close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

15 momentos que marcaron el primer año del gobierno de AMLO, de la austeridad al 'Culiacanazo'

AMLO reconoció que en su primer año enfrentó momentos dolorosos, por hechos de violencia, y destacó como positivas sus medidas de austeridad y apoyos sociales.
Cuartoscuro Archivo
1 de diciembre, 2019
Comparte

Del desabasto de gasolina y su plan antihuachicol, a la crisis por la liberación de un hijo del Chapo Guzmán. De la aplicación de reformas, recortes y protestas en su contra, a un 15 de septiembre en el Zócalo lleno de gritos de apoyo.

En su primer año como presidente, Andrés Manuel López Obrador enfrentó situaciones álgidas. Cuestionado al respecto en una de sus conferencias mañaneras, dijo que en este lapso había tenido “suerte”, que seguía optimista y que percibía que la mayor parte de la gente seguía creyendo en él.

Sin embargo, también reconoció que hubo hechos dolorosos, sobre todo de violencia. Entre ellos, destacó las decenas de muertes en Tlahuelilpan, Hidalgo, a causa de una toma clandestina. Y la masacre de integrantes de la familia LeBarón.

“Asignaturas pendientes en el plan: el problema de la inseguridad”, dijo sobre sus retos en los próximos años.

A continuación, te presentamos un listado de al menos 15 momentos que marcaron lo que va de su gobierno, hasta este 1 de diciembre:

Desabasto y una explosión

Automovilistas formaron largas filas y esperaron horas, para cargar gasolina. Algunas estaciones optaron por cerrar. Este escena de desabasto de combustible se repitió en al menos una decena de estados durante enero, apenas el segundo mes de López Obrador en el gobierno

El presidente explicó que se había tomado la decisión de cerrar ductos de Pemex para combatir el robo de combustible, el llamado huachicoleo, lo que generó retrasos en la distribución. El mandatario aseguró que había suficiente gasolina, pidió a la gente que tuviera paciencia, pero hubo compras de pánico.

Foto: Cuartoscuro

El 18 de enero, se informó sobre una convocatoria para contratar a 2 mil conductores, encargados de conducir las nuevas pipas que compraría el gobierno, a fin de garantizar el abasto.

Y ese mismo día, por la tarde, ocurrió un tragedia. En Tlahuelilpan, Hidalgo, pobladores acudieron a llevarse combustible de una toma clandestina, y una explosión mató a más de 130 personas.

Este hecho, según dijo después López Obrador, fue “el que más me pegó en lo íntimo… el más doloroso de todos” en su etapa como gobernante del país.

La batalla por hacer un aeropuerto en Santa Lucía 

Tras hacer una consulta y cancelar el aeropuerto de Texcoco, iniciado por el gobierno de Enrique Peña Nieto, López Obrador echó a andar el proyecto de hacer un aeropuerto en Santa Lucía, e informó que el Ejército se encargaría de su construcción, con una inversión estimada de 75 mil millones de pesos.

A lo largo del año, López Obrador acusó a los opositores de este aeropuerto- quienes señalan que la obra no tiene sustento técnico y que era preferible el llamado NAIM-, de actuar bajo intereses políticos y económicos, e interponer amparos para retrasar y  “sabotear” la obra.

Por otro lado, organizaciones como el colectivo #NoMásDerroches señalaron que aunque el gobierno haya obtenido suspensión de los amparos los juicios continuarían, y se seguirían litigando hasta que concluyan de manera definitiva.

Foto: Cuartoscuro

La amenaza de Trump y el ‘muro’ de la Guardia

En mayo de 2019, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer un 5% de aranceles a “todos los bienes” de México, si el gobierno no detenía el ingreso de migrantes centroamericanos.

El gobierno de López Obrador acordó un plan en el que México se comprometió a reducir el ingreso irregular de migrantes. Para ello, desplegó a elementos de la Guardia Nacional, corporación criticada por colectivos ciudadanos, señalando que con ella se sigue militarizando la seguridad pública, y ha servido para criminalizar la migración.

Los recortes y los reclamos

El gobierno de López Obrador eliminó plazas, redujo sueldos de funcionarios de alto nivel, hizo cambios en los mecanismos de compras públicas y endureció el control del gasto, esto con la intención de reducir el tamaño de la burocracia y generar ahorros.

La implementación de estas medidas generó reclamos sobre despidos injustos de burócratas, amparos de integrantes del poder Judicial por las restricciones a los salarios, y protestas del sector científico, cultural y el de salud, porque no fluían los recursos necesarios para sus actividades, e incluso se reportó falta de medicinas.

En tanto, el gobierno defendió el proceso de reestructuración, señalando que se habían eliminado plazas que duplicaban funciones o que eran innecesarias, y gastos considerados excesivos.

Hasta el 18 de noviembre, Función Pública reportó que durante el año habían sido eliminadas 8 mil 228 plazas de todos los niveles de mando y enlace en la Administración Pública Federal, y en conjunto con las medidas de austeridad se había logrado un ahorro de casi 11 mil millones de pesos.

La austeridad

En estos 12 meses los fines de semana López Obrador viajó a todos los estados del país, y lo hizo en aviones comerciales o por carretera. En estos recorridos, se le observó comer en los cafés de los aeropuertos, o en pequeñas fondas a un costado de los caminos. En su primer año, el presidente no viajó al extranjero.

“Ocho mil elementos cuidaban al presidente. Imagínense eso, todo el gasto de operación, cientos de camionetas blindadas, aviones, helicópteros. Iban a un viaje al extranjero, se iba el Estado Mayor un mes antes. Los mejores hoteles, los mejores restaurantes, hasta daba pena”, dijo en una conferencia mañanera, sobre lo que ocurría en el pasado.

“Eso es lo que nos permite financiar los programas sociales, los  programas de bienestar: la pensión a adultos mayores, lo de la pensión a discapacitados, las becas. Todo sale de no permitir la corrupción y de la austeridad republicana, de los ahorros, de no tener un gobierno rico con pueblo pobre, de destinar todo lo que vamos ahorrando a apoyar a la gente”.

El ramo administrativo de Presidencia de la República, hasta el tercer trimestre, había gastado 83.7% menos, en comparación con 2018.

Estancias infantiles y OSC, sin más recursos

Una de las principales reglas del gobierno de López Obrador es entregar las ayudas sociales directo a los beneficiarios, sin intermediarios. Este año el mandatario canceló la entrega de recursos a estancias infantiles y a organizaciones de la sociedad civil (OSC).

En febrero, el mandatario canceló la entrega de recursos a Estancias Infantiles, porque dijo había corrupción en ellas, ahora el dinero lo recibirá la madre, padre o tutor para que ellos paguen a las estancias o a un familiar, por el cuidado de los menores. Esto provocó protestas de trabajadores de las estancias y de los padres. La CNDH señaló que esto vulneró derechos.

Foto: Cuartoscuro

También en febrero, López Obrador criticó a las OSC. Aseguró que: “Todo lo que es sociedad civil tiene que ver con el conservadurismo, hasta los grandes consorcios promueven a la sociedad civil”. Por ello anunció que su gobierno ya no daría recursos a las organizaciones civiles que realizan acciones en beneficio de la población pues dijo son “una simulación”, y ya no sería necesario su trabajo porque su gobierno atendería directamente a la población.

Renuncias al gabinete

En mayo, junio y julio renunciaron personajes clave del gabinete presidencial al mostrar diferencias políticas o “injerencias” dentro de sus ámbitos.

El primero fue Germán Martínez, al dejar la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), luego de denunciar que funcionarios de Hacienda tenían “una injerencia perniciosa” que ponía en riesgo la prestación de servicios de salud. También criticó los recortes presupuestales y de personal, así como el rediseño de la institución.

Tonatiuh Guillén López dejó la dirección del Instituto Nacional de Migración en México (INM) en medio de una crisis humanitaria debido al compromiso mexicano de reforzar sus controles de seguridad en la frontera sur en acuerdo con Estados Unidos; en su lugar, quedó Francisco Garduño, quien antes fue coordinador de centros penitenciarios

La renuncia de mayor impacto fue la del exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, quien manifestó su desacuerdo con las decisiones de la política económica que se estaban implementando, y acusó la existencia de conflictos de interés dentro del gobierno.

Foto: Cuartoscuro

Entre los desacuerdos, destacó la cancelación del Aeropuerto en Texcoco, la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, la implementación de una nueva reforma fiscal, así como la anulación de cláusulas de contratos por la construcción de gasoductos entre CFE y empresas.

El peso y la Bolsa Mexicana de Valores cayeron tras el anuncio, sin embargo, López Obrador aceptó la renuncia y argumentó que las transformaciones “a veces no se entienden”. En su lugar designó a Arturo Herrera Gutiérrez, quien se se desempeñaba como subsecretario.

El ‘Culiacanazo’

El 14 de octubre el secretario de seguridad, Alfonso Durazo, dijo que el gobierno federal había logrado un “punto de inflexión” de tendencia a la baja en el número de homicidios, y un “quiebre” en la percepción de inseguridad que tenía la gente.

Sin embargo, apenas tres días después de su declaración, Culiacán vivió una jornada violenta de balaceras, bloqueo de calles y quema de autos, como resultado de un intento de capturar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán.

En un inicio el gobierno dejó pasar horas sin dar información clara sobre lo ocurrido, hasta que reconoció que hubo un operativo fallido, en el que fuerzas federales habían detenido el hijo del Chapo, pero luego se optó por liberarlo, para evitar que el cártel de Sinaloa hiciera una masacre en Culiacán.

Estos hechos desataron una ola de críticas en contra del gobierno de López Obrador, aunque él defendió que se había hecho lo correcto, al liberar al hijo del Chapo, para evitar que murieran inocentes. Entre ellos, familiares de soldados que habían sido amenazados.

El ataque a la familia Le Barón, las masacres

Aún el gobierno de López Obrador seguía siendo cuestionado por el llamado ‘Culiacanazo’, cuando ocurrió una masacre incluso con repercusión en la relación con Estados Unidos.

Nueve integrantes de la familia LeBarón -que tenían la nacionalidad estadounidense-, entre ellos dos bebés, fueron asesinados el 4 de noviembre por un grupo armado en un punto en la frontera entre Sonora y Chihuahua, en el poblado de Bavispe.

Los LeBarón, tras sufrir este hecho violento, pidieron al gobierno estadounidense que declarar a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas. Trump dijo que trabajaría para lograrlo, y en respuesta el canciller Marcelo Ebrard mencionó que México no permitiría que fuera vulnerada su soberanía.

Antes del asesinato de 9 integrantes de la familia LeBarón, durante el gobierno de López Obrador ya se habían registrado otras masacres.

El 19 de abril, un grupo de hombres armados irrumpió en una fiesta de cumpleaños en Minatitlán, Veracruz, y asesinó a 13 personas, entre ellas un menor de edad. El 28 de agosto, también en Veracruz, un ataque a un bar en Coatzacoalcos dejó al menos 30 muertos.

“Somos responsables, pero no culpables”, dijo López Obrador en la conferencia mañanera del 27 de noviembre, sobre los hechos violentos en el país.

“Esto es muy importante porque cuando llegamos ya  estaban las bandas, no surgieron a partir del día 1º de diciembre del año pasado y a veces se olvida eso. Por eso hablo, somos responsables porque nos corresponde a nosotros resolver el problema y lo vamos a resolver. Ese es uno de los pendientes”.

Hasta octubre se habían registrado 32 mil 565 homicidios durante el gobierno de López Obrador, aunque en los últimos 4 meses no se había registrado un alza en los asesinatos. Lo que el gobierno defiende como el “punto de inflexión”.

Presume apoyos en informe ciudadano

Al cumplir un año de su triunfo electoral, López Obrador dio un informe a los ciudadanos sobre cómo avanzaba su gobierno. Ante un Zócalo que poco a poco se llenó, presumió  el combate al huachicol, la lucha contra la corrupción, y sobre todo los millones de mexicanos que dijo, se verían beneficiados con sus programas sociales, con entregas directas de dinero que la oposición critica como una práctica clientelar.

López Obrador destacó las becas para estudiantes, adultos mayores, y personas con discapacidad. “En total estarán recibiendo becas 10 millones de estudiantes, lo que significará para este año una inversión de 60 mil millones de pesos, algo nunca visto en la historia de México”, dijo el presidente.

“Siete millones 500 mil adultos mayores, el 88 por ciento del total, han recibido sus pensiones de dos mil 550 pesos bimestrales, el doble de lo que obtenían antes; y ahora este apoyo es para todos, es universal”.

La gente, que llegó de diferentes partes de la ciudad en autobuses, vitoreó las promesas del mandatario. Sobre todo los adultos mayores que son asiduos asistentes a sus convocatorias. 

El Grito

El presidente López Obrador dio el Grito de Independencia en el Zócalo, ante al menos 80 mil personas. En su Grito incluyó a los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, y a las comunidades indígenas. La gente en la plancha del Zócalo le lanzó gritos de apoyo como “sí se pudo” y “no estás solo”.

‘Ya hay una nueva Constitución’

El 24 de noviembre, en Guerrero, López Obrador presumió que el país ya tenía una nueva Constitución, por las reformas que ha impulsado su gobierno y que han sido aprobadas por el Congreso, con mayoría de Morena.

Entre ellas, está la eliminación de la Reforma Educativa del presidente Peña Nieto; la de ampliar los delitos que ameritan prisión preventiva automática, incluyendo a los relacionados con corrupción, huachicoleo y el uso de programas sociales con fines electorales; la de revocación de mandato y consultas ciudadanas; también la Ley de Austeridad, la que permitió la operación de la Guardia Nacional y una ley en contra de las empresas fantasma y el uso de facturas falsas, que la oposición acusó podía servir para imponer el “terrorismo fiscal”.

0.0%

El Inegi reportó en noviembre que durante los tres primeros trimestres del año se registró un estancamiento del PIB, con un crecimiento de 0.0% respecto a 2018; en cuanto al empleo, en todo el primer semestre la creación de empleos cayó 39%, al comparar con el año pasado.

El presidente López Obrador reconoció en agosto que el crecimiento económico era una asignatura pendiente, aunque también destacó que en el país había una mejor distribución del ingreso, evitando los “derroches” del gobierno. Otro momento complicado para el gobierno de López Obrador en lo económico este año fue cuando calificadoras redujeron la calificación y perspectiva crediticia de México y Pemex.

AMLO vs Órganos autónomos

Durante el año López Obrador acusó a los organismos autónomos de ser una simulación o un gobierno paralelo, que sirvieron para “operar el saqueo” y que no actuaron en el pasado contra la corrupción o violaciones a los derechos humanos.

Lanzó críticas al INE, al INAI, a la CNDH, a la Comisión Reguladora de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, y celebró que hubiera cambios en la dirección de algunos de estos organismos, que fueron ‘castigados’ en las reasignaciones presupuestales que aprobaron los diputados -con mayoría de Morena- para 2020.

En el caso de la CNDH, fue designada como nueva titular Rosario Piedra, excandidata de Morena a una diputación. Activistas criticaron su militancia en el partido del presidente, y además la oposición acusó fraude en la votación en el Senado, donde Piedra rindió protesta en medio de gritos y jaloneos.

AMLO vs la prensa

Desde el inicio de su gobierno López Obrador ha tenido roces con periodistas, y aunque ha dicho en varias ocasiones que respeta a los medios y que en su gobierno habrá libertad de expresión, ya acumula una lista de calificativos y frases para referirse a ella: prensa fifí, hampa del periodismo, “sacaron el cobre”, “hay periodistas, con todo respeto, que mienten como respiran”.

Pero el momento más álgido se dio un día después del fallido operativo para detener a uno de los hijos del ‘Chapo’ Guzmán. En su conferencia el presidente atacó a la prensa por la forma en que cubrió el operativo, pues a su parecer hubo “amarillismo” de algunos medios. Entonces citó esta frase: “¿Saben qué llegó a decir Gustavo Madero? Dice: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’”.

En lo que va del gobierno de López Obrador, han sido asesinados 10 periodistas en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Latinx, la generación que quiere "hacer grande" al español en EU (y desafía a Trump)

El ascenso de Donald Trump al poder hace tres años en EE.UU. provocó la indignación de muchos jóvenes latinos estadounidenses hijos de padres inmigrantes. Aunque el inglés es su lengua nativa, usar el español se ha convertido en una forma de resistencia.
16 de noviembre, 2019
Comparte

“No tengo miedo de expresar que soy hispano y que hablo español”, dice Omar Sepeda, un joven de 22 años que todas las mañanas y desde hace tres meses pone flores frescas en el monumento conmemorativo a las víctimas del tiroteo de El Paso, en Estados Unidos.

El ataque, perpetrado en agosto por un joven que se propuso disparar contra mexicanos, dejó 22 víctimas fatales, la mayoría de origen latino.

Desde entonces, jóvenes como Sepeda han adoptado una actitud de resistencia frente a lo que consideran un tiempo amenazante contra su cultura e idioma.

“Nada me puede cambiar, voy a ser un hispano hasta el día en que muera“, sostiene el joven nacido en Estados Unidos, que se ofreció como voluntario para mantener un monumento donde ondean las banderas de México y EE.UU. como símbolo bicultural de la ciudad.

La actitud de Sepeda se extiende por todo el país.

En ciudades como Los Ángeles y Nueva York, de población mayoritariamente hispana, muchos jóvenes que nacieron en EE.UU. y son nativos angloparlantes están retomando el español, así sean expresiones, como símbolo de identidad e incluso de protesta.

“Los jóvenes están tomando consciencia sobre el hecho de que hay personas siendo perseguidas por hablar español en público”, ejemplifica Ed Morales, profesor de la Universidad de Columbia (Nueva York) y autor de “Latinx: la nueva fuerza en la política y la cultura de Estados Unidos”.

“Esta administración ha creado un discurso de falta de tolerancia, sintiéndose libres de insultar y denigrar y eso es dañino para la sociedad en general”, añade Morales.

Los latinos e hispanos a menudo ocupan el centro de ese discurso. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho anteriormente que “hay que hablar inglés” en EE.UU. y que algunos inmigrantes provenientes de Latinoamérica son “criminales y violadores”.

La retórica coincide además con un aumento en el número de incidentes de odio contra latinos en Estados Unidos.

“Échale ganas”

El panorama es sombrío para muchos, pero pese a ello, se ha convertido en una especie de combustible que moviliza a los jóvenes en diferentes ámbitos.

Patty Delgado

BBC
Patty Delgado es una mexicano-estadounidense que comercializa productos con mensajes en español, especialmente camisetas y libretas.

Como a Patty Delgado, una mexicano-estadounidense de 28 años que no habla español pero que atrae a jóvenes como ella con productos que llevan mensajes en nuestro idioma.

Si no fuese por ese sentir antiinmigrante, anti gente de color, anti Centroamérica y México, una empresa como la mía probablemente no existiría”, dice.

En las camisetas y libretas de su marca, “Hija de tu Madre”, hay expresiones impresas como “jefa”, “yo quiero dinero” o “échale ganas” y sus chaquetas de jean con la Virgen de Guadalupe y diferentes banderas de países de Latinoamérica se han convertido en éxitos de venta.

Delgado empezó su empresa durante la campaña presidencial de Trump hace tres años.

“Quería crear un sentido de poder y audacia de exaltar la latinidad pese a lo que el presidente diga“, añade.

La joven forma parte de una oleada de diseñadores y artistas de padres inmigrantes que han ganado presencia en redes sociales y cuyos productos, casi siempre con mensajes en español, atraen a una audiencia joven.

Cartel de La Jefa

BBC
Patty Delgado fundó su empresa durante la campaña presidencial de Trump en 2016.

“Hay una tendencia en aumento, especialmente entre los más jóvenes, de volver a esos símbolos e imágenes con los que crecimos y que nos recuerdan a nuestro hogar o a la patria de origen. Y creo que mucho tiene que ver con haber crecido como personas multiculturales, teniendo que escoger entre un mundo y el otro”, describe.

“La única latina”

Doris Muñoz tenía solo 21 años cuando fundó en 2016 su compañía de manejo de músicos y artistas, Mija Management.

El catálogo de músicos que representa incluye a “artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés y no tienen miedo de representar su cultura en su música”, describe Muñoz.

Su emprendimiento surgió a partir de la frustración de ser “la única latina” en las disqueras grandes en las que trabajó y luego de ver a un adolescente y músico llamado Cuco hace tres años mientras daba un concierto para un público aún más joven -los llamados Generación Z, nacidos a partir de 1998- en el patio de una casa.

Doris Muñoz

BBC
El catálogo de músicos que Doris Muñoz representa incluye a artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés.

“Ver a Cuco cantando en español y a un grupo de niños, la mayoría nacidos aquí, coreando felices fue algo no había visto antes, al menos no cuando yo tenía su edad. Y ahí pensé que esto es exactamente lo que debería estar pasando ahora, este grupo de chicos preparándose para los siguientes cuatro años de Trump en el poder”, describió.

View this post on Instagram

really means a lot to see y’all singing along out there

A post shared by CUCO (@cucopuffs) on

En poco tiempo, Cuco pasó de presentarse en casas de Los Ángeles a hacer parte del listado de artistas del popular festival Coachella en 2018 y a convertirse en un fenómeno adorado por los adolescentes latinos.

En la intersección

Como Muñoz y Delgado, los latinos e hispanos nacidos en EE.UU. han sido los responsables del crecimiento poblacional de ese grupo demográfico en el país.

Del total de la población latina en EE.UU. (casi 59 millones en 2017), el 67% nació allí mientras el 33% era extranjero, según datos de 2017 del Centro Pew de Investigaciones, con sede en Washington.

Además, los latinos componen la minoría más joven de EE.UU. “Con una edad promedio de 20 años en 2016, los hispanos nacidos en EE.UU. todavía no llegaban a la adultez”, indica un reporte del Centro Pew.

Patty Delgado de espaldas con una chaqueta con la bandera de México

BBC
Muchos de estos jóvenes estadounidenses de origen latino se encuentran en una situación en la que no se sienten enteramente de un sitio ni de otro.

Estos jóvenes representan una generación diferente a la de sus padres en aspectos clave: acceso a la educación universitaria en números récord, bilingüismo y mayor poder económico.

“Todo esto denota una generación emergente que está mejor preparada que sus padres para el futuro. Sin embargo, están conscientes de su identidad y de sus orígenes”, señala Mark López, del Centro Pew.

Se asocia a esta población latina como opositora a las políticas del presidente Trump, pero el profesor Ed Morales advierte que no es del todo así.

“Hay jóvenes latinos a los que les atrae el discurso de Trump y lo manifiestan ampliamente en redes sociales”, apunta.

La próxima elección presidencial en 2020 será el escenario que refleje si esta resistencia juvenil también habla a través de los votos.

Serán más de 11 millones de latinos nacidos en EE.UU. que ya tendrán edad para votar el año que viene.

Pese a que se expresan con más facilidad en inglés, Doris Muñoz y Patty Delgado reconocen que viven en ese estado de no sentirse enteramente estadounidenses ni mexicanas.

“Pero es lo que somos y vale la pena imprimirle un mensaje positivo”, dice Muñoz.

“¿Qué significa ser latino en nuestro país?: hablar español, inglés, mezclarlo, es algo diferente”, finaliza.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10158129017419665


* Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc

https://www.youtube.com/watch?v=C8aesqi_RDY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.