Suman 970 amparos por estancias infantiles; podrían revocar reglas de operación del nuevo gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Suman 970 amparos por estancias infantiles; podrían revocar reglas de operación del nuevo gobierno

Las estancias infantiles de Chihuahua fueron las primeras en interponer amparos contra las nuevas reglas de operación del programa, y a ellas se han sumado las de otros 17 estados.
Cuartoscuro
12 de diciembre, 2019
Comparte

En diciembre pasado, Claudia Fraire dejó de recibir el desglose del pago que hacía el gobierno Federal a través de Sedesol por los 30 niños que cuidaba en su estancia infantil desde 2014 en la ciudad de Chihuahua. Solo recibió menos dinero, pero no se le informaba la razón.

Con más compañeras, también encargadas de estancias infantiles en municipios de Chihuahua, se organizaron para acercarse a la Secretaría de Bienestar y exponerle que no recibían el dinero completo, aprovecharon la visita de la subsecretaria, Ariadna Montiel, al estado.

Para entonces ya el presidente Andrés Manuel López Obrador había dicho que su gobierno había detectado irregularidades en el programa de estancias infantiles, y la Secretaría de Bienestar había informado que no localizaba a 97 mil niños.

Te puede interesar: Menos niños atendidos, madres sin apoyos: el impacto de quitar recursos a estancias infantiles

“A la subsecretaria le llevamos la lista de asistencia, le solicitamos que nos firmaran de recibido y le pusieran un sello de la Secretaría de Bienestar para que viera cómo trabajábamos, pero no las quisieron sellar y cuando vimos que sólo las dejaban botadas, nos reunimos y decidimos que había que llevar el proceso a lo legal”, explica Claudia Fraire a Animal Político.

Así, en febrero pasado comenzó la estrategia de interponer amparos ante el cambio en las reglas de operación del programa estancias infantiles, que pasó de dar 950 pesos mensuales por cada niño atendido a las encargadas de los servicios, a entregar de forma directa mil 600 pesos bimestrales a los padres para que ellos decidieran quién cuidaría a sus hijos, aunque eso significó una reducción de 300 pesos por niño.

Las estancias de Chihuahua fueron las primeras en interponer amparos en diciembre de 2018, pero en los siguientes meses se han sumado otros 17 estados: Guanajuato, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Morelos, Jalisco, Colima, Nuevo León, Michoacán, Sonora, Tamaulipas, Zacatecas, Sinaloa, Aguascalientes, Querétaro, Yucatán y Guerrero.

Hasta el momento suman 970 amparos, asegura Carlos Vargas, abogado de Orienta Corporativo Jurídico, que ha trabajado pro bono en el caso. En entrevista con Animal Político dice que a casi un año de comenzar la estrategia legal, están a la espera de que el poder Judicial delibere y de darles la razón, podrían conseguir que el programa funcione con las antiguas reglas de operación, es decir, que el dinero sea repartido entre las estancias.

Lee más: Estancias se volvieron muy caras para niños con menos recursos, tras recorte del gobierno

Claudia asegura que la nueva forma de entrega de dinero significó que en el caso de Chihuahua, por ejemplo, donde operaban 200 estancias con 7 mil 700 niños, ahora sólo atienden a la mitad, porque no todos los padres decidieron mantenerlos en ese servicio para poder gastar el dinero en otra cosa. 

El litigio

En marzo, 176 estancias de Chihuahua consiguieron las primeras suspensiones que imponían como “medida cautelar” que el gobierno Federal, a través de la Secretaría de Bienestar, le siguiera pagando directamente a las estancias y no a los padres, como funcionaba en las reglas de operación anteriores, en tanto se conseguía una resolución definitiva.

Estas suspensiones generaron jurisprudencia dictadas por tribunales colegiados en el estado de Chihuahua, lo cual significaba que el resto de amparos en el país podían ser resueltos de la misma forma, pero no ha sido así  y la Secretaría de Bienestar no ha cumplido con dichas suspensiones.

“Su forma de no cumplir para tratar de burlar a los mismos jueces fue primero que María Luisa Albores, como secretaria de Bienestar, le giraba instrucciones a la subsecretaria, Ariadna Montiel, luego ella a otra, y así se la han pasado todo el año. El superior jerárquico siempre le está girando instrucciones al inferior, es la forma con la que han burlado el mandamiento diciendo que están haciendo ‘gestiones de cumplimiento’”, asegura el abogado Carlos Vargas.

Animal Político solicitó información respecto al estatus de dichos amparos a la Secretaría de Bienestar, pero ésta sólo respondió que “acatará las resoluciones que se dicten respecto de los jurídicos de amparo sobre estancias infantiles, en tanto estamos a favor y respetamos el estado de Derecho”.

Ante el “incumplimiento”, el equipo jurídico decidió interponer una denuncia penal por desacato ante la Fiscalía General de la República en junio pasado. Por eso, para este mes serán citados a comparecer la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel y el delegado del gobierno Federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera.

Entérate: Estancias infantiles debieron corregirse y crecer, nuevo plan pone en riesgo a niños: expertos

Ante la decisión de unos jueces de en unos casos darle la razón a las estancias y en otras a la Secretaría de Bienestar, ésta aseguró que existía una “contradicción de tesis” jurídica y, por tanto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) debía resolver, pero decidió no conocerlo, es decir, no seguir el caso.

Además, en cada estado se presentaban los amparos en diferentes juzgados de distrito y eso ocasionaba que la Secretaría no pudiera responder a tiempo cada uno. Por eso, el Consejo de la Judicatura emitió un “acuerdo de concentración donde se le ordena a los juzgados de Distrito parar de emitir sentencias y mandar todos los asuntos a dos Tribunales de Distrito de la Ciudad de México, el 1ro y el 2do auxiliar de la región centro”, lo cual ayudó a la dependencia a controlar los procedimientos de cada amparo.

Sin embargo, los casos llegaron también al  el Primer y Cuarto Tribunal Colegiado que revisaron dos casos de Chihuahua, uno de Puebla y uno de Veracruz, en la que  determinaron “fundadas las revisiones”, y decidió otorgar la suspensión para que se otorgara el recurso de manera directa. Lo cual significa un avance para las estancias.

“A pesar de que los juzgados de Distrito negaron las suspensiones, los Tribunales Colegiados revocaron las resoluciones, y por lo que hace a las sentencias a favor que dictaron los juzgados locales tenemos una posibilidad de que los tribunales colegiados confirmen las sentencias”, sostiene Carlos Vargas.

Esto, dice, debe ocurrir antes de fin de año y que antes de que se emitan las reglas de operaciones para 2020 “tengamos al menos cinco para que se forme jurisprudencia”.

Vargas afirma que el amparo tiene como punto central el derecho de la niñez que siempre tiene que ser “progresivo” y el Estado debe garantizar la educación inicial, como lo establece la Constitución, por lo tanto, al entregar el dinero a los padres no hay un control para que el apoyo se utilice  en la educación del niño y que sí proporcionaban las estancias infantiles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2021
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.