A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Di sí a la Loma

A un año de inaugurados, túneles de Libramiento Sur de Morelia tienen grietas

La obra vial está construida sobre fallas sísmicas, riesgo que fue alertado hace siete años por geólogos.
Di sí a la Loma
12 de noviembre, 2019
Comparte

La construcción de dos túneles sobre fallas sísmicas activas en Morelia, una obra que geólogos, arquitectos e ingenieros denunciaron hace siete años que pone en riesgo la vida de al menos 14 mil personas, ya presenta fisuras y grietas a un año escaso de su inauguración. 

La obra del Libramiento Sur de Morelia fue iniciada en 2012 por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) durante el sexenio de Felipe Calderón, y continuada en la administración de Peña Nieto que debía concluirla en su totalidad en 2018. Sin embargo, en la actualidad, la obra solo lleva un avance del 20%.  

De los 19.4 kilómetros que constan los cinco tramos de todo el proyecto, solo se han construido 4 kilómetros relativos al Tramo Ramal Camelinas. El tramo, precisamente, que conecta la principal avenida de Morelia con un mega complejo urbanístico y comercial de alto standing ubicado en la parte alta de la capital michoacana conocida como la Loma de Santa María.

Lee: 14 mil personas en riesgo por la construcción de una obra pública en Morelia

Por esos 4 kilómetros de obra, la SCT gastó más de mil millones de pesos, según informó en una solicitud de transparencia pública. Es decir, que cada kilómetro costó 274 millones de pesos a los mexicanos.

Animal Político publicó en 2013, en la investigación periodística Ecocidio en Morelia, que la construcción de esos 4 kilómetros también pone en riesgo el equilibrio ecológico de un Área Natural Protegida y la zona de recarga de acuíferos que surte de agua a diario a millones de personas en Morelia. 

Ahora, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es la que señaló en su último informe múltiples irregularidades en la construcción del Tramo Ramal Camelinas, que van desde las mencionadas fisuras en los túneles, aunque la SCT aseguró que no suponen un riesgo para las estructuras ni para los ciudadanos, hasta observaciones en el gasto de más de 36 millones de pesos que no se sabe en qué fueron invertidos.

A pesar de todo lo anterior, el dos de noviembre del año pasado, Gerardo Ruíz Esparza, entonces aún titular de la SCT, presumió la conclusión de esos 4 kilómetros -el 20% de todo el proyecto- como un ejemplo de las promesas cumplidas de la administración del presidente Peña Nieto.

No se tomaron medidas para garantizar seguridad

De acuerdo con el informe de cumplimiento de inversiones físicas -número 356-DE-, el pasado mes de agosto personal técnico de la Auditoría hizo una revisión de los dos túneles del tramo Ramal Camelinas del Libramiento Sur de Morelia, los cuales fueron construidos sobre una zona inestable por la que geólogos de la Universidad Michoacana y de la Universidad di Firenze, en Italia, documentaron que pasan hasta tres fallas sísmicas activas: La Paloma, Altozano y Río Chiquito. 

La Auditoría detectó que, a tan solo un año de inaugurarse ese tramo, los dos túneles ya presentan fisuras y grietas en el concreto hidráulico que se utilizó para su construcción, debido a que la SCT “no vigiló ni controló” la calidad de los trabajos de la obra, incumpliendo el Reglamento de la Ley de Obras Públicas. 

La SCT, por su parte, respondió a la observación de la Auditoría asegurando que esas fisuras no ponen en riesgo la estructura de los túneles, ni la vida de los usuarios, y que ya tomó varias medidas para repararlas y vigilar su evolución.

Por ejemplo, la dependencia federal señaló que inyectó un tipo de resina en las fisuras para evitar desprendimientos de concreto. Y que puso un tipo de yeso en las grietas diagonales “para observar su comportamiento en el tiempo y en su caso tomar las acciones preventivas que correspondan para la seguridad de la obra”. 

Sin embargo, la SCT no entregó el dictamen técnico, ni ninguna documentación que acredite que, en efecto, hizo esos trabajos de reparación en los túneles. 

Por lo que la Auditoría mantuvo la observación, y ordenó al Órgano Interno de Control de la SCT que investigue la actuación de los funcionarios públicos de la dependencia federal, para determinar si hay elementos para sancionarlos. 

“Lo anterior se determinó -expuso la Auditoría- a razón de que, a la fecha de la integración de este informe (17 de octubre pasado), no se habían tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las obras y, en consecuencia, de los usuarios”.

“Alto riesgo geológico”

Estas fisuras y grietas surgen luego de que estudios como el elaborado en 2012 por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a petición de la propia SCT, desaconsejaban la construcción de esos dos túneles. 

El estudio de los ingenieros de la UNAM, que estuvo reservado por la SCT dos años, hasta que ya habían iniciado las obras, advertía que el proyecto era “de alto riesgo geológico” y que podría implicar graves consecuencias para la población y el medio ambiente, por lo que concluía que el trazo de la vialidad debía ser modificado para evitar las zonas de riesgo geológico por las fallas sísmicas activas.

Y la UNAM no fue la única en advertirlo: dictámenes de Protección Civil de los tres niveles de gobierno también señalaron los riesgos de la construcción de los dos túneles en el Tramo Ramal Camelinas. 

Mientras que arquitectos, ingenieros y geólogos, como la maestra en Desarrollo Urbano de la UNAM, Patricia Ávila, y el geólogo Víctor Hugo Garduño, quien fue director del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Tierra de la Universidad Michoacana, también desaconsejaron tajantemente el proyecto. 

“Si seleccionáramos un sitio no adecuado para construir dos túneles, como geólogos, elegiríamos este lugar donde hay tres fallas sísmicas activas”, dijo el Garduño en una entrevista como parte del especial Ecocidio en la Loma, publicado en noviembre de 2013, en el que advirtió que un derrumbe de ladera en la zona donde desembocan los túneles se expandiría hasta 500 metros cuesta abajo. 

Esta situación pondría en riesgo a los vecinos de la colonia Ocolusen, y de otras colonias como La Floresta, Periodistas, y Jardines del Rincón, donde viven aproximadamente 14 mil personas, según un censo del INEGI. 

En esa misma investigación periodística, ecólogos, investigadores y académicos, también denunciaron que la construcción de los túneles, más un viaducto, podría ocasionar daños ambientales al ecosistema y a los mantos freáticos de la Cuenca del Río Chiquito que nutren de agua a Morelia, evitan inundaciones, y ejercen una función vital en el sostenimiento del suelo en una zona potencialmente sísmica. 

Incluso, la Secretaría de Hacienda canceló en noviembre de 2012 la clave de la obra debido a que no contaba con todos los requerimientos jurídicos, técnicos y ambientales.

Más irregularidades

Además de las grietas en los túneles, la Auditoría realizó otras observaciones derivadas de la construcción del Libramiento Sur. 

Otra de las más importantes es que hay inconsistencias en cuanto al avance de la obra. La SCT reportó un avance acumulado del 52% al señalar que finalizó 10 kilómetros de los 19.4 del total de la obra, argumentando que el resto no se inició “por situaciones de problemática y la falta de liberación del derecho de vía”. 

Sin embargo, la Auditoría señaló de nuevo que la SCT no presentó documentación que acredite que ejecutó 10 kilómetros de obra, por lo que mantuvo la observación “toda vez que solo ha ejecutado trabajos en el Ramal Camelinas con una longitud de 4.0 kilómetros, que equivale al 20.6% de la longitud del proyecto”.

Además, la ASF detectó que la SCT, durante la administración pasada de Gerardo Ruiz Esparza y el presidente Peña Nieto, gastó 36 millones 410 mil pesos en esta obra sin que, a la fecha, haya aclarado en qué los invirtió. 

Por ejemplo, la SCT gastó 7 millones 308 mil pesos en “conceptos extraordinarios” que no se encontraban dentro del objeto del contrato de la obra. 

La SCT también pagó 6 millones 705 mil pesos por conceptos de obra y por servicios de los que no hay pruebas que acrediten su ejecución, y otros 2 millones 469 mil pesos por la adquisición de equipos que “no están suministrados ni colocados”. 

Además, la SCT adjudicó contratos sin justificar por qué desechó el proceso de licitación pública que favorece la competencia entre empresas para obtener un mejor precio y mejores condiciones para el Estado, como lo marca la Constitución mexicana. 

“Lo advertimos: es carretera de elite”

Desde el inicio de la obra en 2012, el Libramiento Sur de Morelia generó una fuerte controversia entre los habitantes de la capital michoacana. 

Por un lado, grupos de ciudadanos integraron asociaciones como Unidos por Morelia, o Di Sí a La Loma, desde donde defendieron la necesidad y la importancia de construir el tramo Ramal Camelinas para dotar de accesos a la zona de la Loma de Santa María, en la parte alta de la capital michoacana. 

En una carta publicada por Animal Político en noviembre de 2014, Alfonso Cervantes, integrante de Unidos por Morelia, señaló que en la Loma de Santa María, además de centros residenciales de alto standing, también hay múltiples escuelas y centros educativos. Por lo que recalcó que se requería de “accesos dignos” para que 40 mil personas puedan acceder a diario a las escuelas y centros de trabajo, sin colapsar la zona. 

Y, por otra parte, grupos de ciudadanos y activistas formaron grupos como el Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María, que desde 2012 rechazó el proyecto por los impactos ambientales y los riesgos geológicos que implica. 

Este grupo también denunció que el proyecto del Libramiento Sur escondía la intención de solo construir los 4 kilómetros del tramo Ramal Camelinas, el cual ha tenido un costo de 1 mil 096 millones de pesos, tal y como informó la SCT vía transparencia pública en un oficio fechado el pasado 27 de mayo. 

Motivo por lo que consideran que se trata de una carretera de ‘elite’, diseñada solo para aumentar la plusvalía de los complejos residenciales y comerciales de la Loma de Santa María, ignorando las otras cuatro fases de la obra que habrían beneficiados a otras colonias populares y a las zonas ejidales de la parte alta de Morelia, como Santa María o el ejido Jesús del Monte. 

“Desde un inicio lo advertimos: la SCT solo tenía el interés de construir el Tramo Ramal Camelinas y no le interesaba el resto del Libramiento Sur de Morelia”, apuntó en entrevista con este medio Moctezuma Madrigal, integrante del Movimiento en Defensa de la Loma de Santa María.

“Y, ahora, este informe de la Auditoría solo viene a corroborar las irregularidades que llevamos señalando desde hace siete años: que la obra del Libramiento Sur es de mala calidad, riesgosa, que no se ha concluido al 100%, y que es una carretera de elite en la que se ha gastado más de mil millones de pesos de todos los mexicanos”, hizo hincapié el activista.  

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coahuila: la decepción de las familias de los 10 mineros atrapados hace casi un mes

Las familias de los mineros atrapados en Coahuila pierden la esperanza de verlos con vida después de que el gobierno asegurara que su rescate necesitará de 6 a 11 meses más.
31 de agosto, 2022
Comparte

A poco de cumplirse un mes de la tragedia este próximo sábado, la esperanza de los familiares de los diez mineros atrapados en un pozo de carbón en México se apaga poco a poco.

El primer varapalo fue cuando, después de que las galerías donde trabajaban se inundaran el 3 de agosto por el agua de minas cercanas abandonadas en Sabinas, en el estado norteño de Coahuila, una nueva inundación echó por tierra el trabajo de casi dos semanas de bombeo de líquido y hubo que volver a empezar.

El golpe definitivo para las familias fue cuando las autoridades les comunicaron el pasado jueves que la estrategia a seguir ahora sería la de hacer un tajo a cielo abierto para descender 60 metros y llegar donde están los hombres en la mina de El Pinabete.

¿El mayor problema? Que serán necesarios al menos seis meses para hacerlo, lo que terminó por dinamitar el ánimo de las familias.

“De seis a 11 meses de trabajo es mucho, ¿qué nos van a entregar entonces de mi hermano?”, le dice a BBC Mundo Magdalena Montelongo, hermana de Jaime, uno de los mineros atrapados.

“Al principio teníamos mucha esperanza. Pero fue pasando el tiempo y cuando se vino la otra ola de agua… se va perdiendo. Ahorita, como ya van a hacer esto, se me hace difícil que los veamos con vida”, reconoce resignada la mujer.

En todo este tiempo no ha habido ningún contacto con los mineros, quienes no tenían comida ni agua potable. El gobierno, sin embargo, ha rechazado oficialmente que se les dé por muertos.

Volvió a la mina para ayudar a sus compañeros

Con 61 años, Jaime Montelongo es el veterano del grupo de los hombres atrapados.

Hijo y padre de mineros, lleva trabajando en ello desde los 14 años y, aunque ya estaba retirado desde el año pasado, decidió regresar a la mina porque “se sentía bien”.

Map

Su hermana Magdalena habla de él intercalando tiempos verbales en presente y pasado, fruto probablemente de la incertidumbre. Recuerda cómo uno de los mineros sobrevivientes le contó que Jaime pudo haber escapado junto a él, pero decidió ayudar a sus compañeros.

“Oyeron un fuerte estruendo, y luego otro. Mi hermano empezó a hablar al resto por el radio: ‘¡gente, gente!’, pero no había respuesta. Entonces él le dijo a este compañero que se fuera en el bote y regresó para avisar al grupo”, relata la mujer.

Su colega sobreviviente se subió al bote y, en cuestión de segundos, estaba prácticamente cubierto por toda el agua que llegaba con fuerza. Logró salir, pero de Jaime nunca supo nada más.

“No sé, creo que él sentía el deber y la responsabilidad de traerse a los demás compañeros… nunca pensó la magnitud del problema que se venía”, dice su hermana, quien lo define como alguien “muy noble” y bueno. “Los muchachos de la mina decían que sí se enoja, pero que no los regañaba”.

Jaime Montelongo

AFP
Jaime Montelongo trabaja en la mina desde los 14 años.

Sobre el nuevo método de rescate elegido, la mujer asegura no estar de acuerdo. Las autoridades, sin embargo, defendieron que esta es la propuesta más sólida y de menor riesgo para los rescatistas según los análisis de especialistas.

“La otra (opción) es que sigamos bombeando, que saquemos toda el agua de Pinabete, de Conchas Norte, de Mina 6, acuérdense que Pinabete está rodeada de minas, pero esto (…) llevaría 24 meses. El tema es que puede haber un gran riesgo de colapso”, dijo Laura Velázquez, coordinadora de Protección Civil.

Rechazo e indemnizaciones

Inicialmente, los familiares se negaron a aceptar esta nueva estrategia por todo el tiempo que requerirá. Montelongo no entiende por qué no se optó por esta técnica desde el principio ni por qué las autoridades mexicanas se demoraron dos semanas en pedir asesoría de especialistas extranjeros.

“Se dejó pasar mucho tiempo, pienso que en la primera semana los podrían haber rescatado pero hizo falta gente más capacitada para este tipo de situaciones”, opina.

Familiares de mineros

AFP

Finalmente, el pasado fin de semana, las esposas de los mineros aceptaron la técnica del tajo a cielo abierto.

En la zona se levantará un memorial y el gobierno también les entregará una indemnización “por encima de lo convencional”, según adelantó el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aunque no se ha determinado la cantidad.

“Para nosotros, nuestro hermano no tiene valor económico. En ese momento dijimos ‘ya no hay nada que hacer más que resignarnos y entregar nuestro hermano a Dios’. Estamos decepcionados e impotentes, no nos han dejado otra opción”, lamenta Montelongo.

López Obrador, quien insistió en que las tareas de rescate no se detendrán y que “no va a suceder lo de Pasta de Conchos” -en referencia a otra mina en Coahuila donde una explosión de gas en 2006 dejó 65 muertos, de los que 63 cuerpos nunca fueron recuperados-, dijo entender el dolor de las familias.

Este domingo, el mandatorio admitió que los familiares no estaban satisfechos al principio con la opción del rescate planteado por el gobierno.

“No aceptaban por el tiempo. Se pusieron muy tristes, es una situación muy difícil, estaban muy alterados y no querían nada, y ya, pues han aceptado”, dijo el presidente, quien se comprometió a “trabajar con mucha rapidez para sacar los cuerpos”.

AMLO en la zona del derrumbe

Gobierno de México
López Obrador visitó la zona del siniestro el 7 de agosto.

El papel de familiares y esposas

Magdalena Montelongo tampoco oculta su decepción por el hecho de que las autoridades no hayan tomado en cuenta la opinión de otros familiares de los mineros, sino que solo se reunieron con las esposas “una por una y a puerta cerrada” para plantearles la opción del tajo abierto, a la que finalmente dieron el sí.

La Organización Familia Pasta de Conchos (OFPdC), un colectivo defensor de los derechos de los mineros, criticó que solo se escuchen la opinión de las esposas.

“No es justo ni correcto porque, antes de ser esposos, fueron hijos y hermanos. Todos son víctimas. Pero el gobierno habla con las esposas porque así se ahorra broncas: los familiares pueden ser más objetivos y no se les puede presionar con indemnizaciones… a las viudas, sí”, dice Cristina Auerbach, defensora de Derechos Humanos en OFPdC.

El colectivo tampoco aprueba la nueva estrategia al considerar que es irreal ni aún el plazo de seis a 11 meses. “Si es una mina a cielo abierto, requieren mover cuando menos cinco millones de toneladas de tierra (equivalente a llenar tres veces el estadio Azteca), más de 1600 trabajadores, camiones de carga de 200 y 300 toneladas…”.

Mina del accidente

AFP
La nueva técnica para el rescate de los mineros comenzará en los próximos días.

“Cuando estaban aquí los especialistas extranjeros, se habló de encapsular y poner barreras para aislar el pozo del agua de las minas cercanas. Nunca se habló de tajo a cielo abierto”, cuestiona Auerbach en entrevista con BBC Mundo.

También critica que la propuesta no venga de cuadrillas de rescate de empresas de la región ni de expertos en minas de carbón, sino que esté liderada por Protección Civil y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“La CFE no tiene minas de carbón, solo lo compra, ni tiene experiencia en rescate minero. ¿Entonces por qué va a encargarse de los rescates? Es absurdo, no sabemos por qué”, afirma.

Mayor región carbonífera de México

Tras lo ocurrido, la Fiscalía solo acusó hasta el momento a un joven como “probable responsable en explotación ilícita del subsuelo”.

Según el propio López Obrador, este podría no ser el dueño de la empresa responsable de la mina sino un simple prestanombres sin poder real con el que se trate de evitar que se conozca el nombre del concesionario.

Coahuila se ha convertido en un verdadero punto negro para desarrollar esta profesión. Sin contar grandes minas a cielo abierto, al menos 153 personas han muerto en el estado desde 1996 en pozos y pequeñas minas y cuevas, según un conteo de OFPdC.

“El trabajador está en la mina por necesidad, pero lo hacen en condiciones inhumanas y por 200 pesos (unos US$10) por tonelada de carbón. ¿Quiénes son los beneficiados? Los dueños, que son los que más ganan. Y también la Secretaría de Trabajo debería inspeccionar esas condiciones”, responde Magdalena Montelongo a la pregunta sobre quiénes son responsables de esta situación.

Jaime Montelongo

AFP
La familia de Jaime Montelongo improvisó un altar con su imagen a las afueras de la mina.

En Coahuila se produce el 99% del carbón utilizado en México por la CFE, empresa estatal clave en el proyecto energético del presidente. Pese a esta alta cifra, Auerbach puntualiza que el carbón solo representa “el 4% de la matriz energética” del país.

“Si oyes lo del 99%, piensas que es una locura pedir que se detenga la producción porque dicen que genera desarrollo en la región… pero lo que deja es una estela de muerte brutal. Si fuéramos más sensibles, después de esta tragedia deberíamos dejar de consumir ese 4%”, opina.

La miembro de OFPdC dice estar sorprendida por el hecho de que no se estén revisando todos los contratos de concesiones de minas en la zona.

“Todo el mundo sigue sacando carbón como si nada. Así que es cuestión de tiempo que vuelva a suceder”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FL9hB7wQsZA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.