A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Di sí a la Loma

A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas

La obra vial está construida sobre fallas sísmicas, riesgo que fue alertado hace siete años por geólogos.
Di sí a la Loma
12 de noviembre, 2019
Comparte

La construcción de dos túneles sobre fallas sísmicas activas en Morelia, una obra que geólogos, arquitectos e ingenieros denunciaron hace siete años que pone en riesgo la vida de al menos 14 mil personas, ya presenta fisuras y grietas a un año escaso de su inauguración. 

La obra del Libramiento Sur de Morelia fue iniciada en 2012 por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) durante el sexenio de Felipe Calderón, y continuada en la administración de Peña Nieto que debía concluirla en su totalidad en 2018. Sin embargo, en la actualidad, la obra solo lleva un avance del 20%.  

De los 19.4 kilómetros que constan los cinco tramos de todo el proyecto, solo se han construido 4 kilómetros relativos al Tramo Ramal Camelinas. El tramo, precisamente, que conecta la principal avenida de Morelia con un mega complejo urbanístico y comercial de alto standing ubicado en la parte alta de la capital michoacana conocida como la Loma de Santa María.

Lee: 14 mil personas en riesgo por la construcción de una obra pública en Morelia

Por esos 4 kilómetros de obra, la SCT gastó más de mil millones de pesos, según informó en una solicitud de transparencia pública. Es decir, que cada kilómetro costó 274 millones de pesos a los mexicanos.

Animal Político publicó en 2013, en la investigación periodística Ecocidio en Morelia, que la construcción de esos 4 kilómetros también pone en riesgo el equilibrio ecológico de un Área Natural Protegida y la zona de recarga de acuíferos que surte de agua a diario a millones de personas en Morelia. 

Ahora, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es la que señaló en su último informe múltiples irregularidades en la construcción del Tramo Ramal Camelinas, que van desde las mencionadas fisuras en los túneles, aunque la SCT aseguró que no suponen un riesgo para las estructuras ni para los ciudadanos, hasta observaciones en el gasto de más de 36 millones de pesos que no se sabe en qué fueron invertidos.

A pesar de todo lo anterior, el dos de noviembre del año pasado, Gerardo Ruíz Esparza, entonces aún titular de la SCT, presumió la conclusión de esos 4 kilómetros -el 20% de todo el proyecto- como un ejemplo de las promesas cumplidas de la administración del presidente Peña Nieto.

No se tomaron medidas para garantizar seguridad

De acuerdo con el informe de cumplimiento de inversiones físicas -número 356-DE-, el pasado mes de agosto personal técnico de la Auditoría hizo una revisión de los dos túneles del tramo Ramal Camelinas del Libramiento Sur de Morelia, los cuales fueron construidos sobre una zona inestable por la que geólogos de la Universidad Michoacana y de la Universidad di Firenze, en Italia, documentaron que pasan hasta tres fallas sísmicas activas: La Paloma, Altozano y Río Chiquito. 

La Auditoría detectó que, a tan solo un año de inaugurarse ese tramo, los dos túneles ya presentan fisuras y grietas en el concreto hidráulico que se utilizó para su construcción, debido a que la SCT “no vigiló ni controló” la calidad de los trabajos de la obra, incumpliendo el Reglamento de la Ley de Obras Públicas. 

La SCT, por su parte, respondió a la observación de la Auditoría asegurando que esas fisuras no ponen en riesgo la estructura de los túneles, ni la vida de los usuarios, y que ya tomó varias medidas para repararlas y vigilar su evolución.

Por ejemplo, la dependencia federal señaló que inyectó un tipo de resina en las fisuras para evitar desprendimientos de concreto. Y que puso un tipo de yeso en las grietas diagonales “para observar su comportamiento en el tiempo y en su caso tomar las acciones preventivas que correspondan para la seguridad de la obra”. 

Sin embargo, la SCT no entregó el dictamen técnico, ni ninguna documentación que acredite que, en efecto, hizo esos trabajos de reparación en los túneles. 

Por lo que la Auditoría mantuvo la observación, y ordenó al Órgano Interno de Control de la SCT que investigue la actuación de los funcionarios públicos de la dependencia federal, para determinar si hay elementos para sancionarlos. 

“Lo anterior se determinó -expuso la Auditoría- a razón de que, a la fecha de la integración de este informe (17 de octubre pasado), no se habían tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las obras y, en consecuencia, de los usuarios”.

“Alto riesgo geológico”

Estas fisuras y grietas surgen luego de que estudios como el elaborado en 2012 por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a petición de la propia SCT, desaconsejaban la construcción de esos dos túneles. 

El estudio de los ingenieros de la UNAM, que estuvo reservado por la SCT dos años, hasta que ya habían iniciado las obras, advertía que el proyecto era “de alto riesgo geológico” y que podría implicar graves consecuencias para la población y el medio ambiente, por lo que concluía que el trazo de la vialidad debía ser modificado para evitar las zonas de riesgo geológico por las fallas sísmicas activas.

Y la UNAM no fue la única en advertirlo: dictámenes de Protección Civil de los tres niveles de gobierno también señalaron los riesgos de la construcción de los dos túneles en el Tramo Ramal Camelinas. 

Mientras que arquitectos, ingenieros y geólogos, como la maestra en Desarrollo Urbano de la UNAM, Patricia Ávila, y el geólogo Víctor Hugo Garduño, quien fue director del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Tierra de la Universidad Michoacana, también desaconsejaron tajantemente el proyecto. 

“Si seleccionáramos un sitio no adecuado para construir dos túneles, como geólogos, elegiríamos este lugar donde hay tres fallas sísmicas activas”, dijo el Garduño en una entrevista como parte del especial Ecocidio en la Loma, publicado en noviembre de 2013, en el que advirtió que un derrumbe de ladera en la zona donde desembocan los túneles se expandiría hasta 500 metros cuesta abajo. 

Esta situación pondría en riesgo a los vecinos de la colonia Ocolusen, y de otras colonias como La Floresta, Periodistas, y Jardines del Rincón, donde viven aproximadamente 14 mil personas, según un censo del INEGI. 

En esa misma investigación periodística, ecólogos, investigadores y académicos, también denunciaron que la construcción de los túneles, más un viaducto, podría ocasionar daños ambientales al ecosistema y a los mantos freáticos de la Cuenca del Río Chiquito que nutren de agua a Morelia, evitan inundaciones, y ejercen una función vital en el sostenimiento del suelo en una zona potencialmente sísmica. 

Incluso, la Secretaría de Hacienda canceló en noviembre de 2012 la clave de la obra debido a que no contaba con todos los requerimientos jurídicos, técnicos y ambientales.

Más irregularidades

Además de las grietas en los túneles, la Auditoría realizó otras observaciones derivadas de la construcción del Libramiento Sur. 

Otra de las más importantes es que hay inconsistencias en cuanto al avance de la obra. La SCT reportó un avance acumulado del 52% al señalar que finalizó 10 kilómetros de los 19.4 del total de la obra, argumentando que el resto no se inició “por situaciones de problemática y la falta de liberación del derecho de vía”. 

Sin embargo, la Auditoría señaló de nuevo que la SCT no presentó documentación que acredite que ejecutó 10 kilómetros de obra, por lo que mantuvo la observación “toda vez que solo ha ejecutado trabajos en el Ramal Camelinas con una longitud de 4.0 kilómetros, que equivale al 20.6% de la longitud del proyecto”.

Además, la ASF detectó que la SCT, durante la administración pasada de Gerardo Ruiz Esparza y el presidente Peña Nieto, gastó 36 millones 410 mil pesos en esta obra sin que, a la fecha, haya aclarado en qué los invirtió. 

Por ejemplo, la SCT gastó 7 millones 308 mil pesos en “conceptos extraordinarios” que no se encontraban dentro del objeto del contrato de la obra. 

La SCT también pagó 6 millones 705 mil pesos por conceptos de obra y por servicios de los que no hay pruebas que acrediten su ejecución, y otros 2 millones 469 mil pesos por la adquisición de equipos que “no están suministrados ni colocados”. 

Además, la SCT adjudicó contratos sin justificar por qué desechó el proceso de licitación pública que favorece la competencia entre empresas para obtener un mejor precio y mejores condiciones para el Estado, como lo marca la Constitución mexicana. 

“Lo advertimos: es carretera de elite”

Desde el inicio de la obra en 2012, el Libramiento Sur de Morelia generó una fuerte controversia entre los habitantes de la capital michoacana. 

Por un lado, grupos de ciudadanos integraron asociaciones como Unidos por Morelia, o Di Sí a La Loma, desde donde defendieron la necesidad y la importancia de construir el tramo Ramal Camelinas para dotar de accesos a la zona de la Loma de Santa María, en la parte alta de la capital michoacana. 

En una carta publicada por Animal Político en noviembre de 2014, Alfonso Cervantes, integrante de Unidos por Morelia, señaló que en la Loma de Santa María, además de centros residenciales de alto standing, también hay múltiples escuelas y centros educativos. Por lo que recalcó que se requería de “accesos dignos” para que 40 mil personas puedan acceder a diario a las escuelas y centros de trabajo, sin colapsar la zona. 

Y, por otra parte, grupos de ciudadanos y activistas formaron grupos como el Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María, que desde 2012 rechazó el proyecto por los impactos ambientales y los riesgos geológicos que implica. 

Este grupo también denunció que el proyecto del Libramiento Sur escondía la intención de solo construir los 4 kilómetros del tramo Ramal Camelinas, el cual ha tenido un costo de 1 mil 096 millones de pesos, tal y como informó la SCT vía transparencia pública en un oficio fechado el pasado 27 de mayo. 

Motivo por lo que consideran que se trata de una carretera de ‘elite’, diseñada solo para aumentar la plusvalía de los complejos residenciales y comerciales de la Loma de Santa María, ignorando las otras cuatro fases de la obra que habrían beneficiados a otras colonias populares y a las zonas ejidales de la parte alta de Morelia, como Santa María o el ejido Jesús del Monte. 

“Desde un inicio lo advertimos: la SCT solo tenía el interés de construir el Tramo Ramal Camelinas y no le interesaba el resto del Libramiento Sur de Morelia”, apuntó en entrevista con este medio Moctezuma Madrigal, integrante del Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María.

“Y, ahora, este informe de la Auditoría solo viene a corroborar las irregularidades que llevamos señalando desde hace siete años: que la obra del Libramiento Sur es de mala calidad, riesgosa, que no se ha concluido al 100%, y que es una carretera de elite en la que se ha gastado más de mil millones de pesos de todos los mexicanos”, hizo hincapié el activista.  

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Hará más mal que bien’: los peligros de apresurar la vacuna contra la COVID

La FDA adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra la COVID antes de que terminen los ensayos clínicos, pero varios expertos advierten que esto sería un "grave error".
Getty Images
4 de septiembre, 2020
Comparte

El jefe de la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), Stephen Hahn, adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra el coronavirus antes de que terminen los ensayos clínicos, algo sobre lo que varios expertos han advertido, tildándolo de “grave error”.

En una entrevista ofrecida al medio británico The Financial Times y publicada el domingo, Hahn insistió en que, de tomarse, la decisión será “científica, médica y basada en datos”, y no una respuesta política a las presiones del gobierno estadounidense para que se apruebe una vacuna.

A finales de agosto, el presidente Donald Trump acusó a la FDA de “retrasar” la aprobación de la vacuna hasta después del 3 de noviembre, fecha en la que los votantes acudirá a las urnas para decidir quién gobernará el país durante los próximos cuatro años.

De darle luz verde antes de terminar la fase 3 de los ensayos clínicos, EE.UU. se convertirá en el tercer país en aplicar la polémica medida, después de que Rusia y China lo hicieran en agosto.

Cuando el 11 del pasado mes las autoridades rusas registraron su vacuna Sputnik V, asegurando que había demostrado ser “altamente efectiva y segura”, científicos en todo el mundo y la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) acogieron con escepticismo.

Días después, el 20 de agosto, Moscú anunció que iniciaría las pruebas clínicas en 40.000 voluntarios en distintos países.

Vacuna contra el coronavirus.

Getty Images
Rusia y China han aprobado vacunas contra el coronavirus sin culminar la fase 3 de los ensayos clínicos.

La fase 3 de los ensayos clínicos suele considerarse la más crucial, pues es la etapa en la que los investigadores tratan de ver cuán eficaz y segura es la vacuna probándola en decenas de miles de personas.

“En otras palabras, se busca la reducción real de los casos de la enfermedad en el número de personas que fueron vacunadas comparado con el mismo número de sujetos que no recibieron la vacuna”, le explicó hace semanas el doctor Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading en Reino Unido, a BBC Mundo.

Si bien en las etapas previas también se evalúa el desempeño y la seguridad del producto, la fase 3 es la que “realmente te dice que la vacuna es capaz de prevenir que ocurra la infección”, según el virólogo británico.

“Falsas esperanzas”

Pero quizás el lado más peligroso de aprobar una vacuna antes de culminar todos los ensayos clínicos son sus posibles consecuencias.

Mijail Murashko.

Getty Images
El ministro de Salud ruso ha desestimado las preocupaciones y dudas que genera el programa de vacunas Sputnik V.

En conversación con BBC Mundo, Jones explica que hay varios problemas asociados con que la vacuna sea aprobada demasiado pronto.

Lo primero es que podría generar falsas esperanzas: puede que la gente se apresure a ponerse la vacuna “cuando en realidad tal vez no sea la mejor vacuna, sino la primera que está disponible“.

“Esto causaría decepción en los individuos que se inmunizaron”, añade.

Según el experto, una vacuna que no funcione tan bien como debería podría extender la idea de que (la vacuna en general, todas las que se están desarrollando contra la COVID-19) es ineficiente y suscitar desconfianza dentro de la población. “Al final, una vacuna apresurada hará más mal que bien”.

“Simplemente le quitaría valor a todas las demás vacunas. Y le daría alas al lobby antivacunas, que se aprovechará de cualquier desliz. Es perjudicial para todo el mundo“.

Más difícil ponerle fin a la pandemia

Este lunes, la científica en jefa de la OMS, Soumya Swaminathan, se unió a las advertencias de la comunidad de expertos y aseguró que autorizar una vacuna demasiado pronto y con pocos datos podría tener una variedad de consecuencias negativas.

Vacuna contra el coronavirus.

Reuters
La fase 3 de los ensayos clínicos es frecuentemente considerada como la más crucial, pero la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos está considerando saltársela.

“En primer lugar, hará que sea muy difícil continuar con los ensayos clínicos aleatorios”, dijo.

“Y en segundo lugar, existe el riesgo de que se introduzca una vacuna que no se haya estudiado de manera adecuada y que podría resultar que es poco eficaz y no cumple con el trabajo de ponerle fin a esta pandemia o, peor aún, que tenga un perfil de seguridad inaceptable”.

Para que una vacuna sea aprobada por la FDA, se debe haber demostrado que es segura y eficaz en función de los datos recopilados tras ser probada en miles de voluntarios.

Es un proceso de verificación que puede durar meses.

Swaminathan agregó que la aprobación del uso de emergencia de una vacuna debe realizarse “con mucha seriedad”, particularmente porque se trata de una decisión que “podría provocar efectos secundarios adversos” en algunas partes de la población.

Un pequeño riesgo de mutación

La confianza de la gente en una campaña de vacunación es crucial, por lo que aprobar una vacuna antes de que culminen todos los ensayos clínicos podría además limitar el número de personas que se dejarían inyectar.

Una niña recibiendo una vacuna.

Getty Images
Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading, dice el objetivo es tener una vacuna que nos inmunice completamente y no una que funcione a medias.

“Se trata de una preocupación muy seria, subraya.

“Si la gente piensa que la primera vacuna en ser lanzada lo ha sido por el simple hecho de ser la primera (en desarrollarse), pero no es necesariamente la mejor, podrían considerar que no vale la pena aplicársela, lo que llevaría a no querer ser inmunizados”, prosigue.

“Pero el peligro es que no querrían inmunizarse con una vacuna que funcione mejor y que podría venir después, y eso haría que el virus siga circulando”.

Jones considera poco probable que la vacuna no funcione del todo debido a las pruebas que ya se han hecho.

Pero otro riesgo, según explica, es que el virus podría transformarse y evitar la respuesta inmune generada por la vacuna aprobada con apuro, mutar en una forma ligeramente diferente, que ninguna de las vacunas podría combatir.

“No queremos una vacuna que funcione a medias”

Sin embargo, él no cree que las preocupaciones deban centrarse en cuán segura es la vacuna, sino en su eficacia.

El virus junto a una inyección.

Getty Images
Soumya Swaminathan advierte que aprobar una vacuna sin finalizar todos los ensayos clínicos podría provocar efectos secundarios adversos en algunas partes de la población.

“No queremos una vacuna que funcione a medias, queremos una que nos inmunice completamente”.

“En realidad, pienso que todas las vacunas que están siendo probadas en la actualidad son bastante seguras y probablemente no le causarán ningún daño a quien las reciba. Pero cuando apruebas una vacuna que funciona mal, estás fijando expectativas sumamente bajas, y lo que venga después no tendrá la obligación de ser mejor”.

“Estarías abriéndole paso a una serie de genéricos que también van a funcionar mal“.

Para este virólogo británico esto es algo que se debe evitar, y para hacerlo la fase 3 del proceso debe ser culminada, probando la vacuna “en tanta gente como sea posible, para así conocer su resultado habitual con una dosis habitual“.

“Tomar atajos para lograr vacunas no es exactamente una buena idea. Sería un grave error”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.