Artistas "pintan la libertad" desde el Reclusorio Norte…puedes ver y comprar sus obras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Secretaría de Cultura

Artistas "pintan la libertad" desde el Reclusorio Norte…puedes ver y comprar sus obras

Las obras de cada uno de los artistas que están dentro y fuera del reclusorio están a la venta, las ganancias de cada cuadro se convierten en un ingreso económico para sus familias
Foto: Secretaría de Cultura
Por Verónica Santamaría
25 de diciembre, 2019
Comparte

En Kolëctiv.Feat están de fiesta, en este año uno más de sus 16 integrantes obtuvo su libertad y dejó el Reclusorio Preventivo Varonil Norte de la Ciudad de México, y entre sus planes está iniciar el proyecto llamado Casa de Medio Camino dedicada al arte para continuar sus estudios artísticos.

Este colectivo de artistas, conformado por reos y exreos del Reclusorio Norte encontraron en el arte un medio para expresar lo que es el encierro y la libertad a través de imágenes y bocetos creados por ellos, de la mano de la artista Lulú Sánchez Puig, quien desde marzo de 2017 se encarga de impartir el Taller de Expresión Artística en este reclusorio, como parte de la readaptación social de la personas en situación de reclusión.

“Todo inició con un grupo de artistas que comenzamos a preguntarnos qué es la libertad, si somos libres y que nos diferencia de las personas que llaman personas privadas de la libertad, entonces decidí entrar al reclusorio norte a dar un taller de arte y ver qué podemos encontrar”, dijo Lulú Sánchez Puig, en entrevista para Animal Político.

De acuerdo con la Secretaría de Cultura, entre los éxitos de los integrantes de este colectivo, conformador por 16 personas (cuatro ya libres), está el crecimiento y desarrollo artístico, a lo que se suma el festejo que este 2019 uno de sus integrantes obtuvo su  libertad.

Sánchez Puig, quien además es licenciada en Historia del Arte por la Universidad Iberoamericana, dijo que el trabajar con este colectivo le dejó muchas lecciones, entre ellas la forma en cómo el arte cambió la vida de estos artistas dentro del reclusorio y las intervenciones que hacen.

“Ellos, mediante la pintura se vuelven libres, hacen lo que quieren y hacen lo que aman. Tienen una disciplina increíble, se levantan temprano, y creo que de ahí reside la libertad”.

Fue hasta el mes de noviembre que Kolëctiv.Feat contaba con tres de sus miembros en libertad hasta que Manuel Álvarez se sumó a Alejandro Sandria, Moisés Bucio y Alejandro Ríos en abandonar el Reclusorio Norte.

Este grupo de creadores se consolidó a partir del Taller de Expresión Artística que, durante tres horas y dos días a la semana, imparte la artista Lulú Sánchez Puig al interior del penal.

Sin embargo, antes de que Sánchez Puig llegará, el reclusorio ya contaba con Francisco Tejeda Jaramillo, un pintor que se hizo artista dentro de la cárcel tras pasar 31 años preso. Dentro, gestionó espacios de pintura donde tuvo varios alumnos en estas tres décadas. 

“Cuando yo entré, me encontré con artistas que ya trabajaban con él y 16 artistas que pintan muy bien, quienes están de las 8 de la mañana y salen de pintar a las 5 de la tarde, que es la hora en que les cierran el taller. Ahí comen y se la pasan pintando de lunes a domingo. Es como un Oasis”, señaló la artista.

Hoy día, Kolëctiv.Feat junto con Sánchez Puig son aliados de Cultura Comunitaria, un programa de la Secretaría de Cultura que tiene como propósito promover el ejercicio efectivo del derecho a la cultura y los derechos culturales de personas, grupos y comunidades, especialmente aquéllas que han quedado al margen de las políticas culturales, mediante el diseño de estrategias que fomenten la cultura para la paz, la transformación social, la participación en la vida cultural, el desarrollo cultural comunitario y el fortalecimiento de capacidades locales, bajo los principios de inclusión y no discriminación. 

En busca del artista que llevan dentro

Entre las obras que les encargan están las reproducciones de cuadros, fotos, retratos, paisajes para que ellos las repliquen. Se busca que cada artista encuentre al autor que cada uno lleva dentro; así como el estilo de cada uno de ellos para que se conviertan en artistas de verdad al salir.

Todas las obras de la expo y que generan en el taller están a la venta,  el 80% de la ganancia por cuadro va directamente al artista que pintó la obra y un 20%  para la gestión del proyecto.

“De eso es que los artistas mantienen a su familia afuera. Nos piden entregar el dinero a sus madres a sus esposas porque con eso apoyan a la economía de su familia”, dijo Sánchez Puig.

Manuel Sánchez, artista que recientemente dejó el reclusorio, contó que desde niño le ha gustado dibujar, “pintaba en las calles, era grafitero y esa expresión, de manera más urbana la llevé a cabo de chico pero ahora se me dio la oportunidad de expresarlo en óleo, acrílico y sobre pintura”, dijo.

En el taller de expresión artística, Lulú S. Puig le habla a los artistas de pintores históricos y contemporáneos, y sobre las obras que se exponen en galerías y museos, con el objetivo de que las personas privadas de su libertad encuentren al autor que lleven dentro.

Ahora que Manuel es libre, buscará continuar su preparación artística especializándose en la plástica, para él, este taller, además de ser un pasatiempo fue un crecimiento espiritual “porque podía compartir mis emociones a través de la pintura y de la escultura que hago en madera. Ahora me siento muy contento”, comentó.

Tanto para Sánchez Puig como para los integrantes de este colectivo, el arte les ha permitido expresar el significado de la libertad, darle rostro a las emociones que han mantenido atrapadas para liberarlas.

“Me sentía en libertad porque todo el tiempo estuve en escultura y pintura, era mi manera de liberar emociones”, agregó Álvarez.

Una Casa de Arte en Los Pinos 

Quienes forman parte del colectivo tienen entre 23 y 50 años de edad, muchos de ellos están por salir y se prevé que en los próximos cuatro años más de la mitad del colectivo esté ya en libertad.

Con apoyo de la Secretaría de Cultura, Lulú S. Puig adelantó que pronto estrenarán el proyecto Casa de Medio Camino, un espacio dedicado al arte en el Centro Cultural de Los Pinos.

Los artistas que salgan libres podrán vivir 2 años y medio en la casa del arte para terminar su formación como artistas, además de concluir la preparatoria o empezar una carrera.

“Al terminar ese tiempo, ellos deciden si siguen en la casa o prefieren vivir de manera independiente y trabajar con nosotros, porque la casa estará lleno de materiales, tendrá galería y talleres de arte que es de lo que se va a mantener”.

Con casi tres años de conocer a estos 16 artistas, Puis señala que la libertad que han adquirido en el reclusorio ha hecho que sus familias se sientan orgullosos de ellos, lo que permite que cierren círculos y lazos familiares.

“Incluso, vuelven a visitarlos después de ver las exposiciones que presentan y se vuelven el orgullo de la familia. Vuelven a tener la libertad de abrazar a los suyos y creo que encuentran la libertad mucho más de los que estamos afuera”, agregó.

Actualmente, Kolëctiv.Feat exhibe su más reciente muestra bajo el título De Ícaros y Alas, libertad desde la cárcel en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) y podrán visitar de martes a domingo, hasta el dos de febrero de 2020.

La exhibición se presentó desde el 13 de diciembre con el trabajo colaborativo de la Secretaría de Cultura, a través del programa Cultura Comunitaria y la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México.

Al terminar, continuarán con la gestión de espacios de exposición, para que los artistas acrecientan su calidad de artistas plásticos contemporáneos mexicanos, creen curriculum robusto para que cualquier galería los tome en cuenta. 

“Han salido exposiciones y propuestas muy buenas, además de invitaciones para exponer en el Centro Cultural Veracruzano y propuestas para exponer en Marruecos, Portugal, Los Angeles, San Antonio, todo, con el apoyo de la Secretaría de Cultura que empezó en enero tras la entrada al programa de libertad cultural”, mencionó

La exhibición se presentó desde el 13 de diciembre con el trabajo colaborativo de la Secretaría de Cultura, a través del programa Cultura Comunitaria y la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México.

Si no te es posible visitar la exposición que actualmente tienen en exhibición, te recomendamos ver el video de la intervención de la obra Tengo un sueño de Arturo Márquez, sobre la fotografía de Martin Luther King por Kolëctiv.feat, artistas dentro y fuera del Reclusorio Preventivo Varonil Norte

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cubrebocas contra el coronavirus: ¿a quién protegen de la COVID, a ti o a los demás?

No todos las mascarillas son iguales. Te explicamos cuáles son las que están diseñadas para proteger al usuario y cuáles se utilizan para proteger a la persona que las usa y por qué es importante conocer la diferencia.
16 de julio, 2020
Comparte
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

AFP
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

¿Debemos usar mascarillas? Le decimos a nuestros hijos que se cubran la boca cuando tosen, de manera que cuando no podemos predecir quién se enfermará o no de covid-19, tiene mucho sentido usar una mascarilla en público.

Pero no todas las mascarillas son iguales.

Pueden dividirse en dos categorías amplias: las mascarillas respiratorias diseñadas principalmente para proteger al usuario, y los cubrebocas, que pueden considerarse que actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Aunque los dispositivos para desviar la respiración ofrecen poca protección, especialmente con las salpicaduras de líquidos, su principal función es evitar que las exhalaciones se alejen demasiado del usuario.

Tiene sentido usar una si el objetivo es evitar respirar sobre otras personas.

Aunque el virus en sí mismo fácilmente puede pasar a través de estos cubrebocas, si están bien diseñados pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación.

Por eso es que recientemente se ha aconsejado llevar cubrebocas, especialmente en lugares cerrados.

El otro tipo, las mascarillas respiratorias, se presentan en una variedad de tipos y medidas que van desde los equipos de respiración autónoma (ERA), hasta las mascarillas desechables llamadas mascarillas filtrantes parciales (FFP).

En Reino Unido y Europa, las FFP pueden dividirse en tres categorías dependiendo en cuántas partículas de sal (diámetro promedio de 0,6 micrómetros) y partículas de aceite (diámetro promedio de 0,4 micrómetros) dejan pasar, junto con varios otros parámetros (para comparación un cabello humano tiene 75 micrómetros de ancho).

Las mascarillas FFP1 pueden evitar que 80% de las partículas de prueba pasen a través de ellas. Las FFP2 el 94% y las FFP3 99%.

Esta eficacia relativamente alta de filtración de las mascarillas FFP también hace que sea bastante difícil respirar con ellas, así que en ocasiones se les agrega una válvula.

Ya que el objetivo de la válvula es facilitar la respiración del usuario, las válvulas tienden a filtrar el aire que entra, pero no el que sale.

Como resultado, estos dispositivos están diseñados para proteger al usuario del medio ambiente, no al medio ambiente del usuario.

¿A quién protegemos?

Esta distinción entre los cubrebocas diseñados para proteger al usuario y las mascarillas que pueden proteger a otras personas, ha sido central en el reciente debate sobre estos dispositivos.

En los ambientes clínicos, las mascarillas normalmente se usan como parte de un equipo de protección personal (EPP).

Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

EPA
Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Sin embargo, la severa escasez de EPP durante de la pandemia ha llevado a que los equipos más efectivos de EPP queden reservados para los trabajadores salud y otras personas que están en el frente de la pandemia.

Las compras de pánico de EPP pusieron a los trabajadores sanitarios en riesgo.

Fuera de los ambientes clínicos, la situación es muy diferente.

Aunque desde una perspectiva personal a todos nos gustaría estar protegidos del virus, la escasez de EPP significa que el principal objetivo es evitar que el virus se propague en la población general, no proteger a individuos específicos.

Es por eso que, en lugar de EPP, se nos aconseja cubrirnos la boca para desviar nuestra respiración de manera que si somos portadores del virus haya menos probabilidades de que este se contagie a otras personas.

Las mascarillas quirúrgicas son el único tipo de dispositivo para desviar la respiración que está fabricado con estándares específicos (son considerados dispositivos médicos en la Unión Europea).

Cubrebocas

Getty Images
La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho.

La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho, aunque los nuevos lineamientos para crear cubrebocas hechos en casa ya están recomendando qué diseños y materiales funcionan mejor.

En lo que se refiere a buen diseño, un cubrebocas bien ajustado debe cubrir la boca, la nariz y la barbilla, con ajustes alrededor de las orejas para asegurar que no quedan brechas a los lados.

Esto es importante porque aunque tu respiración pasará a través de la tela, el objetivo es reducirla para que no se propague tanto.

Irónicamente, si el objetivo es desviar la respiración para proteger a otras personas, un segundo argumento en contra de usar mascarillas diseñadas para los EPP se vuelve irrelevante.

En lugar de desviar la respiración, las mascarillas FFP con válvulas dirigen la respiración hacia afuera en una dirección específica a través de la válvula.

Como resultado, la protección del usuario viene a expensas de aquellos que están parados frente a la válvula.

Prohibidas

Esta es la razón por la que el Área de la Bahía de San Francisco prohibió el uso de mascarillas con válvulas en público.

El departamento de bomberos de San Francisco hizo un video instando al uso de doble mascarilla para asegurar que tanto el usuario como quienes lo rodean estén protegidos.

Otros sugieren cubrir las válvulas con cinta adhesiva.

Mujer con cubrebocas

Getty Images
Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

También hay que notar que estas mascarillas casi siempre se usan con una pantalla facial de plástico en ambientes clínicos para que tanto el trabajador sanitario como el paciente estén protegidos.

Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

Esta variabilidad ha sido la causa de gran parte del debate sobre el uso de los cubrebocas.

Desafortunadamente, ha tomado muchos meses, en particular en las naciones occidentales, entender que la razón por la que debemos cubrirnos la cara en público no es proteger a individuos, sino hacer una pequeña contribución para proteger a todos.

*Simon Kolstoe es profesor de cuidados a la salud basados en evidencia de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=7BDFWi95rm8

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.