Función Pública también investiga denuncias por acoso en la SRE y un caso llegó a Conciliación y Arbitraje
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Función Pública también investiga denuncias por acoso en la SRE y un caso llegó a Conciliación y Arbitraje

En los últimos meses se han presentado al menos cinco quejas por hostigamiento laboral contra el director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Roberto Valdovinos; él reconoce haber tenido un altercado con una subalterna que a la que descubrió sacando documentos de su oficina sin autorización.
Cuartoscuro
20 de enero, 2020
Comparte

Después de cinco quejas por hostigamiento laboral en contra del director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), Roberto Valdovinos, el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Secretaría de la Función Pública comenzaron una investigación en abril de 2019, sin que hasta el momento hayan logrado una resolución. 

A ello se suma una queja en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y una demanda laboral ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje en noviembre pasado por parte de una funcionaria que presentó su separación del cargo debido a que la situación de hostigamiento “hacía imposible la prestación de trabajo”. 

La semana pasada, los periódicos Reforma y La Jornada dieron a conocer que existían  cinco quejas por hostigamiento laboral y sexual en contra de Valdovinos. En respuesta, la Cancillería informó que las quejas por hostigamiento laboral eran investigadas por las autoridades correspondientes. 

Por tres de ellas, el comité de ética de la Secretaría de Relaciones Exteriores le instruyó al funcionario como medida de protección, con fundamento en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, “evitar contacto” con las funcionarias y cualquier instrucción debía darse respetando la estructura jerárquica, indica el oficio enviado al acusado el 13 de junio pasado al que tuvo acceso este medio. 

Lee más: Ebrard suspende a cónsul en Las Vegas, pide a SRE investigar presuntos antecedentes por abuso sexual

Sin embargo, el Comité de Ética también emitió otro oficio en el que informa que hasta el 17 de enero pasado, no existía ninguna denuncia por acoso sexual en contra de Roberto Valdovinos, según firma Rodrigo Cortés, director general adjunto de Recursos Humanos y secretario ejecutivo del Comité.

Animal Político entrevistó a una de las denunciantes que pidió anonimato, a Roberto Valdovinos y a dos empleadas del IME ajenas a las quejas para abundar en el primer caso de hostigamiento denunciado en una instancia de la nueva administración Federal. Estos son sus testimonios. 

Las denuncias y la defensa 

La funcionaria a la que cambiamos el nombre a Ana para respetar el anonimato que solicitó, entró a trabajar a la Secretaría de Relaciones Exteriores en 2003, y en su paso por las administraciones de los presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto ascendió hasta una subdirección, un puesto de confianza. 

Estos puestos, contrario a los de base, suelen tener rotaciones en cada sexenio a la llegada de un nuevo equipo. Ana, afirma que desde un principio notó hostilidad por parte del nuevo titular porque quería despedirla para colocar en su lugar a algún cercano.  

También percibió un cambio en la forma de trabajo y de trato. “Valdovinos no respetó nunca las jerarquías, empezó a trabajar con todo el personal y eso comenzó a tener graves consecuencias provocando fricciones, porque le exigía  a los operativos como si ellos pudieran tomar decisiones”. 

“Entraba a las oficinas con la intención de saber qué estabas haciendo, quería ver tu computadora, saber por qué tenías ciertos documentos en tu escritorio, siempre con la intención de indagar más”, relata Ana. 

Lee: Órgano Interno de Cancillería investiga caso de funcionario señalado por acoso laboral

Al comenzar la gestión, Valdovinos decidió hacer reuniones a las 8 de la mañana con todo el personal de IME de todos los niveles, aproximadamente unas 40 personas en las que trataban las bitácoras de actividades y proyectos. 

Sin embargo, de acuerdo con el testimonio de Ana, él “perdía los estribos muy rápido” y las reuniones se convertían en una suerte de exhibición para los funcionarios. Si algo no le parecía decía “eso no es funcional, eso no sirve, a la chingada, hay que darle nuevo sentido, todo lo que se ha hecho en sexenios pasados es un asco, estamos aquí para cambiar la historia del país, no permitamos hacer los mismo errores. Cuando empezaba a hablar con palabras altisonantes, salía otra funcionaria para calmarlo”. 

Un caso extremo, dice, ocurrió minutos antes de una reunión con autoridades de educación en la que él explotó porque consideró que su trabajo para la exposición no era bueno y rompió las hojas y golpeó la mesa mientras decía que el trabajo era “una basura, eres una pendeja”. 

En marzo, ella había decidido renunciar, para ello tomaría dos semanas de vacaciones, pero el titular, dice, le pidió que antes de irse dejara firmada la renuncia porque ya tenía a alguien para sustituirla. Ella no lo hizo y al regresar “me sentía como la apestada” porque nadie le hablaba y fue relegada de todas las decisiones en el área que encabezaba. 

Por eso es que decidió interponer una queja ante el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control de la Cancillería el 26 de abril de 2019 en la que expuso que vivía una situación “injusta, hostigamiento y malos tratos que incitan a actos de discriminación entre los mismos empleados”. 

La Secretaría de la Función Pública informó a Ana el 11 de abril que su denuncia también había sido registrada en el Sistema Integral de Atención a Denuncias Ciudadanas, por lo que la dependencia también haría la investigación. 

Al no encontrar respuesta, Ana también interpuso una queja ante la CNDH y en junio firmó una separación del cargo de común acuerdo por así convenir a sus intereses bajo el argumento de que esa situación hacía imposible la prestación del trabajo, por lo que interpuso un juicio ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para buscar su indemnización, porque no se trata de una renuncia. 

Entérate: El acoso laboral es un infierno que padecen las mujeres, y que no denuncian por miedo

Animal Político buscó a Roberto Valdovinos y accedió a otorgar una entrevista en la que reconoció un altercado con una subalterna que en una ocasión la descubrió sacando documentos de su oficina sin su autorización y en por lo cual le gritó “lárgate”.  

También reconoce que es un jefe exigente que ha intentado acelerar el ritmo de trabajo a la que la mayoría estaba acostumbrado y que, efectivamente, el no cumplía con la jerarquía porque ha querido tomar en cuenta y trabajar con todos para formar un equipo horizontal, contrario a la burocracia habitual. “Mis fallas han sido por falta de oficio (en la administración pública) pero jamás por mala intención, sin dolo y siempre con apego a la verdad”, asegura.  

“La acusación grave de acoso sexual no tiene ningún fundamento, estamos hablando de un ataque político”, asegura. Mientras que a raíz de las quejas de hostigamiento laboral, “lo que se planteó es que no hubiera contacto con esas personas y se ha respetado a cabalidad, no ha habido ninguna cuestión que permita suponer que esa situación se agravó. Que salga a la luz pública con una falsa acusación (el acoso sexual) no significa que sea más grave que hace seis meses”. 

Valdovinos pide esperar a la resolución de las investigaciones porque “cualquier persona puede interponer una queja, pero no significa que esa sea la verdad. Mantengamos los procesos legales que da estabilidad a un sistema, sino nos convertimos en la Edad Media donde se puede quemar a quien sea y eso no puede pasar, menos si está de por medio el honor y el trabajo de una persona y un equipo”. 

Por eso, dice, hasta el momento ni la Subsecretaría para América del Norte ni el canciller Marcelo Ebrard han solicitado su remoción de manera temporal o permanente pues “el nivel de gravedad no hay nada que amerite ser removido”. 

“Cuando el presidente diga que hay otra persona que lo pueda hacer mejor o bien ese tipo de casos que se llegara a acreditar que hubo violaciones a la ley de tal gravedad que no debo estar en el cargo, entonces me retiraré, pero no es el caso porque siempre he actuado de forma honorable, conforme a derecho”, sostiene. 

En entrevista con otra funcionaria del IME que también pidió anonimato coincide en que el nuevo titular “quiso romper la estructura jerárquica y asignaba proyectos que quería supervisarlos directamente y eso no se podía. Siempre fue difícil trabajar porque era muy duro porque decía que nadie sabía nada y los proyectos no funcionaban por querer imponer sus propuestas”. 

Saraí Espino, quien ha trabajado en la Cancillería de 2011 en una plaza sindicalizada, relata que efectivamente la exigencia de Valdovinos era mayor que en otras administraciones y que en las juntas preguntaba los avances de los funcionarios, pero rechaza que el trato fuera humillante. 

A diferencia de otros titulares para los que los operativos “éramos sombras porque ni nos miraban, Valdovinos sí se acerca a tu computadora, te pregunta cómo vas, si acabas o necesitas ayuda y yo no lo tomo a mal, tal vez depende de la personalidad de cada quién, afirma Saraí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás de los cambios de política de EU hacia Cuba y Venezuela

El alivio de algunas restricciones a ambos países marca un giro de Washington respecto a la estrategia de mano dura de Trump y busca dar señales de cambio a la región, según analistas.
19 de mayo, 2022
Comparte

Después de insistir por un buen tiempo con sanciones, reproches y presión extrema, Estados Unidos comenzó a flexibilizar su política hacia dos de sus mayores antagonistas latinoamericanos: Cuba y Venezuela.

Washington anunció por separado esta semana que aliviaría sus restricciones para viajes y remesas a Cuba, así como para las negociaciones de la principal petrolera estadounidense en Venezuela.

Las medidas son limitadas y están lejos de suponer una normalización de las relaciones de EE.UU. con los gobiernos de ambos países.

Pero sí resulta evidente el giro que la Casa Blanca de Joe Biden busca darle a la estrategia de mano dura diseñada por el anterior presidente Donald Trump para esos países.

Y detrás de este cambio hay varios motivos, según expertos.

Una cumbre polémica

Los anuncios de Washington surgieron mientras el gobierno de Biden se prepara para organizar la novena Cumbre de las Américas el mes que viene en Los Angeles.

La antesala del cónclave está signada por pugnas y un riesgo de boicot de algunos presidentes por la probable exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países a los que EE.UU. ha sugerido que dejaría fuera por considerarlos autocráticos.

Joe Biden

Getty Images

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha condicionado su asistencia al encuentro a la participación de esas tres naciones, una postura que también asumió su homólogo boliviano, Luis Arce.

Otros gobiernos latinoamericanos cuyos presidentes prevén asistir a la cumbre, como Argentina, Chile y Honduras, también pidieron que todos los países de la región sean invitados.

EE.UU. ha respondido que aún debe tomar la decisión final sobre los invitados y abrió un diálogo con López Obrador sobre su reclamo.

En el gobierno de Biden niegan que esta polémica por la cumbre tenga alguna relación con los cambios de política hacia Cuba y Venezuela.

“El momento de esto diría que está completamente separado de lo que ha dicho el presidente mexicano respecto a Cuba”, sostuvo un alto funcionario del gobierno de EE.UU. al explicar el martes a periodistas el alivio de sanciones a Venezuela.

El funcionario dijo que las medidas, que incluyen una autorización “limitada” a la petrolera estadounidense Chevron para negociar posibles actividades futuras con Venezuela, buscan respaldar un reinicio del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores.

Nicolás Maduro

Getty Images
El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela podrá entablar negociaciones con la petrolera estadounidense Chevron.

Señaló además que el gobierno de Biden llevaba meses preparando su nueva política hacia Cuba, que autoriza vuelos comerciales a ciudades de la isla más allá de La Habana y suspende el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Sin embargo, algunos analistas observan un vinculo claro entre estos cambios y las críticas de la región a la Cumbre de las Américas a celebrarse del 6 al 10 de junio.

“Es una muestra de que la administración Biden no quiere llegar a la cumbre con las manos vacías”, dice Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, un centro de análisis independiente en Washington, a BBC Mundo.

Y agrega que el objetivo de la Casa Blanca es mostrar diferencias con el gobierno de Trump en las políticas sobre Cuba, Venezuela y la migración, en medio de las dudas sobre los compromisos que se lograrán en la cumbre.

De hecho, muchos anticipaban que Biden aliviaría las restricciones impuestas por Trump a Cuba y Venezuela poco después de asumir en enero de 2020, pero diferentes razones demoraron el cambio.

Banderas de países americanos en Washington.

Getty Images
La cumbre de las Américas se realiza en junio en Los Angeles.

“El país obvio”

Pese al afloje de las restricciones a Cuba y Venezuela, los analistas consideran improbable que Biden invite finalmente a ambos países al cónclave de Los Angeles.

En esto también pesan razones de política doméstica: la presencia de autoridades de cubanas o venezolanas en EE.UU. provocaría rechazos internos a meses de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Los cambios anunciados esta semana por Washington fueron criticados no solo por opositores republicanos, sino también por demócratas como Bob Menéndez, que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU.

Bob Menéndez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha rechazado los planes de la administración Biden para Cuba y Venezuela.

“Darle a Maduro un puñado de dádivas inmerecidas solo para que su régimen prometa sentarse a negociar es una estrategia destinada al fracaso”, sostuvo Menéndez en un comunicado.

El alto funcionario del gobierno de Biden que habló bajo la condición de que su nombre se mantuviera en reserva negó que el permiso a Chevron vaya a derivar en un aumento de ganancias para el gobierno de Maduro, quien sigue bajo sanciones de Washington.

También advirtió que EE.UU. podría aumentar o aliviar más las sanciones a Venezuela en función de lo que ocurra en el diálogo entre el gobierno de Maduro y sus opositores.

Y señaló que el objetivo de Washington es lograr avances hacia elecciones libres y justas en Venezuela, negando que el foco esté en el petróleo.

Pero algunos prevén un mayor rédito para la petrolera estatal venezolana PDVSA luego de este anuncio.

“Tarde o temprano, Chevron explorará petróleo y PDVSA se beneficiará de eso”, dice a BBC Brasil Ryan Berg, investigador para América Latina del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una organización bipartidista en Washington.

Otros creen que EE.UU. ve en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo, una oportunidad para rebajar el precio del petróleo, que se disparó tras la invasión de Rusia a Ucrania en febrero.

En marzo, mientras EE.UU. impulsaba sanciones al petróleo ruso, enviados de Biden viajaron sorpresivamente a Venezuela para conversar reservadamente con Maduro, un aliado de Moscú que dijo estar dispuesto a aumentar la producción petrolera.

Venezuela liberó a dos prisioneros estadounidenses luego de aquel encuentro, que también generó críticas de republicanos y demócratas en Washington.

Ahora cobra fuerza para algunos la idea de que el pulso de Occidente con Rusia también ha movido la política de EE.UU. hacia Venezuela.

“La visita en marzo (a Maduro) fue parte de una mirada global sobre cómo sustituir el petróleo de Rusia al mundo con producción en otros sitios”, señala Arnson. “Y en América Latina, el país obvio es Venezuela”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.