Una relación de 17 años con el narco, testimonios y sobornos: las claves del caso contra García Luna
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Una relación de 17 años con el narco, testimonios y sobornos: las claves del caso contra García Luna

La investigación se inició desde la década pasada y abarca presuntos hechos ilegales del exfuncionario en los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. Un trámite para buscar su ciudadanía fue clave en la indagatoria.
Cuartoscuro
11 de diciembre, 2019
Comparte

El gobierno de los Estados Unidos afirma tener pruebas que documentan la presunta colaboración y complicidad del exsecretario de Seguridad Pública de México Genaro García Luna con actividades del crimen organizado, desde que ocupó cargos públicos en 2001 hasta el año pasado, cuando ya vivía en Florida donde intentó ocultar sus presuntas acciones delictivas.

Se trata de una investigación iniciada mucho antes de que se hicieran públicos los supuestos sobornos que habría recibido el exfuncionario en el publicitado juicio contra el Chapo en Nueva York. 

Lee: Estos son los 4 cargos por los que está acusado Genaro García Luna en EU

De comprobarse en un juicio, las acusaciones significarían que la colaboración de García Luna con el narcotráfico como funcionario público ocurrió en los gobiernos de los expresidentes Vicente Fox y de Felipe Calderón, donde se desempeñó como Director de la desaparecida Policía Judicial Federal, Jefe de la Agencia Federal de Investigaciones, y finalmente Secretario de Seguridad Pública Federal.

Fue un trámite para obtener una ciudadanía lo que permitió al Departamento de Justicia de ese país cerrar la pinza sobre el alto exfuncionario mexicano, quien fue detenido la noche de este 9 de diciembre por agentes federales en Texas.

A continuación, Animal Político presenta los puntos clave en torno al caso que ha llevado a prisión a quien fuera una de las principales figuras centrales del gobierno mexicano en el combate al crimen organizado en la década pasada. 

La acusación y las sospechas

El Gran Jurado acusó formalmente a García Luna ante la Corte de Brooklyn, en Nueva York, de haber participado activa y premeditadamente de 2001 a 2018 en presuntas actividades ligadas al narcotráfico.  Su rol no fue el de un actor aislado, sino como supuesto miembro de una conspiración para cometer los crímenes cuando era funcionario, a lo que siguió un periodo de encubrimiento y aprovechamiento de los recursos obtenidos ilícitamente tras dejar el servicio público.

Se trata de una imputación grave, similar a lo que en México se tipifica como delincuencia organizada, pues implica la colaboración con otras personas en una red delictiva.

Las fuentes consultadas indicaron que la agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA), el Buró Federal de Investigaciones (FBI), entre otras autoridades, cuentan con reportes que evidencian un nexo de García Luna con el crimen organizado desde que este fue jefe de la desaparecida Policía Judicial Federal a principios de siglo, la que luego se transformó en la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

La función de García Luna —en su periodo como funcionario público— era la de un presunto facilitador para que grupos delictivos, primordialmente el Cártel de Sinaloa, pudieran desarrollar sus actividades ilícitas. Esta colaboración se habría mantenido en diversos momentos de la carrera en el servicio público del exfuncionario, que concluyó en 2012.

Esta aparente complicidad le habría significado a la organización criminal la obtención de un “salvoconducto” para realizar sus actividades ilícitas (mientras otros grupos eran perseguidos y desmantelados) y al mismo tiempo obtener información sensible de investigaciones de otras autoridades mexicanas y extranjeras que pudieran afectar sus operaciones.

Tras dejar el gobierno mexicano, el exfuncionario se trasladó al estado de Florida y puso en marcha diversos negocios. El gobierno estadounidense presume que la colaboración con el crimen continuó durante este tiempo de forma oculta, en posibles actividades de lavado de dinero o blanqueo de activos, entre otros.

Se presume, además, que su estancia en la ciudad de Miami fue presuntamente financiada con recursos provenientes de las actividades ilícitas.

Una investigación periodística de la cadena Univision evidenció que García Luna habitaba una mansión de cuatro baños, cuatro cuartos con embarcadero propio en Golden Beach, Florida, valuada en 3.3 millones de dólares. Además, contaba con otro pent-house de lujo valuado en 2.3 millones de dólares, en Aventura, Florida. Dichos inmuebles son propiedad de una empresa israelí a la que García Luna habría facilitado información confidencial.

Por ahora la acusación ya consignada ante la Corte se ha concentrado en los cargos de narcotráfico, pero el Departamento de Justicia mantiene otras investigaciones en desarrollo por diversos delitos.

Las pruebas

De acuerdo con las fuentes que conocen de las investigaciones, el cargo de conspiración para cometer narcotráfico evidencia que el Departamento de Justicia cuenta con varias pistas importantes en contra del exfuncionario mexicano.

Una de ellas sería una declaración de —al menos— un oficial de la DEA ante un Gran Jurado para respaldar las investigaciones de dicha agencia y que confirmen con datos e información indicios creíbles de la aparente colaboración de García Luna con hechos de narcotráfico o con protección a los mismos.

A ello deben sumarse de dos a cuatro declaraciones de testigos colaboradores que documenten la participación de la persona implicada en estos hechos. En este caos se trata —según las fuentes consultadas— de por lo menos dos narcotraficantes mexicanos y un sudamericano que han rendido testimonio ante los fiscales estadounidenses en los últimos años.

También se contaría con diversos informes sobre las actividades del exfuncionario en los últimos años, así como una declaración que dio en 2018 donde señala no tener ligas con el crimen, lo que los fiscales consideraron un engaño premeditado.

Finalmente, los fiscales informaron al Gran Jurado que cuenta con registros bancarios que presuntamente evidencian que el exfuncionario mexicano acumuló ganancias inexplicables respecto a sus ingresos legales.

La declaración falsa

En enero de 2018, tras acumular cinco años viviendo en Florida, Genaro García Luna inició un trámite ante el gobierno de los Estados Unidos con la finalidad de obtener la ciudadanía de ese país. Como parte de dicho proceso realizó una declaración jurada ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en ingles) en la que rechazó haber colaborado de forma alguna en actividades criminales.

Para el Departamento de justicia dicha declaración es falsa, pues de acuerdo con sus investigaciones, García Luna sí había colaborado activamente con hechos criminales.

Los fiscales sostuvieron ante el Gran Jurado que se trata de hechos que ya estaban documentados al momento en que el hoy acusado realizo el trámite, lo que confirma que la indagatoria ya tenía un avance importante. Ello ocurrió ocho meses antes de que públicamente se hiciera referencia a los sobornos recibidos por García Luna en el juicio abierto contra Joaquín el Chapo Guzmán.

Los tres sobornos

Al hacer público el anuncio de la detención de Genaro García Luna en Texas, el fiscal Richard Donoghue detalló que existen acusaciones en las que se señala que, a cambio de la complicidad brindada al Cártel de Sinaloa, García Luna supuestamente recibió “millones de dólares” como pago de sobornos, lo que le permitió amasar una fortuna ilegal.

De acuerdo con los informes dados a conocer en los procesos que se conocen, hay antecedentes de al menos tres pagos.

El primero habría ocurrido en 2005. De acuerdo con las declaraciones del hermano de Ismael “el Mayo” Zambada, él junto con un abogado del cártel se reunieron un restaurante con el entonces titular de la AFI para entregarle en un maletín tres millones de dólares en efectivo. Ello a cambio de que se hiciera el nombramiento de un mando que era cómplice de grupo criminal.

El segundo pago se habría realizado con una mecánica similar, pero en 2007, cuando supuestamente se entregaron entre tres y cinco millones de dólares más en un portafolios a García Luna, quien para ese momento ya encabezaba la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

Finalmente, el último pago habría ocurrido entre 2005 y 2007 cuando se hicieron llegar 50 millones de dólares (en un método no especificado) al funcionario de parte de diversos líderes del grupo delictivo de los Beltrán Leyva.

Cabe señalar que García Luna rechazó en noviembre del año pasado estas acusaciones y dijo que se trataban de una difamación en su contra.

¿Qué sigue para García Luna?

La detención de Genaro García Luna es resultado de una orden de arresto emitida por un juez estadounidense, luego de que el pasado 4 de diciembre un Gran Jurado lo acusó formalmente de cuatro delitos distintos.

Un Gran Jurado es un grupo de ciudadanos previamente seleccionados que escuchan primero los señalamientos hechos por los fiscales y deciden si hay elementos para presumir que se cometió un delito y que la persona señalada es la culpable. Si consideran que es así, como fue el caso, ellos presentan la acusación formal ante la Corte a nombre del pueblo de los Estados Unidos.

Tras ser detenido, García Luna fue presentado ayer ante una corte de Dallas, Texas, para verificar su situación y su identidad. La audiencia se reanudará el próximo 17 de diciembre con la presentación de la acusación al exfuncionario, quien tendrá la posibilidad de declarase inocente o culpable.

En caso de que se declare inocente, el caso será remitido a la Corte de Brooklyn en Nueva York donde está radicado, y será allá donde se lleve el juicio en contra del mexicano. El juez decidirá cuál medida cautelar le impone al exfuncionario, que por la gravedad de los delitos se espera que sea la prisión preventiva.

Cabe señalar que los cargos que se le imputan al mexicano van desde los 10 años de prisión hasta la posibilidad de cadena perpetua. Su inocencia o culpabilidad será determinada por un nuevo jurado de 12 ciudadanos previamente seleccionados por los fiscales y la defensa.

Si García Luna se llegara a declarar culpable en la audiencia del 17 de diciembre, el beneficio podría ser el de una pena reducida. 

A la par de este proceso, la Fiscalía General de la República en México anunció que también integra una carpeta de investigación en contra de García Luna por los delitos de delincuencia organizada, cohecho, falsedad de declaraciones, delitos contra la salud, entre otros. Dijo que integrará a la misma las evidencias que han conjuntado por su parte las autoridades de los Estados Unidos.

La Fiscalía señaló que en cuanto concluya la integración de su indagatoria solicitará a un juez federal que emita una orden de aprehensión con fines de extradición para García Luna. Como parte de estas investigaciones, las autoridades mexicanas analizaban el posible congelamiento de cuentas del exfuncionario.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué impacto tiene para la elección que Trump tenga COVID (y qué otras dudas deja)

Dos de las grandes cuestiones tras el positivo de Trump son cuál es su riesgo y cómo afectará su convalecencia a la campaña electoral.
2 de octubre, 2020
Comparte

“Se convirtió en el paciente de más alto perfil del mundo de una enfermedad que ha matado a más de un millón de personas”.

Así ha descrito el sitio Político a Donald Trump tras darse a conocer su positivo por covid-19.

Hasta este momento solo presenta síntomas leves, según funcionarios de la Casa Blanca.

Durante meses, el presidente estadounidense minimizó la pandemia y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad, pese a que Estados Unidos acumula 208.000 fallecidos por covid-19, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Pero la noticia del positivo de Trump, y de su esposa Melania, llega en un momento particularmente delicado: solo un mes antes de la elección presidencial en la que el actual mandatario se mide al demócrata Joe Biden.

Biden dijo que “rezaría por la salud y la seguridad” de Trump y su familia.

Una de las grandes cuestiones ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.

Analizamos esta y otras interrogantes que deja este positivo.

¿Qué se sabe sobre la salud de Trump?

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado a última hora del jueves, diciendo que el presidente y la primera dama estaban “bien en este momento y planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

“Espero que el presidente continúe desempeñando sus funciones sin interrupciones mientras se recupera, y los mantendré informados sobre cualquier desarrollo futuro”, agregaba el comunicado.

El médico no proporcionó más detalles.

Donald Trump sosteniendo una mascarilla.

Getty Images
Durante meses, el presidente estadounidense minimizó la pandemia y ha sido reacio a usar la mascarilla.

Según el examen físico más reciente de Trump, realizado a principios de este año, pesaba 110,7 kg.

Esto se considera obeso para su altura de 1,9 m.

Pero el doctor Conley dijo en ese momento que el presidente “se mantiene sano”.

Trump también tendrá la mejor atención médica disponible.

¿Está en un riesgo particular por su edad?

Para el caso del nuevo coronavirus, la edad es un factor de riesgo claro: a mayor edad, mayor es el peligro de que una infección por coronavirus se convierta en una amenaza para la vida.

Las personas de entre 64 y 74 años con covid en EE.UU. tienen cinco veces más probabilidades de necesitar atención hospitalaria y 90 veces más probabilidades de morir que alguien de 20 años.

Según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), 8 de cada 10 muertes por covid-19 en el país han sido mayores de 65 años.

Trump y Melania

Reuters
El mandatario y la primera dama recibieron la confirmación de su contagio después de que una asistente presidencial diera positivo.

El virus también parece afectar más a los hombres y a las personas con sobrepeso.

Esto ocurre porque la obesidad provoca un estado de inflamación crónica que afecta al funcionamiento de las células del cuerpo y de sus superficies mucosas, que ven interrumpida su función de barrera protectora natural y facilitan el ataque de virus como el covid-19.

También tiene efectos negativos sobre el sistema inmune, como la disminución en la producción de proteínas vitales para defender al cuerpo contra posibles infecciones.

Pero ese es el panorama general, un patrón visto en toda la población, y no se puede adelantar cómo evolucionará el presidente estadounidense.

Para el corresponsal de salud de la BBC James Gallagher es peligroso especular sobre cómo afectará el virus a cualquier persona.

La salud de dos personas de 74 años puede ser muy diferente y otras afecciones médicas alteran enormemente la amenaza que representa este virus.

¿Qué va a pasar con la campaña?

Los CDC dicen que una persona debe aislarse durante 10 días después de una prueba positiva.

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en Twitter Trump, al dar la noticia de su positivo.

Para Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica, es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses.

Esta ya era una campaña muy particular, sin eventos masivos debido a la pandemia.

El segundo debate presidencial entre Trump y Biden está programado para el 15 de octubre en Miami, Florida, y todavía no está claro cómo afectará el contagio del presidente a su organización.

No obstante, Mica Mosbacher quien forma parte del equipo de asesores de la campaña de Trump, dijo este viernes en el programa Today de la BBC que se sienten “muy optimistas” y no descarta que el debate se pueda hacer de manera virtual.

“Siguiendo los lineamientos de los CDC, (Trump) no podrá asistir a eventos masivos”, dijo Mosbacher, “pero es totalmente posible hacer un debate virtual en dos semanas”.

“El presidente continuará trabajando desde la Casa Blanca”.

También está por ver cómo maneja esto la campaña del mandatario, que según Zurcher tendrá que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante hacia la pandemia, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.

Debate presidencial entre Trump y Biden.

Getty Images
Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron en el primer debate presidencial el pasado 29 de septiembre.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

¿Bajo qué circunstancias se podrían retrasar las elecciones?

En cualquier caso, el período de cuarentena del presidente Trump tiene un impacto en su capacidad para hacer campaña y por eso otra de las cuestiones que surge es sobre las posibilidades de que la elección se retrase.

Según la ley estadounidense, las elecciones presidenciales se llevan a cabo el martes después del primer lunes de noviembre, cada cuatro años, por lo que este año son el 3 de noviembre.

Cambiar la fecha dependería de los legisladores estadounidenses, no del presidente. Se requeriría una mayoría en ambas Cámaras del Congreso -Cámara de Representantes y Senado- para cualquier cambio de fecha.

Eso parece poco probable dado que la Cámara de Representantes está controlada por los demócratas.

Pero incluso aunque se cambiara, la Constitución estadounidense establece que una administración presidencial solo dura cuatro años. Entonces, el mandato del presidente Trump expirará automáticamente al mediodía del 20 de enero de 2021.

¿Qué pasa si Trump cae gravemente enfermo y no puede cumplir con sus deberes?

Por ahora, no se ha informado que el presidente se encuentre mal, y este es un escenario que no anticipan desde la campaña de Trump.

“Es un guerrero y un luchador y no anticipamos en este momento que quedará incapacitado”, dijo Mosbacher en el Today. “Así que nos sentimos muy optimistas acerca de esta situación”.

Donald Trump y Mike Pence.

Getty Images
La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede entregar el poder a su vicepresidente si no puede seguir con sus deberes.

No obstante, si resulta gravemente enfermo y no puede cumplir con sus deberes, la 25ª Enmienda la Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede entregar el poder a su vicepresidente, lo que significa que Mike Pence se convertiría en presidente interino.

Pence dio negativo en la última prueba que se le realizó, este viernes, según informó su vocero.

Una vez recuperado, Trump podría reclamar su posición.

Esto sucedió durante las administraciones de Ronald Reagan y George W. Bush.

Si Pence quedara incapacitado también, bajo la Ley de Sucesión Presidencial Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, una demócrata, sería la siguiente en la fila, aunque los expertos constitucionales dicen que tal transferencia de poder generaría batallas legales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.