Paros contra el acoso sexual en la UNAM se extienden a planteles fuera de la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Paros contra el acoso sexual en la UNAM se extienden a planteles fuera de la CDMX

Planteles de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) en León y Morelia también registraron paros para exigir medidas de protección y despidos de profesores acusados de acoso.
Cuartoscuro Archivo
28 de noviembre, 2019
Comparte

La inconformidad de universitarias con las respuestas de la UNAM para combatir el acoso sexual no solo no se ha apaciguado en semanas, sino que se ha extendido a dos planteles fuera de la Ciudad de México.

La Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) de León -las ENES dependen de la UNAM- se sumó ayer con un paro de actividades en un laboratorio y tres clínicas que tiene para que los alumnos hagan prácticas atendiendo a la población, de Odontología y de Fisioterapia.

La propia UNAM cerró estas instalaciones después de que los estudiantes habían decidido impedir las actividades. En una reunión por la tarde, decidieron vigilar que no se reabran y mantenerlas cerradas hasta el viernes.

Los inconformes entregaron el martes a las autoridades un pliego petitorio exigiendo la destitución de dos profesores de cualquier actividad académica e institucional, señalados por acoso sexual, y que formalmente fueron denunciados ante la UNAM desde el 6 de noviembre.

Un integrante del Comité Estudiantil contó a Animal Político que se trata de dos maestros consagrados, uno de los cuales incluso dirige un proyecto de investigación de odontología considerado el proyecto estrella de la Escuela. Y que es conocido por el hostigamiento que ejerce contra las estudiantes.

“A una, la especie de bata que usan para diario se la bajó para verle el sostén. A otras les hacen comentarios sugestivos; por ejemplo a una compañera que tiene mucho vello en los brazos le dijo ‘si estás así de ahí, no me imagino cómo estás de allá’. Comentarios de ese estilo, y los dos profesores muy similares”, relató.

Los acusados fueron separados temporalmente de sus cargos como maestros. En respuesta al pliego petitorio, la ENES contestó que no terminará el contrato laboral de los profesores señalados hasta que se completen las investigaciones en su contra, a más tardar el 4 de diciembre.

Este miércoles, uno de ellos tenía una audiencia como parte de la investigación, que se esperaba terminara alrededor de las 3 de la tarde, pero se extendió hasta las 7. Los estudiantes no recibieron información sobre lo que pasó, pero temen que se haya violado la confidencialidad de quiénes fueron las chicas que denunciaron, además de que han sufrido intimidaciones que llevaron a otras mujeres a no querer denunciar formalmente lo que han sufrido.

Los jóvenes piden también que la Escuela se comprometa a cesar a cualquier docente que acose, mejorar los procesos de denuncia, crear un protocolo especializado para las necesidades de este plantel, crear una unidad jurídica que tenga personal especializado en temas de género, así como impartir talleres con esta perspectiva. En caso de no cumplir sus demandas, están convocando a un paro de actividades para enero.

Otro campus de la ENES, en Morelia, Michoacán, lleva en paro desde el 19 de noviembre. En su pliego petitorio, además de medidas similares a las de otros planteles para atender la violencia de género, exigieron una disculpa pública a las jóvenes que han sido acosadas, la destitución de tres profesores, y que en las evaluaciones docentes se incluyan preguntas sobre su comportamiento sexual con las estudiantes.

Pese a que la dirección de esa escuela ya respondió al pliego petitorio el martes, las alumnas consideraron “indignante” la respuesta porque no resuelve ningún punto de lo que pidieron, así que el paro seguirá indefinidamente. La nueva oferta es la creación de una Comisión Conjunta con mesas de trabajo.

La rectoría de la UNAM publicó el martes un comunicado en el que informó sobre la creación de ocho nuevas oficinas de la Unidad para Atención de Denuncias (UNAD), entre ellas una itinerante que recorrerá las ENES, ubicadas en León, en Morelia, en Querétaro capital y en Mérida, Yucatán.

Las otras serán en las cinco Facultades de Estudios Superiores (FES) —Acatlán, Aragón, Iztacala, Zaragoza y Cuautitlán, esta última, iniciadora de los paros el 23 de octubre, levantado la semana pasada—, en la Dirección General del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) y en la de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP).

Mientras tanto, el paro que más tiempo lleva es el de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), en Ciudad Universitaria, desde el 4 de noviembre. Aunque el viernes pasado el director dio respuesta a las alumnas proponiendo acciones para atender sus demandas, las paristas lo consideraron insuficiente.

La dirección de la Facultad informó que se está analizando la ampliación del calendario escolar para recuperar las clases y evaluaciones perdidas en las últimas semanas, y que no se considerarán válidas, sino solo como voluntarias, las actividades extramuros que se han organizado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El misterioso “gen dentro del gen” que descubrieron escondido en el COVID-19

Los genes superpuestos, como también se les conoce, pueden contener información vital para entender mejor los virus.
13 de noviembre, 2020
Comparte

Siempre estuvo ahí, pero “escondido” y hasta hace poco nadie lo había descubierto.

Se trata de un gen misterioso llamado ORF3d y encontrado dentro de otro gen en el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad covid-19 y de la actual pandemia.

Este fue descubierto por un grupo de científicos liderados por el investigador Chase Nelson, del Instituto de Genómica Comparada del Museo de Historia Natural de Nueva York, Estados Unidos.

Si bien queda por investigar la función específica de este gen superpuesto, como también se le conoce, los investigadores consideran que descubrir este tipo de genes “puede revelar nuevas vías de control para el virus, por ejemplo, medicamentos antivirales”.

Tampoco descartan que este gen pudiese contribuir a la biología única del virus y su potencial pandémico.

Los hallazgos fueron publicados en la revista científica eLife.

Por qué importa este descubrimiento

Desde que se desató la pandemia, científicos de todo el mundo se han puesto manos a la obra para comprender mejor el virus y así acertar en la labor de contención.

Científicos examinando terapias contra el virus en China.

Getty Images
Una de las primeras labores de los científicos fue estudiar y secuenciar el genoma del coronavirus.

De acuerdo al estudio liderado por Nelson, para responder a todas las preguntas que deja el coronavirus es necesario entender los genomas virales con precisión y amplitud.

“Los genes superpuestos son quizá una de las formas en que los coronavirus han evolucionado para replicarse de forma eficiente, frustrar la inmunidad del infectado y transmitirse”, declaró Nelson.

Un gen superpuesto permanece oculto en una cadena de nucleótidos debido a la forma en que se superpone a las secuencias codificadas de otros genes.

Según el estudio, estos genes son difíciles de identificar, ya que la mayoría de programas informáticos científicos no están diseñados para encontrarlos. Sin embargo, son comunes dentro de los virus.

Laboratorio en Francia.

Getty Images
Los científicos confían en que saber más sobre este gen puede mejorar las terapias antivirales.

“Debido al tamaño de su genoma, el SARS-CoV-2 y sus parecidos se encuentran entre los virus ARN más largos que existen. Quizás sean más propensos a contener este ‘engaño genómico'”, añade Nelson.

Qué se sabe sobre la función de este gen

Como este gen oculto fue descubierto recientemente se necesita más investigación para conocer todas sus implicaciones.

“Aún desconocemos su función y significado clínico, pero predecimos que es relativamente improbable que este gen sea detectado por la respuesta de las células T, al contrario que una respuesta de anticuerpos”, comenta Nelson.

Las células T son una especie de células inmunes, cuyo principal propósito es identificar y matar a patógenos invasores o células infectadas.

Lo hacen utilizando proteínas en su superficie, que a su vez pueden adherirse a proteínas en la superficie de estos impostores.

Los investigadores también descubrieron este gen en el coronavirus de un pangolín, lo cual podría reflejar pérdidas y ganancias de este gen durante la evolución del SARS-Cov-2 y otros virus parecidos.

El estudio concluyó la necesidad de ahondar más en el descubrimiento, ya que “los genes superpuestos son una parte importante de la biología viral y merecen mayor atención”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.