En 2019, detenciones de menores migrantes y de niños no acompañados batieron todos los récords en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

En 2019, detenciones de menores migrantes y de niños no acompañados batieron todos los récords en México

De acuerdo con datos oficiales, en el primer año de AMLO también hubo un aumento del 48% en las detenciones de migrantes indocumentados mayores de edad.
Archivo Cuartoscuro
31 de diciembre, 2019
Comparte

En 2019, las detenciones de menores migrantes indocumentados y de niños no acompañados batieron todos los récords en México. 

De acuerdo con la Unidad de Política Migratoria, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que, entre enero y noviembre de este año, que es el último corte actualizado, se ingresó en estaciones migratorias a un total de 50 mil 621 menores migrantes por transitar sin documentación por nuestro país, de los cuales, el 67% ya fueron “retornados” a sus países de origen, principalmente a Honduras y Guatemala. 

No hay una cifra superior, ni igual, desde que el INM comenzó a publicar hace 17 años, en 2002, las estadísticas oficiales de detenciones y deportaciones de personas extranjeras sin documentos.  

Para encontrar un dato similar hay que remontarse a 2016, año en que se produjo un ‘boom’ de detenciones tras la puesta en marcha en 2015 del llamado Plan Frontera Sur durante la administración del entonces presidente Enrique Peña Nieto, con 31 mil 991 capturas de menores migrantes. Aún así, esta cifra es 52% menor a la de este año.  

Lee más: ONG ayudan a niñas migrantes que llegan a México y sufrieron violencia, abusos, pobreza

Ni siquiera en 2014, cuando se desató en Estados Unidos la llamada ‘Crisis de los Niños Migrantes’, y a partir de la cual México lanzó el Plan Frontera Sur para contener el flujo de migrantes, se registraron tantas detenciones de menores: 21 mil 514; un 135% menos que este primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

En comparación con 2018, las detenciones de menores indocumentados aumentaron 82%: se pasó de 27 mil 739 eventos entre enero y noviembre del año pasado, a los 50 mil 621 de este año.

Mientras que, si la comparación es con el mismo periodo de 2017, la diferencia es todavía mayor: 209% al alza este año. 

Además, en la estadística de este año hay otros dos datos relevantes: uno, que también se dispararon las detenciones de niños migrantes menores de 11 años que viajaban solos por México: 3 mil 131, un 188% más que el año pasado; y hasta 561% más que en 2017. 

Y dos, que aumentó el número de niños migrantes menores de 11 años que en total, es decir, acompañados y no acompañados, fueron detenidos en suelo mexicano: 30 mil 226. 

Esta cifra supone que, del total de menores migrantes que fueron detenidos este 2019, el 60% tiene menos de 11 años. Esto contrasta con el dato de 2018, cuando la proporción era del 48%; mientras que, en 2017 y 2016, era del 40%; y en 2015, apenas del 37%.

Sobre el término detenciones cabe señalar que, si bien el INM asegura que no realiza “detenciones” como tal, sino “presentaciones ante la autoridad migratoria”, múltiples organizaciones civiles han expuesto que esas “presentaciones”, en términos reales, significan que el migrante está detenido en una estación hasta que concluya su proceso legal que, en la mayoría de los casos, termina con una deportación de México. 

Lee: En fotos: cómo lidian con el frío los migrantes que acampan en la frontera entre México y EU

Human Rights Watch, Fundar, o Sin Fronteras, han denunciado reiteradamente que la detención de menores en estaciones migratorias va contra la Ley de Migración mexicana y contra la Ley General de los derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, que establecen que los menores deben permanecer en centros del DIF, o en albergues de la sociedad civil, hasta que se resuelva su situación legal. 

Sobre esta exigencia, que viene realizándose desde el sexenio pasado, el DIF, con el acompañamiento de la Cancillería de la República y Unicef, presentó en agosto pasado el ‘Modelo de cuidados alternativos para niñas, niños y adolescentes migrantes’, que busca evitar la detención de menores y canalizarlos a albergues o, incluso, con familias mexicanas que les den acogida temporal. 

Sin embargo, en el Presupuesto de Egresos aprobado para este 2020 no consta que se etiquetaran recursos para implementar ese modelo específico. 

También al alza, detención de migrantes mayores de edad

Por otra parte, en cuanto a la estadística de detenciones de migrantes mayores de edad, en su mayoría de origen centroamericano, ésta también registró un aumento en comparación con el último año de Peña Nieto. 

Entre enero y noviembre de este 2019, el INM registró 179 mil 335 eventos de migrantes indocumentados presentados en estaciones migratorias. 

Esa cifra es 43% mayor a los 125 mil 167 casos de 2018, y hasta 105% superior a la de 2017, también con Peña Nieto. Sin embargo, es ligeramente inferior a la de 2015 (-3.7%), año que aún ostenta el récord de capturas de la última década. 

Al margen de los migrantes centroamericanos, que representan el 84% del total de los casos, destaca también el aumento de las detenciones de migrantes cubanos, haitianos, y africanos. 

En el caso de Cuba, en 2019 las cifras indican un aumento de 1 mil 300%: se pasó de 416 detenciones entre enero y noviembre de 2018, a 7 mil 180 este año. 

En el caso de Haití, el aumento es de 1 mil 225%. 

Y, en el de África, el repunte es de 178%. 

Dentro del caso africano destaca Camerún, país cuyos migrantes puestos a disposición en estaciones migratorias representa el 45% del total de detenciones a personas africanas en México.

Junio, récord histórico 

El 2019, además, dejó otro dato para tener en cuenta: junio, con 31 mil 416 detenciones de migrantes indocumentados, fue el mes con más detenciones en la historia desde que México lleva un conteo oficial desde 2002. Ese mes las autoridades mexicanas llegaron a detener a 1 mil 047 migrantes por día. En junio del 2018, el dato era de 308 al día. 

Este boom histórico tuvo lugar, precisamente, luego de que el presidente estadounidense Donald Trump amenazara en junio pasado con imponer 5% de aranceles si el gobierno del presidente López Obrador no frenaba la migración indocumentada que buscar cruzar a su país. 

Además, el aumento de detenciones y de deportaciones de migrantes en México tiene lugar luego de que el 7 de junio pasado los gobiernos mexicano y estadounidense firmaran un acuerdo en Washington, en el que, entre otros puntos, el ejecutivo mexicano se comprometió a enviar a 6 mil elementos de la Guardia Nacional a contener el flujo migratorio en la frontera sur con Guatemala. 

Estos acuerdos binacionales, y las estadísticas más recientes, reflejan un giro en la política migratoria mexicana que, si bien al inicio del gobierno prometía un enfoque de derechos humanos y de no criminalización de la migración indocumentada, acabó por recuperar la política de contención y de uso de fuerzas policiacas de todos los niveles para taponar la frontera sur. 

Por su parte, el presidente López Obrador ha insistido en numerosas ocasiones en que la política de protección de derechos humanos de los migrantes continúa siendo la prioridad de su Ejecutivo, y ha destacado que México invertirá 100 millones de dólares en Centroamérica en un plan de desarrollo para disminuir la migración indocumentada hacia Estados Unidos.

Mientras que el canciller Marcelo Ebrard dijo apenas el pasado 26 de diciembre, que la política de contención migratoria ya está dando resultados: el número de “aprehensiones” de migrantes indocumentados por parte de las autoridades norteamericanas en su territorio cayó un 70% entre mayo y noviembre de este año.

“Es la reducción más importante en estos flujos (migratorios) de las últimas décadas”, presumió la cancillería mexicana en un comunicado, en el que, además, también señaló que la Guardia Nacional rescató a 59 mil 843 personas migrantes entre mayo y diciembre, y detuvo a 103 presuntos traficantes de personas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo calcular la edad humana de tu perro (y por qué la regla de los 7 años no funciona)

Pero esa regla matemática no es tan exacta como muchos creen. Te contamos cómo se puede saber de manera más precisa la edad de estos animales en "años humanos".
17 de enero, 2020
Comparte

Si tu perro ha estado vivo y pateando por una década, generalmente se cree que ha envejecido tanto como lo habría hecho un humano de 70 años.

Este factor de conversión, de que cada año de vida de un perro representa siete humanos, proviene de dividir la esperanza de vida humana, que es de alrededor 77 años, entre la esperanza de vida canina (cerca de 11).

La suposición es que cada año que vive un perro es equivalente a 7 años humanos. Pero una nueva investigación sugiere que las cosas no son tan simples.

Y si observamos algunos hitos básicos del desarrollo, se nos hace claro el porqué.

Por ejemplo, la mayoría de las razas caninas alcanzan la madurez sexual entre los 6 y los 12 meses; el extremo superior de ese rango corresponde, según la conversión tradicional, a una edad humana de 7 años.

Y en el otro extremo del espectro, aunque inusual, se sabe que algunos perros viven por más de 20 años. Bajo la regla de conversión que se suele utilizar, esto equivaldría a 140 años humanos.

Para complicar aún más las cosas, la esperanza de vida de los perros depende significativamente de la raza. Los perros más pequeños suelen vivir significativamente más tiempo, lo que sugiere que envejecen más lentamente que los perros más grandes.

Todo esto plantea la siguiente pregunta: ¿qué entendemos exactamente por edad?

Mujer acariciando a su mascota.

Getty Images
Nuevas ideas sugieren que nuestras mascotas se mueven más rápido cuando tienen una edad intermedia.

Edad biológica vs edad cronológica

La forma más obvia de describir la palabra edad es simplemente “el tiempo transcurrido desde tu nacimiento”. Esta es su definición cronológica.

Sin embargo, existen otras definiciones. La edad biológica, por ejemplo, es un concepto más subjetivo, que se basa en evaluar los indicadores fisiológicos para identificar el desarrollo de un individuo.

Estas incluyen medidas como el “índice de fragilidad” (encuestas que tienen en cuenta el estado de enfermedad de un individuo), deficiencias cognitivas y niveles de actividad.

Luego están los biomarcadores de envejecimiento más objetivos, como los niveles de expresión génica (los genes producen proteínas a diferentes velocidades en diferentes etapas de la vida) o el número de células inmunes.

La velocidad a la que aumenta la edad biológica depende de factores genéticamente heredados, de la salud mental y también del estilo de vida.

Por ejemplo, si has estado consumiendo mucha comida chatarra y fumando cigarrillos en lugar de ejercitarte y alimentarte de manera saludable, es probable que tu edad biológica supere tu edad cronológica.

O bien, podrías ser un hombre de 60 años con el cuerpo de uno de 40, si has llevado una vida saludable.

La vida de un perro

Perro celebrando su cumpleaños.

Getty Images
En lugar de celebrar la edad cronológica, una medida mucho más precisa de envejecimiento es observar los niveles de metilación en el ADN de un perro.

Cuando se trata de comparar edades de animales entre especies, la edad biológica es mucho más útil que la cronológica.

Saber que un hámster tiene seis semanas de edad no te da una buena imagen de en qué etapa de su vida se encuentra, incluso si sabes que la esperanza de vida de un hámster es de solo tres años. Por el contrario, el conocer que un hámster ha alcanzado una edad en la que puede reproducirse ofrece una imagen mucho más precisa de su nivel de madurez.

Los autores del nuevo estudio sobre el envejecimiento de los caninos sugieren que una forma sensata de medir la edad biológica es a través de los llamados “relojes epigenéticos”, cambios en el empaque de nuestro ADN que se acumulan con el tiempo en todos los mamíferos.

En particular, la “metilación”, la adición de grupos metilo (un átomo de carbono unido a tres átomos de hidrógeno) al ADN, parece ser un buen indicador de la edad.

Muchos marcadores fisiológicos prominentes, como el desarrollo de los dientes, parecen ocurrir en los mismos niveles de metilación en diferentes especies.

Cachorro jugando con un hueso.

Getty Images
En su primer año de vida, los cachorros crecen tan rápido que envejecen el equivalente a 31 años humanos.

La nueva fórmula

Al hacer coincidir los niveles de metilación en perros perdigueros de labrador y humanos, los investigadores lograron una fórmula para asignar la edad del perro a su equivalente humano.

Esa fórmula es: edad humana equivalente = 16 x ln (edad cronológica del perro) + 31.

“ln” representa una función matemática conocida como el logaritmo natural. La función logarítmica es bien conocida en las escalas no lineales para la energía liberada durante los terremotos (Richter) o para medir el sonido (decibelios).

Es útil para medir cantidades cuyos tamaños varían en muchos órdenes de magnitud. Incluso es posible que una experiencia logarítmica del paso del tiempo explique por qué percibimos que el tiempo se acelera a medida que envejecemos.

Perro disfrazado de pirata.

Getty Images
En ocho años calendario, un perro habrá envejecido aproximadamente el equivalente a 64 años para una persona.

1 año humano corresponde a 31 caninos

Un atajo útil puede ser recordar que el primer año del perro equivale a 31 años humanos. Luego, cada vez que la edad cronológica del perro se duplica, el número de años humanos equivalentes aumenta en 11.

Por lo tanto, ocho años representan tres “duplicaciones” (de uno a dos, de dos a cuatro y luego de cuatro a ocho) dándole al perro una edad equivalente a 64 (eso es 31 + 3×11).

La mayoría de los amantes de los perros ya habrán sospechado que la relación de edad entre humanos y perros no es lineal, habiendo notado que, inicialmente, sus mascotas maduran mucho más rápido de lo que sugiere la regla de los siete años.

Un refinamiento más sofisticado de la regla de los siete años ha sugerido que cada uno de los primeros dos años del perro corresponde a 12 años humanos, mientras que todos los años posteriores cuentan para cuatro equivalentes humanos.

En la práctica, los nuevos conocimientos moleculares sobre la conversión de la edad de un humano a la de un perro de la ley logarítmica sugieren que los perros se mueven a una edad intermedia incluso más rápido de lo que la mayoría de sus dueños sospechaba que podían.

Y vale la pena tener en cuenta que cuando descubras que Rex ya no persigue la pelota como lo hacía antes, es que probablemente tenga más edad de la que creías.

*Este artículo fue escrito por Christian Yates, profesor titular de Biología Matemática en la Universidad de Bath.

Puedes leer el artículo original en The Conversation aquí

BBC Mundo no se hace responsable por el contenido de los vínculos externos.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4&t=25s

https://www.youtube.com/watch?v=cBoiJt8Ruko

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts