Los cambios laborales en México que aún están pendientes para la firma del T-MEC
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los cambios laborales en México que aún están pendientes para la firma del T-MEC

El próximo año se destinarán más de mil 400 millones de pesos para la implementación de la reforma laboral, pero pasarán años antes de poder implementarla totalmente.
Cuartoscuro
Por Agustín Salgado
11 de diciembre, 2019
Comparte

La reforma constitucional en materia de justicia laboral que se aprobó en mayo pasado busca crear un nuevo sistema en que trabajadores y patrones resuelvan sus diferendos de manera pronta y expedita. Su aprobación es parte de las negociaciones que México realizó para la firma del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sin embargo, a decir de especialistas, no hay garantía de que los cambios puedan concretarse de manera satisfactoria.

La entrada en vigor del T-MEC es un hecho, pues los gobiernos de Estados Unidos, México y Canadá firmaron este martes un acuerdo modificatorio que allana el camino para su ratificación en los congresos de los tres países.

Para el primer año de implementación, que contempla 10 entidades de la República, la Reforma Laboral cuenta con 1,401 millones de pesos asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020. 

Y ya hay compromiso para asignar recursos en los siguientes años. El 14 de octubre pasado, en una carta dirigida al congresista estadunidense, Richard Neal, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a invertir otros 829 millones de dólares: 176.3 mdd para 2021; 324.8 mdd para 2022 y 327.9 mdd para 2023.

El cambio sustancial de la reforma es la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje (JCA), pues se reasignará la jurisdicción de los conflictos laborales, hasta ahora responsabilidad del Poder Ejecutivo, al Judicial. 

Además se creará un centro federal de conciliación y registro laboral, que, a decir de especialistas, era una de las condiciones por parte de los congresistas estadounidenses para apoyar el TMEC.

Así es como se pretende solucionar un sistema colapsado donde es casi imposible que haya justicia real y expedita para las partes. Cada año se acumulan 80 mil nuevos casos al sistema y los juicios, que tendrían que concluirse en un plazo no mayor a los 105 días se prolongan por años. 

Leer: El lento y tortuoso camino para resolver un conflicto laboral en México

Relación estrecha entre T-MEC y Reforma Laboral 

Para Joyce Sadka, académica del Instituto Tecnológico Autónomo de México la relación entre la firma del T-MEC y los cambios laborales en nuestro país es “muy estrecha”. Prueba de ello aseguró fueron los cuatro años establecidos como tiempo máximo  para implementar la reforma. 

“Lo de los cuatro años ha sido muy importante para que se firme el T-MEC. Los estadounidenses no estaban dispuestos a que fueran ocho años, como fue el tema de la reforma penal”, indicó Sadka.

La especialista consideró que otra exigencia del T-MEC fue que se garantizara que el centro de conciliación y registro laboral, contemplado en la Reforma Laboral, sea verdaderamente autónomo y brinde la seguridad que haya una buena implementación de la nueva ley. 

“Incluso, en días pasados se mencionó abiertamente que hubiera inspectores de Estados Unidos para que verificaran el cumplimiento en materia laboral”, agregó 

Versión a la que se refirió el negociador mexicano y subsecretario de Relaciones Exteriores Jesús Seade tras la firma de los acuerdos modificatorios del TMEC. 

“El tema más álgido” entre México y Estados Unidos, y que estancó las negociaciones “durante varios meses”, fue la exigencia de que inspectores laborales estadounidenses verificaran el cumplimiento de la ley laboral en empresas mexicanas, algo que, con las modificaciones al T-MEC quedó descartado, puesto que era visto como una intromisión “que atentaba contra la soberanía nacional” de México.

Seade explicó que no se contempla la figura de “inspectores” estadounidenses para el cumplimiento del tratado sino de “paneles” que analizarán si hay irregularidades. 

Cada panel estará integrado por tres especialistas en el tema que se discuta: un especialista mexicano, que elegirá Estados Unidos; otro estadounidense, que elegirá México; mientras que el tercero puede ser canadiense, o de otra nacionalidad.

“Estos paneles revisarán las controversias laborales y tomarán una decisión sobre las mismas”, planteó Seade, quien consideró que este nuevo sistema de paneles es “oro molido para México”, puesto que antes, en el viejo Tratado de Libre Comercio, no existía. 

Duplicidad de funciones genera escepticismo 

El presidente de la Junta Especial Número 1 de la Junta de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, Lauro Jonathan Sol Orea dijo que es necesario hacer un cambio profundo en el sistema de justicia laboral pues actualmente “ninguna junta” del país es “verdaderamente autónoma” ya que se han convertido en “el botín” de gobernadores y secretarios del trabajo.

Sin embargo considera que enviar la justicia laboral al poder judicial no es la solución: “Yo sostuve en los foros previos a la reforma que la solución era crear más juntas. Dotarlas de verdadera autonomía, convertirlas en organismos constitucionales autónomos y con ello resolver la dependencia al poder ejecutivo”.

Para el funcionario “el poder judicial no es garantía ni de honestidad, ni de capacidad” y lejos de desaparecer las juntas locales de conciliación y arbitraje tendrían que haberse fortalecido “y con ello garantizar una justicia efectiva y cercana a la gente, sin las formalidades de los poderes judiciales.

Al respecto, Joyce Sadka indicó: “La ley dice que los casos que conozcan las juntas locales o la junta federal, hasta el día que cierren sus puertas, se tendrán que gestionar en esas instancias, ello implica que deberán tener presupuesto pero al mismo tiempo ya funcionarán los tribunales laborales, entonces habrá una duplicación de presupuestos durante varios años”. 

Roldán Arturo Rocha Hernández, litigante laboral del despacho Marvan y Muñoz abogados coincide con la especialista del ITAM: “donde estamos un poquito escépticos es en la implementación, las juntas seguirán funcionando hasta que concluyan los asuntos que conozcan, entonces vamos a tener por algunos años dos organismos distintos dirimiendo el mismo tipo de controversias”. 

En este punto Sol Orea coincide con Sadka y Rocha hernández: “Hay que entender que las juntas van continuar hasta que finalicen todos los asuntos que tengan. Si son los cuatro años que se dice para que empiecen a funcionar los tribunales, al menos, aquí en la Ciudad de México la junta tendrá alrededor de 150 mil juicios. ¿Cuándo vamos acabar de resolver esos juicios? 10 años se me hace muy poco. Entonces vamos a estar simultáneamente juntas y tribunales y ello va multiplicar los costos. Eso no lo vieron o no lo quisieron ver”.

Más allá de las dudas en la implementación, los expertos destacaron aspectos de la reforma laboral como es el fortalecimiento de la etapa conciliatoria.  

“El otro tema vistoso es el tema de la instancia conciliatoria obligatoria, porque hoy en día, aunque se llamen juntas conciliación y arbitaje y la primera audiencia se llame de conciliación, no es obligatorio que las partes se sientan en una audiencia. Ahora ya lo va a ser y tendrá que ser necesaria la presencia del trabajador en esa audiencia y eso me parece muy importante porque en mis estudios encuentro que al darle mayor información al trabajador aumenta mucho la tasa de conciliación dentro y antes del juicio”, agregó Sadka.

Sobre el fortalecimiento de la conciliación entre patrones y trabajadores, Sol Orea tiene una visión completamente distinta: “La reforma laboral va contra el enfoque social de nuestras leyes. Era la única materia que aún la poseía porque el derecho agrario está prácticamente en la lona. La laboral era la única materia que tiene algo de la Constitución de 1917 y ahora van en contra de eso pues les estorba a los grandes capitales y a la inversión extranjera. Ahora se le va dar mucha fuerza a la conciliación y ello siempre implica una renuncia: si quieres conciliar bájale a lo que te toca por ley. ¿Oye que mis tres meses? Te doy mes y medio ¿Qué mis salarios caídos? Pues te doy un mes de salarios caídos”. 

Despidos justificados, uno de las omisiones de la reforma

Una de las omisiones de la reforma laboral, a decir de Joyce Sadka y Rocha Hernández, es que  no se incluyó como despido justificado la falta de productividad de los empleados.

“La Ley Federal del Trabajo, en su artículo 47, que no fue modificado en esta reforma grande que acaba de pasar, habla de las causas justificadas de separar al trabajador. Tiene muchas fracciones pero dentro de esas razones no esta el despedir a una persona por falta de productividad o ser conflictivo con sus compañeros”, refiere Joyce Sadka. 

La académica explicó que para las empresas es “muy complicado” comprobar que la terminación de la relación laboral no fue culpa del patrón: “Puede ser que el despido sea justificado pero la empresa no tiene como comprobarlo. Sucede también que no haya despido y el trabajador simplemente deja de presentarse y al rato demanda”.

En el mismo sentido se pronunció Rocha Hernández quien aseguró que la legislación es “muy rígida” cuando se trata de la defensa de los trabajadores y ello se refleja en el artículo 47 que contempla “muy pocas” causales de despido.

Para el litigante hay muchos despidos justificados, “pero tal y como están las leyes”, el patrón tiene que evaluar si va a tener los elementos para defenderse en los juicios. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Chile aprueba en plebiscito histórico cambiar la Constitución de Pinochet

Con más del 65% de los votos contados, la opción de redactar una nueva Constitución tiene un respaldo del 77%.
25 de octubre, 2020
Comparte
Celebración en Valparaíso, Chile

Reuters
Las celebraciones de quienes quieren una nueva Constitución comenzaron en cuanto los primeros resultados indicaron la clara victoria del “Apruebo”.

“Un triunfo de la ciudadanía y la democracia”.

Así calificó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, lo sucedido este domingo en su país, donde, con más del 65% de los votos escrutados y una tendencia que parece irreversible, los ciudadanos decidieron por un rotundo 78% reemplazar la actual Constitución, redactada durante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

En la segunda interrogante, “¿Qué tipo de órgano debiera redactar la Nueva Constitución?”, los chilenos optaron por una “convención constitucional”, o sea, un grupo de hombres y mujeres elegidos popularmente.

“Hoy hemos demostrado nuevamente la naturaleza democrática, participativa y pacífica del espíritu de los chilenos y del alma de las naciones honrando nuestra tradición de república”, afirmó Piñera.

Primer plano de un voto a favor del Apruebo en el Plebiscito Nacional de Chile

Reuters
Los chilenos apoyaron mayoritariamente la redacción de una nueva Constitución.

En cuanto al voto en el extranjero, el apoyo a la redacción de una nueva Carta Magna alcanzaba casi el 90% con más del 57% de los votos escrutados.

Cientos de personas salieron a las calles a celebrar el histórico resultado.

Vista aérea de la Plaza Italia en Santiago de Chile

EPA
Cientos de personas se congregaron en la Plaza Italia en Santiago a la espera de los resultados del plebiscito chileno.

Convocatoria marcada por la pandemia

El plebiscito, programado originalmente para el 26 de abril pero postergado por la pandemia, se realizó observando un protocolo sanitario especial, con un horario específico para mayores de 60 años y el uso obligatorio de mascarillas.

Las personas contagiadas con coronavirus no pudieron participar en el proceso debido a que no se pudieron implementar las medidas que les hubieran permitido votar sin romper la cuarentena.

El cambio de Constitución fue una de las demandas hechas tras el estallido social de octubre de 2019, que dio lugar a las manifestaciones más masivas desde el regreso de la democracia en 1990, y desencadenó episodios de violencia que derivaron en la muerte de más de 30 personas y 2.250 querellas de violación de los derechos humanos.

Su realización fue el resultado de un amplio acuerdo firmado en ese contexto en el Congreso la tensa madrugada del 15 de noviembre del año pasado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.