Qué son las partículas 2.5 que provocan las contingencias y cómo dañan la salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué son las partículas 2.5 que provocan las contingencias y cómo dañan la salud

Estas partículas son más pequeñas que las producidas por las emisiones vehiculares y afectan más profundamente el sistema respiratorio.
Cuartoscuro
25 de diciembre, 2019
Comparte

El Valle de México está en alerta por contaminación debido a la alta concentración de partículas, más pequeñas que el grosor de un cabello. Aunque son pequeñas, respirarlas tiene efectos importantes en la salud.

¿Qué son las partículas contaminantes y cómo se clasifican?

Las partículas pueden estar en estado líquido o sólido y estar suspendidas en la atmósfera.

Se dividen en dos: primarias, que son producidas directamente por alguna fuente contaminante y secundarias, las que se forman en la atmósfera, como resultado de la interacción química entre gases y partículas primarias, señala la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-2014.

También se clasifican según su tamaño: menores o iguales a 10 micras (PM10), en menores o iguales a 2.5 micras (PM2.5) y menores o iguales a 0.1 micras (PM0.1).

¿Qué las produce?

La materia particulada o PM (por sus siglas en inglés) 2.5 son son “una mezcla que puede incluir sustancias químicas orgánicas, polvo, hollín y metales”, explica la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

Éstas provienen de los automóviles, camiones, fábricas, quema de madera y otras actividades. En el caso del Valle de México, los incendios que se han registrado en la Ciudad y Estado de México han provocado un aumento de estas partículas.

¿Cómo te afectan?

El tamaño de las partículas determina el daño que pueden causar a la salud. Las PM10 se  depositan en la región extratorácica del tracto respiratorio: nariz, boca, naso, oro y laringofarínge, señala la NOM.

Contienen principalmente materiales de la corteza terrestre pero también pueden contener material biológico como polen, esporas, virus o bacterias o provenir de la combustión incompleta de combustibles fósiles.

Las PM2.5 se depositan en la región traqueobronquial: tráquea hasta bronquiolo terminal, aunque pueden ingresar a los alvéolos.

La concentración de ambas partículas está relacionado con un incremento en las visitas a urgencias por asma, ya que afectan la función pulmonar de quien padece esta enfermedad, y con un aumento en las consultas por infecciones de vías respiratorias.

“La exposición a largo plazo a niveles altos de PM2.5 se asocia significativamente a hospitalizaciones por neumonía adquirida, mientras que la exposición a PM10 durante los meses de verano se asocia con mayores síntomas de apnea obstructiva y menor saturación durante el sueño”, explica la Norma.

Las PM2.5 también afectan la frecuencia cardiaca reduciendo el ritmo; los pacientes con hipertensión son más sensibles a los efectos.

Las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, adultos mayores y niños son más propensos a verse afectados por la exposición a la contaminación por partículas, señala la EPA. Si se está sano, puede sentir síntomas temporales si está expuesto a altos niveles de contaminación por partículas.

Algunos síntomas son:

-Irritación de los ojos, nariz y garganta; tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

-Función pulmonar reducida

-Latido del corazón irregular

-Ataques de asma

-Ataques al corazón

-Muerte prematura en personas con enfermedad cardíaca o pulmonar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ameba 'comecerebros': autoridades de Florida emiten una alerta de salud tras un raro caso de infección por el parásito

Las infecciones por Naegleria fowleri son extremadamente raras, pero provocan una inflamación en el cerebro que a menudo es mortal.
6 de julio, 2020
Comparte
La ameba entra al organismo por la nariz y de allí migra hacia el cerebro.

Science Photo Library
La ameba entra al organismo por la nariz y de allí migra hacia el cerebro.

Su nombre científico es Naegleria fowleri, pero se le conoce coloquialmente como la ameba “come cerebros”, porque puede provocar una infección en ese órgano que a menudo es mortal.

Ahora funcionarios de salud en Florida, Estados Unidos, confirmaron un raro caso de esta infección.

El Departamento de Salud de Florida indicó el viernes que una persona en el condado de Hillsborough contrajo la ameba.

El parásito unicelular, que típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas, puede entrar al organismo por la nariz.

Las autoridades de Florida no indicaron dónde fue contraída la infección ni cuál es el estado del paciente.

Pero dadas las consecuencias potencialmente letales de la infección, las autoridades sanitarias emitieron una advertencia a los residentes de Hillsborough.

Están urgiendo a los habitantes locales a evitar el contacto nasal con el agua de grifos y otras fuentes, como ríos, estanques, piscinas, aguas termales y canales, donde puede incrementarse la probabilidad de una infección en los meses de verano.

Infección letal

Las infecciones por Naegleria fowleri son extremadamente raras y sus síntomas incluyen fiebre, náusea, vómito, dolor de cuello y de cabeza.

La infección de la ameba N. fowleri es extremadamente rara pero a menudo es letal.

Getty Images
La infección de la ameba N. fowleri es extremadamente rara pero a menudo es letal.

La mayoría de los pacientes que contraen la infección mueren en una semana.

Las autoridades estadounidenses indican que las personas que experimentan estos síntomas deben buscar asistencia médica de inmediato, porque la enfermedad progresa rápidamente.

“Recuerden, esta enfermedad es rara y las estrategias efectivas de prevención pueden permitir tener una temporada de verano segura y relajante”, indica el Departamento de Salud de ese país.

La mayoría de las infecciones en Estados Unidos han ocurrido en estados como Texas y Florida, durante los meses de verano.

La N. fowleri habita en cuerpos de agua dulce templada, en los sedimentos depositados en el fondo, donde suele encontrar alimento.

Cuando estos sedimentos se revuelven, la ameba se mueve en el agua y, como consecuencia, puede ser inhalada por alguien que esté nadando en los alrededores.

Una vez en la nariz, el microorganismo invade los nervios olfatorios y migra hacia el cerebro, donde se alimenta de las células nerviosas causando un peligroso trastorno llamado meningoencefalitis amebiana.

Aunque el agua dulce es la fuente más probable de infección de esta ameba, también ha habido casos en los que el parásito ha causado inflamación en personas que realizan lavados nasales con agua de grifo.

Casos raros

Aunque mortales, las infecciones de la N. fowleri, señalan las autoridades, son extremadamente raras.

El parásito unicelular típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas.

Getty Images
El parásito unicelular típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) desde 1962 se han reportado en todo Estados Unidos 146 casos de meningoencefalitis amebina, de los cuales solo cuatro pacientes sobrevivieron.

Entre 2009 y 2018, solo se han reportado 34 infecciones. De estos casos, indican los CDC, 30 personas resultaron infectadas nadando en cuerpos de agua dulce, tres se contagiaron por irrigación nasal con agua del grifo contaminada y una persona con agua contaminada en un tobogán o resbaladilla de agua.

Los expertos afirman que es sumamente letal porque una vez que entra al organismo, el parásito provoca una rápida destrucción del tejido cerebral.

Además, debido a que no hay pruebas para diagnosticar la N. fowleri, los síntomas pueden confundirse con los de otras infecciones menos graves, y no existen tratamientos establecidos eficaces contra la infección.


https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8&t=142s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.