Función Pública también investiga denuncias por acoso en la SRE y un caso llegó a Conciliación y Arbitraje
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Función Pública también investiga denuncias por acoso en la SRE y un caso llegó a Conciliación y Arbitraje

En los últimos meses se han presentado al menos cinco quejas por hostigamiento laboral contra el director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Roberto Valdovinos; él reconoce haber tenido un altercado con una subalterna que a la que descubrió sacando documentos de su oficina sin autorización.
Cuartoscuro
20 de enero, 2020
Comparte

Después de cinco quejas por hostigamiento laboral en contra del director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), Roberto Valdovinos, el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Secretaría de la Función Pública comenzaron una investigación en abril de 2019, sin que hasta el momento hayan logrado una resolución. 

A ello se suma una queja en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y una demanda laboral ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje en noviembre pasado por parte de una funcionaria que presentó su separación del cargo debido a que la situación de hostigamiento “hacía imposible la prestación de trabajo”. 

La semana pasada, los periódicos Reforma y La Jornada dieron a conocer que existían  cinco quejas por hostigamiento laboral y sexual en contra de Valdovinos. En respuesta, la Cancillería informó que las quejas por hostigamiento laboral eran investigadas por las autoridades correspondientes. 

Por tres de ellas, el comité de ética de la Secretaría de Relaciones Exteriores le instruyó al funcionario como medida de protección, con fundamento en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, “evitar contacto” con las funcionarias y cualquier instrucción debía darse respetando la estructura jerárquica, indica el oficio enviado al acusado el 13 de junio pasado al que tuvo acceso este medio. 

Lee más: Ebrard suspende a cónsul en Las Vegas, pide a SRE investigar presuntos antecedentes por abuso sexual

Sin embargo, el Comité de Ética también emitió otro oficio en el que informa que hasta el 17 de enero pasado, no existía ninguna denuncia por acoso sexual en contra de Roberto Valdovinos, según firma Rodrigo Cortés, director general adjunto de Recursos Humanos y secretario ejecutivo del Comité.

Animal Político entrevistó a una de las denunciantes que pidió anonimato, a Roberto Valdovinos y a dos empleadas del IME ajenas a las quejas para abundar en el primer caso de hostigamiento denunciado en una instancia de la nueva administración Federal. Estos son sus testimonios. 

Las denuncias y la defensa 

La funcionaria a la que cambiamos el nombre a Ana para respetar el anonimato que solicitó, entró a trabajar a la Secretaría de Relaciones Exteriores en 2003, y en su paso por las administraciones de los presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto ascendió hasta una subdirección, un puesto de confianza. 

Estos puestos, contrario a los de base, suelen tener rotaciones en cada sexenio a la llegada de un nuevo equipo. Ana, afirma que desde un principio notó hostilidad por parte del nuevo titular porque quería despedirla para colocar en su lugar a algún cercano.  

También percibió un cambio en la forma de trabajo y de trato. “Valdovinos no respetó nunca las jerarquías, empezó a trabajar con todo el personal y eso comenzó a tener graves consecuencias provocando fricciones, porque le exigía  a los operativos como si ellos pudieran tomar decisiones”. 

“Entraba a las oficinas con la intención de saber qué estabas haciendo, quería ver tu computadora, saber por qué tenías ciertos documentos en tu escritorio, siempre con la intención de indagar más”, relata Ana. 

Lee: Órgano Interno de Cancillería investiga caso de funcionario señalado por acoso laboral

Al comenzar la gestión, Valdovinos decidió hacer reuniones a las 8 de la mañana con todo el personal de IME de todos los niveles, aproximadamente unas 40 personas en las que trataban las bitácoras de actividades y proyectos. 

Sin embargo, de acuerdo con el testimonio de Ana, él “perdía los estribos muy rápido” y las reuniones se convertían en una suerte de exhibición para los funcionarios. Si algo no le parecía decía “eso no es funcional, eso no sirve, a la chingada, hay que darle nuevo sentido, todo lo que se ha hecho en sexenios pasados es un asco, estamos aquí para cambiar la historia del país, no permitamos hacer los mismo errores. Cuando empezaba a hablar con palabras altisonantes, salía otra funcionaria para calmarlo”. 

Un caso extremo, dice, ocurrió minutos antes de una reunión con autoridades de educación en la que él explotó porque consideró que su trabajo para la exposición no era bueno y rompió las hojas y golpeó la mesa mientras decía que el trabajo era “una basura, eres una pendeja”. 

En marzo, ella había decidido renunciar, para ello tomaría dos semanas de vacaciones, pero el titular, dice, le pidió que antes de irse dejara firmada la renuncia porque ya tenía a alguien para sustituirla. Ella no lo hizo y al regresar “me sentía como la apestada” porque nadie le hablaba y fue relegada de todas las decisiones en el área que encabezaba. 

Por eso es que decidió interponer una queja ante el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control de la Cancillería el 26 de abril de 2019 en la que expuso que vivía una situación “injusta, hostigamiento y malos tratos que incitan a actos de discriminación entre los mismos empleados”. 

La Secretaría de la Función Pública informó a Ana el 11 de abril que su denuncia también había sido registrada en el Sistema Integral de Atención a Denuncias Ciudadanas, por lo que la dependencia también haría la investigación. 

Al no encontrar respuesta, Ana también interpuso una queja ante la CNDH y en junio firmó una separación del cargo de común acuerdo por así convenir a sus intereses bajo el argumento de que esa situación hacía imposible la prestación del trabajo, por lo que interpuso un juicio ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para buscar su indemnización, porque no se trata de una renuncia. 

Entérate: El acoso laboral es un infierno que padecen las mujeres, y que no denuncian por miedo

Animal Político buscó a Roberto Valdovinos y accedió a otorgar una entrevista en la que reconoció un altercado con una subalterna que en una ocasión la descubrió sacando documentos de su oficina sin su autorización y en por lo cual le gritó “lárgate”.  

También reconoce que es un jefe exigente que ha intentado acelerar el ritmo de trabajo a la que la mayoría estaba acostumbrado y que, efectivamente, el no cumplía con la jerarquía porque ha querido tomar en cuenta y trabajar con todos para formar un equipo horizontal, contrario a la burocracia habitual. “Mis fallas han sido por falta de oficio (en la administración pública) pero jamás por mala intención, sin dolo y siempre con apego a la verdad”, asegura.  

“La acusación grave de acoso sexual no tiene ningún fundamento, estamos hablando de un ataque político”, asegura. Mientras que a raíz de las quejas de hostigamiento laboral, “lo que se planteó es que no hubiera contacto con esas personas y se ha respetado a cabalidad, no ha habido ninguna cuestión que permita suponer que esa situación se agravó. Que salga a la luz pública con una falsa acusación (el acoso sexual) no significa que sea más grave que hace seis meses”. 

Valdovinos pide esperar a la resolución de las investigaciones porque “cualquier persona puede interponer una queja, pero no significa que esa sea la verdad. Mantengamos los procesos legales que da estabilidad a un sistema, sino nos convertimos en la Edad Media donde se puede quemar a quien sea y eso no puede pasar, menos si está de por medio el honor y el trabajo de una persona y un equipo”. 

Por eso, dice, hasta el momento ni la Subsecretaría para América del Norte ni el canciller Marcelo Ebrard han solicitado su remoción de manera temporal o permanente pues “el nivel de gravedad no hay nada que amerite ser removido”. 

“Cuando el presidente diga que hay otra persona que lo pueda hacer mejor o bien ese tipo de casos que se llegara a acreditar que hubo violaciones a la ley de tal gravedad que no debo estar en el cargo, entonces me retiraré, pero no es el caso porque siempre he actuado de forma honorable, conforme a derecho”, sostiene. 

En entrevista con otra funcionaria del IME que también pidió anonimato coincide en que el nuevo titular “quiso romper la estructura jerárquica y asignaba proyectos que quería supervisarlos directamente y eso no se podía. Siempre fue difícil trabajar porque era muy duro porque decía que nadie sabía nada y los proyectos no funcionaban por querer imponer sus propuestas”. 

Saraí Espino, quien ha trabajado en la Cancillería de 2011 en una plaza sindicalizada, relata que efectivamente la exigencia de Valdovinos era mayor que en otras administraciones y que en las juntas preguntaba los avances de los funcionarios, pero rechaza que el trato fuera humillante. 

A diferencia de otros titulares para los que los operativos “éramos sombras porque ni nos miraban, Valdovinos sí se acerca a tu computadora, te pregunta cómo vas, si acabas o necesitas ayuda y yo no lo tomo a mal, tal vez depende de la personalidad de cada quién, afirma Saraí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Biden o Trump, quién le conviene más a México como presidente de EU?

¿Qué diferencias marcará en las áreas de interés mutuo para México y EU que el próximo inquilino de la Casa Blanca sea el demócrata Joe Biden o el republicano Donald Trump? 3 analistas responden a BBC Mundo.
30 de octubre, 2020
Comparte

Si prácticamente todo el planeta seguirá lo que ocurra en las elecciones de Estados Unidos este martes 3 de noviembre, la atención desde México será probablemente aún mayor.

La más que estrecha relación que mantiene con su vecino del norte, principal destino de los mexicanos que deciden migrar, hace siempre que quien gane estos comicios sea determinante para el futuro de la agenda bilateral entre ambos países.

En el plano económico, México logró posicionarse como el primer socio de EU como resultado de la reciente implementación del tratado comercial entre los países de Norteamérica (T-MEC) y, sobre todo, gracias a la guerra comercial que EU mantiene con China.

Mientras, la seguridad sigue siendo una de las grandes prioridades de dos países que comparten más de 3,000 km de frontera terrestre, la más transitada del mundo y foco estratégico para el narcotráfico.

¿Qué diferencias marcará en las áreas de interés mutuo para México y EU si el próximo inquilino de la Casa Blanca es el demócrata Joe Biden? ¿Y si continúa el republicano Donald Trump?

una niña en México mira a través de la frontera.

Getty Images
Migración y seguridad son dos de las grandes prioridades de la agenda México-EU.

BBC Mundo se lo preguntó a analistas que acumulan amplio conocimiento sobre estas cuestiones.

Arturo Sarukhánfue embajador de México en EU entre 2007 y 2013 (durante los gobiernos de George Bush y Barack Obama); Kenneth Smithfue jefe en las negociaciones del T-MEC por parte de México; y Duncan Woodes director del Instituto México del Centro Wilson de Washington.

1. Migración

Pese a la extrema dureza del discurso de Trump contra la migración, es habitual que se recuerde el hecho de que -a falta de los datos de 2020- durante los primeros años de los mandatos de Obama hubo más deportaciones que en el gobierno de Trump.

Gráfico deportaciones

BBC

Sin embargo, Sarukhán cree que hacer esta comparación sobre las deportaciones desde EU -de las que en torno a la mitad corresponden cada año a ciudadanos mexicanos- es una “falsa equivalencia”.

“Obama cometió un error táctico al creer que con esos niveles altos de deportación, aplicando la ley de aquel momento, iba a conseguir que los republicanos fueran menos reacios a apoyar una reforma migratoria integral. Pero jamás los convenció”, le dice a BBC Mundo.

“Pero eso no se puede comparar con la manera en que Trump presionó y amenazó a México con aranceles para asumir políticas como el programa Remain in Mexico , o con el discurso antiinmigrante, xenófobo y antimexicano de la actual administración”, agrega.

Respecto al futuro en esta materia, los expertos no pronostican grandes cambios con independencia de quién sea el próximo presidente estadounidense.

Wood cree que “si Biden como presidente se muestra mucho más liberal en migración, veríamos una ola de mexicanos y centroamericanos llegando y creando una crisis en la frontera por la que los republicanos los criticarían como nunca antes”.

Gráficos detenciones

BBC

“Independientemente de que seas demócrata o republicano, la opinión pública no va a estar a favor de un incremento en el número de inmigrantes legales a EU, sobre todo en época de crisis económica”, apunta Smith.

Así que aunque ven muy poco probable que Biden emprendiera una reforma migratoria integral, los analistas sí creen que podría cambiar políticas específicas como preservar el programa DACA para evitar la deportación de los inmigrantes que llegaron a EU siendo niños (en el último debate electoral, prometió facilitar que los dreamersconsiguieran la ciudadanía estadounidense) o rebajar los requisitos para la obtención de visas.

Y, por supuesto, dejar a un lado la famosa promesa de Trump de construir el muro entre ambos países.

2. Seguridad y narcotráfico

Junto a la migración, la seguridad fronteriza y el trasiego de sustancias ilícitas a través de ella continuará siendo una de los principales puntos de la agenda con México para el próximo presidente estadounidense.

En el caso de Trump, Sarukhán pronostica “más de lo mismo” y una postura salpicada por amenazas como cuando advirtió a México en septiembre de sanciones si no hacía más por combatir el narcotráfico.

Un policía federal de México observa a través de la barrera fronteriza a una patrulla fronteriza de EE.UU.

AFP
El gobierno de México deberá trabajar con el próximo presidente estadounidense en mejorar la seguridad fronteriza.

Si Biden fuera presidente, en cambio, cree que aprovecharía su extensa experiencia política para reconducir la relación en materia de seguridad y fomentar una mayor cooperación.

“Él ha estado presente en todos los capítulos relevantes de la relación entre México y EU de los últimos 20 o 30 años (…). Por eso entiende, a diferencia de Trump, la imperiosa necesidad de la colaboración y la responsabilidad compartida”, asegura.

“Es decir, que así como México tiene que confrontar al crimen organizado y reducir los grupos de estupefacientes a través de la frontera, EU tiene un papel que jugar en detener el trasiego de armas y de dinero en efectivo hacia México. Y esto Biden lo entiende muy bien”.

Wood cree que una hipotética presidencia demócrata sería una oportunidad para repensar y fortalecer los mecanismos institucionales de cooperación entre ambos países.

Por ejemplo, le dice a BBC Mundo, “enfocándose en la corrupción, que es un tema muy importante para Biden y obviamente también para AMLO, así que esto podría ser un nuevo frente en la relación bilateral”.

3. Economía

En el área económica, parece obvio que Trump seguiría impulsando el tratado de libre comercio T-MEC aprobado durante su mandato y que entró en vigor el pasado mes de julio en México, EU y Canadá.

Sin embargo, Smith alerta de una “volatilidad” del republicano identificada en situaciones como cuando amenazó a México con incrementar arbitrariamente los aranceles si no llegaba a un acuerdo en materia migratoria, pese a que ello no está permitido ni en el actual tratado ni en el anterior (TLCAN).

Los representantes de Canadá, México y Estados Unidos durante la firma del T-MEC.

Reuters
Los representantes de Canadá, México y Estados Unidos valoraron positivamente la firma del T-MEC.

Y aunque en el seno de los demócratas se criticaron abiertamente algunos aspectos del nuevo acuerdo, los expertos consultados ven muy poco probable que Biden decidiera abrir de nuevo una negociación del tratado.

Smith recuerda cómo antes de que el acuerdo fuera votado en el Congreso, el Partido Demócrata negoció para hacerle modificaciones adicionales para, por ejemplo, fortalecer las normas laborales.

“Obtuvieron una serie de, digamos, victorias ante la administración de López Obrador que satisfacen lo que buscaban en la negociación. No creo que renegociar el acuerdo fuera una de las prioridades para Biden, tendrá temas más importantes que resolver en una situación de crisis económica”, le dice a BBC Mundo.

En contraste a la guerra comercial con China promovida por Trump, Smith cree que Biden apostaría por negociar y tratar de recuperar la relación con el gigante asiático.

“Y es un tema difícil porque, aunque a México le haya beneficiado sustituir a China en el mercado estadounidense, la economía mundial tardará más en salir del hoyo si sigue escalando esta guerra comercial. Por eso creo que es preferible que se elimine”, opina el asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI).

Banderas Estados Unidos, China con reyes de ajedrez.

Getty Images
La guerra comercial entre China y EU benefició al rol de México en el mercado estadounidense.

El experto cree que una victoria demócrata también podría tener efectos en México por el apoyo del propio Biden a iniciativas como Buy American (“Comprar estadounidense”) para fomentar las compras gubernamentales de productos nacionales y la inversión de empresas en el país en lugar de en el extranjero.

Sin embargo, el embajador Sarukhán cree que este “nacionalismo económico” hay que enmarcarlo en un contexto de campaña electoral y en el deseo de Biden de “recuperar a los votantes de cuello azul” u obreros que los demócratas perdieron en 2016 en estados clave como Míchigan, Wisconsin y Pensilvania.

4. Política ambiental

Otras cuestiones del T-MEC a las que un gobierno demócrata daría mucha más importancia que los republicanos es a las relativas a materia ambiental. Y eso, prevén los expertos, también impactaría la relación con México.

Sarukhán afirma que “las energías renovables y la economía verde serán fundamentales para Biden, por lo que podría haber tensión por la presión que ejercería sobre México para que esté más alineado con esos paradigmas que EU querría impulsar para Norteamérica”.

En ese sentido, Smith califica de “focos rojos o alertas” algunos grandes planes de infraestructura impulsados por López Obrador como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el Aeropuerto de Santa Lucía.

Vía de ferrocarril

Getty Images
El impacto ambiental de grandes proyectos de AMLO como el Tren Maya podría chocar con la postura de un gobierno demócrata en EU.

“El gobierno mexicano tiene que tener cuidado porque en muchos proyectos ha habido un desacato, o digamos que no ha habido el mismo grado de cumplimiento de administraciones anteriores a la hora de, por ejemplo, elaborar una manifestación de impacto ambiental”, dice.

Wood coincide en que, frente al desinterés de un gobierno de Trump, Biden como presidente se enfocaría en el cambio climático y tendría como prioridad volver a adherirse al Acuerdo de París del que el actual gobierno estadounidense anunció su retirada.

“Y para eso va a buscar el apoyo de sus aliados, como México, pero este está en una posición un poco difícil porque lo que está haciendo hoy en día no es consistente con el espíritu del tratado”, le dice a BBC Mundo.

5. La relación de AMLO con los candidatos

Otro factor que influirá en la agenda entre ambos países será, sin duda, la relación que mantengan sus presidentes.

Pese a sus en ocasiones duros mensajes hacia México, Trump y AMLO siempre han presumido en público de tener una muy cordial relación, como cuando el presidente mexicano hizo este año su primer viaje oficial al extranjero para reunirse con su homólogo en Washington.

Con el candidato demócrata, en cambio, su relación es prácticamente inexistente.

“Nosotros llevamos muy buena relación con el gobierno de EU, con este gobierno; y el que llegara, si no fuese el presidente Trump, tampoco habría ningún problema“, dijo López Obrador este jueves.

López Obrador y Trump en la Casa Blanca

Reuters
López Obrador y Trump mostraron una sintonia peculiar en su primer encuentro personal este año en Washington.

“La percepción del Partido Demócrata es que este gobierno mexicano se ha metido en la cama con el gobierno de Trump. La visita de AMLO a Washington generó mucho malestar entre los demócratas y habrá que ver de qué tamaño es la factura”, reflexiona Sarukhán.

Ante la pregunta de cuál de los dos candidatos a presidir EU le conviene más a México de cara a sus propios intereses, Wood cree que las dos opciones “son muy complicadas”.

“Pero en cuanto al gobierno de AMLO, él ya entiende cómo manejar su relación con Trump. Así que, de ganar Biden, tendrá que aprender cómo manejar la relación y los avances serán mucho más lentos tras la elección”, dice.

Sarukhán no tiene ni la más mínima duda al responder que lo que conviene a México es el triunfo de Biden porque “no hay político en EU que tenga su experiencia en la relación con México”.

“El hecho de que México no sea usado como una piñata electoral es una gran ganancia, y sabemos que de ganar Trump, va a seguir usando México y la frontera como un instrumento de distracción, de movilización política”, asegura.

Biden, Calderón y Pelosi

Getty Images
Biden (en la imagen tras el presidente mexicano Felipe Calderón) posee gran conocimiento sobre la realidad mexicana y latinoamericana, pero deberá iniciar su relación con el gobierno de AMLO casi desde cero en caso de ganar las elecciones.

Smith cree también que el giro en la Casa Blanca a un presidente demócrata podría ser “positivo” para México.

“La ventaja que tenemos es que la personalidad y el interés que ha mostrado Biden anteriormente hacia América Latina abren el espacio para que haya un diálogo constructivo entre ambos gobiernos”, dice.

Uno de los grandes problemas, según Wood, es que Washington tiene otras prioridades en política exterior antes que México, como su relación con China, Rusia, Irán o Corea del Norte.

“Las dos naciones tienen una interdependencia mutua aunque asimétrica, ya que México necesita mucho mas a EU… Por esto va a tener que superar sus problemas con cualquier nuevo gobierno estadounidense, sea el que sea”, remata.

Section divider

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K5cB4Lf6O_w

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.