Hermano de empresario asesinado en BCS dice que un comandante le confesó la tortura del principal sospechoso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Hermano de empresario asesinado en BCS dice que un comandante le confesó la tortura del principal sospechoso

El hermano del empresario José Arredondo asegura que un comandante le confesó que hubo tortura contra un detenido por el caso.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

El caso del empresario José Arredondo, asesinado el 16 de julio de 2019 en San José Los Cabos, Baja California Sur, México, presenta nuevas pistas.

De acuerdo con el testimonio de Sergio Arredondo, hermano de José, un policía ministerial que se identificó como el comandante José de Jesús García le aseguró que Roberto Guadalupe “N”, de 51 años, era el asesino de su hermano, aunque también dijo que para sacarle su declaración lo secuestraron y torturaron en el desierto.

Entérate: La Fiscalía de BCS usa tortura y desaparición para investigar homicidios, acusa víctima

José Arredondo era un empresario nacido en Michoacán, pero desde los 12 años residía en Estados Unidos. Allí era muy conocido por ser el dueño de grandes negocios automotrices en Bakersfield y por ser el padre de Samuel Kim, cantante de K-Pop, un popular estilo coreano. El 16 de julio de 2019 apareció muerto en su departamento de San José Los Cabos, Baja California Sur. Casi dos semanas después fue detenido el empresario Roberto Guadalupe, de 51 años, quien era amigo de la víctima y desde entonces permanece en prisión.

En las investigaciones sobre el caso hay señalamientos de tortura y secuestro cometidos presuntamente por agentes ministeriales de la Fiscalía del Estado.

“Ahorita lo van a levantar. No lo van a arrestar, lo van a secuestrar, se lo van a llevar ahorita al desierto y ahí nos va a decir de volada lo que pasó”, fue lo que supuestamente le dijo el comandante García a Sergio Arredondo.

Estos hechos presuntamente ocurrieron el 19 de julio en el condominio Las Gardenias de San José Los Cabos. Ahí había aparecido tres días antes el cuerpo de José Arredondo y ahí los agentes citaron a Roberto Guadalupe. Según el testimonio de Roberto, tras acordar que acudiría a la sede de Fiscalía para ser interrogado, dos vehículos le interceptaron y pasó una semana encerrado ilegalmente. El 29 de julio fue oficialmente detenido y encarcelado, acusado de matar al empresario con el que jugaba golf desde hacía 25 años.

“Me siento utilizado. No quiero que un inocente pague”, dijo Sergio Arredondo en una entrevista en Telemundo en la que participaron el abogado de los hermanos de la víctima, Armando Serrano, y Jaime Salomón Tacher Urbina, abogado Roberto Guadalupe, el único detenido por el asesinato.

Daniel de la Rosa Anaya, procurador General de Justicia del Estado de Baja California Sur, considera que las acusaciones formuladas por el hermano de la víctima se explican por la pugna que mantiene con la viuda, Laura Arredondo, a causa de la herencia. “Él (en referencia a Sergio Arredondo) quería que investiguemos a la esposa. Para él uno de los responsables es la esposa”, dijo.

Cuestionado sobre las acusaciones de tortura de sus agentes, De la Rosa Anaya dijo que se ha abierto una investigación interna. No obstante, defendió que este caso se basa en pruebas presentadas ante el juez. En concreto, se trata de restos de sangre de la víctima que presuntamente aparecieron en los zapatos y el coche de Roberto Guadalupe. El acusado siempre ha asegurado que los ministeriales “sembraron” estas evidencias durante la semana en la que asegura haber sido secuestrado.

Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre enero y noviembre de 2019 se registraron 82 asesinatos en Baja California Sur, de un total de 31 mil 688, lo que le sitúa como uno de los estados con menor impacto de la violencia homicida.

El testimonio de Sergio Arredondo viene a ratificar la versión sostenida por Jaime Salomón Tacher Urbina, abogado defensor de Roberto Guadalupe, quien asegura que se trata de una acusación fabricada, y denuncia que dentro de este caso hay una decena de personas que dicen haber sido detenidas irregularmente y torturadas por agentes de Baja California Sur.

Animal Político tuvo acceso a la primera declaración del acusado ante el juez, en la que denunció haber sido secuestrado durante una semana por agentes ministeriales y aseguró que las pruebas que existen en su contra fueron preparadas por uniformados, que entraron ilegalmente en su casa.

En la misma audiencia también habló un primo suyo, Enrique, y el único testigo, un guardia de seguridad del condominio en el que residía la víctima. Ambos declararon haber sido secuestrados por ministeriales para obtener testimonios. El caso del guardia es especialmente relevante ya que se trata de la única persona que señaló a Martínez González como posible responsable. Posteriormente, ante el juez, se desdijo de su acusación y afirmó que fue inducida por los policías.

Hasta ahora son 10 las personas que aseguran haber sido torturadas durante las investigaciones por el asesinato de José Arredondo.

Hasta el momento solo los primeros tres han realizado la denuncia ante el juez que investiga el asesinato de Arredondo. Ninguno ha presentado ninguna querella por malos tratos. Jaime Salomón Tacher Urbina, abogado del acusado del homicidio, dijo que tiene previsto elevar el caso ante autoridades federales.

Primero fueron Roberto Guadalupe “N”, su primo Enrique y el vigilante de seguridad del condominio Las Gardenias. Los tres denunciaron haber sido golpeados y obligados a declarar durante una audiencia de prueba anticipada, celebrada el 7 de octubre en Los Cabos.

Posteriormente otras tres personas denunciaron haber sido secuestradas y maltratadas por ministeriales. Se trata de José, exgerente del restaurante Gastro Bar by Martin Berasategui, su hijo, de nacionalidad estadounidense, y su primo.

“Temo por mi vida y por la de mi familia. No me siento seguro. Si no me ayudan me voy a desaparecer”, declaró a Animal Político a principios de noviembre. Estaba previsto que José testificase ante el juez en una audiencia que iba a celebrarse el 14 de diciembre. No pudo acudir ya que fue nuevamente detenido junto a su esposa el jueves 5 de diciembre, y acusado de formar parte de una banda de secuestradores y de “acopio de armas”. Actualmente los dos están encarcelados en la prisión de Los Cabos.

Su defensa también está en manos de Jaime Salomón Tacher Urbina. El abogado aseguró que en esta segunda detención los ministeriales también les instaron a declararse responsables de la muerte de Arredondo. La pareja conocía al empresario porque ambos dijeron haber mantenido relaciones íntimas con él. Además, José Arredondo era habitual en el restaurante en el que trabajaba el detenido.

En este último operativo también fueron detenidas otras cinco personas. Se trata de Raúl, socio de José en una pequeña constructora que acababa de poner en funcionamiento, y otros cuatro empleados. Actualmente Raúl ejerce como testigo protegido, aunque Tacher Urbina aseguró que fue torturado y que sufrió daños por los golpes recibidos en la cabeza.

Según la web Colectivopericu.net, este operativo buscaba arrestar a los responsables de un asalto a un Banorte de Cabo San Lucas ocurrido el 4 de octubre.

En paralelo a la denuncia de torturas, el abogado Jaime Salomón Tacher Urbina aseguró haber detectado seguimientos la última vez que visitó Los Cabos. En concreto, hizo referencia a la presencia de un sujeto ante la habitación de su hotel, lo que fue detectado por los servicios de seguridad del establecimiento y le obligó a cambiar de lugar en el que pernoctar.

El ministerio público tiene hasta el 27 de enero para armar su caso sobre el asesinato de José Arredondo. En ese momento tendrá que decidir si vincula definitivamente a proceso a Roberto Guadalupe. En caso de que así sea, se abren 15 días hábiles para que las partes preparen el juicio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo opera la mafia albanesa en América Latina y hasta dónde llegan sus nexos

Desde hace dos décadas, miembros de los clanes de las organizaciones delictivas albanesas han hecho jugosos negocios con los cárteles de América Latina.
15 de noviembre, 2022
Comparte

Fue el 9 de junio pasado cuando un cargamento etiquetado como “espárragos finos” salió en un tráiler de 18 toneladas de la ciudad de Trujillo, en el noroeste de Perú.

Se dirigía al puerto comercial de Callao, el más importante del país ubicado en Lima. Allí esperaba el cargamento de vegetales un buque que tenía como destino final el puerto de Rotterdam, en Países Bajos.

Pero el cargamento no estuvo ni cerca de salir del país sudamericano.

Los agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) de la Policía Nacional de Perú lograron detectar que los espárragos estaban contaminados con una substancia que resultó ser cocaína líquida.

“La droga en el Huallaga (norte de Perú) posiblemente pueda estar costando US$500 o US$700, para que ya en Lima tenga un valor de US$1.300 y llegando a un puerto en Europa a un precio de US$40.000 por kilo“, explica el director de la Dirandro, Deny Rodríguez.

Detectaron dos toneladas de droga, un golpe estimado de US$77 millones. Rodríguez dice que en la pirámide de esta operación de tráfico de cocaína estaban dos ciudadanos albaneses: Malo Franc, alias “Pelao”, y Meta Gentjan, “Barbas”.

Meta Gentjan y Malo Franc

Dirandro
Meta Gentjan y Malo Franc fueron seguidos por las autoridades durante su estancia en Perú.

Ambos ingresaron a Perú legalmente, como turistas a través de la frontera con Ecuador, pero la Dirandro los estuvo vigilando durante su permanencia en el país.

“Estos sujetos albaneses son los que se encargandel tema financiero y logístico para generar operaciones de tráfico ilícito de drogas en territorio peruano”, afirma Rodríguez.

Aunque no es numerosa, la presencia de hombres originarios de Albania en países donde operan carteles de producción y tráfico de drogas en América Latina no es nueva.

Desde la década de 2000, miembros de clanes familiares de la llamada “mafia albanesa” han viajado a la región latinoamericana para extender sus negocios en Europa.

“Los clanes criminales albaneses están en América Latina por una razón: para comprar cocaína a bajo precio”, señala Alessandro Ford, un investigador de InsightCrime.

Empaques de espárragos con droga

Getty Images
Los “espárragos finos” enlatados en Perú tenían cocaína líquida que luego sería comercializada en Europa.

Los albaneses han establecido contactos con carteles y grupos del narcotráfico en países como Colombia, Ecuador, México y Perú al menos desde hace dos décadas.

Sin la necesidad de contar con un comando de muchos hombres y armas de alto calibre, como los carteles latinoamericanos, han hecho jugosos negocios con los carteles de esos países.

“Su función es ser conectores del negocio, cerrar tratos, cuestiones logísticas. Pero nunca se verá un convoy armado de la mafia albanesa, salvo guardias que ofrezcan protección”, explica Víctor Sánchez, un investigador mexicano que estudia el crimen organizado.

Su poder radica en el control compartido con otras mafias, como la italiana, de puertos en Europa por los que ingresan drogas y productos ilegales.

¿Por qué albaneses?

Albania ha sido históricamente un corredor en el tránsito comercial entre Asia y Europa en la península de los Balcanes.

“Una vez que el comunismo colapsó, Albania, junto con la antigua Unión Soviética, experimentó una revitalización dramática del crimen organizado”, explica Ford.

Desde el tráfico ilegal de heroína y armas hasta cigarrillos y personas, “los clanes criminales albaneses lo pasaban todo de contrabando”, señala el investigador.

Un mapa con la ubicación de Albania

Getty Images

A inicios de la década de 2000, los albaneses empezaron a asociarse con la mafia italiana. En especial, se vincularon con clanes de la ‘Ndrangheta, una poderosa organización criminal del sur de Italia.

“Sin embargo, los albaneses pronto enviaron sus propios emisarios a América Latina para negociar la compra al por mayor de cocaína barata. Estas personas se establecieron predominantemente en dos ciudades portuarias del Pacífico: Guayaquil, en Ecuador y, en menor medida, El Callao, en Perú”, explica Ford.

A partir de entonces construyeron contactos con otros países donde se producen de drogas, como Bolivia, Colombia y México.

Kompania Bello

La mafia albanesa no es solo un grupo, sino que hay varios clanes por Europa, dicen los expertos.

La organización más prominente, que aglutina a varios clanes, es la autodenominada Kompania Bello. Ha sido una de las más grandes y extendidas por países como Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Francia, España, Portugal, Italia y Alemania.

“Funciona como una especie de diáspora, un poco como durante muchos años funcionaron mafias italianas como la Cosa Nostra, la Camorra y La ‘Ndrangheta”, explica Sánchez.

“La mafia albanesa lo que ha hecho es precisamente empezar a colonizar otros países con mayores ingresos. Y entonces los inmigrantes albaneses se reúnen como especie de familia y empiezan a controlar mercados ilegales”.

Una agente en el puerto de Rotterdam

Getty Images
Las operaciones de Kompania Bello han sido combatidas durante mucho tiempo en puertos como el de Rotterdam.

Kompania Bello afianzó su poder a lo largo de los últimos viente años. Sin embargo, la Interpol anunció en 2020 una gran operación en 10 países europeos que llevó a la captura de 20 destacados miembros. Un duro golpe para los clanes familiares.

Según la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación Policial (Europol), la mafia albanesa ha optado por cubrir toda la cadena de venta de drogas: “desde organizar grandes envíos directamente desde Sudamérica hasta la distribución en toda Europa”.

Para lograrlo, los clanes han logrado controlar el tráfico ilegal en los puertos de Rotterdam (Países Bajos) y Amberes (Bélgica), desde donde distribuyen drogas y hacen comercio ilegal.

Una rueda de prensa de Interpol

Getty Images
Europol anunció en 2020 un gran golpe a Kompania Bello que la dejó a la organización sin varios de sus líderes.

La Europol informó que Kompania Bello ha lavado dinero a través de “un sistema alternativo clandestino de remesas de origen chino, conocido como el sistemafei ch’ien“.

“Al igual que el sistema de transferencia hawala, las personas que usan el fei ch’ien depositan una suma en una ‘agencia’ de la red en un país. Otro operador retira la cantidad equivalente en otro lugar del mundo y se la pasa al destinatario previsto”.

Así, “sin dejar rastro de evidencia reveladora para los investigadores”, han blanqueado millones de euros a lo largo de los años

Su influencia en América Latina

La noticia más reciente que ha generado la mafia albanesa en América Latina es su asociación con un ala del poderoso Cartel de Sinaloa mexicano dirigida por Ismael “El Mayo” Zambada, el gran socio de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Diversos reportes en la prensa, que citan información del Gabinete de Seguridad del gobierno de México, indican que “El Mayo” Zambada estableció una asociación con fines de lavado de dinero con miembros del clan de los hermanos Hysa.

Con su ayuda, crearon empresas fachada -casinos, restaurantes y una empresa de exportación- en los estados de Baja California, Quintana Roo y Sonora, según los documentos de inteligencia.

Ismael Zambada

BBC
“El Mayo” lleva más de 40 años en el narcotráfico y es uno de los grandes líderes del Cartel de Sinaloa.

Para Víctor Sánchez, quien se especializa en las operaciones de grupos criminales en México, esa asociación es lógica pues los albaneses “son mejores para el lavado de dinero que los mexicanos”.

“Para tener una buena relación con las organizaciones mexicanas, pueden ayudarlos con el lavado de dinero. Pero seguramente lo que generó el contacto fue la venta de droga”, considera Sánchez.

Para albaneses como los hermanos Luftar, Arben, Fatos y Ramiz Hysa, cuya presencia se detectó en México, los países de la región latinoamericana ofrecen condiciones favorables para sus negocios.

Alessandro Ford dice que la región es “muy atractiva” incluso para aquellos que no solo son emisarios, sino que se establecen por largos periodos o permanentemente.

“Muchos de los que migran ya tienen antecedentes penales en Europa, mientras que algunos son prófugos activos. Cruzar el Atlántico significa el anonimato, significa una segunda oportunidad. Pueden forjar nuevas identidades, vivir en comunidades cerradas ricas y explotar la capacidad más débil de aplicación de la ley para traficar cocaína”, explica el investigador.

Dritan Rexhepi

Europol
Dritan Rexhepi, llamado el “rey de la cocaína”, ha sido uno de los más prominentes albaneses en América Latina.

Es el caso de Dritan Rexhepi, un narcotraficante que emigró a Ecuador a inicios de la década pasada y estableció un esquema de envío de drogas para Komania Bello. Llegó a ser llamado el “rey de la cocaína”. Escapó de Europa, donde era buscado por la justicia de Italia y Albania, y adoptó varias identidades como Edmir Kraja y Mutaraj Lulezim, entre otras.

En 2014 fue detenido y luego sentenciado a 13 años de prisión. Europol lo identificaba como “cabecilla de la organización”, que ha continuado con el liderazgo del narcotráfico hacia Europa incluso estando en prisión.

“Cualquier persona perseguida en Europa puede encontrar un refugio relativamente seguro, por la fuerza en las organizaciones aliadas, por la corrupción imperante, por las condiciones económicas”, considera Sánchez.

Varias fotos de Dritan Rexhepi

Europol
Reportes de prensa, que citaban documentos judiciales de Ecuador, indicaban que Rexhepi ha obtenido una libertad condicional.

Sin embargo, el experto advierte que a grupos como los albaneses les resultaríamuy difícil asentarseen los países de la región como un cartel completo e independiente.

“Una célula de mafia albanesa que se asiente como tal suena complicado porque ellos se dan a notar mucho. Para los competidores sería muy fácil eliminarlos, sobre todo porque sería una organización nueva que llega sin protección”, explica.

Y en cuanto a número, en realidad son muy pocos los albaneses que hay en la región y sus ganancias no son tan importantes en Latinoamérica como las de los grandes carteles del narcotráfico locales. Su negocio principal está en Europa.

“Se llevan una partida del pastel, pero organizaciones como las mexicanas tienen la mayor cuota”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.