close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Autoridades de Yucatán presumen que es un estado seguro pero usan tortura y detenciones arbitrarias: activistas

Activistas e investigadores acusan que en Yucatán está normalizado que la tortura sea un castigo adicional para quienes cometen delitos, además de que hay detenciones arbitrarias.
Cuartoscuro Archivo
22 de noviembre, 2019
Comparte

Con el afán de demostrar que en Yucatán no hay una crisis de seguridad como en otras entidades, las autoridades locales recurren a prácticas como la tortura para castigar delitos comunes, e invisibilizan las violaciones a derechos humanos, así lo han documentado a la largo de varios años organizaciones como Elementa DDHH, el Equipo Indignación y Amnistía Internacional.

La premisa en este estado es: “somos la entidad más segura del país y lo vamos a seguir siendo, aunque se paguen ciertos precios”, dicen las investigadoras y activistas Renata Demichelis Ávila y Adriana Muro Polo, de la organización Elementa DDHH, con sedes en Colombia y México, quienes este 21 de noviembre presentaron el informe Derechos Humanos en Contexto, centrado en esta primera entrega en Yucatán, pero que analizará después otras entidades del país.

En Yucatán, afirmó Muro, “la idea es: si robas, parte de tu castigo va a ser la tortura y hay una aceptación social de eso, con tal de mantener la seguridad”.

Elementa DDHH logró documentar, a través de transparencia, que tan solo del 1 de abril al 31 de diciembre de 2018, en ocho meses, se generaron un total de 222 actas de investigación en la Unidad de Investigación y Litigación Especializada en el delito de Tortura de la Fiscalía General del estado, eso daría un promedio de casi un caso por día. De estos, 141 siguen en etapa de investigación y 81 ya fueron determinadas, aunque no se especificó en la respuesta en qué sentido.

Ya antes del informe de Elementa DDHH, otras organizaciones y activistas habían denunciado lo mismo. La organización civil Equipo Indignación ha advertido que el aparato de seguridad en Yucatán se utiliza para torturar y mantener bajos índices de criminalidad, así como el aparente contexto de paz y tranquilidad que vive la ciudadanía.

En su informe Tortura, encubrimiento e impunidad, el otro “escudo” del gobierno de Yucatán, Indignación señala que el publicitado y costoso programa “Escudo Yucatán”, implementado en el gobierno estatal anterior, olvidó establecer los mecanismos para proteger a la ciudadanía de los abusos policíacos y de su extremo criminal: la tortura.

No solamente permanecieron impunes casos como el de Roberth Tzab Ek, quien murió en 2010 en condiciones que obligan a sospechar tortura, dice el informe, “sino que se continuó cometiendo de manera sistemática mientras que el gobierno encubrió a los responsables y la fiscalía omitió investigar”.

Cuatro años después, en 2014, un joven de 18 años fue detenido, acusado de robar un bulto de cemento. La policía estatal llegó a su casa de madrugada, despertó a patadas a la familia y se llevaron detenidas a tres personas, entre ellas un menor de edad. Al joven acusado de robo lo torturaron y le simularon una violación. La Codhey cerró el caso cuando cambiaron a los policías de zona.

En 2016, dos casos más saltaron al ámbito público, el de José Adrían, adolescente torturado por policías municipales de Chemax, y la tortura cometida en contra de otro adolescente en Conkal por elementos de la Gendarmería de la Policía Federal.

Para Martha Capetillo, abogada de Indignación, la tortura y las detenciones arbitrarias en Yucatán son sistemáticas, “pero también lo es el encubrimiento hacia quienes los perpetran, los mismos policías amenazan a las víctimas con no denunciar, la Codhey no hace su trabajo, nadie investiga, esto está tolerado y normalizado”.

El único caso de tortura que ha sido llevado a juicio en Yucatán ha sido el que se filmó y divulgó en mayo de 2016 en Tekax. Sin embargo, el policía que exhibió el caso al grabarlo y difundirlo fue a su vez torturado y ese crimen, como todos los demás, continúa impune, recordó la abogada.

Son los otros

Para mantener la idea de que Yucatán es una entidad “segura” hay un perfil en las detenciones, de acuerdo con las activistas de Elementa DDHH, quienes señalan que se detiene principalmente a jóvenes morenos con cierta vestimenta y a indígenas, y también a personas de otros estados, como de Quintana Roo.

Esto es también una forma de justificar que si se comenten delitos menores los comenten los “otros”, los de fuera y no la sociedad yucateca.

“Es la idea de que el peligro viene de otro lado y eso es tanto para el tema de lo maya como para los foráneos. En Yucatán, en Mérida, sobre todo, la sociedad todavía es muy racista y el origen, el lenguaje, el color de piel te determinan”, subraya Adriana Muro.

El caso más emblemático de esto es el de José Adrián, un adolescente maya con discapacidad auditiva, quien hoy tiene 17 años, pero quien sufrió detención arbitraria y tortura a los 14. Amnistía Internacional retomó el caso para su informe sobre detenciones arbitrarias en México, llamado Falsas Sospechas. En este la organización reporta que la práctica de la tortura es generalizada en México y Yucatán no es la excepción.

Entérate: Basta con estar en el lugar equivocado para ser detenido en México, acusa Amnistía Internacional

La Codhey emitió la recomendación 35/2018 sobre el caso de José Adrían, pero a pesar de las pruebas presentadas, omitió señalar que el adolescente había sido víctima de tortura. Solo describió los hechos como “fuerza excesiva, desprotección de la parte superior del cuerpo y que permaneció esposado durante el tiempo de su detención”.

La Codhey, a diferencia de otras comisiones estatales, dice la activista Adriana Muro, está neutralizada y no cumple con su obligación de velar por la protección y la garantía de los derechos humanos. “Es una comisión completamente ausente y para nada aliada de las organizaciones de la sociedad civil que sí defienden derechos”.

Pese a todo ese intento de ocultamiento y falta de acción, en 2018 la Codhey tuvo que registrar 215 quejas por detenciones arbitrarias y/o ilegales y 187 por lesiones, cometidas por agentes de seguridad pública, lo que derivó en la emisión de 18 recomendaciones dirigidas a la Secretaría de Seguridad Pública del estado, aunque ninguna de ellas está clasificada como tortura.

La misma situación continúa hoy, aunque ya hubo cambio de gobierno y de partido en el poder, con el panista Mauricio Vila Dosal (2018-2024). “Lo que encontramos – dice Alejandra Muro– sobre todo en las entrevistas que hicimos a las autoridades es que el gobierno actual mantiene la misma política de invisibilizar que existen violaciones a derechos humanos, su prioridad es el desarrollo inmobiliario y el turismo, y para eso se necesita mantener la idea del estado seguro”.

“Nosotros no tenemos conocimiento de la implementación de acciones para erradicar la práctica de la tortura y las detenciones arbitrarias en Yucatán. De hecho, sigue al frente de la Secretaría de Seguridad Pública la misma persona que lleva años en el cargo, vendiendo la idea de que ha logrado mantener en calma a la entidad, pero a qué costo”, dijo Capetillo.

Sobre los señalamientos de las organizaciones, la Codhey dijo que respeta sus puntos de vista y “reitera la invitación a trabajar de manera coordinada para realizar acciones conjuntas encaminadas a fortalecer la cultura de los derechos humanos en Yucatán”.

Añadió que un 30% del total de quejas que recibe son contra autoridades policiacas estatales pero que un tercio se han resuelto por la vía de la conciliación.

Y que en los casos en los que se emite una recomendación, se pide la reparación integral del daño a las víctimas, se realiza una investigación de los hechos y se capacita a los servidores para la no repetición de los hechos.

Animal Político solicitó entrevista tanto al gobierno del estado pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta institucional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Blob', la preocupante masa de agua caliente que apareció frente a costas de California

El océano Pacífico registra un fenómeno que no trae buenos augurios. Entre 2014 y 2015 ya había ocurrido algo similar y los resultados fueron catastróficos. ¿Qué está ocurriendo en la costa oeste de Estados Unidos y por qué preocupa a los científicos?
14 de septiembre, 2019
Comparte

Un fenómeno preocupante que ya había ocurrido en el océano Pacífico en 2014 parece que está de regreso.

Se trata de una gigantesca corriente de agua caliente frente a la costa oeste de Estados Unidos, que amenaza con causar devastación en la vida marina y en la pesca en esa zona.

Hace cinco años, cuando apareció por primera vez, los científicos la llamaron “The Blob” (La Mancha).

El nombre lo tomaron de una película de terror, pero sus efectos en ese entonces fueron bastante reales.

La Mancha creó la mayor floración de algas tóxicas que jamás se haya registrado en la costa oeste de EE.UU. Estas algas dañinas, de la que se alimentan pequeños organismos, a su vez afectan a toda la cadena alimenticia.

Tierra

Getty
En 2015 los satélites registraron un inusual calentamiento de océano Pacífico en la costa oeste de EE.UU.

El aumento de la temperatura también hizo que los jóvenes salmones que entrababan al océano encontraran menos alimento de calidad.

Ese agua más caliente provocó que miles de leones marinos que iban en busca de alimento aparecieran varados en las costas y que varias especies de ballenas, que también se desplazaron más cerca de las costas, quedaran atrapadas en redes de pesca o aparecieran muertas en la orilla.

Para la industria pesquera la situación también fue un desastre. En los estados de Oregón y Washington la floración de algas tóxicas paralizó la industria marisquera.

Ahora, entre Alaska y California, otro inusual calentamiento del agua amenaza con desatar efectos similares.

ballena

Getty
El calentamiento de las aguas pone en peligro la vida marina.

“The Blob” fue la mayor ola de calor que se haya registrado en las aguas del Pacífico Norte, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

Este nuevo calentamiento va rumbo a ser tan fuerte como el de 2014, según la NOAA.

¿Por qué ocurre?

Esta nueva mancha de calor comenzó a formarse a mediados de junio, exactamente en la misma región que la de 2014.

En esa ocasión, la masa de agua caliente abarcó unos 1.600 km de largo y 90 metros de profundidad. En algunos puntos la temperatura llegó a ser casi 3º C superior a la media.

Según los expertos, el calentamiento se debe a un sistema de alta presión que debilita los vientos que ayudan a mezclar y refrescar la superficie del océano.

mapa

Noaa
En este gráfico, la NOAA muestra cómo las temperaturas del océano durante 2014 son similares a las de septiembre de 2019.

Sin esos vientos el agua aumenta su temperatura y esa corriente caliente se mueve hacia las costas.

El calentamiento de las aguas hace que haya menos nutrientes en el océano, lo que al mismo tiempo altera la cadena alimenticia.

Así, por ejemplo, los leones marinos deben nadar más lejos para conseguir los peces y otros animales de los que se alimentan.

¿Un nuevo Blob?

Los científicos dicen que lo que han observado es un fenómeno similar a cómo nació “The Blob” en 2014, aunque aún es temprano para saber si causará los mismos estragos.

“Pinta mal, pero también podría desaparecer bastante rápido”, dijo en un comunicado Nate Mantua, investigador en el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de EE.UU.

Mantua advierte que todo depende de qué tanto cambien los “inusuales” patrones climáticos que causan esta mancha caliente.

Y esa es la gran pregunta.

barco

Getty
Las aguas calientes también perjudican la pesca.

Los pronósticos muestran que la mancha podría tener una intensidad moderada, aunque podría durar meses.

Es año la NOAA ha registrado temperaturas de hasta 5º C por encima del promedio.

La cuestión es saber si durará tanto como para afectar a los ecosistemas marinos, aunque algunos biólogos dicen que ya lo está haciendo.

Por ahora, la NOAA junto a otros laboratorios marinos del Pacífico siguen monitoreando la mancha, y se preparan para poner en práctica las lecciones que les dejó “The Blob” en 2014 para mitigar su impacto.

“Con el Blob y otros eventos similares en otras partes del mundo aprendimos que lo que solía ser inesperado se está volviendo más común“, dijo Cisco Werner, Director de Programas Científicos de la NOAA.

Así, los científicos se preparan para esta visita indeseada que podría ser cada vez más frecuente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.