FGR pierde 63 mil casos por no investigar; reclama recorte "inexplicable" a su presupuesto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

FGR pierde 63 mil casos por no investigar; reclama recorte "inexplicable" a su presupuesto

En el informe anual entregado al Congreso, Gertz advierte que el sistema penal actual es “ineficiente, complejo y corrupto”, y que las reformas son urgentes.
Cuartoscuro Archivo
23 de enero, 2020
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) perdió de forma definitiva más de 63 mil averiguaciones previas y carpetas abiertas por múltiples delitos, luego de que dejó pasar el tiempo sin realizar al menos un acto de investigación que permitiera que los delitos no prescribieran. Son casos que, en definitiva, han quedado impunes.

Así lo revela el Informe Anual de Actividades que el titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero envió al Congreso, en el que además aprovechó para reclamar un recorte presupuestal “inexplicable” a la fiscalía para 2020, e insistir en la necesidad de reformar el sistema de justicia penal actual que consideró como “ineficiente, complejo y corrupto”.

En el documento Gertz detalla que en la revisión de aproximadamente 300 mil averiguaciones y carpetas rezagadas que heredó la PGR a la FGR, se detectaron 63 mil 60 asuntos en donde ya se encuentra prescrito el periodo para proceder penalmente en contra de alguien.

El periodo de prescripción es el lapso que tiene la autoridad para proceder en contra de una persona por su probable responsabilidad en algún delito y su duración depende de cada ilícito. Se calcula sumando la pena máxima y la mínima que alcanza ese ilícito y dividiéndolo entre dos.

Lee: Omisiones y opacidad marcaron el primer año de Gertz como fiscal general: informe

El artículo 110 del Código Penal Federal establece que dicho periodo se ve interrumpido cuando se realiza un acto de investigación al menos, y comienza a correr después de que se concluye dicho acto.

Esto significa que los casos reportados por la FGR son averiguaciones en donde no se realizó acto alguno de investigación. Ello se debe, como reconoce el fiscal, a que fueron casos enviados al archivo sin ser cerrados, pero tampoco resueltos. Por ley, ya no es posible proceder contra alguien en esos casos.

El informe detalla que existen otras 66 mil 107 averiguaciones y carpetas que han sido colocadas con una denominación de “pasivo”, ya que momentáneamente no existen pistas o indicios que puedan seguirse o porque no se ha podido localizar a los probables responsables, pero que tampoco pueden ser cerrados.

Por otro lado, el documento señala que se logró dar un cierre o determinación a 97 mil 723 asuntos, aunque no reveló qué tipo de determinación se tomó en torno a ellos.

Reacomodo de cargas y mejor eficacia

El fiscal General explica que una de las acciones que se priorizó en su primer año de gestión fue el distribuir de mejor forma las cargas de trabajo excesivas e injustificadas heredadas por la PGR.

De esta forma se logró, por ejemplo, que un policía federal ministerial que antes tenía hasta 11 mil mandamientos y encargos pendientes ahora tenga en promedio 800, que es un número significativo pero mucho menor. 

Te puede interesar: Aumentan los estados del país con niveles de impunidad superior al 91%

Un punto importante para conseguir lo anterior, es que se logró reducir de 838 a 256 la cantidad de policías ministeriales que estaban asignados a labores de custodia y no de apoyo en la investigación de los delitos.

En el caso de los agentes del Ministerio Público se logró disminuir de 213 a 143 el número de fiscales que tienen a su cargo menos de cinco casos. En el caso de los agentes del MP que siguen con esa carga mínima, hay varios que han logrado justificar esta situación debido a la complejidad de los asuntos que atienden.

El informe destaca que lo anterior, combinado con una mejora de los procedimientos, ayudó a incrementar la eficacia en el trabajo ministerial de la institución. Prueba de ello, sostiene, es el incremento de 17.4% en carpetas judicializadas con detenido en 2019 respecto a 2018. Pasaron de 6 mil 120 a 7 mil 187.

La FGR también reportó un incremento del 14.2% en el número de personas vinculadas a proceso por un juez tras ser imputadas por el Ministerio Público, así como un ascenso del 36.7 por ciento en las sentencias condenatorias obtenidas el año pasado.

Recorte incongruente e inexplicable

El informe del fiscal advierte que la FGR opera con menos recursos económicos de los que necesita y que son claves para su esquema de transición. Destaca que se logró terminar 2019 con un gasto total de 15 mil 125 millones de pesos, el menor presupuesto ejercido de los últimos cinco años. Se priorizó una política de “hacer más con menos”.

Las actividades sustantivas de la FGR se mantuvieron gracias a múltiples recortes en áreas como rentas y transportes, y la eliminación de áreas no prioritarias, entre ellas de 6 agregadurías que la Fiscalía tenía en el extranjero. No obstante, se ha operado prácticamente al límite.

“Es una falta de congruencia administrativa que se repitió en 2019 a pesar de que los transitorios de la ley Orgánica de Fiscalía General de la República se mandató que, a partir de 2019, se contemplaría la asignación de recursos para la instalación de la Fiscalía y su planeación estratégica de transición, lo que no ocurrió” indica el informe.

Entérate: FGR y AMLO van por arraigo para todos los delitos, eliminación de jueces de control y más espionaje

Gertz calificó además como “inexplicable” que la propuesta de presupuesto anual que la FGR hizo en su calidad de órgano autónomo para 2020 haya sufrido un recorte de 1 mil 500 millones de pesos.

“Dicha reducción fue la de mayor impacto que la Cámara de Diputados hizo a un órgano público autónomo” acusó el fiscal.

Reformar al sistema

Gertz Manero dedicó la última parte de su informe anual de actividades para defender la necesidad de impulsar lo que denomina como “una verdadera reforma al sistema de prevención y persecución del delito” a través de varias reformas que presentará al Congreso de la Unión.

“El fenómeno criminal rompió con el orden sistémico del país existiendo una ruptura de equilibrios en el poder público del país, por lo que la delincuencia fue ganando espacios al margen de la ley. Es necesario que el Estado recupere el control de estos espacios” señala el documento.

Para lograr este objetivo Gertz plantea un paquete legislativo que consiste en la expedición de una Ley Nacional de Cultura y Justicia Cívica, un Código Penal Nacional, un nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, modificaciones a la Ley Nacional de Ejecución Penal, a la Ley Nacional del Sistema de Justicia para Adolescentes, y a la Ley de la Fiscalía General de la República.

El informe dedica mayor espacio a defender la necesidad de expedir el nuevo código procedimientos pues advierte que es necesario corregir un sistema penal acusatorio que se ha vuelto “complejo, ineficiente y corrupto” debido a la existencia de “figuras jurídicas” que no “simplifican los procedimientos”.

En ese contexto el fiscal habla de fortalecer los derechos de las víctimas, y ampliar las posibilidades de proceder penalmente en contra de un probable responsable para que las víctimas también puedan hacerlo directamente, reforzar la actuación del Ministerio Público y de sus auxiliares, y demás acciones que ayuden a eliminar lo que calificó como “puerta giratoria”.

En el caso de las modificaciones a la ley de la FGR, el fiscal las considera necesarias para fortalecer la “descentralización” de funciones y dotar de autonomía técnica y de gestión, al mismo tiempo que se establecerá un régimen de obligaciones claro para los agentes del MP y policías, y se fortalecerá el Servicio Profesional de Carrera.

Cabe señalar que este paquete legislativo es el que Gertz presentaría el pasado 15 de enero en una reunión que sostuvo con legisladores en el Senado, pero que de última hora decidió aplazar para febrero. Ello luego de que se filtraran borradores de estas iniciativas que fueron duramente criticadas por diversos especialistas que las calificaron de regresivas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Yo no soy ni hombre ni mujer, soy trans y necesito que mi cédula lo diga'

Mike Nicolás Durán es el primer colombiano en ser reconocido como persona trans en el registro civil. Aunque su lucha aún no termina, porque le falta la cédula, el caso se ha convertido en un paradigma para esta comunidad en el país.
22 de octubre, 2021
Comparte

Mike Nicolás Durán, un jovial bogotano de 30 años que vive en Medellín, fue el primer colombiano en ser identificado como una persona transexual en el registro civil.

Tras una odisea legal de dos años que contó con la asesoría de Alejandro Diez y Manuela Gómez, abogados del grupo de sexualidad diversa del consultorio jurídico de la universidad EAFIT, el 7 de mayo de este año Mike celebró la T en la inscripción como quien se ganó la lotería.

Ahora, sin embargo, está en vísperas de saber si ganó su última batalla: que su cédula también lo identifique con una T.

“Yo no soy ni hombre ni mujer, soy trans y necesito que mi cédula lo diga para que se respete mi integridad y mi dignidad”, le dice a BBC Mundo.

El género trans en los documentos de identidad ya existe en países como Chile, México y Argentina. “Pero en Colombia, que es el país donde te piden la cédula para todo, estaba pendiente”, dice Durán.

Juli Salamanca, de la fundación Red Comunitaria Trans, celebra el caso de Mike como “un triunfo político para el movimiento trans, un paso hacia la igualdad de derechos”, pero añade que “el reto es pasar de lo simbólico a lo material, porque su implementación (para todos y todas) será una prueba para las instituciones”.

Mike Nicolás dedicó dos años a llamar, mandar cartas y radicar documentos; interpuso dos acciones legales —conocidas como tutelas— que debió impugnar e insistió de todas las formas posibles para que le reconocieran su género no binario en los documentos de identidad.

Él sabe que la lucha no es solo por su propio bien.

Mike Nicolás Durán

BBC
Mike Nicolás Durán en entrevista por Zoom con BBC Mundo.

En Colombia piden cédula para todo, desde para entrar a un edificio hasta a un banco.

Y yo, cada vez que voy a un banco, llego con el miedo de si me van a atender o no, porque cada vez que yo muestro mi cédula, la gente me mira como un bicho raro, (como pensando): “Acá dice que es mujer, pero usted parece un hombre.

Entonces sí o sí tienes que cambiar de cédula cuando haces una transición de género.

Porque, en mi caso, colocar una M tampoco está bien, porque si un policía me quiere requisar, por ejemplo, tengo que soportar que toque mis genitales.

Entonces, para proteger mi integridad y dignidad, una M o una F en la cédula no sirve: necesito la T.

Uno nunca termina de conocerse: cada día vas aprendiendo cosas nuevas. Y al irme conociendo me di cuenta que los no binarios existen, que tú puedes ser hombre con cuerpo de mujer o mujer con cuerpo de hombre sin tener que tomar hormonas o tomando.

Es decir: no hay una forma correcta de ser o no ser, porque la diversidad es algo que no se puede encerrar en un solo círculo.

Así fue como me di cuenta de que, si la ciencia me reconoce como persona trans, ¿por qué el Estado no lo hace?


Un decreto de 2015 les dio a las personas trans la posibilidad de cambiar la referencia a su género en sus documentos, pero las trabas en el proceso burocrático han impedido que la ley se cumpla.

Además, la T no estaba tipificada en el sistema de la Registraduría Nacional del Estado Civil y, en el caso de Mike, varias veces les dijeron a los abogados que no podían cambiar todo un sistema de registro nacional por una sola persona.

“Tenemos que continuar haciendo una veeduría para que las instituciones reconozcan las implicaciones de la T en el registro de nacimiento en áreas como la salud, educación, el servicio militar, entre otras”, dice Salamanca, la activista trans.


Algo que me gusta de mí ahora es mi voz, porque no es tan femenina ni tan masculina. A veces es un poco más lo uno y a veces más lo otro. Esa es la diversidad que a mí me gusta y me representa.

Para nosotros no hay nada más importante que nos reconozcan e identifiquen tal y como somos: no como hombres que ahora son mujeres o mujeres que ahora son hombres, sino como personas trans, punto.


Mike nació en Bogotá bajo el nombre de Eliana Mayerli. Allí tuvo a su primer hijo a los 15 años, luego tuvo otros dos y pasó 11 años con el padre de ellos.

Desde niño ha tenido una enfermedad cerebral y otra en los ojos. Y cuenta que fue por eso, además de por su proceso de transición de género, que dejó el trabajo al que se dedicó por una década: la vigilancia.

Hoy estudia inglés con una beca con la intención de irse a vivir a Canadá y tiene esposa: Linda María Cáceres, una estilista a la conoció casi al tiempo que empezó a tomar hormonas, en 2019.

Cáceres, así como los abogados de EAFIT, ha sido un acompañamiento clave en todo el proceso y le ha insistido en seguir luchando por sus derechos a pesar de todos los obstáculos legales y de salud.


Estuve 11 años viviendo una vida que quizás no quería, porque estaba ocultando mi propia identidad, hasta el punto de que explotó y la depresión me empezó a ganar. Llegué a pensar que me quería suicidar.

Eso, pensé, les podía generar problemas a mis hijos, y por eso hace siete años tomé la decisión de irme para Medellín.

Apenas llegué acá salí como lesbiana. La gente me dejó de llamar Eliana y apareció una nueva persona que se llamaba Mayerli.

Pero a medida que pasó el tiempo me di cuenta de que me gustaba más lo masculino, un estilo más brusquito, más de niño.

Y mi pareja de ese momento, una mujer, me decía que no me cortara el cabello. Pero sobrepuse el amor propio, me corté el cabello y empecé una nueva vida con el nombre de Mike Nicolás.

Cuando les quise contar a mis hijos de mi transición y la posibilidad de hacerme las cirugías, el mayor me dijo que él ya sabía que yo quería ser hombre. Me dijo que era normal, porque toda la gente cambia.

Eso fue el impulso más importante para tomar la decisión de cambiar.


Por la histerectomía —una cirugía para extirpar el útero— y una mastectomía con la que se le removió el tejido mamario, Durán no pagó un peso, gracias a que son tratamientos incluidos en el paquete de su prestador de salud.

En Colombia, así como en varios países de América Latina, la ley exige a las entidades de salud pública brindar el servicio de cambio de sexo, incluyendo el tratamiento hormonal.

Mike, a pesar de haber tenido que pelear contra la burocracia, logró hacer su transición en apenas un par de años y sin tener que pagar.


La presión social por mantener mi vida como era fue muy fuerte: me decían que era bonita, que lo mío era un problema psiquiátrico, que estaba poseída, que esto era una obra de satanás.

Me han dicho tantas cosas, que si yo fuera débil, me habría hecho daño a mí mismo o me habría echado para atrás. Yo digo que por eso es que muchos trans se suicidan.

Pero al final yo fui cogiéndole gusto, un sabor, a que la gente me mirara como el raro en la calle, porque me siento original, me siento diferente.

Ya no tengo problema con que me digan que estoy loco, que estoy endemoniado, porque esa es la forma de que la gente se eduque y entienda que los trans somos parte de la sociedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.