas llevan otros componentes químicos que deben ser producidos.

La escasez de adyuvantes y otros elementos, desde las ampolletas hasta los birreactores, “puede retrasar las vacunas”, advirtieron desde mayo los especialistas Susan Athey, Michael Kremer, Christopher Snyder y Alex Tabarrok en una carta publicada en el diario The New York Times.

La vacuna en el cuerpo

Las vacunas están compuestas por tres elementos básicos: el antígeno, los adyuvantes y los preservantes.

Una vez que la dosis ingresa al cuerpo, causa una reacción del sistema inmunitario, que intenta proteger al resto del cuerpo enviando glóbulos blancos que producen anticuerpos para contener la infección.

Así, cuando un virus intenta de nuevo ingresar por cuenta propia al organismo, los anticuerpos saben cómo actuar en su contra y eliminarlo.

Cómo funcionan las vacunas

BBC

En este proceso los adyuvantes tienen dos propósitos, “amplificar la señal y al mismo tiempo guiar la para que atraiga la respuesta correcta, a las células correctas”, señala Bottazi.

“Si no se quiere que la vacuna se disemine muy rápido, sino que llegue a las células que la necesiten, entonces se necesita tiempo y eso es lo que llamamos el efecto depot, que se deposita en un lugar y da tiempo a que se disemine la información”, añade.

Los adyuvantes por sí mismos no tienen ningún efecto; es decir, son inertes.

“Es como si se tiene un parlante pero no se le pone música. Se acoplan a lo que se quiera diseminar, en este caso el componente específico de la vacuna”, explica la especialista.

Una vacuna contra el coronavirus es probable que tenga menos efecto en las personas mayores, porque sus sistemas inmunológicos no responden tan bien a la inmunización.

Así se en la vacuna contra la gripe.

Es posible superarlo administrando múltiples dosis, pero otra solución es usar adyuvantes que estimulan el sistema inmunológico.

Los problemas que se avecinan

Durante prácticamente todo el siglo XX hubo un adyuvante que se empleó prácticamente en todas las implementaciones de vacunas: las sales de aluminio, también conocidas como alumbre).

Sigue siendo el adyuvante más conocido y uno de los más fabricados hasta la fecha.

La vacuna Pandemrix y su adjuvante

Reuters
Las dosis de las vacunas para la pandemia del virus H1N1 (en la foto Pandemrix) estaban acompañadas con un adyuvante.

A finales de la década de 1990 fue que las farmacéuticas empezaron a desarrollar otras alternativas.

Como ocurrió con otros medicamentos patentados, esos adyuvantes fueron asegurados en registros de propiedad privada.

“Al ser de propiedad intelectual privada, no se sabe mucho sobre qué son exactamente, tienen una formulación que no es genérica y no conocemos su costo“, señala Botazzi como uno de los problemas de la actual carrera por la vacuna del covid-19.

“Si los adyuvantes son experimentales, de propiedad intelectual privada o de alto costo, va a ser difícil que sean accesibles para los países de bajos recursos“, añade.

Además, si se desarollan adyuvantes nuevos, estos deberán ser probados y certificados por las autoridades médicas, un inconveniente en una situación que exige urgencia, como la pandemia actual.

Eduardo Ortega-Barria, vicepresidente y director de investigación clínica para Latinoamérica de la firma británica GSK -uno de los mayores fabricantes de adyuvantes del mundo- explica el que el tiempo usualpara obtener una vacuna es de 10 años.

“En la historia la que más rápido se ha licenciado es la vacuna contra las paperas, que se demoró cerca de cinco años, pero con el coronavirus estamos intentando hacerlo entre 12 y 18 meses“, le dijo a la agencia EFE.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.