A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Di sí a la Loma

A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas

La obra vial está construida sobre fallas sísmicas, riesgo que fue alertado hace siete años por geólogos.
Di sí a la Loma
12 de noviembre, 2019
Comparte

La construcción de dos túneles sobre fallas sísmicas activas en Morelia, una obra que geólogos, arquitectos e ingenieros denunciaron hace siete años que pone en riesgo la vida de al menos 14 mil personas, ya presenta fisuras y grietas a un año escaso de su inauguración. 

La obra del Libramiento Sur de Morelia fue iniciada en 2012 por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) durante el sexenio de Felipe Calderón, y continuada en la administración de Peña Nieto que debía concluirla en su totalidad en 2018. Sin embargo, en la actualidad, la obra solo lleva un avance del 20%.  

De los 19.4 kilómetros que constan los cinco tramos de todo el proyecto, solo se han construido 4 kilómetros relativos al Tramo Ramal Camelinas. El tramo, precisamente, que conecta la principal avenida de Morelia con un mega complejo urbanístico y comercial de alto standing ubicado en la parte alta de la capital michoacana conocida como la Loma de Santa María.

Lee: 14 mil personas en riesgo por la construcción de una obra pública en Morelia

Por esos 4 kilómetros de obra, la SCT gastó más de mil millones de pesos, según informó en una solicitud de transparencia pública. Es decir, que cada kilómetro costó 274 millones de pesos a los mexicanos.

Animal Político publicó en 2013, en la investigación periodística Ecocidio en Morelia, que la construcción de esos 4 kilómetros también pone en riesgo el equilibrio ecológico de un Área Natural Protegida y la zona de recarga de acuíferos que surte de agua a diario a millones de personas en Morelia. 

Ahora, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es la que señaló en su último informe múltiples irregularidades en la construcción del Tramo Ramal Camelinas, que van desde las mencionadas fisuras en los túneles, aunque la SCT aseguró que no suponen un riesgo para las estructuras ni para los ciudadanos, hasta observaciones en el gasto de más de 36 millones de pesos que no se sabe en qué fueron invertidos.

A pesar de todo lo anterior, el dos de noviembre del año pasado, Gerardo Ruíz Esparza, entonces aún titular de la SCT, presumió la conclusión de esos 4 kilómetros -el 20% de todo el proyecto- como un ejemplo de las promesas cumplidas de la administración del presidente Peña Nieto.

No se tomaron medidas para garantizar seguridad

De acuerdo con el informe de cumplimiento de inversiones físicas -número 356-DE-, el pasado mes de agosto personal técnico de la Auditoría hizo una revisión de los dos túneles del tramo Ramal Camelinas del Libramiento Sur de Morelia, los cuales fueron construidos sobre una zona inestable por la que geólogos de la Universidad Michoacana y de la Universidad di Firenze, en Italia, documentaron que pasan hasta tres fallas sísmicas activas: La Paloma, Altozano y Río Chiquito. 

La Auditoría detectó que, a tan solo un año de inaugurarse ese tramo, los dos túneles ya presentan fisuras y grietas en el concreto hidráulico que se utilizó para su construcción, debido a que la SCT “no vigiló ni controló” la calidad de los trabajos de la obra, incumpliendo el Reglamento de la Ley de Obras Públicas. 

La SCT, por su parte, respondió a la observación de la Auditoría asegurando que esas fisuras no ponen en riesgo la estructura de los túneles, ni la vida de los usuarios, y que ya tomó varias medidas para repararlas y vigilar su evolución.

Por ejemplo, la dependencia federal señaló que inyectó un tipo de resina en las fisuras para evitar desprendimientos de concreto. Y que puso un tipo de yeso en las grietas diagonales “para observar su comportamiento en el tiempo y en su caso tomar las acciones preventivas que correspondan para la seguridad de la obra”. 

Sin embargo, la SCT no entregó el dictamen técnico, ni ninguna documentación que acredite que, en efecto, hizo esos trabajos de reparación en los túneles. 

Por lo que la Auditoría mantuvo la observación, y ordenó al Órgano Interno de Control de la SCT que investigue la actuación de los funcionarios públicos de la dependencia federal, para determinar si hay elementos para sancionarlos. 

“Lo anterior se determinó -expuso la Auditoría- a razón de que, a la fecha de la integración de este informe (17 de octubre pasado), no se habían tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las obras y, en consecuencia, de los usuarios”.

“Alto riesgo geológico”

Estas fisuras y grietas surgen luego de que estudios como el elaborado en 2012 por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a petición de la propia SCT, desaconsejaban la construcción de esos dos túneles. 

El estudio de los ingenieros de la UNAM, que estuvo reservado por la SCT dos años, hasta que ya habían iniciado las obras, advertía que el proyecto era “de alto riesgo geológico” y que podría implicar graves consecuencias para la población y el medio ambiente, por lo que concluía que el trazo de la vialidad debía ser modificado para evitar las zonas de riesgo geológico por las fallas sísmicas activas.

Y la UNAM no fue la única en advertirlo: dictámenes de Protección Civil de los tres niveles de gobierno también señalaron los riesgos de la construcción de los dos túneles en el Tramo Ramal Camelinas. 

Mientras que arquitectos, ingenieros y geólogos, como la maestra en Desarrollo Urbano de la UNAM, Patricia Ávila, y el geólogo Víctor Hugo Garduño, quien fue director del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Tierra de la Universidad Michoacana, también desaconsejaron tajantemente el proyecto. 

“Si seleccionáramos un sitio no adecuado para construir dos túneles, como geólogos, elegiríamos este lugar donde hay tres fallas sísmicas activas”, dijo el Garduño en una entrevista como parte del especial Ecocidio en la Loma, publicado en noviembre de 2013, en el que advirtió que un derrumbe de ladera en la zona donde desembocan los túneles se expandiría hasta 500 metros cuesta abajo. 

Esta situación pondría en riesgo a los vecinos de la colonia Ocolusen, y de otras colonias como La Floresta, Periodistas, y Jardines del Rincón, donde viven aproximadamente 14 mil personas, según un censo del INEGI. 

En esa misma investigación periodística, ecólogos, investigadores y académicos, también denunciaron que la construcción de los túneles, más un viaducto, podría ocasionar daños ambientales al ecosistema y a los mantos freáticos de la Cuenca del Río Chiquito que nutren de agua a Morelia, evitan inundaciones, y ejercen una función vital en el sostenimiento del suelo en una zona potencialmente sísmica. 

Incluso, la Secretaría de Hacienda canceló en noviembre de 2012 la clave de la obra debido a que no contaba con todos los requerimientos jurídicos, técnicos y ambientales.

Más irregularidades

Además de las grietas en los túneles, la Auditoría realizó otras observaciones derivadas de la construcción del Libramiento Sur. 

Otra de las más importantes es que hay inconsistencias en cuanto al avance de la obra. La SCT reportó un avance acumulado del 52% al señalar que finalizó 10 kilómetros de los 19.4 del total de la obra, argumentando que el resto no se inició “por situaciones de problemática y la falta de liberación del derecho de vía”. 

Sin embargo, la Auditoría señaló de nuevo que la SCT no presentó documentación que acredite que ejecutó 10 kilómetros de obra, por lo que mantuvo la observación “toda vez que solo ha ejecutado trabajos en el Ramal Camelinas con una longitud de 4.0 kilómetros, que equivale al 20.6% de la longitud del proyecto”.

Además, la ASF detectó que la SCT, durante la administración pasada de Gerardo Ruiz Esparza y el presidente Peña Nieto, gastó 36 millones 410 mil pesos en esta obra sin que, a la fecha, haya aclarado en qué los invirtió. 

Por ejemplo, la SCT gastó 7 millones 308 mil pesos en “conceptos extraordinarios” que no se encontraban dentro del objeto del contrato de la obra. 

La SCT también pagó 6 millones 705 mil pesos por conceptos de obra y por servicios de los que no hay pruebas que acrediten su ejecución, y otros 2 millones 469 mil pesos por la adquisición de equipos que “no están suministrados ni colocados”. 

Además, la SCT adjudicó contratos sin justificar por qué desechó el proceso de licitación pública que favorece la competencia entre empresas para obtener un mejor precio y mejores condiciones para el Estado, como lo marca la Constitución mexicana. 

“Lo advertimos: es carretera de elite”

Desde el inicio de la obra en 2012, el Libramiento Sur de Morelia generó una fuerte controversia entre los habitantes de la capital michoacana. 

Por un lado, grupos de ciudadanos integraron asociaciones como Unidos por Morelia, o Di Sí a La Loma, desde donde defendieron la necesidad y la importancia de construir el tramo Ramal Camelinas para dotar de accesos a la zona de la Loma de Santa María, en la parte alta de la capital michoacana. 

En una carta publicada por Animal Político en noviembre de 2014, Alfonso Cervantes, integrante de Unidos por Morelia, señaló que en la Loma de Santa María, además de centros residenciales de alto standing, también hay múltiples escuelas y centros educativos. Por lo que recalcó que se requería de “accesos dignos” para que 40 mil personas puedan acceder a diario a las escuelas y centros de trabajo, sin colapsar la zona. 

Y, por otra parte, grupos de ciudadanos y activistas formaron grupos como el Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María, que desde 2012 rechazó el proyecto por los impactos ambientales y los riesgos geológicos que implica. 

Este grupo también denunció que el proyecto del Libramiento Sur escondía la intención de solo construir los 4 kilómetros del tramo Ramal Camelinas, el cual ha tenido un costo de 1 mil 096 millones de pesos, tal y como informó la SCT vía transparencia pública en un oficio fechado el pasado 27 de mayo. 

Motivo por lo que consideran que se trata de una carretera de ‘elite’, diseñada solo para aumentar la plusvalía de los complejos residenciales y comerciales de la Loma de Santa María, ignorando las otras cuatro fases de la obra que habrían beneficiados a otras colonias populares y a las zonas ejidales de la parte alta de Morelia, como Santa María o el ejido Jesús del Monte. 

“Desde un inicio lo advertimos: la SCT solo tenía el interés de construir el Tramo Ramal Camelinas y no le interesaba el resto del Libramiento Sur de Morelia”, apuntó en entrevista con este medio Moctezuma Madrigal, integrante del Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María.

“Y, ahora, este informe de la Auditoría solo viene a corroborar las irregularidades que llevamos señalando desde hace siete años: que la obra del Libramiento Sur es de mala calidad, riesgosa, que no se ha concluido al 100%, y que es una carretera de elite en la que se ha gastado más de mil millones de pesos de todos los mexicanos”, hizo hincapié el activista.  

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los muertos vivientes de India: ‘Me miraron como si fuera un fantasma’

Una persona muerta lógicamente no puede poseer tierras. En India, podrías perderlo todo si te sacan un certificado de defunción.
2 de septiembre, 2021
Comparte

Si estás muerto, no es posible que puedas poseer tierras.

Esta es una simple lógica que ha generado innumerables casos de personas registradas como muertas y despojadas de sus propiedades en India. Y muchos han descubierto que es muy poco lo que pueden hacer al respecto, según escribe Chloe Hadjimatheou de la BBC.

Padesar Yadav está vivo y en forma, por eso fue una gran sorpresa para él descubrir que, según un papel, está muerto.

A finales de los años 1970, después de la muerte de su hija y de su yerno, inesperadamente tuvo que criar a sus dos nietos.

Para pagar su crianza y educación, vendió unas tierras que había heredado de su padre en el pueblo donde nació.

Pero unos meses después recibió una extraña llamada telefónica.

“El hombre al que le había vendido la tierra me llamó para decirme que había un caso legal en mi contra”, recuerda.

“Dijo que mi sobrino les había dicho a todos que yo había muerto y que un impostor había vendido la tierra”.

Yadav viajó inmediatamente desde Calcuta, donde vive ahora, a la aldea en el distrito de Azamgarh en Uttar Pradesh, en el centronorte de India. Cuando llegó, la gente se mostró sorprendida al verlo.

“Me miraron como si estuvieran viendo un fantasma y dijeron: ‘¡Tú estás muerto! ¡Ya te hemos hecho rituales de duelo!'”

Yadav dice que él y su sobrino tenían una relación cercana y que el joven solía ir a visitarlo cuando viajaba a la ciudad.

Pero las visitas cesaron cuando Yadav le informó que planeaba vender la tierra familiar.

Luego se enteró de que su sobrino estaba reclamando la tierra como su herencia y Yadav se enfrentó a él.

“Dijo: ‘Nunca he visto a este tipo en mi vida. Mi tío está muerto’. Yo estaba en shock'”, cuenta Yadav.

“Le dije: ‘Estoy parado aquí, vivo, justo frente a ti, ¿cómo no puedes reconocerme?‘”.

La Asociación de Muertos Vivientes

Yadav dice que lloró durante días, pero luego se recompuso y llamó a la Asociación de Muertos Vivientes de India.

Lal Bihari Mritak envuelto en una pancarta de la Asociación de Muertos Vivientes

BBC
Lal Bihari Mritak envuelto en una pancarta de la Asociación de Muertos Vivientes.

La organización es dirigida por Lal Bihari Mritak, un hombre de unos 60 años que algo sabe acerca de ser declarado muerto: vivió un tercio de su vida como alguien que supuestamente había fallecido.

Bihari proviene de una familia extremadamente pobre.

Nunca aprendió a leer ni a escribir porque lo enviaron a trabajara los 7 años a una fábrica de vestidos saris. Cuando tenía 20 abrió su propio taller textil en una ciudad vecina, pero necesitaba un préstamo para poner en marcha el negocio y el banco le pedía una garantía.

Fue a la oficina del gobierno local en su aldea, Khalilabad, también en el distrito de Azamgarh, con la esperanza de obtener las escrituras de la tierra que había heredado de su padre.

El contador del pueblo buscó su nombre y encontró los documentos, pero también halló un certificado de defunción que decía que Lal Bihari estaba muerto.

De nada sirvió el reclamo de Bihari, quien alegaba que no podía estar muerto porque estaba parado allí.

“Aquí en estos documentos, en blanco y negro, dice que estás muerto“, le dijeron.

Cuando se registró la muerte de Bihari ante la autoridad local, la tierra y las propiedades que había heredado de su padre habían pasado de él a la familia de su tío.

Hasta el día de hoy, Bihari asegura que no tiene claro si fue un error administrativo o si su tío lo estafó.

En cualquier caso, Bihari estaba arruinado. Tuvo que cerrar su taller y su familia quedó desamparada.

Pobres, analfabetos y de castas bajas

Pero Bihari no estaba dispuesto a rendirse y aceptar su supuesta muerte sin luchar, y pronto se dio cuenta de que no estaba solo. Personas en todo el país estaban siendo estafadas por familiares que las declaraban muertas para apoderarse de sus tierras.

Fue así que Bihari creó la Asociación de Muertos Vivientes para unir a todas estas personas y comenzó una campaña para llamar la atención sobre su difícil situación.

Según una estimación, hay 40.000 muertos vivientes solo en el estado de Uttar Pradesh, la mayoría de ellos pobres, analfabetos y de castas bajas.

Bihari le agregó el sufijo mritak a su nombre, que significa “el difunto”, y pasó a llamarse “el difunto Lal Bihari”.

Junto a otros en su situación, organizó protestas para llamar la atención de los medios. Pero nada de esto fue suficiente para hacer que su estatus cambiara.

Lal Bihari Mritak (derecha) en 2015, con un granjero declarado muerto por su hermano.

Getty Images
Lal Bihari Mritak (derecha) en 2015, con un granjero declarado muerto por su hermano.

Luego decidió presentarse a las elecciones nacionales y logró que el nombre de un muerto apareciera en la boleta electoral.

Cuando eso no fue suficiente para convencer a las autoridades de que estaba vivo, casi se suicida tras hacer tres huelgas de hambre.

Finalmente, desesperado, decidió violar la ley secuestrando al hijo de su tío. Esperaba que la policía lo arrestara y, al hacerlo, se viera obligado a aceptar que estaba vivo; después de todo, no se puede arrestar a un hombre muerto.

Pero la policía se dio cuenta de lo que estaba intentando hacer y se negó a involucrarse.

Al final, Bihari encontró justicia no como resultado de sus propios esfuerzos, sino gracias al mismo sistema que le había cambiado la vida.

Un nuevo magistrado de distrito en Azamgarh examinó su caso nuevamente y decidió que, 18 años después de que lo declararan muerto, Lal Bihari estaba vivo.

Ver su propiedad a través de una cerca

Bihari señala que a través de su Asociación de Muertos Vivientes ha apoyado a miles de personas en toda India que han enfrentado situaciones similares.

Muchos de ellos, cuenta, no han tenido tanta suerte como él. Algunos se han suicidado después de perder la esperanza y pasar años luchando por su caso, mientras que otros murieron de verdad antes de que lograran probar que no estaban muertos.

Tilak Chand Dhakad está apenas empezando su lucha. Actualmente, el hombre tiene 70 años y cuando visita la tierra de cultivo en Madhya Pradesh donde creció, tiene que mirarla a través de una cerca.

El anciano tiene muchos problemas de salud y sabe que es posible que no viva lo suficiente como para volver a caminar por esos campos.

Más joven, Dhakad se mudó a la ciudad con la esperanza de obtener una mejor vida para sus hijos y mayores ingresos. Mientras estaba fuera, le alquiló sus tierras a una pareja.

Tilak Chand Dhakad

BBC
Tilak Chand Dhakad.

Fue cuando regresó al pueblo para firmar unos documentos que descubrió que ya no era el dueño de las tierras porque supuestamente había fallecido.

“El funcionario de la oficina de la autoridad local me dijo que estaba muerto. Pensé: ‘¿Cómo pudo pasar eso?’. Estaba muy asustado”, recuerda.

Dhakad afirma que pronto descubrió que la pareja casada a la que le había estado alquilando la tierra lo había registrado como muerto. La esposa había ido a la corte haciéndose pasar por su viuda y asegurando que estaba feliz de ceder la tierra.

Cuando la BBC se puso en contacto con la pareja a la que Dhakad acusa de adueñarse de su propiedad, la respuesta fue que no deseaban responder a ninguna pregunta.

Anil Kumar, un abogado que ha peleado varios casos de muertos vivientes, estima que en Azamgarh, la provincia donde vive Lal Bihari, debe haber al menos 100 personas que han sido declaradas muertas prematuramente.

Cada caso es complejo, afirma. A veces hay errores administrativos, otras veces se soborna a los funcionarios públicos para que redacten certificados de defunción falsos.

Shaina NC, portavoz del gobernante Partido Popular Indio (BJP), le dijo a la BBC que el gobierno actual ha sido muy diligente en hacer cumplir la legislación para combatir la corrupción.

“En un país tan grande y diverso como India, podría haber algunos casos sueltos que surgen una y otra vez, pero la mayoría (de la gente) está protegida por el buen gobierno del primer ministro, Narendra Modi”, agregó.

“Si hay un caso de corrupción, hay suficientes disposiciones en el Parlamento para asegurarse de que los perpetradores sean puestos a prueba”.

Pero Anil Kumar dice que cuando estos casos son el resultado de una estafa, la justicia puede ser difícil de lograr.

En un caso que defendió, le tomó seis años probar que su cliente estaba vivo, y más de 25 años después, todavía está esperando un veredicto contra el hombre que supuestamente había declarado muerto a su cliente.

“Si este tipo de casos se aceleraran para que el criminal sea castigado, infundiría miedo en la gente y evitaría este tipo de delitos”, señala Kumar.

El pastel de cumpleaños falso

Han pasado más de 45 años desde que Lal Bihari Mritak fue declarado muerto y más de dos décadas desde que logró demostrar que estaba vivo.

Pero todavía organiza, todos los años, una fiesta de cumpleaños, con invitados sentados alrededor de un gran pastel. A medida que el cuchillo corta el glaseado, a sus invitados les queda claro que es solo una caja de cartón decorada, un truco.

Lal Bihari Mritak y su pastel de cumpleaños.

BBC
Lal Bihari Mritak y su pastel de cumpleaños.

“Por dentro está totalmente vacío. Así también son algunos funcionarios del gobierno: vacíos e injustos“, denuncia.

“No corté este pastel para celebrarlo. Es un resumen de la sociedad en la que vivimos”.

Bihari indica que todavía recibe llamadas de personas de todo el país que quieren su consejo y su ayuda para demostrar que están vivos, pero con 66 años está perdiendo fuerzas y ​​ahora está contemplando retirarse de la lucha.

“Ya no tengo el dinero ni la energía para dirigir la Asociación de Muertos Vivientes”, agrega, “y no hay nadie que se haga cargo de ella”.

Él siempre ha esperado que los medios nacionales defiendan a los desposeídos y que el gobierno tome medidas drásticas contra los que aceptaban sobornos, pero esto no ha sucedido.

El hombre que pasó 18 años de su vida tratando de demostrar que está vivo algún día realmente estará muerto, sin haber logrado los cambios por los que luchó por mucho tiempo.

Piyush Nagpal, Ajit Sarathi y Praveen Mudholkar reportaron desde el terreno.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IJOj88sozcM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.