Robo a casa habitación con violencia, el principal delito en Álvaro Obregón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Robo a casa habitación con violencia, el principal delito en Álvaro Obregón

Esta alcaldía ocupa el tercer lugar en denuncias por este delito entre las 16 demarcaciones de la Ciudad de México.
Cuartoscuro
Por Hallazgos Índice GLAC
7 de noviembre, 2019
Comparte

El robo a casa habitación con violencia aumentó 163% en la Alcaldía Álvaro Obregón, la cual fue la tercera demarcación de la Ciudad de México con la mayor tasa de este tipo de delitos por cada 100 mil habitantes entre enero y septiembre de 2019 respecto de 2018. El robo a negocio con violencia se incrementó 143% según las denuncias reportadas al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y analizadas por GLAC Consulting.

El total de delitos, conocido como incidencia delictiva total, aumentó 17%.

La Alcaldía Álvaro Obregón cuenta con 96.7 kilómetros cuadrados y una población de 737 mil 519 habitantes según proyecciones para 2019 del Consejo Nacional de Población (CONAPO), lo que la convierte en la tercera demarcación más poblada de la Ciudad de México. Colinda al oriente con las alcaldías Benito Juárez y Coyoacán, al sur con Magdalena Contreras y Tlalpan, al norte con Miguel Hidalgo y al poniente con Cuajimalpa de Morelos.

Cuenta con nueve pueblos originarios, cuatro barrios tradicionales y colonias que conservan sus orígenes ancestrales y arquitectónicos, lugares turísticos y corredores gastronómicos. En 2011 la zona de Chimalistac fue declarada como Patrimonio Cultural de la Ciudad de México con el fin de proteger su riqueza cultural.

Lee: Crece el robo con violencia a negocios y a transportistas en alcaldía Venustiano Carranza

En 2019 ocupó el tercer lugar en denuncias para robo a casa habitación con violencia en el ranking de las 16 demarcaciones que conforman la Ciudad de México, donde 1 es peor y 16 mejor. En 2018 se posicionó en el lugar 11 en el ranking de este delito.

En 2019 la Alcaldía Miguel Hidalgo ocupó el primer lugar en robo casa habitación con violencia, Azcapotzalco el segundo, Álvaro Obregón el tercero, Benito Juárez el cuarto y Magdalena Contreras el quinto. Milpa Alta obtuvo el menor número de incidencias para este delito.

En 2018, Tlalpan registró el mayor número de casos de robo a casa habitación con violencia seguida de Cuajimalpa, Miguel Hidalgo, Azcapotzalco y Benito Juárez. La demarcación con el menor número de casos fue Iztacalco, los cuales se incrementaron 340% entre 2018 y 2019, lo cual modificó su posición en el ranking de la 16 a la 10.

Una de las principales características de la Alcaldía Álvaro Obregón es que en esta conviven zonas de carácter rural y semiurbano y es la demarcación con contrastes sociales más pronunciados de la Ciudad de México. Alberga zonas  de clase alta, media alta y media como El Pedregal, San Ángel Inn, Lomas de Tarango, San Pedro de los Pinos, entre otras, las cuales son propensas a delitos como robo a casa habitación con violencia.

En agosto de 2019, policías preventivos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México frustraron el robo de varios relojes con un valor de medio millón de pesos y más de 11 mil pesos en efectivo en un domicilio ubicado en la avenida Adolfo López Mateos, colonia Los Alpes.

Entérate: Robo con violencia a transportistas y extorsión aumentaron en la alcaldía Cuauhtémoc

De acuerdo con la denuncia, los presuntos delincuentes se hicieron pasar como elementos de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), ingresaron a la casa y maniataron al dueño y a la empleada doméstica.

Respecto al delito de robo a negocio con violencia, en 2019 la Alcaldía Álvaro Obregón ocupó el puesto 5 en el ranking. En 2018 ocupó la posición 9. El incremento de este delito entre 2018 y 2019 modificó cuatro posiciones su lugar en el conteo de las 16 demarcaciones que conforman la Ciudad de México.

En 2019, las Alcaldías Miguel Hidalgo, Iztacalco, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza ocuparon los primeros 4 puestos en el ranking de robo a negocio con violencia. En 2018, las demarcaciones que tuvieron más denuncias de robo a negocio con violencia fueron Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Azcapotzalco y Venustiano Carranza.

En 2018 y 2019 Milpa Alta fue la alcaldía con menos casos de robo a negocio con violencia.

En la Alcaldía Álvaro Obregón se encuentran una gran variedad de restaurantes, tiendas de artesanía, bazares, mercados y plazas comerciales, los cuales son vulnerables a delitos como robo negocio con violencia y extorsiones.

En junio de este año, medios de comunicación y redes sociales difundieron un video en el que una persona asaltó a mano armada a cinco comensales que se encontraban en el interior del restaurante de hamburguesas Sliders en la plaza comercial Barrio Santa Fe.

En cuanto al robo de negocio con violencia en la Alcaldía Álvaro Obregón, este delito registró una disminución sostenida entre 2013 y 2016. A partir de 2016 aumentó. La tasa acumulada de este delito en 2019 superó a la de 2018.

La incidencia delictiva total en esta demarcación registró un repunte de  a partir de 2014. El número de delitos denunciados en 2018 fue el más alto registrado desde 2011.

El robo a casa habitación con violencia en la Alcaldía Álvaro Obregón registró una disminución entre 2011 y 2016. A partir de 2016 se incrementó. El total de casos denunciados de este delito por cada 100 mil habitantes en 2019 superó a la cifra total de 2018.

El total de delitos o incidencia delictiva total en la Alcaldía Álvaro Obregón se incrementó 17% entre 2018 y 2019, al pasar de 11,600 denuncias (1,616 delitos por cada 100 mil habitantes) a 13,567 (1,891 delitos por cada 100 mil habitantes).

El aumento de la incidencia delictiva en esta demarcación se vio influenciado por el aumento de delitos contra el patrimonio y la integridad personal. Además del aumento de robo a casa habitación con violencia y robo a negocio con violencia aumentaron los de violación (100%) extorsión (57%), homicidio doloso con arma de fuego (51%) y homicidio doloso (34%).

En junio de 2019, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México detuvo a una persona identificada como Felipe “N”, por su probable responsabilidad por el delito de violación agravada en la Alcaldía Álvaro Obregón. El detenido se desempeñaba como chofer de un vehículo Nissan el cual estacionaba cerca de bares y restaurantes con el fin de atraer a sus víctimas.

En septiembre de 2019, en el contexto de varios cateos, se capturó a 10 presuntos integrantes de la banda Los Maestrín en la colonia Barrio Norte. Este grupo criminal se dedicaba a robar y extorsionar a habitantes y comerciantes de la zona.

Ese mismo mes, un enfrentamiento entre supuestos narcomenudistas en el bar Foro San Ángel, colonia Guadalupe Inn, dejó un saldo de un muerto y dos heridos. Entre los lesionados se encontraban Jonathan Christian “C”, El Woody, presunto narcomenudista del grupo criminal La Unión. De acuerdo con la Procuraduría capitalina, la riña derivó por un ajuste de cuentas de un grupo rival.

A finales de ese mes, la PGJ-CDMX comenzó las indagaciones por el homicidio de dos hombres de aproximadamente 35 años, hallados en el asiento trasero de una camioneta Toyota en la colonia Corpus Christi.

'El día que descubrí que nací sin vagina por una enfermedad'

Julian Peter nació con el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH). Además de aceptar que no podría tener hijos, la joven debió combatir los prejuicios y la ignorancia de muchos en su comunidad.
19 de agosto, 2020
Comparte

Una pregunta de rutina por parte de su médico llevó a Julian Peter, una joven de Kenia de 29 años, a descubrir que había nacido sin útero, sin cuello uterino y sin vagina.

Doce años después, compartió su historia con la BBC. Este es su testimonio.

“Nací con una enfermedad llamada síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH).

Las mujeres que paceden esta enfermedad nacen sin útero, sin cuello uterino y sin vagina, y a veces también sin un riñón.

Como no tengo útero, jamás tuve una menstruación. Pero no me siento mal por eso.

Cuando las personas se enteran de mi enfermedad reaccionan en formas diferentes.

“Pueden decir lo que quieran”

Alguien me recomendó una vez que fuera a algún sitio a pedir que rezaran por mí.

Otra persona afirmó que seguramente mi abuela debía haber hecho algo malo, porque provengo de Ukambani, una región asociada con la hechicería.

Pueden decir lo que quieran, pero lo que realmente importa es la manera en la que yo reacciono.

Si comenzara a prestar atención a las opiniones de otras personas, eso seguramente afectaría a mi confianza y me haría dudar sobre mí misma.

Descubrí que tenía el síndrome a los 17 años. En esa época era una estudiante.

Fui al hospital porque se me hinchaban las piernas.

Lo primero que me preguntó el médico fue cuando había menstruado por última vez. Le respondí que jamás había tenido un período.

En el hospital me hicieron una tomografía, que reveló que mi aparato reproductivo no tenía un orificio exterior.

Me operaron para intentar abrir un canal vaginal, pero la intervención no tuvo éxito.

Otra tomografía mostró que no tenía útero ni cuello uterino y me diagnosticaron con MRKH.

Lloré durante tres días tras ese diagnóstico, pero luego decidí seguir adelante con mi vida.

Tenía solo 17 años y era muy joven, por lo que mi prioridad era volver al colegio.

Estaba todavía en el hospital con mi madre, que me crió sola.

Ella quedó en shock con la noticia, e incluso se preguntaba si como madre tenía alguna responsabilidad y había cometido algún error.

“No quería operarme”

Como había estudiado biología, entendí bien lo que el médico me dijo aquella primera vez.

Pero yo no quería pasar por una operación en ese momento, porque quería terminar mis estudios.

Diez años después, regresé al hospital y tuve otra operación que sí tuvo éxito.

El tipo de MRKH que yo tenía significaba que no tenía útero ni cuello uterino. También carecía de vagina y solo tenía un riñón. La operación fue para crear un cana vaginal.

Mi vida es normal, pues el MRKH no interfiere con cómo yo quiero vivirla.

Pero otras personas con este síndrome precisan de apoyo psicológico profesional para superar el impacto emocional.

Una vez que comprendes las implicaciones de esta enfermedad debes descartar la posibilidad de tener hijos biológicos.

Me hicieron cuatro tomografías en total y en ninguna de ellas se detectó la presencia de ovarios, por lo que tampoco es posible extraer óvulos para fertilización in vitro.

Debemos aceptarnos como somos. Aunque darte cuenta de que no eres como otras mujeres es difícil y precisas tener a alguien con quien conversar.

Conocí a otras personas aquí en Kenia que padecen el mismo síndrome y compartimos nuestras experiencias.

Acepté mi enfermedad desde el comienzo y me acepté a mí misma, por lo que puedo decir que me siento bien.

Explicaciones a mi pareja

Tuve algunas relaciones sentimentales. Y nunca dejo pasar mucho tiempo antes de hablar con quien en ese momento es mi pareja y contarle sobre mi enfermedad.

Si quieren aceptarla, lo harán. Pero los seres humanos son apenas seres humanos.

Y muchos de los hombres a quienes les conté sobre mi síndrome simplemente me dejaron. Otros me acusaron de mentir para ahuyentarlos.

En estos momentos no tengo pareja, pero todo es obra de Dios.

Tuve la operación para construir el canal vaginal en 2018 y aún no me siento preparada para tener una relación sexual.

Tampoco estoy lista para encarar un matrimonio.

Y creo que si algún día me caso, una opción sería adoptar.

Consejos a los padres

Me llevó al menos 10 años decidir hablar públicamente sobre mi historia.

Hay muchas personas que no entienden qué es el MRKH y quiero crear conciencia sobre este síndrome.

Ilustración del aparato reproductivo femenino

Science Photo Library
“Abrir el canal vaginal es una operación dolorosa. Yo recomiendo a los padres que no acepten operar a sus hijas cuando son niñas”.

En primer lugar, a los padres de bebés con la enfermedad les digo que no acepten operar a sus hijas mientras son niñas.

En mi opinión, la cirugía solo debe ocurrir cuando ellas entiendan más sobre el síndrome, porque la operación es un procedimiento complejo y largo.

Es una intervención dolorosa y una niña no entendería qué le está sucediendo.

Los padres también deben informarse sobre este síndrome para poder ayudar a sus hijas a lidiar con el estigma que seguramente enfrentarán.

Formé un grupo de apoyo y sé que las personas con MRKH enfrentan todo tipo de desafíos.

Algunas mujeres están casadas y se ven ante una gran presión por parte de sus suegros, quienes quieren nietos. Una joven me contó que sus suegros la acusan de ser en realidad un hombre.

Así que en mi grupo escuchamos a las personas y las alentamos.

Lo importante es ayudarnos entre nosotras porque esta travesía puede ser difícil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpyNdI_pg38

https://www.youtube.com/watch?v=Yd02AZz63Sw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.