AMLO reconoce seguridad y falta de crecimiento como pendientes de su primer año
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Presidencia

AMLO reconoce seguridad y falta de crecimiento como pendientes de su primer año

El presidente López Obrador dio un mensaje ante un Zócalo lleno al cumplirse su primer año en el gobierno de México.
Foto: Presidencia
1 de diciembre, 2019
Comparte

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el mensaje en el Zócalo por su primer año de gobierno, culpó al expresidente Felipe Calderón de lanzar la llamada guerra contra el narcotráfico y desatar la violencia que aún padece el país.

“Entre 2006 y 2018 los gobernantes pretendieron resolver la inseguridad y la violencia delictiva mediante acciones de fuerza militar y policial, sin atender el fondo del problema”, aseguró.

En el inicio de su mandato, mencionó López Obrador sobre Calderón -a quien mencionó por su nombre, directamente-, “para tratar de legitimarse luego del fraude electoral” ordenó que las fuerzas armadas en Michoacán enfrentaran de manera frontal al crimen.

Esa decisión, señaló López Obrador, fue “irresponsable”, dejó un “saldo pavoroso” de muertos, desaparecidos y una crisis de derechos humanos, de la que el país aún padece las consecuencias.

Entérate: Se registran 32 mil 565 homicidios durante el gobierno de AMLO; últimos 4 meses sin alza de asesinatos

Según dijo el presidente, con Calderón se determinó “limpiar” al país como fuera, con ajusticiamiento, masacres o exterminio.

En los altos mandos militares, aseguró López Obrador, se decía en ese entonces “ustedes acábenlos, y nosotros nos encargamos de los derechos humanos”, aunque no detalló quién específico llegó a dar ese tipo de mandato.

“La mejor prueba de este proceder autoritario es que ese sexenio ostenta la mayor letalidad en combate desde la Revolución Mexicana. Ese indicador se obtiene del promedio de presuntos delincuentes muertos o rematados en enfrentamientos, comparado con los heridos y detenidos presentados por las fuerzas militares ante la autoridad”, dijo López Obrador.

“En solo dos años del gobierno de Calderón (2011-2012), se registraron mil 898 enfrenamientos en los que murieron dos mil 459 personas, resultaron heridos 231 y fueron detenidos mil 519; o sea, 709 muertos más que el número de heridos y detenidos”, agregó.

De 2010 a 2012, insistió el presidente, 154 militares y navales murieron, 51 por año, mientras en 12 meses de este gobierno, solo 15 miembros de las fuerzas armadas han fallecido.

“Es obvio que esta absurda y desquiciada estrategia no se repetirá”, dijo el presidente López Obrador.

A las Fuerzas Armadas, mencionó el mandatario federal, no se les usará para cometer excesos o para cumplir órdenes inhumanas, y el problema de la inseguridad se está combatiendo atendiendo las causas, “con acciones guiadas por el principio de que la paz es fruto de la justicia”. 

Una prueba de ese cambio de estrategia, defendió López Obrador, son las decisiones que se tomaron ante la “crisis de terror y miedo en Culiacán”, desatada luego de un operativo para detener a uno de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán.

“En esa verdadera prueba de fuego en la que la delincuencia salió a la calle con armas de alto calibre y se vivió un alto riesgo, se prefirió detener el operativo y liberar al implicado para evitar una masacre en la que habrían perdido la vida centenares de personas, la mayoría civiles, gente inocente, según el cálculo de las Fuerzas Armadas”, expresó el presidente.

“Podrán decir nuestros adversarios que demostramos debilidad, pero nada vale más que la vida de las personas”, agregó. 

Disminuir la incidencia delictiva en el país, aseguró, “constituye nuestro principal desafío pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el apoyo del pueblo y con el trabajo coordinado de todo el gobierno”. 

Luego de mencionar que no hay duda de la lealtad de las Fuerzas Armadas, López Obrador pidió un aplauso para el Ejército.

Entérate: 15 momentos que marcaron el primer año del gobierno de AMLO, de la austeridad al ‘Culiacanazo’

En su discurso de cerca de hora y media, López Obrador presumió las cifras de personas beneficiadas por los programas sociales del Bienestar, y que hay finanzas públicas sanas. También dijo que “el cambio está a la vista” y que se ha combatido la corrupción, “poniendo orden desde la cúpula del poder”. 

Este año el ahorro por evitar corrupción en adquisición de bienes y servicios, indicó, será de 200 mil millones de pesos.

En el aspecto económico, reconoció que aún no hay el crecimiento esperado, aunque defendió que existe una mejor distribución de la riqueza.

“El presupuesto público no se queda en pocas manos, llega más a la mayoría de la gente; cumplimos un año de gobierno y a diferencia de otros inicios de sexenio, no hemos devuelto o condonado impuestos a patrocinadores de campañas políticas; no hemos privatizado bienes públicos ni hemos declarado la guerra a nadie; solo a la corrupción y a la impunidad”, expresó el mandatario federal. 

En la última parte de su mensaje, López Obrador mencionó que necesitará un año más para consolidar la transformación de país que impulsa su gobierno, y entonces “será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el periodo neoliberal o neoporfirista”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.