close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Del feminicidio al uso indebido de drones, estos son los delitos y penas que se quieren homologar en México

La propuesta de un Código Penal unificado para todo el país retoma delitos que ya existen en códigos estatales, pero también incorpora nuevos. No contempla al aborto como un ilícito.
Cuartoscuro Archivo
16 de enero, 2020
Comparte

Por primera vez en su historia reciente, México podría contar con un mismo catálogo de delitos y penas homologadas para todos los estados del país. Se trata del denominado Código Penal Nacional, anunciado el miércoles por el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, y cuya iniciativa formal se presentará al Congreso para su discusión, el próximo 1 de febrero.

Dicho Código Penal Nacional retoma delitos que ya existen en los códigos locales, pero también incorpora nuevos ilícitos que deberán sancionarse en todos los estados. 

Legisladores de Morena y de oposición consultados por este medio coincidieron en que la expedición del Código y de la ley Nacional de Cultura y Justicia Cívica es uno de los pendientes más importantes en la agenda de justicia. Consideraron que se trata de un cambio necesario para hacer mas eficiente el combate al crimen y a la violencia. En ese contexto, estimaron que serán de las iniciativas prioritarias a analizar, revisar y aprobar.

A partir del borrador del proyecto de esta iniciativa, Animal Político presenta algunos de los delitos incluidos en el Código Penal Nacional, que no considera al aborto como una conducta delictiva:

Los delitos más graves

Feminicidio

El feminicidio quedará tipificado en todo el país como la privación de la vida de una mujer “por razones de género”. Se considera que ello ocurre cuando se presenta una o más de las siguientes ocho circunstancias: que haya violencia sexual previa; que se inflijan lesiones o mutilaciones degradantes previas o posteriores al crimen; que existan antecedentes de violencia familiar, escolar o laboral entre agresor y víctima.

También cuando haya existido una relación sentimental, afectiva o de confianza con la víctima; o existan datos que prueben que hubo amenazas o acoso; que la víctima haya sido incomunicada de forma previa al asesinato; que el cuerpo de la víctima sea exhibido o depositado en un lugar público; o que se acredite alguna manifestación de odio.

Te puede interesar: Puerta Violeta, la estrategia del gobierno de AMLO para mujeres víctimas de violencia

La sanción para quien comete un feminicidio será de 40 a 60 años de prisión, y una multa de 500 a 1000 veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Secuestro

Quedará definido en todo el país como la privación ilegal de la libertad con el propósito de obtener para sí o para un tercero un beneficio, o con la finalidad de retener a la víctima como rehén, a cambio de que la familia realice o deje de realizar algún acto. También se entenderá como secuestro la retención ilegal de las personas con fines de extorsión.

Todo ello se sancionará con una pena de 40 a 60 años de prisión, y multa de 12 a 24 mil UMAs.

La simulación de un secuestro con algún fin tendrá una pena específica de 4 a 16 años de cárcel.

Desaparición forzada

La comete el servidor público o un particular en complicidad con un servidor que prive de la libertad a una persona, seguida de la negación de este hecho o de la negativa de aportar datos sobre su destino o paradero. Se castigará con hasta 60 años de prisión, y con multa de 10 a 20 mil UMAs.

Ejecución Sumaria

Lo comete el servidor público o un particular en complicidad con el mismo que prive de la vida a una persona, derivado del exceso en uso de la fuerza, la retención de una persona en condiciones inadecuadas o después de la desaparición forzada. La pena será de hasta 60 años de prisión.

Homicidio calificado/agravado

Es el homicidio que se comete con “ventaja, traición, alevosía, premeditación, retribución, por el medio empleado, saña, en estado de alteración voluntaria u odio”. La pena será de 40 a 60 años de prisión. La misma condena corresponderá si el homicidio es resultado de una violación o un robo, o dentro de una casa habitación a la que el agresor haya ingresado con engaños o furtivamente.

Cuando se prive intencionalmente de la vida a la persona, pero sin las características mencionadas anteriormente será un “homicidio simple” y la sanción sería de hasta 30 años de cárcel.

Violación

Lo comete la persona que introduzca sin consentimiento de la víctima el pene por la vía vaginal, anal u oral, o cualquier objeto por la vía vaginal o anal. La sanción será de 8 a 20 años de cárcel. La pena se incrementará a 30 años de prisión si la víctima es menor de edad, o que por alguna razón no se encuentre en capacidad de resistirlo.

El código señala expresamente que dicha condena será la misma aun cuando existan vínculos de matrimonio, conyugales o similares entre las partes. Cabe señalar que actualmente algunos códigos estatales señalan atenuantes en este tipo de situaciones, lo que quedaría eliminado.

Los delitos más comunes: extorsión, robos y violencia familiar

Robos y la excepción por necesidad

El robo es el delito que con mayor frecuencia se comete en México. La propuesta de Código Penal Nacional lo define como: “apoderarse de una cosa ajena mueble, sin derecho y sin consentimiento de la persona que puede disponer de ella con arreglo a la ley”

Se contemplan múltiples modalidades entre ellas: robo de energía eléctrica, de material radioactivo, en el campo, de vehículo, casa habitación, entre otros. Las penas por robo pueden ir desde meses hasta más de 15 años de cárcel, dependiendo de la modalidad y circunstancias que lo agravan, como el uso de violencia.

El Código prevé además una pena de 2 a 3 años de prisión para quien sea sorprendido comercializando objetos robados.

Un punto novedoso que se establece literalmente es que no se castigará con prisión a la persona que sin emplear engaños o medios violentos se apodere por una ocasión de objetos que le sean indispensables, para satisfacer en ese momento una necesidad personal o de sus familiares.

Extorsión simple y agravada

La extorsión queda definida como la acción de obligar a otra persona a dar algo o dejar de hacer algo a cambio de un lucro, para sí o para otra persona y causando un daño patrimonial al afectado. La pena para quien lo cometa será de 15 a 30 años de prisión, y de 50 a 2 mil 500 veces el valor de la UMA.

Dicha pena podría agravarse hasta en dos terceras partes si la persona que lo comete es un servidor público de alguna institución de seguridad, de los tres niveles de gobierno.

Violencia familiar

Otro de los delitos de mayor incidencia en el país. La propuesta de Código Nacional señala que este ilícito lo comete quien “lleve a cabo actos o conductas de dominio, control o agresión física, psicológica, patrimonial o económica, a alguna persona con la que se encuentre o haya estado unida por vínculo matrimonial, de parentesco por consanguinidad, afinidad o civil, concubinato, o una relación afectiva de hecho dentro o fuera del domicilio familiar”.

La sanción para quien cometa este ilícito será de seis meses a 4 años de prisión, que podrá agravarse significativamente si ello origina otros delitos como lesiones u homicidio.

Los delitos nuevos

La propuesta de Código Penal Nacional incluye más de una veintena de nuevos delitos que de aprobarse deberán ser perseguidos y combatidos en todas las entidades del país. A continuación, se detallan algunos de ellos:

Uso indebido de drones

Se define como el uso de un “sistema de aeronave dirigida a distancia” cerca o en el espacio destinado a instalaciones estratégicas, de policía, cuerpos de emergencia, palacios de gobierno, la casa del presidente y del gobernador, entre otros. La pena a quien resulte responsable será de 3 a 6 años de prisión, y multa de hasta 400 veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Vigilancia ilícita contra servidores públicos

Conocida popularmente como “halconeo”. Comete este delito quien vigile personalmente o con medios electrónicos o telefónicos a una autoridad, con la finalidad de perpetrar un acto en su contra o impedirle realizar una función. La sanción será de 4 a 8 años de prisión que se agravará si la persona es servidor público.

Delitos digitales

Son actividades en contra de la información digital y en materia de protección de datos informáticos. Se incluye una decena de modalidades distintas que van desde el acceso ilícito a sistemas y medios de almacenamiento, hasta la alteración de equipos de instituciones bancarias o de seguridad nacional. Las penas van de los 6 meses hasta los 15 años de prisión.

Ofrecimiento de un empleo inexistente

Comete este delito quien con fines de obtener un lucro ofrezca por cualquier medio un empleo que resulte falso o inexistente en perjuicio de quien lo solicite. La sanción será de 5 a 10 años de prisión y multa de 5 a 47 veces de UMAs.

Delitos de directores de obra

Lo cometerán los Directores Responsables de Obra (DRO) o corresponsables que permitan el desarrollo de una obra sin apego a las disposiciones aplicables. La sanción será de 2 a 5 años de prisión, y multa de 400 a 700 veces de UMAs.

Delitos sobre el agua potable

Se incluyen diversas modalidades, dese la falta de desinfección del agua potable, hasta su distribución ilegal en pipas, o restringir por cualquier medio el flujo de esta. Las penas van de 1 hasta 6 años de prisión, dependiendo de la circunstancia y modalidad.

El “Asalto”

Lo comete el que “haga uso de violencia sobre una persona con el propósito de causar un mal, obtener un lucro o de exigir su asentimiento para cualquier”. No se trata de un robo, que es la sustracción de un bien, sino del ataque a la persona. Se castiga con una pena que puede ir desde los 4 hasta los 20 años de cárcel.

Maltrato y crueldad animal

Contemplado actualmente solo por algunos códigos locales. Lo comete quien infrinja maltratos o tratos crueles a animales, entendiéndose por estos como “un organismo vivo, no humano, sensible, que no constituya plaga, que posee movilidad propia, y capacidad de respuesta a los estímulos del medio ambiente perteneciente a una especie doméstica o silvestre”. Los animales callejeros entran dentro de esta definición también.

También cometerán delitos de maltrato animal quienes críen perros para peleas callejeras, participen en ellas, las promuevan o asistan como espectadores. Las penas van de 1 a 5 años de prisión.

Otros delitos nuevos: fraudes procesales, robos en el campo, enriquecimiento ilícito en la modalidad de contar con patrimonio injustificado, cohecho pasivo de servidores públicos extranjeros, y disparos con arma de fuego.

El aborto no es delito en el Código Nacional

El Código Penal Nacional no contempla entre el catálogo de ilícitos el aborto o interrupción voluntaria del embarazo, como sí lo hacen actualmente la mayoría de los códigos penales estatales. Es decir, no lo considera como una actividad o acción que pueda tipificarse como un delito.

No obstante, ello no impediría que los estados sí lo hicieran, ya que como adelantó el fiscal Gertz Manero ante el Senado, los estados mantendrán facultades para tipificar como ilícitas otras conductas que no incluya el Código Nacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El drama de los niños que pueden "comer hasta morir"

El cubano Héctor Fernández cuenta que ha visto a su hijo Christian, quien sufre el síndrome de Prader-Willi, ingerir "comida para perros, buscar dentro de la basura, vaciar un tubo entero de pasta de dientes en su boca". "Para él, todo es comida".
26 de diciembre, 2019
Comparte

El refrigerador en la casa de Héctor Fernández está cerrado con llave; y la puerta de la cocina también.

De igual forma están los armarios, el botiquín y, en realidad, cualquier espacio que contenga algo remotamente comestible.

Y todas las noches, Fernández oculta el manojo de llaves debajo de su almohada.

No es que este esté paranoico con que lo vayan a robar. El asunto es que su hijo tiene una condición genética incurable: el síndrome de Prader-Willi.

Los pacientes con esta afección, que lleva el nombre de los dos investigadores que la descubrieron en 1956, padecen un hambre insaciable y que no cesa.

Siempre tiene hambre

Fernández asegura que Christian, su hijo de 18 años, podría en efecto comer hasta morir si no lo supervisaran.

“Las historias que podría contar…”, reflexiona.

Dice haberlo visto ingiriendo “comida para perros del bol, buscando dentro de la basura, vaciando un tubo entero de pasta de dientes en su boca”.

“Para él, todo es comida”, cuenta antes de que Christian lo interrumpa para anunciar que tiene hambre.

Su padre le da una sola rodaja de piña, que ya había picado anteriormente; debe asegurarse de que el joven no consuma una cantidad superior de azúcar de la que necesita por las mañanas.

Christian comiendo.

BBC
Christian podría comer hasta morir si no lo supervisan, según su padre.

El síndrome de Prader-Willi, que es consecuencia de una alteración genética originada por un fallo en la expresión de genes del cromosoma 15, tiene un efecto devastador tanto en los pacientes como en sus familias.

Además de sufrir de obesidad y diabetes, patologías que acortan la esperanza de vida, los niños con esta afección tienen problemas de desarrollo mental y de comportamiento.

Una enfermedad rara

Christian es generalmente un chico bueno y amigable, pero puede tener episodios de ira violenta si se le niega la comida que quiere.

Es como un huracán de categoría cinco, aplastando cualquier cosa a su paso”, explica su padre, mostrándome un video inquietante de una escena violenta reciente.

Sus padres incluso tuvieron que amarrar a Christian a una silla para evitar que se lastimara o hiriera a sus cuidadores.

“Simplemente trato de vivir la vida día a día”, dice Fernández, incapaz de contener las lágrimas.

No sé qué le pasará después de que me haya ido“, añade, haciéndose eco de una preocupación recurrente para los padres de niños con Prader-Willi.

Especialmente difícil en Cuba

Tratar las complicaciones de la enfermedad es especialmente difícil en Cuba.

Héctor Fernández intenta alimentar a su hijo con una dieta macrobiótica para controlar su peso y los niveles de azúcar en la sangre.

Mujer con bolsas de comida.

Getty Images
Padecer de esta enfermedad es particularmente difícil en Cuba, debido a la escasez de alimentos y de medicinas que afecta a todos los habitantes de la isla.

Pero es difícil encontrar la comida y las medicinas necesarias en una isla afectada por un embargo económico estadounidense que ha durado décadas y por años de mala gestión económica por parte del Estado socialista.

Aunque el gobierno cubano elogia su sistema de salud, este sufre de una falta de inversión crónica. Y Fernández sostiene que los médicos en la isla no tienen mucha experiencia en el tratamiento del síndrome de Prader-Willi.

“Al tratarse de una enfermedad rara, hay muy pocos médicos en el país que hayan tratado a pacientes con esta enfermedad“, explica.

“Podrían haber visto un caso en 20 años y luego nunca haber visto otro. Aquí no hay ningún especialista (en esta afección)”.

El padre de Christian agrega que los pacientes deben ser vistos por una variedad de expertos que sepan del Prader-Willi, desde nutricionistas y dietistas hasta psiquiatras y fisioterapeutas.

Aún así, las cosas están empezando a cambiar.

Mejores servicios y tratamientos

El mes pasado, Cuba acogió la décima Conferencia Internacional de Síndrome Prader-Willi, un foro que reunió a investigadores, médicos, pacientes y sus familias bajo un mismo techo para que compartieran sus experiencias.

Christian comiendo.

BBC
Incluso encontrar pasteles de arroz puede ser complicado en Cuba, pero el padre de Christian ya está familiarizado con las necesidades de un paciente como su hijo.

Según el profesor Tony Holland, presidente de la Organización Internacional de Síndrome Prader-Willi, se trata de una oportunidad invaluable.

“El aspecto más importante es conseguir que familias, científicos y cuidadores —algunos de países que ofrecen muy buenos servicios, otros que tienen muy pocos o no tienen— aprendan los unos de los otros”.

La intención es que las personas puedan “abogar por mejores servicios, abogar por tratamientos adecuados para sus hijos” cuando regresen a casa, señala.

Como profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Cambridge, Holland ha estado involucrado durante años con el síndrome de Prader-Willi y ha observado el estado de atención de la afección en muchas partes del mundo.

A pesar de los grandes progresos que todavía hay que hacer en Cuba, él cree que actualmente existen buenos indicios.

Gracias a internet

Cubanos utilizando aparatos conectados a internet.

Getty Images
Las mejoras en el acceso a internet en la isla han contribuido a que más de 100 familias vinculadas con la enfermedad estén en contacto constante.

“Cuba ahora tiene la capacidad de hacer un diagnóstico genético con sus servicios de salud. Sus médicos están comenzando a reconocer el síndrome de Prader-Willi, hay una comunidad de familias con afectados, y eso es realmente importante”.

Eso coincide con la experiencia de Héctor Fernández. En 2010, los padres de estos pacientes celebraron su primera reunión nacional.

Solo asistieron seis. Pero hoy en día, más de 100 familias cubanas vinculadas con la enfermedad, gracias a las mejoras en el acceso a internet en la isla, están en contacto constante.

Fernández le sirve el almuerzo a Christian: un plato de verduras crudas y una galleta de arroz integral. Incluso encontrar galletas de arroz es una lucha en Cuba.

Pero el padre de familia ya está familiarizado con las necesidades de un paciente con Prader-Willi. Incluso ha comenzado a instruir a otras personas de su vecindario sobre la enfermedad.

Les explica que Christian no es solo un poco gordito y con un desarrollo mental afectado, sino que está en riesgo de morir a diario.

“Aquí hay una tendencia a recompensar a los niños por ser buenos con dulces”, observa. “Pero la gente no se da cuenta de que un dulce aquí y otro allá podría matarlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=88s

https://www.youtube.com/watch?v=WTuw_gfggKo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.