close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foro TV

"No tenía que mandar ese mensaje, me equivoqué": Karen habla de lo ocurrido

Karen aceptó que cometió un error y pidió una disculpa a todas las personas que se movilizaron para encontrarla.
Foro TV
6 de diciembre, 2019
Comparte

Karen Espíndola ofreció una entrevista para pedir disculpas y agradecer a todas las personas que se movilizaron para encontrarla, luego de que su familia la reportara como desaparecida.

“Me siento triste, enojada conmigo misma por lo sucedido, me equivoqué no fue la forma de hacer las cosas, jamas imagine que se iba a salir de las manos, no pensé en las consecuencias”, comentó Karen para Foro TV.

Al ser cuestionada por lo que sucedió el martes, Karen contó que salió de la casa de sus padres hacia Reforma alrededor de las 12 del día para dejar unos documentos en el trabajo.

Después regresó en Metro y aproximadamente a las 3 de la tarde tomó un taxi en la estación General Anaya para dirigirse al bar Kalimocho, muy cerca de su casa, donde se encontró con amigas y amigos.

Lee más: Videos muestran a Karen en otro lugar y no en un taxi como dijo

“El mensaje lo mandé estando en el bar como a las 8 de la noche (…) decidí mandárselo a mi mamá para quedarme más tiempo, no tenía que mandar ese mensaje, me equivoqué (…) Lo mandé, no lo pensé, no pensé en las consecuencias y apagué el teléfono (…) No me imaginé que todo esto se saldría de control”, declaró.

Karen permaneció en el lugar hasta la madrugada cuando todos decidieron retirarse e ir a la casa de un amigo, donde siguieron conviviendo.

Señaló que sólo se difundió una parte del video, cuando se le ve con dos amigos, pero que no sólo estaba con hombres sino también estaban sus amigas.

“No salgo solo con una sola persona, sino también con mi amiga y amigos (…) todos nos vamos a la casa de mi amigo y ahí nos quedamos”, agregó.

Durante las siguientes horas Karen estuvo en esa casa con sus amigos sin prender su celular.

Alrededor de las 10 de la mañana del miércoles uno de sus amigos se percató del movimiento generado en redes sociales por su presunta desaparición, momento en el que ella decidió regresar a su casa.

“Sentí horrible, entré en pánico, no sabía que hacer y me fui yo sola para no meter a mis amigos en problemas”, agregó.

Al salir de la casa de sus amigos, Karen caminó hasta llegar a una base de taxis donde ninguna unidad la quiso llevar a casa ya que en el recorrido ella tiró su bolso donde llevaba su dinero y su celular. Recorrió unas cuadras más hasta que un taxi se detuvo para recogerla.

Entonces, “ya tenía todo encima, no sabia qué hacer, no sabía si mentir o decir la verdad”. Al llegar a su casa Karen fue recibida por su tía y su primo ya que sus padres y hermano se encontraban con las autoridades. “No tenía cara para verlos, mi papá está enfermo y no pensé en eso”.

Lee: No hubo delito contra Karen Espíndola, PGJCDMX cierra el caso

Al enterarse de lo que sucedió en realidad, sus familiares le reclamaron por la mentira.

“Quiero pedirles perdón a todas las personas que se preocuparon e hicieron todo esto posible (…) fue algo que yo hice mal, que no estuvo bien y quizá todo el mundo está enojado conmigo porque no fue la forma (…) porque entre todos se hizo algo y no fue cierto”, agregó.

Para finalizar, Karen pidió que cesen los ataques contra sus familiares en redes sociales, “yo tengo que aguantarlo, pero mi familia  no, ellos son los más afectados y eso me duele mucho porque gracias a que ellos se movieron pasó todo esto aunque haya sido algo malo, pero ellos lo hicieron por amor”. 

Con información de Foro TV.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Gordofobia: 'Me he pasado la vida temiendo que me llamen gorda'

Megan Jayne Crabbe tardó casi dos décadas en aceptar su cuerpo. Hoy, la "influencer" intenta ayudar a quienes se sienten incómodos con su apariencia a través de su cuenta de Instagram.
18 de noviembre, 2019
Comparte
Megan Jayne Crabbe

Natalie Lam
“La fobia a la gordura provoca discriminación y acoso en el mundo real todos los días”, dice Megan Jayne Crabbe, quien tiene más de un millón de seguidores en Instagram.

Megan Jayne Crabbe tenía cinco años cuando comenzó una guerra contra su cuerpo.

En su primer día de clases, en lugar de hacer amigos, se comparaba con sus compañeros y decía que era la “gordita”.

Hoy tiene más de un millón de seguidores en Instagram, e intenta usar la plataforma social para ayudar a quienes se sienten incómodos con su cuerpo.

Pero lo cierto es que Megan tardó casi dos décadas en aceptar su propio cuerpo. Los años que precedieron a eso estuvieron marcados por dietas, una anorexia devastadora e, incluso, un período en un hospital psiquiátrico.

A los 21 años, después de haber abandonado el colegio y luego la universidad, alcanzó su peso objetivo. Pero, aún así, ella “odiaba todo” sobre sí misma.

“Sabía que no importaba el peso que alcanzara. Nunca sería suficiente”, dice Megan, quien ahora tiene 26 años.

“No podía continuar con esa vida. Mi trastorno alimentario me había consumido, perdí mucho tiempo y me negué a que continuara consumiéndome más”, agrega.

Movimiento “positividad corporal”

Megan Jayne Crabbe

Megan Jayne Crabbe
“Sabía que no importaba el peso que consiguiera, nunca sería suficiente”, dice Megan, de 26 años.

Sin quererlo, Megan conoció el movimiento social “positividad corporal” que aboga por la aceptación de todos los cuerpos, independiente de la apariencia.

“No sé cómo me topé en Instagram con la imagen de una mujer en bikini que hablaba de aceptar su cuerpo, de no hacer dieta y vivir su vida tal como era. Nunca hasta entonces había creído que fuera una opción”, cuenta.

Fue entonces cuando su vida cambió.

Comenzó a publicar mensajes y fotos positivas respecto a su cuerpo en su cuenta de Instagram, @bodyposipanda, acumulando cientos de miles de seguidores.

En sus publicaciones, ella se refiere a sí misma como “gordita” y anima a sus seguidores a adoptar este tipo de lenguaje.

“La palabra ‘gorda’ tenía el poder de noquearme. He pasado mi vida temiendo que me llamen gorda, ni siquiera podía ver la palabra”, explica.

“Cuando conocí el movimiento positividad corporal, empecé a ver la gordura de una forma diferente. La palabra gorda es solo una forma de describir un cuerpo y necesitamos recuperarla”.

Fobia a la gordura

Megan comenzó a hacer dieta a los 10 años, diciéndoles a sus padres que quería llevar una vida “más saludable”. Sin embargo, al poco tiempo sus padres se dieron cuenta de que se había convertido en algo dañino.

Cuando tenía 14 años, le diagnosticaron un trastorno alimentario y a los 20 años, odiando que su cuerpo le “ocupara tanto espacio cerebral”, dejó la universidad y asumió el cuidado de su hermana Gemma, que tiene parálisis cerebral.

Ahora se describe a sí misma como activista, modelo, escritora y oradora. Recientemente realizó una gira por Reino Unido en la que cantó, bailó y habló sobre la cultura de la dieta ante una audiencia de 2,000 personas.

Además, Megan fue invitada al Parlamento británico para hablar con la Oficina de Igualdad sobre la imagen corporal.

La influencer planteó que el tema de la “fobia a la gorduradebería reconocerse como una forma de prejuicio.

Megan y Gemma Crabbe

Megan Jayne Crabbe
Megan asumió el cuidado de su hermana Gemma, quien tiene parálisis cerebral.

“No podemos tener una conversación sobre la imagen corporal sin abordar la fobia a la gordura”, dice.

“Muchas de nuestras inseguridades tienen sus raíces en el miedo a estar demasiado gordas, y para las personas que efectivamente tienen cuerpos más grandes, la fobia a la gordura provoca discriminación y acoso en el mundo real todos los días”, agrega.

Megan dice que suele recibir críticas en las redes sociales de los que aseguran que sus mensajes promueven un estilo de vida poco saludable.

Pero ella afirma que el debate sobre qué es la vida sana no debería girar en torno al peso.

“No espero que las personas amen necesariamente sus cuerpos, sino que los respeten”, dice.

“Me siento afortunada de haber encontrado el movimiento de la positividad corporal a la edad a la que lo hice, porque recibo muchos mensajes de mujeres mayores que han pasado sus vidas odiando sus cuerpos, y acaban de aprender a aceptarse a ellas mismas”.

Respeto por el cuerpo

Megan Jayne Crabbe

Linda Blacker
Megan Crabbe cree que la fobia a la gordura debería reconocerse como una forma de prejuicio.
Megan Jayne Crabbe

Megan Jayne Crabbe
La activista, modelo y oradora realiza giras para hablar de la “cultura de la dieta”.

Aunque muchos clasifican a Megan en la categoría de influencer, ella prefiere evitar esta descripción, porque dice que “muchas personas lo hacen para su propio beneficio”.

Ella, más que nada, quiere utilizar las redes sociales para hacer frente a la cultura de la dietay con ello espera ayudar a otros a construir una vida basada en algo más que la apariencia.

“Ha sido un proceso muy largo para aceptar todo lo que creía sobre el peso y la belleza, y luego obligarme a cuestionarlo. Tuve que llegar a un punto de respeto básico por mi cuerpo y aprender a no odiar mi reflejo”, dice.

“Ahora quiero ayudar a otras personas a lograr esto”, añade.

“Cuando tenía cinco años pensé que estar gorda era lo peor que me podía pasar. Había internalizado ese mensaje a una edad tan temprana, que he recorrido un largo camino. He estado una vida odiándome a mí misma y no quiero que nadie más se sienta así”, conluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=VhaiClpvNtg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.