Menos niños atendidos, madres sin apoyos: el impacto de quitar recursos a estancias infantiles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Menos niños atendidos, madres sin apoyos: el impacto de quitar recursos a estancias infantiles

Aunque la secretaria de Bienestar prometió que no habrían niños sin apoyo tras el cierre de las estancias infantiles, en lugares como Ahuacatlán, Puebla, la ayuda para las madres nunca llegó.
3 de diciembre, 2019
Comparte

Juan José, de un año y seis meses de edad, tiene una pluma entre las manos, le quita el tapón para llevárselo a la boca mientras su madre lo sostiene en los brazos. Ella, Rocío Gil, se hace cargo de un local de dulces al mayoreo, y durante ocho horas al día acomoda la mercancía y atiende a los clientes con su hijo en el costado. Cada vez que intenta soltarlo, el pequeño llora y grita. 

Su primera hija, que ahora tiene 5 años y cursa el preescolar, no creció en el local porque desde el primer año la inscribió en la única estancia que había en Ahuacatlán, en la sierra de Puebla, donde viven. Era parte del programa de Estancias infantiles para madres trabajadoras sin seguridad social que operaba la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) desde 2007. 

El gobierno sostenía su funcionamiento entregando 950 pesos mensuales por cada niño inscrito de 1 año y hasta antes de cumplir 4 años y, según establecían las reglas de operación, las tutoras debían dar una cuota de corresponsabilidad acorde a su nivel de ingresos. 

En este municipio en la sierra norte de Puebla, 8 de cada 10 personas vive en pobreza moderada o extrema, según las mediciones de ingreso. Por eso, aquí las mamás sólo podían dar 10 pesos diarios, o sea, Rocío entregaba 200 pesos al mes de los 2 mil 400 pesos que gana.

Pero el 15 de febrero, justo cuando el pequeño Juan José ya tenía un año de edad para poder entrar a la estancia, a 300 kilómetros de su pueblo en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia matutina que su gobierno detectó actos de corrupción en las estancias infantiles. 

Te puede interesar: Cancelación de estancias infantiles dejó a niños sin cuidado y puso en riesgo el trabajo de sus padres: CNDH

“Hubo muchas irregularidades. De cada tres estancias infantiles hay dos irregulares, (por ejemplo) falta de permisos para funcionar. Tenemos un millón 500 mil casos de pruebas documentadas, en su momento les vamos a presentar y se le va a entregar a la Fiscalía General los padrones de cómo se destinaban recursos para la gente y no llegaba el dinero”, expuso el Presidente

A partir de entonces, el gobierno dejo de entregar dinero a las estancias infantiles y, en cambio, los padres de familia recibirían directamente mil 600 pesos bimestrales para el cuidado de los niños y con eso los tutores decidirían llevar a sus hijos a estancias o quedarse el dinero, y que alguien más los cuidara. 

El 3 de abril, en otra conferencia de prensa, la subsecretaria de Bienestar, antes Sedesol, Ariadna Montiel, dijo que en la revisión que hicieron “no localizamos” a 97 mil niños porque los domicilios son inexistentes o las personas no son localizadas en el domicilio que está registrado. 

Por eso, en el nuevo padrón sólo incorporaron a 203 mil mamás y 213 mil niños. Las tutoras, incluso, “todos aceptaron por escrito, con su firma, que el modelo que se les está planteando del programa es correcto y lo aceptan”, aseguró Montiel.

Sin embargo, nunca se entregó un informe detallado sobre las supuestas irregularidades, ni siquiera ubicación geográfica de los domicilios registrados e ilocalizables. Y tampoco existe un padrón público de las beneficiarias. 

La titular de la Secretaría de Bienestar, María Luisa Albores prometió que no dejarían sin apoyo “a ningún niño que lo necesite y que esté dentro de la validación”. Aunque aclaró que el funcionamiento o cierre de las estancias “no nos implica a nosotros. Lo que nosotros haremos es que le llegue el recurso a la madre o al padre para que esa niña y ese niño tengan los cuidados”.

Rocío no supo en ese momento que esa decisión de gobierno le impactaría directamente. Lo comprobó dos meses después, cuando no pudo inscribir a su hijo porque la única estancia de su pueblo cerró y en los nueve meses siguientes, el apoyo prometido nunca llegó.

Para esta investigación, Animal Político realizó primero entrevistas telefónicas con encargadas de 10 estancias infantiles en la Ciudad de México, Estado de México, Chiapas, y Puebla, registradas en el padrón público que la Sedesol mantuvo hasta 2017. 

Lee más: Estancias infantiles debieron corregirse y crecer, nuevo plan pone en riesgo a niños: expertos

En todos los casos las respuestas coincidieron en que debido al cambio de dinámica las madres dejaron de llevar a sus hijos a las estancias y el número de niños atendidos disminuyó hasta 80%, y también que el apoyo no llegaba a todos pese a haber sido censados. 

Se seleccionó visitar Ahuacatlán porque era la única estancia registrada en ese municipio indígena y que, además, está incluido como prioritario en las reglas de operación de la actual administración.    

Sin estancia y sin ayuda 

En 2007, María de Jesús Díaz Vázquez, quien entonces tenía 28 años, pensó que podría crearse una fuente de empleo y al mismo tiempo cuidar a su propio hijo haciéndose cargo de una estancia de la Sedesol en su comunidad, Ahuacatlán, un municipio de 14 mil habitantes donde 715 hogares son encabezados por una mujer. 

El municipio prestó un inmueble al lado del preescolar del pueblo y la Sedesol le entregó 35 mil pesos para adecuar el espacio de acuerdo a las necesidades de atención. En los siguientes cuatro meses utilizó el dinero del gobierno para comprar y habilitarlo, entregó los comprobantes y la dependencia le dio un documento de “liberación” acreditando con facturas el destino de los recursos. 

El 28 de abril de 2008 inició operaciones con tres aulas, para lactantes, maternales y preescolares. A partir de entonces firmó un convenio de colaboración con la dependencia para poder operarla cada año. 

Ella y las seis personas más que trabajaban ahí recibieron capacitaciones de Sedesol y el DIF para estimulación, educación y tipo de alimentación que cada niño debía recibir de acuerdo a su edad. También recibieron cursos por parte de Cruz Roja sobre primeros auxilios.

Además la Secretaría pagaba la póliza de Seguro de Responsabilidad Civil y Daños a Terceros, y para los gastos relacionados con la elaboración de un Programa Interno de Protección Civil Protección Civil. Las instalaciones debían cumplir con las normas de seguridad. Recibían supervisiones del DIF y Protección Civil sin previo aviso y en caso de incumplir con alguna obligación de operación, podrían ser suspendidas. 

Pero ese no fue el caso de la estancia infantil “Ahuacatlán”, pues operó ininterrumpidamente durante 12 años. Por eso, Chuy, como le llaman de cariño, quien antes había estudiado la licenciatura en preescolar, se ganó la confianza del pueblo por cuidar a decenas de niños todo ese tiempo. 

Entérate: Matrícula de 50 estancias infantiles en CDMX y Edomex bajó 21% en febrero, tras desaparición de subsidio

“No sólo era llevar a los niños a una guardería, sino que las mamás sabían que les enseñábamos hábitos, hacíamos ejercicios de estimulación para control de esfínteres, para caminar, de aprendizaje. Sabían que no se tenían que preocupar porque sus hijos estaban bien cuidados y ellas podían trabajar”, narró Chuy.

El programa nació en el sexenio del panista Felipe Calderón, de hecho fue una promesa de campaña y aunque en 2012 el PRI regresó al poder con Enrique Peña Nieto, las estancias se mantuvieron porque, según las evaluaciones, funcionaban. Sumaron 9 mil 125 estancias en todo el país hasta 2017. 

De acuerdo al monitoreo del programa en 2017-2018 realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval),  93.9% de las personas beneficiarias consideraron que el programa “contribuyó a mejorar su calidad de vida y la de sus hijos, ya que les brindó la posibilidad de contar con empleo, salud mental, salud física e ingresos monetarios”. 

Mientras que 96.5% consideró que la atención y cuidado de sus hijos tuvo un impacto positivo en el desarrollo del lenguaje, en el 96% de los casos desarrollaron habilidades sociales y un 97.5% observaron una mejora en el desarrollo motriz de sus hijos. 

Sin embargo, tras la acusación de corrupción, el mecanismo de entrega de recursos cambió. Las estancias dejaron de recibir dinero y sólo se daría a las madres que fuesen registradas en el censo que han estado realizando los llamados “servidores de la nación”, a cargo del Coordinador General de Programas para el Desarrollo, Gabriel García Hernández, y que le reporta directamente al Presidente.

En el caso de Ahuacatlán, Seferina Sosa Pérez, de 59 años y abuela de dos pequeños, dijo en el cuestionario del censo que su nieto Dylan, de dos años, asistía a la guardería del pueblo. “Llevaba a uno a la estancia y al otro al preescolar, que está ahí a lado”, luego regresaba a atender la tienda de abarrotes que tiene en su casa, preparar de comer y limpiar. 

La mamá de los pequeños es licenciada en informática y trabaja en el banco del municipio, es madre soltera y debe cumplir con jornadas completas para poder mantener a sus hijos. Sale temprano de su casa y regresa a las 8 de la noche, por eso la abuela se hace cargo de todo. 

Los servidores de la nación le dijeron a Seferina que “el apoyo era para los abuelos que cuidaban a los niños. Si nosotros queríamos dar ese dinero a la guardería para que los siguieran cuidando ya era cosa de nosotros. Pero yo sí lo iba a dar, porque Chuy cuida bien a los niños y me ayudaba”.

Te puede interesar: Estancias Infantiles ayudan a madres con su empleo, aunque el programa tiene debilidades: Coneval

Pero “nunca llegó el apoyo, yo le preguntaba a Chuy, ‘¿oye y el apoyo que dijeron que iba a mandar?’ pues nunca llegó.

Rocío Gil, igual que Jazmín Muñoz, también madre soltera que trabaja atendiendo un hotel, fueron censadas porque sus hijos apenas entrarían a la estancia. “Me dijeron que había el programa de apoyo a mamás solteras. Medio pasaron así una visita ‘¿es usted fulana de tal?, va a pasar un compañero’ y de ahí nadie regresó y pues hasta la fecha no hay apoyo”, dijo Jazmín.

Ahuacatlán se quedó sin nada: la estancia dejó de recibir recursos públicos y las mamás, aunque fueron censadas, tampoco tuvieron los mil 600 pesos mensuales prometidos. 

Chuy, la directora de la estancia, pensó que el dinero llegaría, por eso durante marzo y abril hizo el esfuerzo de mantenerla. Pidió que, además de la cuota de corresponsabilidad, las madres llevaran también despensa. Sin embargo, se necesitaba dinero para pagar el salario de las seis personas que trabajaban ahí, más los servicios del inmueble como agua y luz. 

Esto significaba que las madres tenían que pasar de 200 pesos mensuales a pagar la totalidad del servicio: mil 150 pesos. Esto sería, por ejemplo, 47% del sueldo de Rocío. Era un gasto impagable para ella y las otras 30 mamás. 

Chuy tuvo que cerrar la estancia. Se quedó sin empleo, igual que la cocinera y las otras cinco maestras, y las madres trabajadoras domésticas, comerciantes y empleadas con salarios bajos, que utilizaban ese servicio se quedaron sin ayuda. Ahora, contó Rocío, “sí estamos viendo un poquito complicado ahorita con mi niño que lo traigo a trabajar”.

Jazmín, a cargo de un hotel, debe atender a los huéspedes y limpiar las habitaciones. “A veces es un poco complicado el subir y bajar con el bebé, pero cuando se duerme pues me apuro”.

Seferina reconoció que se cansa más ahora porque “aquí cuido la tienda, luego tengo que atender mi casa y cuidar a los niños. A veces al grandecito le digo quédate en la tienda en lo que yo hago esto”.

Paradójicamente, en las nuevas reglas de operación, Ahuacatlán está considerada como una zona de “alta marginación” y, por tanto, es uno de los lugares prioritarios para que el programa llegue. 

Cuando Chuy escuchó al presidente acusar corrupción en las estancias le dio “muchísimo coraje. Porque en mi caso, tantos años que trabajé, aquí no tenía niños fantasma, yo estaba dedicada a mi trabajo con todo mi esfuerzo. Si este Presidente hubiera visto cómo trabajábamos, hubiera investigado, hubiera llegado a estos lugares donde estaban las estancias y sí dábamos el servicio. A la mejor sí lo hicieron por algún lado pero pues a nosotros no. Por unos pagamos todos. Pagamos justos por pecadores”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la "generación confinada" que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

También llamada "generación cuarentena", este grupo de jóvenes se enfrentará a un futuro mucho más duro que el resto de la población durante la pandemia de coronavirus y después de ella.
30 de mayo, 2020
Comparte

Los jóvenes entre 15 y 24 años serán más golpeados que el resto de la población por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus. Ya se habla de la “generación confinada”.

Y es que las dificultades que enfrentan actualmente en el mercado laboral y las que les esperan en el futuro pospandemia, según un análisis de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Uno de cada seis jóvenes en el mundo ha perdido su empleo desde el comienzo de la epidemia y los que siguen ocupados vieron reducir sus horas de trabajo en un 23%, señala el organismo.

“Es una generación que quedará marcada por el virus”, le dice a BBC Mundo Susana Puerto, especialista en empleo juvenil de la OIT, al tiempo que agrega que los efectos de esta crisis se extenderán por al menos una década, como ocurrió con la crisis económica de 2008.

“Esta vez es mucho peor y por eso pensamos que los efectos serán duraderos“, explica Puerto.

La experta explica que la pandemia no hizo sino agudizar las vulnerabilidades que los jóvenes ya tenían en el mercado laboral.

Y advierte que la situación podría ser mucho más dura de lo que muestran las cifras hasta ahora, ya que las estimaciones fueron hechas con un sondeo por internet y muchos de los empleados jóvenes más vulnerables no tienen acceso al servicio.

El triple efecto de la pandemia

Desde otras perspectiva, como una gran parte de los centros educacionales tuvieron que cerrar su puertas en los momentos más difíciles de la pandemia, existe el riesgo de que algunos jóvenes se retrasen o no regresen al sistema.

En ese sentido, señala la OIT, la pandemia tiene un triple impacto sobre los jóvenes: destruye sus empleos, su educación y pone obstáculos para los que quieren incorporarse al mundo laboral.

Familia en una villa miseria en Buenos Aires.

Getty Images
Las mujeres jóvenes serán las más afectadas en el mercado laboral de acuerdo a las proyecciones de la OIT.

Antes de la pandemia la tasa de desempleo juvenil en el mundo era de 13,6% (comparada con un 4,9% de toda la población activa) y en Latinoamérica de 17,9% (comparada con un 8,1%), lo cual refleja la vulnerabilidad de este grupo.

Además, aquellos jóvenes con trabajo tenían ocupaciones mal remuneradas o pertenecían a la economía informal.

Así las cosas, el panorama no es muy alentador. La experta anticipa un aumento en el número de jóvenes que no estudia ni trabaja a nivel global, con un efecto más pronunciado en el caso de las mujeres jóvenes.

Miedo o desconfianza en el futuro

“La mitad de los jóvenes encuestados siente miedo o desconfianza en el futuro”, explica Puerto, agregando que eso puede llegar a ser peligroso.

“Los jóvenes pueden caer en estados de depresión o ansiedad y eso es devastador”, apunta.

Joven detrás de una reja

Getty Images
Tres de cada cuatro jóvenes activos en el mercado laboral realiza empleos informales que no le proporcionan acceso directo a la protección social.

Tres de cada cuatro jóvenes activos en el mercado laboral trabaja en el sector informal, lo que no le proporcionan acceso directo a la protección social ni a las ayudas de emergencia que está entregando el Estado en medio de la crisis.

Frente a esta situación, la OIT propone la aplicación de algunas políticas que se implementaron tras la Gran Recesión de 2008, que requieren un aumento del gasto público para apoyar la creación de empleo.

El organismo plantea que ante las actuales circunstancias, los gobiernos deben tomar medidas urgentes y a gran escala con el foco puesto en este sector más vulnerable de la población.

Eso requiere, señala la OIT, estimular la economía, apoyar a las empresas, los empleos y los ingresos, además de proteger a los empleados en el lugar de trabajo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.