Alumnas reviran a autoridades de la UNAM: no han cumplido los acuerdos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Alumnas reviran a autoridades de la UNAM: no han cumplido los acuerdos

Las alumnas reclamaron que es falso que se esté cumpliendo su pliego petitorio, como han asegurado tanto la dirección como la rectoría de la UNAM.
Cuartoscuro
10 de enero, 2020
Comparte

La liberación de la Prepa 9 por parte de alumnas que llevan casi dos meses en paro se entrampó este jueves porque la dirección se negó a firmar una carta compromiso de no represalias, con el argumento de que ya hay una denuncia legal presentada por daños al plantel y no se puede echar para atrás.

Esta fue la misma razón por la que no prosperó el último intento de diálogo en la Prepa 7, el pasado viernes, que también se mantiene sin clases. Los alumnos además reclamaron que es falso que se esté cumpliendo su pliego petitorio, como han asegurado tanto la dirección como la rectoría de la UNAM.

Lee: Paros en la UNAM: en Filosofía renuncia directivo para reabrir plantel; en prepa 9 no logran acuerdo

Poco antes de la 1 de la tarde, hora a la que estaba citada una nueva mesa de diálogo entre alumnos y autoridades, varios jóvenes barrían el patio interior de la escuela en el que se instalaron pupitres, bocinas y una mesa para el encuentro. Quitaron el candado para que entraran primero todos los que se identificaran con su credencial de estudiante, unos 300, y luego darían acceso a la representación de la Escuela Nacional Preparatoria.

La directora Gabriela Martínez llegó hasta la puerta. Los jóvenes le pidieron firmar una carta compromiso de no represalias, y les dijo que ya había firmado una con anterioridad, pero ellos insistieron, así que se retiró unos minutos junto con el abogado y el secretario de la escuela a leer la nueva carta. Cuando volvió, les propuso agregar un párrafo que explicitaba que la UNAM no se desistiría de una demanda legal por daños, lo cual fue considerado por los alumnos como imposible para poder sentarse a hablar.

Adentro, parte de la comunidad de estudiantes esperaba. Los organizadores del paro, que se identificaban por vestir de negro y cubrir sus rostros ante las cámaras de medios y teléfonos celulares de otras personas, consultaron a todos los estudiantes presentes sobre qué hacer ante la negativa de la dirección. Preguntaron si de todas maneras querían que se hiciera el diálogo para llegar a acuerdos y liberar la escuela, pero a mano alzada, la mayoría votó por el no, y se trasladó a la reja a dejar en claro que era una postura general.

La directora Martínez declaró a los medios que había un compromiso de respetar el derecho de los alumnos a manifestarse, pero que no estaba en posición de firmar que no habría represalias por los daños en la escuela, porque eso ya estaba en otra instancia. Al ser cuestionada sobre cuántos casos de acoso habían investigado y desde cuándo, contestó que no había ninguna denuncia y se retiró.

Lee: Complicidad e ‘intereses’ en la UNAM frenan denuncias por violencia de género: Tribunal Universitario

Al interior, se respiraba decepción. Algunos jóvenes hasta comentaron que ellos ya querían terminar el paro, una chica rompió en llanto. Otros pidieron explicaciones sobre quién había cometido los destrozos en cristales y de un tótem que tenía la prepa. Los organizadores explicaron que había días en que eran muy pocos los que se quedaban ahí a cuidar las instalaciones, y que cuando detectaron a alguien rompiendo lo sacaron, pero que aunque no estaban seguros de si habían sido otros alumnos, no estaban dispuestos a permitir que hubiera persecuciones.

Después de una breve conversación sobre que hacía falta actualizar el pliego petitorio y esperar a que las autoridades quisieran hablar nuevamente, se propuso cerrar la lateral de Avenida Insurgentes Norte, donde se ubica la Prepa, como modo de presión. Más de dos tercios de los alumnos prefirieron irse y fueron saliendo ordenadamente, mientras los que se quedaron improvisaron carteles de cartón para la manifestación.

Reclaman impunidad e incumplimiento del pliego petitorio

Una chica lleva un paliacate negro con dibujos para cubrirse hasta la nariz, sudadera enrollada en la cabeza y ropa negra. Es menudita, y la fuerza con la que habla como una de las que mantiene en paro la Prepa 9, disminuye cuando reconoce que ella ha sido una víctima.

La agresión sexual que sufrió no fue de un profesor, sino de otro alumno, en mayo pasado, pero por parte de la escuela, en lugar de apoyo hubo hostigamiento. Cuando acudió al área jurídica, le mostraron fotos de ella con amigos y le dijeron que se juntaba con puros “porros”, que así no podían darle credibilidad y no procedía su denuncia. Que por las amistades que tenía, incluso podía salir perjudicada si insistía.

Todos sus compañeros se enteraron de que estaba denunciando a un chico; hubo algunos de su lado, pero también hubo quienes la señalaron y desacreditaron lo que decía. El chico empezó a faltar a clases y a quejarse de que ella lo acosaba ahora con sus acusaciones. La solución de las autoridades fue separarlos: a ella la cambiaron de grupo y a él le tramitaron su cambio a Prepa 8.

Lee: La UNAM no ha logrado resolver los paros en 3 planteles que reclaman por acoso contra alumnas

Una de las quejas que originó el paro fue la falta de apoyo real a las alumnas cuando intentan poner una denuncia. Los jóvenes exigieron desde un principio la renuncia de la abogada Lydia Ochoa, por ignorar las quejas. La prepa publicó desde noviembre un comunicado diciendo que había sido separada del cargo, pero los jóvenes han pedido algún documento legal que pruebe que no seguirá trabajando en la Universidad, y no han tenido respuesta.

Otro punto del pliego sobre el que no hay cumplimiento, y la misma directora lo ha reconocido, es la destitución de los profesores señalados por acoso sexual y corrupción, que son alrededor de 10. En un video publicado el miércoles, Martínez dijo que sabe que hay señalamientos, pero que no puede actuar si no hay denuncias formales. Las denuncias que las alumnas se quejan de que la abogada no les tomaba.

Esos señalamientos no eran secreto para casi nadie. Una chica relata a este medio que cuando el profesor Daniel le dio clases de natación, dijo a las niñas que tenían que usar un traje de baño de tipo olímpico o por lo menos ponerse licras, “para que no anden enseñando”. Siempre traía lentes de sol, aunque estuviera oscuro, y ahora que tomaron las instalaciones descubrieron que esos lentes tenían un mecanismo para grabar.

Otra cuenta que una maestra casi no enseñaba nada en sus clases, pero los obligaba a comprar su libro para pasar la materia, y que cuando acudieron con el asesor del grupo a quejarse, les contestó que otras generaciones ya habían hecho el mismo reclamo, pero esa profesora era sindicalizada y con influencias, así que era imposible hacer algo contra ella.

Un alumno señala que mientras para poner la demanda por daños el comunicado de la UNAM dice que se basan en las fotografías que circulan en redes, no se da la misma validez a las denuncias en internet contra profesores.

Y no solo en internet. Los muros a lo largo de toda la prepa se han llenado de grafitis e impresiones de fotos de profesores y estudiantes con comentarios sobre su comportamiento: “pasó en el examen a una niña por su escote”, “sexualiza prendas de vestir de alumnas, pide que lo abracen y que lleven vestidos”, “este machito exhibe las fotos de chicas desnudas en un grupo de halcones”.

El pliego petitorio de los paristas también reclama mayor transparencia sobre el presupuesto que recibe el plantel y cómo se usa, ya que encontraron reportes de compras por miles de pesos para cosas como una cigarrera o una escalera, mientras que ellos se enfrentan diariamente a no tener suficiente material de laboratorio o proyectores que no sirven.

Un último punto que apenas será incorporado al pliego petitorio es la exigencia de un espacio seguro que han creado para las chicas: el salón H1, que fue tomado para permitir solo el acceso de mujeres, donde puedan refugiarse y darse apoyo.

Ante la falta de acuerdos de este jueves, los jóvenes acordaron reestructurar el pliego petitorio y esperar que haya un nuevo acercamiento con las autoridades. Durante una hora hicieron bloqueos intermitentes a la circulación de Insurgentes, con la esperanza de hacer presión a la dirección y aseguraron que ellos están abiertos al negociar, siempre que se respete que no serán criminalizados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día sin IVA en Colombia sacó a la gente a la calle tras un récord de contagios de COVID

La medida del presidente Iván Duque de suspender el cobro del IVA en busca de reactivar el consumo y con eso la economía generó aglomeraciones y una fuerte indignación en un país que, al menos hasta ahora, ha contenido el virus.
20 de junio, 2020
Comparte

Una dosis de la Bogotá de siempre se vivió en las calles de la capital colombiana el viernes. El tráfico, los vendedores de aguacates y los puestos de empanadas, entre tantas otras manifestaciones de una economía predominantemente informal, volvieron.

Aunque la cuarentena por el coronavirus se ha ido relajando durante el último mes, tanto en la capital como en el resto de Colombia, el viernes el gobierno nacional le dio una excusa a la gente para salir de sus casas: el día sin IVA.

Como parte de las medidas para reactivar la economía, el presidente Iván Duque decretó que durante tres días los colombianos no tendrán que pagar el Impuesto al Valor Agregado en una lista de poco más de 100 productos, la mayoría electrodomésticos.

El primero de los tres fue este 19 de junio; los siguientes serán el 3 y 19 de julio.

El jueves, Colombia registró la jornada con más contagios (3.171) y muertes (86) desde que empezó la pandemia. Hasta ahora, si se compara con Ecuador, Perú o Brasil, el país ha logrado mantener relativamente contenido al COVID-19.

El viernes, entonces, los colombianos despertaron con dos noticias: el peor día de pandemia hasta ahora y aglomeraciones en comercios.

Acto seguido, una nueva ola de indignación en las redes sociales contra el presidente.

“Esfuerzo echado al traste”

Diego Acosta, un joven dueño de una ferretería en Bogotá, llegó a las 7 de la mañana a Alkosto, una cadena de bienes del hogar que, en este caso, está en la 68 con 68, en el occidente bogotano.

“Cuando llegamos, esto estaba full, fue un caos, no se sabía qué tocaba hacer y sí, hubo aglomeraciones pero más que todo afuera”, asegura a BBC Mundo, mientras carga a una camioneta una televisión de 65 pulgadas que dice no necesitar, “pero tocaba aprovechar” el descuento.

Black Friday en Bogotá en medio de la pandemia.

Getty Images
La medida de Iván Duque de suspender el cobro del IVA en busca de reactivar el consumo y con eso la economía generó aglomeraciones.

A esa hora de la mañana en las redes sociales empezaron a verse videos y fotos de aglomeraciones en todo el país. Se añadían a las denuncias de que las páginas de internet de los negocios habían colapsado.

“Pero acá la cosa fue bajando con las horas y ya adentro sí era difícil que hubiera mucha gente porque entrábamos por turnos”, explica el ferretero, que en efecto hizo fila, acompañado de vendedores ambulantes y medios de comunicación, durante toda la mañana.

Según el primer reporte del ministerio de Comercio, entregado a las 12PM, en todo el país se registraron 34 aglomeraciones de 80.000 personas en total.

colas en el black friday en Bogotá.

Getty Images
La decisión del gobierno también generó una fuerte indignación en un país que, al menos hasta ahora, ha contenido la propagación del virus.

“Se ha dado un crecimiento de por lo menos cinco veces las ventas a lo largo del día, en comparación a un día en situación de pandemia y por lo menos un 30% adicional respecto a un día normal antes de la pandemia”, estimó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

Las imágenes de gente aglomerada en espacios cerrados, quizá el peor incentivo para la propagación del virus, generaron críticas de la oposición, epidemiólogos y las mismas autoridades.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, dijo que todo el esfuerzo de la cuarentena ha sido “echado al traste” por una “decisión que no tiene sentido económico (distorsiona precios), social (contradice meses de pedagogía de cuidado) ni epidemiológico (provoca concentraciones cercanas en sitios cerrados)”.

colas en el Black Friday en Bogotá.

Getty Images
Durante tres días los colombianos no tendrán que pagar el Impuesto al Valor Agregado en una lista de poco más de 100 productos, la mayoría electrodomésticos.

La alcaldesa, que se ha convertido en la principal opositora de Duque durante la pandemia, alude a dos aspectos económicos que generaron polémica antes del día sin IVA.

Primero, el aumento de precios indiscriminado por parte de los comercios, denunciado por varias organizaciones especializadas y ahora investigado por entes de control.

Pero también se debate sobre el impacto real que puede tener esta dosis de consumo en una economía que, según la Cepal, puede decrecer 2,6% en 2020, la peor recesión en una década.

Si la medida tuvo impacto económico o epidemiológico significativo, se sabrá en un par de semanas.

Pero ya muchos le exigen al gobierno cancelar los próximos días sin IVA.

“En redes solo se ve lo peor”

En Bogotá la alcaldía clausuró un comercio por falta de medidas de higiene, pero la mayoría de los casos de aglomeración se dieron en el resto del país.

De hecho, en las filas que recorrió BBC Mundo en cinco comercios de la capital colombiana entre las 9 y 12 del día había más orden, control y distancia social que caos.

En el centro comercial Unilago, especializado en computación, Johan Peña explicó que “acá la gente sabe qué es y cuánto vale lo que necesita comprar, entonces no se generan los desordenes de otros lados”.

Estudiante de ingeniería, Peña necesitaba comprar un computador para continuar con su educación virtual y acceder a nuevos y más complejos programas de software.

Mujer en una de las colas para comprar en el día sin IVA de Colombia.

Getty Images
En las filas que recorrió BBC Mundo en 5 comercios de la capital colombiana entre las 9 y 12 del día había más orden, control y distancia social que caos.

“No es un capricho”, le dice a BBC Mundo. “Las necesidades no entran en cuarentena y uno aprovecha el descuento para que salga un poco más barato”, señala, seguido de una cola que tiene dos cuadras de larga, pero que respeta el metro de distancia entre una persona y otra.

De vuelta al Alkosto, un empleado de la tienda habla con BBC Mundo en condición de anonimato, “porque yo no soy el vocero de la empresa”.

“Obviamente ha sido complicado, porque nos toca decirles a algunos que no pueden entrar por la edad y por la cédula”, indica, en referencia a medidas gubernamentales que restringen la entrada a comercios de mayores de 60 años y limitan la circulación de personas un día de por medio dependiendo del número par o impar de la cédula.

“Pero aparte de eso, aunque ha sido un día tan intenso como el Black Friday de diciembre, no hemos tenido aglomeraciones grandes”, señala el empleado.

“Pero es que claro, en las redes nadie va a grabar un video de una gente tranquila haciendo una fila con distanciamiento social”.

“En las redes solo se ve lo malo y la gente ya cree que todo es así”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.