¿Por qué la Función Pública consideró que no hay irregularidades en el patrimonio de Bartlett?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿Por qué la Función Pública consideró que no hay irregularidades en el patrimonio de Bartlett?

La SFP revisó la lista de bienes de Bartlett y de sus familiares, y no encontró conflicto de interés ni ocultamiento de información.
Cuartoscuro Archivo
20 de diciembre, 2019
Comparte

Tres meses de investigación, más de 50 diligencias, y la Secretaría de la Función Pública (SFP) no encontró ninguna irregularidad en las declaraciones de bienes del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, luego de que fueron presentadas 33 denuncias sobre su caso.

Aunque comprobó que sus hijos y pareja poseen las 25 propiedades y empresas señaladas en una investigación periodística y dos más, la SFP no encontró que Bartlett tenga injerencia o se beneficie de ellas en modo alguno, ni que tuviera obligación legal de reportarlas en su declaración patrimonial.

Entérate: Función Pública exonera a Bartlett, descarta conflicto de interés e irregularidades en su declaración de bienes 

La secretaria Irma Eréndira Sandoval Ballesteros advirtió en conferencia de prensa, no obstante, que el próximo año sí tendrá que reportarlos públicamente, gracias a la modificación a los formatos de declaración de bienes de los funcionarios aprobados apenas hace una semana.

Estos son los argumentos legales por los que la SFP libró a Bartlett de cualquier responsabilidad:

¿Cuántas propiedades tiene Bartlett?

El reportaje periodístico presentado por Carlos Loret de Mola en W Radio y en su página web aseguraba que el director de la CFE solo declaró una fortuna de 51 millones de pesos, pero que en realidad es 16 veces mayor, si se consideran un total de 25 propiedades de sus dos hijos, su pareja sentimental y otro familiar de su pareja, que sumarían 800 millones.

La Función Pública comprobó que solo existen cinco inmuebles a nombre de Bartlett con valor de ocho millones de pesos: un edificio en la calle Tenesee 14, colonia Nápoles Insurgentes; un inmueble en avenida Mazatlán 101, colonia Condesa; otro en avenida Revolución 344, colonia Tacubaya; en Avenida Revolución 342, colonia Tacubaya; y en calle Obrero Mundial 718, colonia Atenor Salas. Todos ellos fueron reportados tanto en su declaración patrimonial y de intereses inicial como funcionario, del 24 de diciembre, como en la modificación presentada el 24 de mayo.

La Secretaría fue más allá de las declaraciones recientes del funcionario y examinó las que presentó cuando fue senador, de 2012 a 2018, y concluyó que la evolución de su patrimonio era congruente.

¿Y sus familiares?

Todas las propiedades de familiares de Bartlett mencionadas en el reportaje son reales y efectivamente están a nombre de esas personas, e incluso la SFP encontró otras dos que no se habían mencionado.

Se trata de bienes a nombre de sus hijos León Manuel y Alejandra Bartlett Álvarez, de su pareja Julia Elena Abdalá Lemus, del hijo de ella, Julio Antonio del Regil Abdalá, de Alfredo Puente Córdoba, Óscar Manuel González Sánchez y un inmueble a nombre de la persona moral Cawaret SA de CV.

Pero la SFP descartó que todas estas personas sirvan como prestanombres del funcionario.

“Esta Secretaría no cuenta con ningún elemento que sugiera que estos sean prestanombres del servidor público, en virtud de que no se tiene constancia de la existencia de títulos, acciones o instrumentos jurídicos con los que se ejerzan actos de dominio sobre los respectivos inmuebles”, señala el informe técnico hecho público este jueves tras la conferencia de prensa.

¿Por qué no declaró todos esos bienes?

La Función Pública confirmó que legalmente Bartlett no tiene obligación de reportar todas estas propiedades. La Ley General de Responsabilidades Administrativas señala que un funcionario debe indicar los inmuebles o bienes que estén a nombre de sus hijos cuando son menores de edad o sus dependientes económicos. La investigación, según señaló Sandoval Ballesteros, confirmó que León Manuel y Alejandra Bartlett Álvarez tienen ingresos propios y rinden cuentas al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Cuestionada sobre si se indagó en la capacidad económica de los hijos para poder tener los bienes y empresas a su nombre, el director general de Denuncias e Investigaciones de la SFP, Efraín Álvarez, reconoció que eso no fue parte de la investigación porque eso excedería las facultades de la Secretaría al ser bienes de particulares y no de funcionarios públicos, por lo que solo corroboraron que están a nombre de ellos y que no reportan beneficios a Bartlett.

¿Qué pasa con los bienes de su pareja?

La Ley también obliga a un funcionario a reportar las propiedades e ingresos a nombre de su esposa o concubina. Sandoval reconoció que Julia Elena Abdalá Lemus es pareja sentimental de Bartlett, algo reconocido públicamente, pero que no hay condiciones legales para que tenga que reportar lo que le pertenece a ella, ya que no se encontró acta de matrimonio que los una, ni hijos, ni que vivan juntos.

“Después de analizar los domicilios de ambos en los últimos cinco años, se advierte que no se encuentran en el supuesto de concubinato, pues no reúnen el requisito de vivir juntos en el mismo inmueble por más de dos años, ni se acreditó que tengan hijos en común. Esto significa que el servidor público no tenía la obligación legal de declarar los bienes propiedad de Julia Abdala Lemus. Con independencia de que conlleven una relación sentimental, no los vincula el concubinato ni el matrimonio”, señala el informe técnico de la Secretaría.

Sin embargo, en los nuevos formatos de declaración patrimonial y de intereses, esa relación afectiva será suficiente para que tenga que considerar sus bienes, a partir de 2020.

¿Qué empresas tienen?

La investigación periodística sobre Bartlett Bienes Raíces señaló que la empresa Cawaret SA de CV funciona como prestanombres del director de la CFE, ya que mediante ella se compró la casa en la que actualmente vive, y que también tiene participación en la empresa Comercial Lebasi SA de CV, sin que las haya reportado en su declaración.

La SFP confirmó que es socio de Lebasi, pero aseguró que sí fue reportado en su declaración patrimonial, como una inversión de capital por 25 millones de pesos, aunque no se mencionaba públicamente el nombre de la empresa.

De Cawaret, Bartlett fue apoderado legal hasta el 5 de noviembre de 2018, cuando le fue revocado el poder que tenía, previo a asumir el cargo de director de la CFE.

¿Ha dado contratos a las empresas de su pareja o hijos?

La respuesta de la SFP es que no.

León Manuel Bartlett Álvarez diruge Cyber Robotics, constituida en 2010 y que ya tiene contratos en el actual gobierno. La investigación encontró 35 contratos, más de los exhibidos por el reportaje periodístico, la mayoría de ellos con hospitales. Por ello, se determinó que no hay conflicto porque ninguno de los acuerdos comerciales tiene que ver con CFE ni con el sector energético.

El hijo de Bartlett también participa en Playa AAK SA de CV, Xibalba Resorts y la Agencia de Publicidad CBW y Asociados, sin que haya beneficio económico en esta administración.

Por su parte, Abdalá Lemus posee la empresa JAL Consultoría Especializada, que ofrece servicios de fibra oscura y ahorro de energía, que según el reportaje fue constituida cuando Bartlett era senador y en 2017 obtuvo contratos por 2.7 millones de pesos.

Sandoval Ballesteros explicó que actualmente aparece en el registro de proveedores de gobierno, pero desde la presente administración no se le ha dado ningún contrato, por lo que no hay conflicto de interés.

Abdalá también tiene participaciones en las empresas Digilogics, la joyería Tidure’s, Modafil y TZ’IKIN, pero no se encontró ninguna relación con el funcionario ni contrataciones que sugieran conflicto de interés.

La SFP informó que recibió en total 33 denuncias y alertas contra Bartlett, la mayoría anónimas, aunque también de políticos como Xóchitl Gálvez y Fernando Belaunzarán, entre el 6 de septiembre y el 1 de octubre. Pero todas ellas, detalló Sandoval, contenían la misma información publicada por Loret de Mola y ninguna traía datos adicionales.

La investigación inició el 9 de septiembre. Fueron realizadas más de 50 diligencias y consultas de información tanto a instancias públicas como a privados, incluyendo los familiares del director de la CFE, además de que el propio Bartlett compareció ante la SFP el pasado 2 de diciembre.

Había tres posibles faltas a investigar: enriquecimiento oculto u ocultamiento de conflicto de interés, que fueron descartados por la veracidad en las declaraciones patrimoniales del funcionario; posible actuación bajo conflicto de interés, rechazada porque no tiene control sobre las empresas involucradas ni la dependencia que dirige les ha otorgado contratos; y tráfico de influencias, que tampoco se observó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tokio: Naomi Osaka, la "tenista rebelde" que está cambiando Japón

La tenista ha causado una verdadera revolución en Japón al poner sobre la mesa temas que en esa sociedad suelen ser un tabú.
24 de julio, 2021
Comparte

Naomi Osaka cuenta una historia.

Ocurrió en Florida, donde los mejores tenistas jóvenes del mundo se congregan y compiten.

Osaka, de unos 10 años, se estaba preparando para un partido del prestigioso torneo Orange Bowl cuando escuchó una conversación de su oponente japonés.

“Estaba hablando con otra chica japonesa”, le dijo Osaka al diario Wall Street Journal.

“Y no sabían que yo estaba escuchando o que hablaba japonés”.

“Su amiga le preguntó con quién estaba jugando”, contó Osaka. “Y su amiga dijo: ‘Oh, esa chica negra. ¿Se supone que es japonesa?’. Y luego la chica con la que estaba jugando dijo: ‘No lo creo’ “.

Todo el mundo lo sabe ahora. Osaka, la hija de madre japonesa y padre haitiano, criada en Estados Unidos, es el rostro de Tokyo 2020.

En cada parada de autobús en Tokio, la joven de 23 años aparece mirando hacia abajo desde un anuncio, saludando a los pasajeros locales e internacionales. Está vestida con una chaqueta rosa neón sobre ropa deportiva negra.

Naomi Osaka

Getty Images

El lema del anuncio está escrito mitad en inglés y mitad en japonés. Es la palabra “nuevo”, seguida de un símbolo que puede traducirse como “mundo” o “generación”.

Funciona. Porque Osaka, quien renunció a su ciudadanía estadounidense en 2019 en favor de su herencia japonesa, está trayendo más que títulos a su tierra natal. Ella está trayendo cambio.


“Nos sentimos un poco alejados de ella”

No es necesario volver a la infancia de Osaka para encontrarse con interrogantes sobre cómo encaja en la sociedad japonesa.

“Para ser honesto, nos sentimos un poco alejados de ella porque es muy diferente físicamente“, dijo Nao Hibino, actualmente la número tres de Japón, mientras Osaka avanzaba hacia los escalones más altos del tenis femenino en 2018.

“Creció en un lugar diferente y no habla tanto japonés”, agregó. “No es como Kei (Nishikori), que es un jugador japonés puro”.

Osaka no es la primera deportista de raza mixta o “hafu” que genera este tipo de interrogantes.

Sanchio Kinugasa

Getty Images
La estrella del béisbol Sachio Kinugasa era hijo de padre afroestadounidense y madre japonesa.

Sachio Kinugasa and Hideki Irabu eran estrellas del béisbol.

Ni ellos ni el público japonés estaban interesados ​​en hablar sobre sus padres estadounidenses -soldados que ocuparon el país después de la Segunda Guerra Mundial- o la discriminación que enfrentaron.

Osaka es diferente.

“Algunas personas mayores han planteado ideas sobre cómo debe hablar y comportarse una atleta japonesa en público”, explica Hiroaki Wada, reportera del periódico Mainichi de Japón.

Naomi no encaja en ese molde tradicional. Ella visibilizó esos problemas a través de sus palabras y acciones en Japón”, agrega.

“El tema de la raza y la identidad se discutieron más en los medios y en las redes sociales gracias a ella, incluidas sus declaraciones políticas. Es una figura que despierta pensamientos y reacciones”.

Sus denuncias contra el racismo

Osaka entró en el club reservado a los jugadores en el US Open del año pasado con un plan. Empacó siete mascarillas faciales diferentes. Una para cada ronda del torneo. Cada una con el nombre de un estadounidense negro que murió por presunta violencia policial o racista.

Las usó todas, mostrando los nombres de George Floyd, Breonna Taylor y Trayvon Martin a una audiencia global en su camino hacia el título.

Ese es un tema con el que Japón, una de las naciones con menor diversidad étnica del mundo, todavía lucha.

Naomi Osaka

Getty Images
Osaka utilizó mascarillas en el US Open denunciando el racismo en EE. UU.

Por ejemplo, la emisora pública japonesa NHK se disculpó el año pasado después de que una película animada que explicaba las protestas por la justicia racial caricaturizara a las personas negras y excluyera algunas de las razones clave del movimiento.

Y en 2019, la compañía japonesa de fideos instantáneos Nissin publicó, y luego retiró, un anuncio con una ilustración de Osaka con piel blanca.

Es un tema que está arraigado profundamente en otras generaciones. La madre y el padre de Osaka emigraron a Estados Unidos cuando ella tenía 3 años, sin la aprobación de sus abuelos maternos.

“Creo que lo que ha pasado en el último año ha sido un proceso de aprendizaje para los japoneses“, dice Robert Whiting, autor de Tokyo Junkie, un libro que detalla sus casi 60 años viviendo en la ciudad.

Naomi Osaka

Getty Images

“Ha habido una discusión en programas de televisión, explicando por qué Naomi se siente de esa manera y habla del modo en que lo hace”.

“En Japón, la tradición es evitar conflictos y discusiones. No es como en Estados Unidos, donde es algo común”, agrega Whiting.

“Generalmente, cuanto más famoso, más taciturno eres. No quieres ninguna controversia, no quieres que eso se refleje en tus compañeros de equipo, tu organización o patrocinadores”.

“El individualismo es algo muy valorado en Occidente, pero no en Japón. Aquí, la armonía es lo más importante”, explica.

Largos episodios de depresión

Si el año pasado el tema giraba en torno al origen de Osaka, este año lo ha hecho sobre su vida.

En mayo, después de decir inicialmente que no hablaría con los medios durante el Abierto de Francia, se retiró de ese torneo y luego de Wimbledon, citando problemas de salud mental y largos episodios de depresión durante los tres años anteriores.

Naomi Osaka

Getty Images

Los Juegos Olímpicos de Tokio marcan su regreso a la cancha después de dos meses.

Ella es la figura japonesa de más alto perfil que ha instalado el problema de la salud mental en la opinión pública. Pero no es la única.

La futbolista internacional Kumi Yokoyama, de 27 años, reveló el mes pasado que es transgénero y que tiene la intención de hacer la transición por completo a hombre, una vez que se retire del deporte.

Explicó cómo haber jugado en Estados Unidos y Alemania le había hecho tomar conciencia de la ignorancia y los prejuicios en Japón.

En 2020, Hana Kimura, una luchadora profesional, se quitó la vida después de aparecer en Terrace House, un popular reality show.

En la población japonesa en general, el número de personas que reportan problemas de salud mental se ha duplicado entre 1999 y 2014.

“Tradicionalmente en nuestra nación, recordando cuando era niño, hace 40 años, era vergonzoso que tú o un pariente tuyo tuvieran un problema de salud mental”, dijo el periodista Hiroaki Wada.

“En general, la percepción de debilidad, probablemente más entre los atletas, ha impedido que la gente hable”.

“Pero las cosas están cambiando. La gente se está volviendo más abierta a admitir que las personas tienen problemas de salud mental y que es algo con lo que tenemos que lidiar”, comentó.

Osaka y la nueva generación japonesa

Y Whiting no tiene ninguna duda de dónde viene ese cambio.

“Creo que Naomi Osaka y otros japoneses de raza mixta todavía son forasteros hasta cierto punto”, apunta.

Naomi Osaka

Getty Images

“Pero esta generación de japoneses es mucho más sofisticada que las generaciones anteriores, tienen una perspectiva mucho más global con el acceso a internet y a innumerables canales de televisión”.

“Hay un entendimiento más amplio que no existía cuando llegué en la década de 1960 o en las décadas de 1980 y 1990. El mundo es un lugar mucho más pequeño ahora y Japón se ha beneficiado de eso”.

Un nuevo mundo. Una nueva generación. Como sea que lo expliques, Osaka es una parte importante del cambio.


BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.