Genaro García Luna es detenido en Texas por tráfico de drogas y corrupción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Genaro García Luna es detenido en Texas por tráfico de drogas y corrupción

El exfuncionario fue acusado por corrupción en Nueva York tras las acusaciones hechas en su contra durante el juicio del Chapo Guzmán.
Cuartoscuro
10 de diciembre, 2019
Comparte

El exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, fue detenido en Grapevine, Texas, tras ser acusado en una corte federal de Nueva York por los cargos de tráfico de drogas, falsos testimonios y corrupción, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

García Luna enfrentaría entre 10 y cadena perpetua por los cargos que se le imputan.

De acuerdo con Ginger Thompson, reportera de ProPública, en el cuarto donde fue detenido García Luna había “todo tipo de fotos con funcionarios estadounidenses”.

El Departamento de Justicia añadió que a “cambio de sobornos multimillonarios” García Luna permitió al cártel de Sinaloa “operar con impunidad en México”.

“García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa (controlado por) ‘El Chapo’ Guzmán mientras controlaba la Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México”, dijo el fiscal federal Richard P. Donoghue.

“El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los carteles infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que ocuparon mientras cometen sus crímenes “, añadió el fiscal.

El exsecretario de Seguridad Pública fue detenido este lunes por agentes federales en Dallas, Texas, pero deberá ser trasladado al Distrito Este de Nueva York para enfrentar los cargos.

Lee más: los cargos detrás de la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos

En noviembre de 2018, el Rey Zambada, exaliado del Chapo y testigo del gobierno estadounidense, declaró que entre 2005 y 2006 entregó en un restaurante dos maletas con entre seis y ocho millones de dólares en sobornos a Genaro García Luna.

Durante el primer pago a García Luna, según el Rey Zambada, éste era director de la Agencia Federal de Investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), un cargo que ocupó de 2001 a 2006.

En el segundo pago, de tres a cinco millones de dólares y entregado en 2006, según el testigo, era secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón, y por controlaba a la Policía Federal.

Tras estos señalamientos, el exfuncionario negó en un comunicado haber recibido dichos sobornos y calificó las acusaciones como una “mentira, difamación y perjurio a mi persona, que cualquier individuo, policía o grupo delictivo me haya entregado algún bien económico o material en cualquier momento de mi desempeño público o privado”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo familiar

La trágica fiesta de cumpleaños que propagó el covid-19 en una familia y provocó la muerte de 3 hermanos

Una fiesta de cumpleaños en Brasil terminó en tres funerales distintos: tres hermanos perdieron la vida y 14 miembros presentaron síntomas de covid-19.
Archivo familiar
15 de abril, 2020
Comparte

Comenzó como una fiesta y terminó como una tragedia.

Una fiesta de cumpleaños en marzo en Sao Paulo marcó a una familia brasileña para siempre: 14 de sus miembros se enfermaron y tres hermanos fallecieron poco más de dos semanas después.

Y según los resultados de los análisis de una de las fallecidas (se espera el de los demás) y la opinión de los médicos, el culpable parece haber sido en todos los casos el nuevo coronavirus.

El día antes de la fiesta, la organizadora de la velada, Vera Lúcia Pereira, cumplía 59 años.

El avance de la pandemia hizo que la familia casi renunciara a la celebración.

“Teníamos dudas, pero decidimos hacerla, porque no había tantos casos en el país”, dice la cumpleañera a BBC News Brasil.

El día de la fiesta, el 13 de marzo, se confirmaron 98 casos del nuevo coronavirus en el país, de los cuales 56 estaban en Sao Paulo, según el Ministerio de Salud.

La fiesta

La fiesta de Pereira, celebrada en su patio trasero, tuvo 28 invitados.

Entre las personas que asistieron al evento estaban los hermanos de su esposo, Paulo Vieira, de 61 años, que sería uno de los que moriría dos semanas más tarde.

“También invitamos a mis hermanas y nuestros sobrinos. Eran simplemente los parientes más cercanos, para evitar que viniera mucha gente”, dice Pereira.

En los días posteriores al evento, los miembros de la familia comenzaron a mostrar síntomas como tos, fiebre, dificultad para respirar, todos asociados al covid-19.

En el grupo familiar en WhatsApp, muchos compartieron sus síntomas.

La estimación familiar es que la mitad de los invitados presentó problemas de salud pocos días después de la celebración.

Síntomas de la covid-19

BBC

Poco después, la alegría dio paso al luto.

La semana pasada, tres hermanos de la misma familia murieron con sospecha de haber contraído el nuevo coronavirus.

Esta semana se recibió el resultado de una de ellos: María Salete Vieira, de 60 años, dio positivo al covid-19.

“Ahora estamos seguros de que fue realmente el virus el que causó la muerte de mi madre”, le dijo a BBC Brasil la hija de la mujer, Rafaela Hanae, de 33 años.

“Es una gran tristeza. Esto solo muestra cuán agresiva es esta enfermedad, porque a pesar de que tuvo acceso al hospital y a respiradores mecánicos, no pudieron salvarla”.

La familia espera los resultados de los otros dos fallecidos, pero aseguran que será solo confirmar lo que ya saben.

“Los médicos que los acompañaron dijeron que estaban 99% seguros de que era covid-19, debido a su condición clínica y la forma en que ocurrió toda la situación”, señala Pereira, la homenajeada en la fiesta.

Ella, al igual que su hijo, también presentaron síntomas del virus, pero ya se recuperaron.

“Físicamente estoy bien, solo con un poco de tos. Pero ha sido un periodo muy difícil. Hemos estado viviendo días de terror. Todo esto es una tragedia“, dice.

Última reunión familiar

Maria do Carmo Vieira, de 58 años, dice que el cumpleaños de Pereira fue un momento en el que ella y sus seis hermanos aprovecharon la oportunidad para reunirse.

“No nos habíamos visto en unos días, porque no siempre era fácil reunir a todos en un solo lugar”, rememora.

Pero la fiesta fue la última actividad que juntó a los siete hermanos.

Salete junto com a filha, Rafaela: idosa não resistiu a complicações de saúde e faleceu em 1 de abril

Archivo familiar
Salete junto a su hija Rafaela.

Dos días después, Maria Salete, una de las tres mujeres de la familia Vieira, comenzó a sentirse enferma: contó que tenía una grave diarrea.

“Después, comenzó a tener fiebre, como si tuviera una infección. Mi esposo y yo la llevamos al hospital, recibió medicamentos y regresó a casa”, explica la hermana.

Diabética e hipertensa, la situación de Salete empeoró con los días.

Después de ella, varios miembros de la familia también presentaron síntomas, aunque para la mayoría fueron leves y no necesitaron atención médica.

Incredulidad

Al principio, los miembros de la familia no creían que pudieran tener coronavirus.

Todavía había pocos casos en Brasil, así que pensamos que era algo muy lejano”, dice Vieira.

Según cuenta, ningún miembro de la familia tuvo síntomas durante la fiesta, por lo que no estaba claro quién pudo haber sido el primer contagiado.

“Descubrir eso ahora no va a cambiar nada para nosotros”, dice.

Brinde em aniversário

Archivo familiar
Después de la fiesta la familia comenzó a presentar síntomas semejantes a los del covid-19.

Comenzaron a considerar la posibilidad de que la familia pudiera haberse infectado con Sars-Cov-2, como se conoce oficialmente el virus, solo una semana después de los primeros síntomas de los familiares.

“Los casos comenzaron a aumentar en todo el país, principalmente en Sao Paulo, y nos dimos cuenta de que no era algo tan distante. Y como los síntomas que tenían eran muy similares a los del coronavirus, llegamos a comprender que mis hermanos, sobrinos y los miembros de la familia de Vera podrían haberse infectado”, dice Vieira.

Los otros fallecidos

El segundo hermano Vieira en presentar una condición severa de covid-19 fue Clóvis, de 62 años.

“Tres días después de la fiesta, mi padre comenzó a toser mucho, tenía dolor de cabeza, fiebre y perdió el sentido del olfato y el gusto”, explica Arthur Ribeiro, de 30 años.

La salud de Clóvis, que no tenía condiciones de salud previas, también empeoró con los días.

Arthur dice que llevó a su padre a un hospital el 23 de marzo, cuando se agravó, pero los médicos le recetaron algunos medicamentos y lo mandaron a casa.

“Ni siquiera pensaron que podría ser el coronavirus”, dice.

Clóvis junto com o filho mais novo, Arthur

Archivo familiar
Clóvis junto a su hijo Arthur.

Poco después, Paulo, el esposo de Pereira, la homenajeada en el cumpleaños, también fue llevado al hospital.

Era considerado el más saludable de los hermanos: todos los días practicaba ejercicio físico y a menudo hacía largas rutas en bicicleta y senderismo.

Cuando ingresó en el hospital, su estado de salud se evaluó como bueno, solo tenía falta de aire.

“Dos días después su condición empeoró mucho y fue a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)”, recuerda Pereira.

Clóvis junto com os filhos e a esposa

Archivo familiar
Clóvis junto a sus hijos y esposa.

Como durante toda su vida, Clóvis y Paulo estuvieron juntos en sus últimos días.

Ambos, considerados casos altamente sospechosos para el nuevo coronavirus, fueron colocados en camas cercanas a la UCI para pacientes con Sars-Cov-2 en un hospital público.

El final

En la mañana del 1 de abril, Salete tuvo un paro cardiopulmonar y no lo superó.

Al otro día, Clovis Vieira también murió de un paro cardíaco y la noche siguiente falleció el otro hermano, Paulo.

“Todo fue muy horrible. Éramos siete hermanos muy cercanos. Nos queríamos mucho. La vida de la familia se convirtió en una pesadilla. He vivido a base de tranquilizantes. Todavía me pregunto si todo esto fue real. Seguí de cerca el sufrimiento de mis hermanos, especialmente de mi hermana, y no quiero eso para nadie “, dice Maria do Carmo Vieira.

Salete y Paulo fueron enterrados en un ataúd sellado, según lo recomendado por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria para casos sospechosos o confirmados de covid-19.

Clovis fue incinerado, un deseo que había expresado a la familia.

Las tres ceremonias se celebraron por separado, en los días posteriores a cada una de las muertes.

Los funerales fueron breves, duraron unos minutos y reunieron un máximo de 10 personas, según la guía de las autoridades de Brasil.

Los sobrevivientes

Los sobrevivientes de la fiesta del 13 de marzo permanecen aislados.

Los que han tenido problemas de salud se han recuperado, aunque todos eligieron permanecer en cuarentena como medida de precaución.

Paulo junto com o filho e a esposa, Vera

Archivo familiar
Paulo junto a su hijo y su esposa, Ver Pereira.

Ahora, piden a las personas que se muestren responsables para evitar el contagio y que no salgan a la calle por razones innecesarias.

“Esto no es un resfriado. Es una catástrofe. Es un virus horrible y muy cruel. Puede llevarse a las personas muy rápidamente. Todos deben comprender la importancia de cuidarse, aislarse y cuidar de los suyos. Es esencial tener más empatía y respeto por los demás en este momento”, dice Rafaela Hanae, la única hija de Salete.

Vera Lucia Pereira, la cumpleañera, también pide a las personas que se cuiden y que se queden en casa siempre que sea posible y considera que una de las mayores dificultades para enfrentar el nuevo coronavirus en Brasil es el discurso del presidente Jair Bolsonaro.

“Habla muchas tonterías. Es una autoridad y necesita ser consciente de eso. La gente no puede seguir lo que dice cuando compara el coronavirus con un resfriado. Los brasileños deben cuidarse a sí mismos”, dice.

Vera e Paulo

Archivo personal
Pereira perdió a su esposo tras su fiesta de cumpleaños.

Para ella, el mayor desafío a partir de ahora será seguir adelante sin su esposo.

“Pero tenemos que continuar la vida, a pesar de todo. No queremos que ninguna familia pase por la misma situación que nosotros”, dice.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.