Qué pasó con los refugios para mujeres que recibieron dinero del gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué pasó con los refugios para mujeres que recibieron dinero del gobierno

Algunos sí recibieron dinero del gobierno, aunque una menor cantidad; además no está clara la estrategia del gobierno ni de dónde saldrá su presupuesto.
7 de diciembre, 2019
Comparte

Mujer Contemporánea AC fue el primer centro para mujeres víctimas de violencia del país, ubicado en Aguascalientes. En 2018, dio mil 800 atenciones de primera vez, pero este año, solo ha podido ayudar a 900 mujeres nuevas, además de las 38 mil atenciones subsecuentes que suele dar. Sufrió un recorte de alrededor de dos millones de pesos al proyecto que presentó en marzo.

Los refugios son supervisados puntualmente por el Centro de Equidad de Género, de la Secretaría de Salud, que es quien autoriza cuánto dinero reciben, para qué acciones y para cuánto personal. En este 2019, al de Aguascalientes le quitó 10 empleadas.

Se quedó sin una enfermera en el refugio, sin una trabajadora social del centro externo, solo con dos psicólogas de cinco que tenía y una abogada de tres, por lo que ya da mucho menos terapias y durante meses no pudo acompañar ningún nuevo proceso legal por atender los casos que se acumularon.

Roxana D’Escobar, fundadora de Mujer Contemporánea, explicó que mantuvieron casi igual los servicios en el refugio, que anualmente recibe a alrededor de 50 mujeres con sus hijas e hijos, mientras que lo castigado por Salud fueron los centros de atención externa.

Lee: Puerta Violeta, la estrategia del gobierno de AMLO para mujeres víctimas de violencia

El único refugio al que ya no le aprobaron subsidio y desapareció, fue Formación de la Joven Guanajuatense, en ese estado del Bajío, lo que dejó en ese momento en la calle a cuatro familias y a mil 500 mujeres sin otro tipo de atención.

Según la Red Nacional de Refugios, organización que agrupa a las asociaciones civiles dedicadas a dar albergue, en los casos de familias acogidas se invierten entre 250 y 400 pesos diarios. Dependiendo del número de familias que tienen capacidad de atender es que gobierno decide cuánto subsidio da a cada refugio, que reciben entre tres y cinco millones de pesos al año, a través del Centro de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud.

En febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó no entregar dinero a organizaciones sociales y se suspendió la convocatoria de los refugios. Pero eso se convirtió en uno de los primeros tropezones de este sexenio, ante la lluvia de críticas y advertencias de que se ponía en riesgo de muerte miles mujeres.

Uno de los argumentos fue que no es un tema en el que se pueda dar el apoyo directamente a las beneficiarias, porque si una mujer huye de su casa porque un hombre está a punto de matarla, lo que necesita es protección inmediata, no dinero. Otro argumento fue que el Estado no era capaz de absorber esa responsabilidad porque la mayoría de refugios —como en todo el mundo— pertenece a asociaciones civiles.

Así que se dio marcha atrás y se reabrió la convocatoria de 2019. Ocho meses después, el pasado 25 de noviembre, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reiteró que en este caso sí se seguirá trabajando con asociaciones.

Lee: Suman casi 3 mil mujeres asesinadas en México en 2019; solo 726 se investigan como feminicidios

“Los refugios los seguimos operando también con sociedad civil, vamos juntos gobierno y sociedad civil, el tema de la Puerta Violeta es un claro ejemplo de que vamos precisamente en materia de refugios y de atención a toda la violencia, sociedad civil y gobierno”, dijo.

Apenas dos semanas después de la tormenta generada por el tema de los refugios, el 6 de marzo, se anunció la supuesta solución: el gobierno federal replicaría en todo el país el modelo de la ONG “Puerta Violeta”.

Para D’Escobar, esta estrategia ni es novedosa, ni sustituye lo que hacen las organizaciones, sino que más bien es como lo que ya se ha planteado antes desde gobierno en los Centros de Justicia Para las Mujeres.

“Por ejemplo el de Aguascalientes tiene su casa de transición, que le llaman ellos, entonces ahí pueden llegar las mujeres en la madrugada, sábados, domingos, días festivos, y en 72 horas le tienen que resolver su problema. ¿Cómo se lo resuelven?, puede venir a refugio; o bien necesita irse a otro municipio, a otro estado porque tiene familia, pues ahí en 72 horas busca los recursos y manda a la señora a donde se tiene que mandar. Y eso es en la casa de transición, y es un lugar que está dentro del Centro de Justicia para la Mujer, que tiene guardias de seguridad, bueno policías, entonces no hay necesidad de tener una Puerta Violeta”, ejemplifica.

Desde 2010 existen estos Centros, implementados por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim). Actualmente son más de 40, aunque no todos tienen casa de transición, y están definidos como: “la concentración de instancias gubernamentales, del poder judicial y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) que brindan servicios de manera interdisciplinaria, secuencial, interinstitucional, coordinada y especializada a mujeres víctimas de violencia, sus hijas e hijos bajo un mismo techo, con la finalidad de garantizarles el acceso a la justicia y a encontrar conjuntamente un proceso de redignificación”.

También en el gobierno pasado hubo un proyecto similar: la Ciudad de las Mujeres, creado por Rosario Robles como secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en Tlapa de Comonfort, en la región de la montaña de Guerrero, y en Tepeji del Río, Hidalgo. Sin embargo, hace apenas unas semanas en una visita del presidente a Tlapa, las mujeres le pidieron apoyo porque desde el inicio de su gobierno ese Centro no ha recibido presupuesto y está en riesgo de cerrar.

Wendy Figueroa, directora de la Red de Refugios, cuenta que en las mesas de trabajo que han tenido con la Secretaría de Gobernación (Segob), la de Seguridad y Protección Ciudadana,la de Salud y otras instituciones para ver cómo van a funcionar ahora los refugios, preguntó específicamente cuál era la diferencia de las Puertas Violetas con los Centros de Justicia, y la respuesta fue que únicamente que no se va a obligar a las mujeres a denunciar.

Las directoras de refugios nunca han estado de acuerdo en que el gobierno centralice las atenciones a mujeres víctimas de violencia justamente por la falta de confianza en las instituciones de seguridad y justicia. Además, según datos de la red, el 15% de mujeres atendidas el último año eran pareja de un policía o militar.

“Por ejemplo, no podemos obligar a que el primer contacto sea un policía, simplemente llegan muchísimas mujeres que son parejas de policías. Entonces el policía que esté ahí de primer contacto, ¿a quién le va a ser más leal? Aunque sea un policía de proximidad. Nosotras aquí en Aguascalientes hemos capacitado a la policía y aun así nos enteramos de cosas… No es viable. O cuando llega la esposa de un político a pedir ayuda. ¿Dónde va a estar más la lealtad de ellos?”, cuestiona D’Escobar.

Figueroa también cuestionó la diferencia de las nuevas Puertas con cómo funciona la Red de Refugios, y la respuesta fue que ahora sí se iba a coordinar con las autoridades bajo un modelo homologado.

“Lo que hace falta y no quieren ver es que no es la coordinación el problema; nosotras nos coordinamos, pero las instancias de gobierno no responden a sus compromisos ni a sus obligaciones que tienen que promover y hacer para realmente garantizar los derechos de las mujeres”, replica.

La homologación también existe desde 2011, que se elaboró un modelo con el Instituto Nacional de las Mujeres. En 2015 la Red presentó una actualización, pero se archivó, y también está congelada una propuesta de Norma Oficial Mexicana para Refugios.

En cuanto a presupuesto, a Figueroa le dijeron que el de las Puertas Violetas saldrá de la misma bolsa que se tiene para refugios y que se está valorando si permanece en Salud o en Segob, o se crea como programa.

“Me parece absurdo. Los programas aparecen y desaparecen según los gobiernos. Los refugios están en el marco de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, tienen todo un marco y blindaje nacional e internacional, y son mecanismos independientes y autónomos que no están dentro de ninguna otra estrategia, que en sí mismos son la estrategia”, comenta.

“Mi posición es que para 2020 no puede estar en otra secretaría porque el presupuesto ya está etiquetado en el Ramo 12 (de salud), todo cambio es un proceso y no se puede cambiar de la noche a la mañana porque eso puede poner en riesgo la continuidad y todos los mecanismos que hemos estado implementando en una secretaría”.

Así que por ahora, lo único cierto es que en la planeación del funcionamiento del Estado para el próximo año no hay ninguna partida específica o programa llamado Puertas Violetas, sino que por ahora se está negociando con cada Estado y Municipio donde hay proyecto de abrir una para que aporten los recursos necesarios, mientras que a las Organizaciones de la Sociedad Civil se les seguirá entregando el dinero como en años pasados para mantener los refugios para mujeres víctimas de violencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

El violento choque de dos aviones contra los edificios más altos de Nueva York fue el comienzo de una secuencia de horror que redujo a escombros los emblemáticos colosos de acero y concreto.
7 de septiembre, 2021
Comparte

MITEl 11 de septiembre de 2001 dos aviones Boeing 767 embistieron las Torres Gemelas, que con sus 110 pisos eran los edificios más altos de Nueva York.

El primer avión chocó contra la torre norte a las 8:45 de la mañana. El edificio ardió durante 102 minutos y luego, a las 10:28 a.m. se derrumbó en solo 11 segundos.

Dieciocho minutos después del primer choque, a las 9:03 a.m., el segundo avión impactó la torre sur. El rascacielos resistió en llamas durante 56 minutos, tras lo cual, a las 9:59 a.m., colapsó en 9 segundos.

“Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar”, recuerda Bruno Dellinger, un sobreviviente que trabajaba en el piso 47 de la torre norte.

“Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”, dice Dellinger en su testimonio compartido por el Museo y Monumento Conmemorativo del 11 de septiembre en Nueva York.

Trayectoria aviones

BBC

El saldo fueron 2.606 personas muertas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres resistieron varios minutos antes de venirse abajo.

¿Por qué se cayeron las torres?

“La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista“, le dice a BBC Mundo el ingeniero civil Eduardo Kausel, profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Justo después de los ataques, Kausel fue el líder de una serie de estudios y publicaciones en las que expertos del MIT analizaron las causas de los derrumbes desde el punto de vista estructural, de ingeniería y arquitectónico.

La respuesta de Kausel encierra una serie de fenómenos físicos y químicos que desataron una catástrofe que nadie, para ese entonces, era capaz de imaginar.

Combinación fatal

Los estudios del MIT, que se publicaron en 2002, coinciden en gran parte con los hallazgos del reporte que el gobierno de Estados Unidos le encargó al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) para averiguar por qué se cayeron las torres, y cuya versión final se publicó en 2008.

Torres Gemelas

Getty
En 2001 las Torres Gemelas eran los edificios más altos de Nueva York.

Tanto el MIT como el NIST concluyen que las torres se derrumbaron debido, principalmente, a la combinación de dos factores:

• El severo daño estructural que causaron los choques de los aviones en cada edificio

• La cadena de incendios que se expandieron a lo largo de varios pisos

“Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado”, dice Kausel.

“Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo”.

“Las torres tenían mucha resistencia”, dice el ingeniero.

El informe del NIST, por su parte, afirma que existen documentos oficiales que indican que las torres estaban diseñadas para soportar el impacto de un avión Boeing 707, que era la aeronave comercial más grande que existía al momento de ser diseñadas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres quedaron reducidas a escombros.

Los investigadores del NIST, sin embargo, advierten que no encontraron información sobre los criterios y los métodos que se utilizaron para llegar a esa conclusión.

Lo que sí está claro es que, juntos, el impacto y el incendio, produjeron un desenlace fulminante: el colapso de ambas torres.

Cómo estaban construidas las torres

Las Torres Gemelas tenían un diseño que era estándar en la década de los 60, cuando comenzaron a ser construidas.

Cada edificio tenía en el centro un núcleo vertical de acero y hormigón, que albergaba los ascensores y las escaleras.

Cada piso se formaba con una serie de vigas de acero (horizontales) que partían desde ese núcleo y se conectaban con columnas de acero (verticales) para formar las paredes exteriores del edificio.

El entramado de vigas distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, mientras que cada piso, a su vez, servía como un soporte lateral que evitaba que las columnas se torcieran, lo que en ingeniería civil se conoce como pandeo.

Torres Gemelas

Getty
Las torres tenían una columna central a partir de la cual salían las vigas que se conectaban con las columnas exteriores.

Toda la estructura de acero estaba recubierta por hormigón, que funcionaba como un protector de vigas y columnas en caso de incendio.

Las vigas y las columnas, además, estaban recubiertas por una delgada capa aislante a prueba de fuego.

Impacto, fuego y aire

Ambas torres fueron golpeadas por modelos distintos de aviones Boeing 767, que son más grandes que un Boeing 707.

El impacto, según el informe del NIST, “dañó severamente” las columnas y desprendió el aislamiento contraincendios que recubría el entramado de vigas y columnas de acero.

“La vibración del choque hizo que el recubrimiento antifuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego“, explica Kausel.

Así, el daño estructural le abrió camino a las llamas, que a su vez iban causando más daño estructural.

Torres Gemelas

Getty
Gran parte del combustible se quemó durante la bola de fuego que se produjo al momento del impactó de los aviones.

Mientras eso ocurría, las temperaturas, que llegaban a los 1.000 °C, hacían que los vidrios de las ventanas se dilataran y se rompieran, con lo cual entraba aire que servía de alimento al fuego.

“El fuego se autoalimentó de aire y por eso se propagó“, dice Kausel.

“Bombas voladoras”

Los datos oficiales estiman que cada avión cargaba cerca de 10.000 galones de combustible (más de 37.850 litros).

“Eran bombas voladoras”, dice Kausel.

Gran parte de ese combustible se quemó durante la bola de fuego que se formó en el momento del impacto, pero también hubo mucho combustible que se derramó a los pisos inferiores de las torres.

Eso hizo que el fuego se expandiera, encontrando a su paso varios objetos inflamables que le permitían seguir avanzando.

Torres Gemelas

Getty
El fuego causó daños severos a las columnas de las torres.

Ese incendio descontrolado tuvo dos efectos principales, explica el ingeniero del MIT.

Primero, el intenso calor hizo que se dilataran las vigas y las losas de cada piso. Esto causó que las losas se separaran de sus vigas.

Además, la dilatación de las vigas también empujó las columnas hacia afuera.

Pero luego hubo un segundo efecto.

Las llamas comenzaron a ablandar el acero de las vigas, volviéndolas maleables.

Eso hizo que lo que antes eran estructuras rígidas, ahora parecieran cuerdas que al arquearse comenzaron a impulsar hacia adentro las columnas a las que estaban unidas.

“Eso fue fatal para las torres”, señala Kausel.

Colapso

En ese momento ya estaban todos los ingredientes para desencadenar el colapso.

Torres Gemelas

Getty
El calor del fuego dilató las vigas, que a su vez empujaron las columnas.

Las columnas ya no estaban totalmente verticales, debido a que las vigas primero las empujaron hacia afuera y luego las halaron hacia adentro, así que comenzaron a pandear.

Así, según el informe del NIST, las columnas iniciaron el colapso arqueándose, mientras las vigas a las que estaban conectadas tiraban de ellas hacia adentro.

El análisis de Kausel, por su parte, añade que, en alguno casos, las vigas halaron tan fuerte de las columnas que destrozaron los pernos que las ataban a las columnas, lo que causó que estos suelos se derrumbasen y los escombros fueran causando sobrepeso en los pisos inferiores.

Esto produjo un estrés adicional a la capacidad de las ya debilitadas columnas.

El resultado fue una caída en cascada.

Torres Gemelas

Getty
Las paredes se derrumbaron “como quien pela un banano”.

Una vez que el edificio entró en caída libre, explica Kausel, el colapso expulsó progresivamente el aire que había entre los pisos, lo que causó un viento fuerte hacia la periferia.

Esto hizo que el derrumbe quedase envuelto en una nube de polvo, y que las paredes externas se derrumbasen hacia afuera, como quien pela un banano, dice el experto.

Ambos edificios se esfumaron en cuestión de segundos, pero el fuego entre los escombros siguió ardiendo durante 100 días.

Veinte años después, el horror y el dolor que causaron los atentados aún no se apagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.