Nos siguen matando y nos piden que estemos bien portadas, reclaman mujeres zapatistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Celia Guerrero

Nos siguen matando y nos piden que estemos bien portadas, reclaman mujeres zapatistas

Mujeres zapatistas aseguraron que nunca antes en la historia de la humanidad ha sido tan mortal ser mujer.
Celia Guerrero
Por Celia Guerrero
28 de diciembre, 2019
Comparte

“En todo el mundo siguen asesinado mujeres, las siguen desapareciendo, las siguen violentado, las siguen desapareciendo”, dijo la comandanta Amada del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quien hizo un llamado a colectivos a autodefenderse en cada uno de sus territorios

“Tenemos que defendernos, autodefendernos como individuas y como mujeres, y sobre todo tenemos que defendernos organizadas, apoyarnos todas”, dijo la comandanta.

Durante el Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, que reunió a 3 mil 259 personas, las zapatistas, en voz de la comandanta Amada, llamaron a las mujeres a luchar por sus derechos y a no dejarse violentar por ningún ser humano.

Este segundo encuentro fue convocado con una temática en particular: la violencia contra las mujeres. Por ello, durante el primer día la actividad principal consistió en abrir el micrófono a las asistentes para compartir sus testimonios y vivencias de propia voz.

Asistieron mujeres de 49 países, entre ellos: Alemania, Argentina, Bélgica, Bolivia, Chile, Dinamarca, El Salvador, Francia, Guatemala, Italia, Japón, Paraguay, Perú, Suecia, Venezuela y México.

La oradora destacó que las integrantes del EZLN convocaron a este evento para conocer los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres que viven fuera de su territorio con el objetivo de sumar esfuerzos para apoyar su causa y realizar mesas de diálogo para proponer iniciativas que ayuden a erradicar la violencia de género.

“Dicen que ahora las mujeres tienen más voz, pero nos siguen asesinando, dicen que ahora hay más leyes que nos protegen, pero nos siguen asesinado, dicen que la mujer ya está en más espacios, pero nos siguen asesinando (…) cada vez más asesinadas, cada vez con más brutalidad, cada vez con más coraje, envidia y odio y cada vez con más impunidad”.

“En este año no se ha parado el número de violentadas, desaparecidas y asesinadas. Ha aumentado y nosotras como zapatistas lo miramos que es muy grave”, expresó la mando.

“Cada vez hay más machos que no se castigan, que siguen sin pena, como si nada, como si asesinar a una mujer, desaparecerla, explotarla, usarla, agredirla, despreciarla, es cualquier cosa. Nos siguen asesinando y todavía nos piden, nos exigen, nos ordenan que estemos bien portadas”, leyó en su pronunciamiento.

Cuestionaron que si se viola a una mujer apenas se pone un número más o un número menos en sus estadísticas, pero si protestan, cierran carreteras o rayan monumentos y rompen vidrios, entonces sí “hay gran bulla”.

En el encuentro aseguraron que nunca antes en la historia de la humanidad ha sido tan mortal ser mujer. “Tú y nosotras lo sabemos, que lo más peligroso ahora en el mundo es ser mujer…Y por este dolor, esta rabia que tenemos, no podemos vivir libres, es que queremos mandar un grito de rabia a todo el mundo”.

“Tal vez te ayude en tu lucha escuchar y conocer otras luchas de mujeres, aunque estemos de acuerdo o no a todas nosotras nos sirve escuchar por eso te pedimos que tengas respeto por los diversos pensamientos”, dijo la comandata.

La comandanta también apeló a la unión de las distintas generaciones de mujeres: “Si no dejamos que nos dividan la geografía, entonces tampoco dejemos que nos divida el calendario. Estamos en lo mismo, en la lucha por nuestros derechos”.

El encuentro se realiza del 27 al 29 de este mes en el caracol del municipio de Altamirano, Chiapas.

Foto: Celia Guerrero

Para mostrar la diversidad de las asistentes al encuentro de mujeres, presentamos esta serie de perfiles en donde algunas de ellas hablan de cómo enfrentan la violencia en sus lugares de origen y sus expectativas al rededor de su participación en este evento.

Liz Mirel Cázares

A sus 56 años, Liz Mirel Cázares, una maestra jubilada, asistió al segundo encuentro de mujeres que luchan junto con su hija menor, de 20 años. Ambas viajaron desde la ciudad de Chihuahua hasta el municipio autónomo rebelde zapatista “17 de noviembre”, en Chiapas.

En la ciudad en donde vive, al norte del país, Liz explica que la organización es una de las maneras en la que las mujeres se defienden de la violencia machista. Han creado grupos y colectivos como al que ella misma pertenece, llamado 8 de marzo.

A pesar de los esfuerzos para fortalecer las organizaciones, la violencia feminicida en Chihuahua es profunda y continua, y ha inspirado a Liz a escribir un poema que lee para explicar cómo es el lugar que habita:

“En la ciudad de mis sueños/niñas y niños juegan a esconderse/y el juego termina/cuando alguien ágil carrera/alcanza un bote y grita:/¡Un dos tres por todos mis amigos y yo!/Aquí/alguien juega escondiendo niñas/que pocos buscan y nadie encuentra.”

Para Liz, las mayores coincidencias que se dan entre las mujeres asistentes a este encuentro son el deseo de romper los esquemas y estereotipos de ser mujer, el cuidado del medio ambiente y el reconocimiento de pueblos indígenas.

Foto: Celia Guerrero

Carolina Oviedo 

“Se está haciendo la guerra en el cuerpo de las mujeres”, opina Carolina, una abogada argentina que actualmente dirige un proyecto de difusión de estrategias de defensa del territorio en América Latina.

Carolina voló de Perú hasta Cancún, México, para luego viajar otras 36 horas en autobús y llegar al encuentro de mujeres en Chiapas. Su mayor expectativa de este evento es aprender de las formas de organización de otras asistentes y la posible creación de redes de apoyo para enfrentar la violencia machista, sin importar las fronteras geográficas.

En Buenos Aires, la ciudad donde creció, considera que el movimiento feminista ha logrado visibilizar las violencias en contra de los cuerpos feminizados. Pero aún persiste un problema: el rechazo a la identidad y los pueblos indígenas.

Carolina es firme cuando sostiene que tanto la violencia machista, la invisibilización de los pueblos originarios y a la naturaleza, tienen como origen el pensamiento dominante colonial. Por ello, considera que lo que une a las mujeres que asisten al encuentro es un enfoque colonial y la ponderación de una cosmovisión apartada de dicotomías.

Foto: Celia Guerrero

Katia Ramírez 

Desde hace un año y medio Katia, estudiante de agroecología, vive en Mérida, Yucatán, aunque es originaria de la Ciudad de México. Ese lugar al sureste del país tiene fama de ser una comunidad segura. Sin embargo, opina Katia, ese discurso suele invisibilizar violencias como el acoso y otras que se dan en contra de mujeres.

Recientemente, en su universidad y en las calles de Mérida el movimiento feminista ha tomado fuerza, aunque prevalece la criminalización de las mujeres que asumen una postura política feminista.

Katia viajó al encuentro de mujeres en Chiapas con la expectativa de aprender de mujeres de otros lugares del mundo, empatizar y conocer su contexto para entenderlo y replicar sus formas de organización.

“Creemos que podemos construir algo mejor. Y no nos conformamos con lo que nos violenta”, dice sobre lo que piensa que la une al resto de las mujeres que asisten al encuentro.

Foto: Celia Guerrero

Josafa Vázquez

Josefina tiene 39 años, es empleada de una tienda y mamá soltera de dos niñas que la acompañan al encuentro de mujeres.

Su familia y ella viven en la colonia Paraíso, en la zona norte de San Cristobal de las Casas, Chiapas; un lugar que, explica, es considerado peligroso. Aunque Josefa no detecta haber vivido directamente una violencia, sí identifica algunas precauciones que suele tomar para protegerse ella y a sus hijas: hay cierta hora de la noche en la que ya no es prudente caminar por la calle, si toma un taxi siempre avisa sobre su trayecto a algún conocido, sus hijas viajan con ella a donde vaya.

Josefina colabora en la organización Cambalache, un proyecto basado en el intercambio de habilidades, servicios y ayuda mutua. Ahí, aprendió el valor de los espacios exclusivos de mujeres y fue este aprendizaje lo que la orilló a participar en el encuentro de mujeres convocado por las zapatistas.

“La solidaridad nos une. Somos capaces de identificar la violencia vivida por otras porque es la misma que nos toca a nosotras, aunque sea de diferentes formas, cada una la conocemos y estamos hartas de servir o ser violentadas”, dice sobre su percepción de lo que la une a otras mujeres que asisten a este evento.

Foto: Celia Guerrero

Amanda González 

Para Amanda, originaria de Jalapa, Veracruz, y arquitecta de profesión, el segundo encuentro de mujeres que luchan es una oportunidad para encontrarse con otras mujeres diversas, activistas o feministas, y compartir vivencias en un espacio de confianza.

Cada vez hay más espacios en los que esto sucede, pero éste en particular le parece uno con el que se identifica porque la narrativa de las mujeres zapatistas le parece sincera. Su discurso es honesto y fuerte sin necesidad de ponerle lenguaje académico, opina.

“Que estemos en medio de la nada puras mujeres, sin hombres, y nos sintamos seguras es muy poderoso e inspirador”, dice sobre una segunda circunstancia que le parece excepcional de este encuentro.

En el estado de Veracruz, donde ella realiza su labor de activismo, las mayores preocupaciones del movimiento feminista, además de los feminicidios, son la despenalización y el acceso al aborto seguro, y la criminalización de quienes se nombran feministas.

Espera que de las conversaciones e interacciones con otras asistentes al encuentro, pueda rescatar aprendizajes para su propio contexto.

Foto: Celia Guerrero

Neida Julissa Solia

Hace 4 años, Neida, una joven maya chalchiteca, estudiante de sociología, conoció sobre la lucha zapatista e inmediatamente se identificó con el discurso comunitario que promueven. Desde entonces quiso visitar el territorio autónomo y, a pesar de que logró llegar al primer encuentro de mujeres en 2018, para el segundo encuentro se preparó y viajo en autobús desde la Ciudad de Guatemala durante unas 36 horas para llegar a Chiapas.

Lo que más le genera expectativa de este evento es conocer a otras mujeres interesadas en el rescate de la identidad indígena, la lucha colectiva y la creación de espacios para escucharse y comprenderse.

En Guatemala, rememora, el último año la cifra oficial de feminicidios aumentó, además de que las autoridades siguen considerándolos crímenes pasionales. Después del feminicidio de las 41 niñas en la casa hogar Virgen de la asunción, en 2017, son las feministas quienes han mantenido la memoria de lo sucedido. Aun así, muchas de esas mujeres han tenido que salir de sus comunidades por identificarse como feministas o viven con el estigma de ser violentas, cuenta.

“Creo que nos une querer denunciar lo que se ha callado. Nos unen las cicatrices de nuestras ancestros, abuelas. Nos une el decir ‘Calladas, nunca más’.

Celia Guerrero

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las críticas a la vicepresidenta de EU tras su visita a Guatemala y México

La visita a Guatemala y México de Kamala Harris generó reclamos de sus aliados demócratas por sus dichos sobre la migración y presión republicana para que visite la frontera sur de EU.
Getty Images
9 de junio, 2021
Comparte
Kamala Harris

Getty Images
Kamala Harris realizó en Guatemala y México su primer viaje al extranjero como vicepresidenta de EE.UU.

Al cerrar su gira por Guatemala y México este martes, Kamala Harris lanzó un repentino autobalance de su primera salida al exterior como vicepresidenta de Estados Unidos: “¿Declaro que este viaje fue un éxito? Sí”, sostuvo.

Como ejemplo del “progreso” logrado, Harris citó desde la creación de un grupo de trabajo del gobierno de EE.UU. para ayudar a Guatemala a combatir la corrupción, hasta la firma de un memorando de entendimiento con México para mejorar las condiciones de vida en Centroamérica.

El objetivo de esos y otros anuncios de Harris es abordar las causas de la migración desde la región hacia EE.UU. para reducirla, una tarea que le encomendó el presidente Joe Biden.

No obstante, el viaje de Harris ha concluido sin grandes novedades en la política de EE.UU. hacia sus vecinos del sur.

De hecho, la creación de una fuerza anticorrupción en Centroamérica había sido anunciada en abril por funcionarios de menor rango de EE.UU. y el memorando con México es un anuncio de buena voluntad para cooperar como socios.

“Desde el principio las expectativas (con el viaje de Harris a Guatemala y México) han sido bastante modestas. Y ha cumplido las expectativas”, dice Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional en Washington, a BBC Mundo.

A su juicio, la gira de Harris respondió a la presión que puso sobre su gobierno el fuerte aumento del flujo de migrantes hacia la frontera de México con EE.UU., y tiene el mérito de haber pasado a la región un mensaje de inquietud por temas como la corrupción o los derechos humanos.

Sin embargo, es probable que este viaje también sea recordado por las críticas y polémicas que generó.

“No vengan”

Desde antes de partir a Guatemala el domingo, Harris había sido criticada por opositores republicanos que le reclaman que también visite la frontera entre EE.UU. y México.

Si bien miembros del equipo de la vicepresidenta había dicho inicialmente que la frontera estaba incluida en las tareas que le encomendó Biden, luego trataron de distanciarla de un tema tan vidrioso en la política doméstica de EE.UU.

Migrantes de Guatemala.

AFP
La migración desde Centroamérica hacia EE.UU. se ha vuelto un tema sensible para el gobierno de Biden.

Interrogada el lunes en una conferencia de prensa junto al presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, sobre qué responde a los republicanos que dicen que no se toma en serio la situación de la frontera, Harris defendió su estrategia.

“Vine aquí para estar en el terreno, para hablar con el líder de esta nación sobre lo que podemos hacer de una manera significativa, tangible y con resultados reales. Y seguiré centrada en ese tipo de trabajo en lugar de grandes gestos”, sostuvo.

No obstante, al día siguiente Harris indicó en México que pronto visitará la frontera, aunque insistió en la necesidad de atender las causas por las que los migrantes llegan allí.

Durante su conferencia con Giammattei, la vicepresidenta también lanzó una advertencia directa a los indocumentados que piensan emprender el “peligroso” viaje a la frontera: “No vengan. No vengan”, dijo.

“EE.UU. seguirá haciendo cumplir nuestras leyes y asegurando nuestras fronteras”, agregó. “Si vienes a nuestra frontera, te harán regresar”.

Kamala Harris y Alejandro Giammattei.

Getty Images
En Guatemala, Harris fue recibida por el presidente Alejandro Giammattei.

Ese comentario, a su vez, desató críticas de defensores de inmigrantes e incluso del ala izquierdista del Partido Demócrata de Harris, otra señal del difícil equilibrio que requiere el manejo del tema migratorio en EE.UU.

Es decepcionante ver esto“, tuiteó la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, en referencia a las palabras de Harris. “En primer lugar, buscar asilo en cualquier frontera de EE.UU. es un método de llegada 100% legal”.

“En segundo lugar, EE.UU. pasó décadas contribuyendo al cambio de régimen y la desestabilización en América Latina. “No podemos incendiar la casa de alguien y luego culparlos por huir”.

Otra representante demócrata, Ilhan Omar, señaló que “el derecho a buscar asilo no solo está protegido legalmente” sino que “es un derecho humano universal fundamental”.

“Llama la atención”

Biden ha prometido destinar US$4.000 millones en cuatro años a atacar problemas que a su entender causan la emigración de Guatemala, El Salvador y Honduras, como la corrupción, la violencia o la falta de oportunidades económicas.

Como un “primer paso” en esa dirección el presidente pidió al Congreso US$861 millones en ayuda a la región.

Andrés Manuel López Obrador y Kamala Harris

Getty Images
Harris mantuvo en México una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tras reunirse con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y con activistas laborales, Harris anunció que EE.UU. destinará US$130 millones a la reforma laboral en ese país para mejorar las protecciones a obreros.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, también consideró “exitoso” el encuentro entre ambos gobiernos, donde analizaron la cooperación en temas de migración, comercio y seguridad.

La vicepresidenta destacó como otro resultado de su viaje a Guatemala un acuerdo para destinar US$48 millones en apoyo a viviendas asequibles, la agroindustria y emprendedores de ese país.

También anunció la creación de un grupo de trabajo con el apoyo de EE.UU. para prevenir el tráfico de migrantes y la trata de personas en la región.

Kamala Harris

Getty Images
Harris realizó un balance positivo de su viaje a Guatemala y México, pese a las críticas que generó.

Sobre la creación de una fuerza de trabajo anticorrupción, Harris dijo en Guatemala que los departamentos de Justicia, Tesoro y Estado de EE.UU. “trabajarán juntos para realizar investigaciones y capacitar a las autoridades locales para que realicen las suyas propias”.

Juan Jiménez Mayor, un exministro peruano de Justicia que encabezó la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), considera “interesante” esa iniciativa pero advierte que faltan detalles sobre cómo funcionará.

“Me llama la atención que todavía no está el resto de la región conectada con esta idea“, dice Jiménez Mayor a BBC Mundo.

De hecho, cuando el gobierno de Biden comenzó a plantear la creación del grupo anticorrupción indicó que asistiría a distintos gobiernos centroamericanos.

Pero EE.UU. no parece haber convencido aún al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, a quien el Departamento de Justicia investiga por presuntos vínculos con el narcotráfico, ni al salvadoreño Nayib Bukele, a quien Washington cuestionó por la destitución de miembros de la máxima corte de justicia y del fiscal general en mayo.

Algunos notan que incluso Guatemala ha sido criticada en años recientes por su manejo de la lucha contra la corrupción y el desmantelamiento de la CICIG, una misión de las Naciones Unidas que contribuyó a procesar a varios políticos y poderosos.

“El hecho de que la vicepresidenta fue a Guatemala porque supuestamente es el mejor socio entre los tres, comparado con El Salvador y Honduras, en sí dice mucho porque Guatemala es muy problemático”, señala Shifter. “Si es el mejor, imagínese como son los otros dos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dDjl22gcR6Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.