Evangélicos dicen que enseñan valores a becarios del gobierno; Secretaría lo niega
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook de Arturo Farela

Evangélicos dicen que enseñan valores a becarios del gobierno; Secretaría lo niega

El presidente de la Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas aseguró que hay un acuerdo con López Obrador, para buscar becarios y enseñarles principios y valores con la cartilla moral.
Facebook de Arturo Farela
4 de diciembre, 2019
Comparte

Arturo Farela, presidente de la Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Cofraternice), aseguró que desde hace siete meses integrantes de esa organización comenzaron a trabajar como “siervos de la nación”, y ya sea de esa forma o como voluntarios de su congregación enseñan valores de la Cartilla Moral a 7 mil jóvenes becados en Jóvenes Construyendo el Futuro, además reclutar a nuevos elementos para el programa; al respecto, la Secretaría del Trabajo aseguró que no tiene identificada a ninguna organización religiosa dentro del padrón de tutores, y que el programa es laico. 

“No se identifican planes de capacitación que tengan contenido religioso o de adoctrinamiento… son los jóvenes quienes libremente eligen en qué centro de trabajo capacitarse y el plan de capacitación a realizar. Se trata de un programa universal público y laico donde se respetan todas las creencias y religiones”, señaló la Secretaría.

Consultada por Animal Político, una vocera de la Secretaría del Trabajo aseguró que para el programa Jóvenes Construyendo el Futuro no cuentan con reclutadores ni intermediarios, que el trámite para sumarse es personal. Además, negó  que jóvenes becarios dediquen una hora de su tiempo en los centros de trabajo a aprender con evangélicos sobre la cartilla moral.

Este jueves la Secretaría del Trabajo ahondó en el tema e hizo las siguientes precisiones respecto a las declaraciones emitidas por Arturo Farela:

1.- No tenemos identificada a ninguna organización religiosa dentro del padrón de tutores del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

2.- No se identifican planes de capacitación que tengan contenido religioso o de adoctrinamiento.

3.- Son los jóvenes quienes libremente eligen en qué centro de trabajo capacitarse y el plan de capacitación a realizar.

4.- Se trata de un programa universal público y laico donde se respetan todas las creencias y religiones.

5.- De acuerdo con los Lineamientos, la capacitación en el Centro de Trabajo deberá estar orientada a fomentar la adquisición de conocimientos, competencias, habilidades y experiencia para incrementar las posibilidades de colocación de los jóvenes en un puesto de trabajo.

6.- El Centro de Trabajo que incumpla cualquiera de las obligaciones señaladas en los Lineamientos será suspendido y no podrá continuar registrando ofertas de capacitación hasta la conclusión de las investigaciones correspondientes.

Sobre el tema, el presidente Andrés López Obrador dijo que, aunque no estaba enterado, hay libertades y respeto a las creencias religiosas.

“No, hay libertades y nosotros respetamos el Estado laico que significa al mismo tiempo garantizar las libertades religiosas y libertades en general, somos respetuosos de creyentes y no creyentes, (…) yo sostengo que hay que respetar todas las creencias religiosas y que tienen un fundamento humanista”.

En su momento, Farela declaró que hubo un acuerdo entre los líderes de la iglesia y el presidente Andrés Manuel López Obrador durante una reunión en marzo pasado, en la cual presuntamente el mandatario pidió a Cofraternice participar en el programa más importante de su sexenio dirigido a jóvenes.

“En la reunión con 20 líderes nos invita al Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, nos dice que quería que los laicos miembros de Cofraternice apoyemos en este programa buscando a becarios, y enseñarles principios y valores con la cartilla moral”, dijo Farela en entrevista con Animal Político.

Cómo parte del acuerdo, explicó, 25 integrantes de la organización se integraron a trabajar como “siervos de la nación”, el personal que se dedica a identificar y afiliar a beneficiarios de programas sociales del gobierno federal. Además, “centenas” de voluntarios integrantes de la organización religiosa en todo el país reclutan a jóvenes para el programa.

Su participación ocurre en “tres pasos”, mencionó Farela.

Primero “se localiza al becario, después se inscribe y se consigue un empleo, y el tercer paso es que se le enseñan principios y valores con la cartilla moral”.

Generalmente las pláticas, detalló, duran una hora diaria o una hora a la semana en el centro de trabajo donde los jóvenes fueron ubicados.

¿Dónde buscan a los jóvenes?, se preguntó a Farela.

–       En la calle, donde sea.

–       ¿Lo hacen como siervos de la nación o como voluntarios de Cofraternise?

–       Las dos cosas: como siervos de la nación y los voluntarios. Para nosotros es algo muy común porque acostumbramos compartir nuestra fe al salir a las calles, no es nada nuevo.

El programa es operado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y consiste en que aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan ingresen a un centro de trabajo para obtener experiencia laboral  durante un año, en el cual reciben 3 mil 600 pesos mensuales por parte del gobierno federal.

De acuerdo con los lineamientos de operación del programa, los aspirantes tienen dos opciones para solicitar su incorporación: acudir personalmente a las oficinas designadas por la STPS o a través de la página jovenesconstruyendoelfuturo.stps.gob.mx.

Durante el trámite el aspirante entrega documentos y llena formatos y cuestionarios para la generación de un perfil, referente a sus intereses y aptitudes. A partir de dicha información, el Programa realiza un proceso de análisis para presentar las opciones de empleo que el aspirante podrá elegir.

En el caso de la organización religiosa que tiene 7 mil iglesias en todo el país, los voluntarios y siervos de la nación de Cofraternise identifican a los jóvenes y se encargan de inscribir a los becarios, y conseguirles dónde desarrollar actividades durante un año, aseguró Farela.

Animal Político preguntó a Presidencia sobre este acuerdo con el presidente, pero remitió a la Secretaría del Trabajo.

La titular de dicha Secretaría, Luisa María Alcalde, ha insistido en que cumplirá la meta de ingresar a un millón de jóvenes como aprendices en algún centro de trabajo, que incluyen grandes empresas y hasta comercios locales durante este año.

El programa es uno de los prioritarios del sexenio con presupuesto millonario. En 2019 tuvo 44 mil millones de pesos y para 2020 tendrá 25 mil millones de pesos de presupuesto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Google

Conflicto israelí-palestino: ¿por qué Gaza aparece borrosa en Google Maps?

Pese a que existe la tecnología necesaria para captar imágenes de alta resolución, las fotografías de Gaza y alrededores que ofrecen plataformas como Google Earth o Apple Maps no son nítidas.
Google
18 de mayo, 2021
Comparte

¿Por qué aparece Gaza, uno de los lugares más densamente poblados del mundo, borrosa en Google Maps?

Es un asunto que ha sido puesto de manifiesto por investigadores que usan información de código abierto públicamente disponible, incluidos datos de mapas, para localizar ataques y documentar la destrucción.

De hecho, gran parte de Israel y de los territorios palestinos aparecen en Google Earth con imágenes de baja resolución, a pesar de que empresas de satélites han puesto a disposición otras de mejor calidad.

Apenas se pueden ver los autos en la ciudad de Gaza.

Compárenla con la imagen de Pyongyang, la hermética capital de Corea del Norte, donde los autos están totalmente definidos y se pueden distinguir incluso personas.

Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

Google
Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

¿Por qué importan las imágenes satelitales?

Estas imágenes se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto, pero al mismo tiempo existe la preocupación de que la disponibilidad de imágenes detalladas ponga en riesgo la seguridad.

En esta última confrontación en Medio Oriente, los investigadores intentan corroborar, haciendo uso de satélites, las localizaciones de los lanzamientos de misiles y los edificios alcanzados en Gaza e Israel.

“El hecho de no recibir imágenes satelitales de alta resolución de Israel y los territorios palestinos es un obstáculo“, dice Samir, un investigador de código abierto.

En Google Earth, la plataforma de imágenes más utilizada, las imágenes de Gaza más recientes son de baja resolución y, por tanto, borrosas.

“La imagen más reciente de Gaza de Google Earth es de 2016 y es una basura. Hice zoom en una zona rural de Siria elegida al azar y hay más de 20 imágenes desde esa fecha, con muy alta resolución”, tuiteó Aric Toler, un periodista de Bellingcat.

Google dice que su objetivo es “mantener lugares densamente poblados actualizados con regularidad“, pero no ha sido el caso con Gaza.

Ataques en Gaza

EPA
Las imágenes satelitales se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto.

¿Hay imágenes de alta resolución disponibles?

Hasta el año pasado, el gobierno de Estados Unidos restringió la calidad de las imágenes satelitales que las empresas estadounidenses podían ofrecer comercialmente.

La enmienda Kyl-Bingaman (conocida como KBA) se presentó en 1997 para abordar las preocupaciones de Israel por la seguridad.

Aunque la disposición solo se refería a Israel, también se aplicó a la restricción de imágenes de los territorios palestinos.

La KBA limitaba la calidad de imagen de forma que un objeto del tamaño de un auto solo se podía ver como imagen muy borrosa y cualquier cosa más pequeña era muy difícil de identificar.

“Nosotros siempre preferiríamos ser fotografiados con la menor resolución posible”, dijo Amnon Harari, jefe del programa espacial en el Ministro de Defensa de Israel el año pasado, según informó la agencia Reuters.

“Siempre es preferible ser visto borroso que de forma precisa”.

No es poco común que lugares como bases militares se vean borrosas, pero la enmienda KBA fue el único caso en el que una zona amplia fue sometida a una restricción de este tipo.

Sin embargo, una vez que proveedores no estadounidenses, como la empresa francesa Airbus, fueron capaces de suministrar estas imágenes a mayor resolución, creció la presión sobre Estados Unidos para que pusiera fin a las restricciones.

En julio de 2020 se eliminó la KBA y ahora el gobierno de EE.UU. les permite a las empresas estadounidenses ofrecer imágenes de mucha mejor calidad de la región, de forma que objetos del tamaño de una persona se puedan identificar.

“La motivación inicial era científica”, dice Michael Fradley, un arqueólogo de la Universidad de Oxford y uno de los académicos que hizo campaña exitosamente para cambiar la enmienda.

“Necesitábamos acceso de alta resolución a los territorios palestinos ocupados, comparable a lo que usamos en otras partes de la región”.


Entonces ¿por qué sigue borrosa Gaza?

La BBC habló con Google y Apple (cuyas apps de mapas también muestran imágenes satelitales).

Apple dijo que está trabajando en una actualización de sus mapas para tener mayor resolución.

Google señaló que sus imágenes proceden de una serie de proveedores y que está considerando “actualizar sus imágenes satelitales cuando una resolución más alta esté disponible”.

Pero añadió que no tenía “planes que compartir en este momento”.

Izquierda: imagen de Google Earth de Gaza en 2016; derecha: imagen de la empresa Maxar tomada el 12 de mayo de 2021

Google y Maxar
A la izquierda, la imagen que ofrece actualmente Google Earth de la torre Hanadi en Gaza; a la derecha, una imagen satelital de alta resolución que muestra la torre destruida.

“Considerando la importancia de los hechos actuales, no veo qué razón puede haber para que las imágenes comerciales del área sigan siendo degradadas de forma deliberada”, indicó Nick Water, un investigador de código abierto para Bellingcat en Twitter.


¿Quién toma realmente las imágenes?

Plataformas públicas de mapas, como Google Earth y Apple Maps, utilizan empresas que poseen satélites para suministrar imágenes.

Actualmente, Maxar y Planet Labs, dos de las compañías más grandes del sector, están poniendo a disposición imágenes de alta resolución de Israel y Gaza.

Estas fotografías de mucha mayor calidad pueden revelar detalles de hasta medio metro o menos.

“Como resultado de cambios recientes a las regulaciones estadounidenses, las imágenes de Israel y Gaza se están ofreciendo con una resolución de 40 centímetros”, explicó Maxar en un comunicado.

Planet Labs confirmó a la BBC que suministra imágenes con resolución de 50 centímetros.

No obstante, investigadores de código abierto utilizan en gran parte software de mapas gratuito y a menudo no tienen acceso directo a estas imágenes de alta resolución.


¿Qué más pueden revelar las imágenes de alta resolución?

Las imágenes satelitales se utilizan para muchos propósitos, incluidos el seguimiento de la deforestación y los incendios forestales, así como la investigación de abusos de derechos humanos en todo el mundo.

Investigadores de la organización Human Rights Watch colaboraron con la empresa Planet Labs en 2017 para mostrar la destrucción de los pueblos rohingya a manos del ejército en Myanmar.

Imágenes satelitales de pueblos rohingya

2017DigitalGlobe
Imágenes satelitales de Myanmar mostraron la destrucción de pueblos habitados por los rohingya.

Las imágenes les permitieron hacer un mapa del alcance del daño a más de 200 pueblos en la zona, comparando imágenes satelitales de resolución de 40 centímetros de esas áreas antes y después.

Las imágenes parecieron corroborar las denuncias de los rohingya, que huyeron de Myanmar al vecino Bangladesh, de que sus casas habían sido objetivo de los militares.

Imágenes satelitales también han sido vitales para hacer un seguimiento de lo que ha estado sucediendo en la región china de Xinjiang, incluida la red de centros de “re-educación” para los uigures.

La información ha ayudado a mostrar dónde se han construido estos centros. Las imágenes de alta resolución también han dado una idea de su tamaño y algunas características particulares.

Imagen tomada por Maxar del centro de reeducación de Hotan

2019 Maxar Technologies
Una imagen satelital de 2019 de un centro de re-educación en la zona Hotan de Xinjiang, China.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw97EJ66PiU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.