“A mi sobrino lo asesinaron por unos tenis”: Las historias de quienes integran la Caminata por la Paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“A mi sobrino lo asesinaron por unos tenis”: Las historias de quienes integran la Caminata por la Paz

Son muchas las personas y también las historias que hay en la caminata, mucho llevan años sin descanso, ni consuelo, ni certidumbre, siguen buscando a sus desaparecidos, otros exigen freno a la violencia, representan a una sociedad dolida.
24 de enero, 2020
Comparte

“A mi sobrino lo asesinaron para robarle los tenis”.

José Manuel Galván, de 67 años, deja la sentencia flotando en el aire durante unos segundos, mientras, apoyado en un bastón metálico, hace visibles esfuerzos para caminar junto al resto de integrantes de la Caminata por la Verdad, la Justicia, y la Paz, convocada por el poeta y activista Javier Sicilia.

“Unos simples tenis –murmura entre enojado y aún incrédulo, y con la mirada fija en el largo y empinado camino que tiene por delante-. Eso fue lo que le costó la vida a mi sobrino, un joven brillante, deportista, y con un gran futuro por delante”.

Apenas son las 10 de la mañana y la caminata acaba de arrancar. Pero José Manuel ya está fatigado. Los años, dice, no pasan en balde para nadie. Y a sus 67 años ya no tiene las mismas energías que cuando también acompañó a Javier Sicilia en aquella primera gran movilización a la Ciudad de México que hizo tras el asesinato en marzo de 2011 de su hijo Juan Francisco, de 24 años.

Lee: ‘No hemos logrado detener el horror’: inicia la caminata de Sicilia y LeBarón hacia Palacio Nacional

Aun así, el hombre dice que con todo y bastón tenía que estar en esta nueva marcha. Por su sobrino Iván Lorenzoni Mendiola, pero también por Javier y su hijo. Y por los Lebarón. Y por María Herrera, que le desaparecieron a cuatro hijos. Y por tantas y tantas personas que, “de una u otra forma”, son víctimas de la violencia en México.

En el caso de José Manuel, cuenta que la desgracia se cebó con su familia cuando, hace apenas un año y medio, su sobrino Iván, una joven promesa del futbol mexicano –era delantero centro del equipo filial del Club Pachuca- se trasladaba de la Ciudad de México hacia Tultepec, en el Estado de México.

Ahí, en algún punto de la colonia San Diego Churubusco, aún en territorio capitalino, Iván se detuvo junto a unos amigos en una tienda departamental, para comprar algunas cosas para un convivio. Pero la reunión se convirtió en tragedia cuando, al parecer, otro hombre entró al comercio y le exigió a punta de pistola que le entregara los tenis y sus pertenencias.

José Manuel hace una pausa en la narración. Se seca el sudor que le cae a borbotones por la frente, se recoloca con cuidado el paliacate blanco con el que se protege de los rayos del sol, y se ajusta el peso de la mochila sobre los hombros y una playera que dice en grandes letras negras: “No más sangre”.

A continuación, el hombre dice que la investigación del caso aún no es muy precisa. Pero, al parecer, su sobrino “se hizo de palabras” con el asaltante para defenderse, y éste lo asesinó a sangre fría. “Le pegó un tiro directo en el corazón”.

Pero eso, cuenta José Manuel, lo supieron cuatro días después. Porque tras el homicidio, el joven estuvo en paradero desconocido hasta que fue localizado en el depósito de cadáveres del Hospital de Traumatología de Lomas Verdes.

El asesinato fue doloroso, dice José Manuel. “Imagínate, un joven que era estudiante, atleta, y un ejemplo…”. Pero, al menos, la familia tiene un pequeño consuelo: saben qué sucedió con Iván. Saben dónde pueden ir a visitarlo, ponerle unas flores, y llorarlo.

Pero, muchas otras personas que caminan junto a José Manuel en esta caravana, no tienen ni siquiera ese mínimo consuelo. Esa mínima resignación.

Muertas en vida

Al contrario, dice ahora Janeth González, la mayoría de familiares de víctimas que dan forma a esta caminata, son personas que llevan años sin descanso, ni consuelo, ni certidumbre.

“Todas las mujeres que estamos aquí… estamos muertas en vida”, sentencia con rabia en el tono de voz Janeth, madre de José Luis Rabadán González, desaparecido el 7 de agosto de 2016 en Puente de Ixtla, Morelos, luego de que se alojara en un hotel, saliera a cenar, y, según le contaron algunos testigos, un grupo armado se lo llevó del lugar a la fuerza.

Desde ese día, Janeth no ha cesado de buscar a su hijo, que también es padre de tres niñas. Ha ido con otras madres a buscar en cerros, montañas, y en las terribles fosas clandestinas halladas en Tetelcingo y Jojutla, Morelos. Pero no ha encontrado nada a la fecha, y las autoridades de investigación tampoco le han dado resultados.

“Ante tanta corrupción y tanta ineptitud, la verdad es que ya no sabes qué más puedes hacer. Por eso vine hoy aquí, a caminar y a exigir al Gobierno que nos dé una entrevista y nos escuche”, explica la mujer, mientras se toma un respiro bajo la sombra generosa de un árbol, en una pequeña isla de la carretera México-Cuernavaca, aprovechando el primer descanso de la caminata tras recorrer cuatro kilómetros.

Pero, acto seguido, Janeth dice aferrada al retrato de su hijo, un joven guapo de tez morena, ojos negros, que posa coqueto para la cámara que lo retrata, que es poco probable que el presidente del Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, los reciba personalmente.

Al menos, así lo dijo el propio mandatario a inicios de esta semana, cuando, ante la pregunta de los reporteros, aseguró que la comitiva sería recibida el próximo 26 de enero por su gabinete de Seguridad y no por él, puesto que no quería participar en ningún “show”.

“Pueden entrar a Palacio Nacional, van a ser recibidos, pero no los voy a recibir, sino que lo hará el gabinete de seguridad para no hacer un show, un espectáculo. No me gusta ese manejo propagandístico”, señaló López Obrador el pasado 20 de enero.

Precisamente, esa palabra dicha por el presidente, “show”, fue de las más mencionadas en la primera etapa de la caminata.

Al inicio de la marcha, que partió de la glorieta de la Paloma de la Paz, en Cuernavaca, tanto Sicilia como Benjamín Lebarón, subrayaron que la caminata no era una protesta ‘personal’ en contra de presidente.

“No tenemos nada en su contra”, insistieron. Pero rechazaron categóricamente que la caminata fuera “un show mediático”, ni una protesta que esconda una agenda o intereses políticos.

“Claro que esto no es un show. Las víctimas, la sangre, la violencia, el Estado cooptado por el crimen organizado, no son un show. Es la realidad que está viviendo México”, respondió Sicilia, ataviado con su habitual sombrero y cigarrillo en la comisura de los labios.

“No es posible que el presidente sea tan insensible”, critica por su parte Janeth. “Quienes estamos hoy aquí no queremos ser protagonistas de nada. El presidente tiene que saber que estamos aquí caminando porque nos arrancaron a nuestros hijos, a nuestros familiares”.

“Esto no es un movimiento político”

A unos metros de distancia, en la vanguardia de la caminata, Adrián Lebarón se desgañita gritando consignas con su peculiar voz ronca.

Acompañado de varios hermanos, como Benjamín, y de sus hijos, que portan dos banderas de México, una que simula estar acribillada de balazos y otra ensangrentada, Adrián lanza consignas amorosas en recuerdo de “los 9” integrantes de su familia que, apenas en noviembre pasado, fueron salvajemente acribillados en Bavispe, Sonora.

De hecho, uno de los momentos más emotivos de la jornada se da cuando la marcha comienza a entonar, a capela, la célebre canción de José Alfredo Jiménez, ‘La vida no vale nada’.

“Yo creía mucho en este presidente. Era mi ídolo y por eso voté por él”, dice el señor Alfredo Ramos, de 68 años, que tiene una sobrina de 21 años que desapareció en Cuernavaca.

“Aunque, la verdad –matiza a colación-, sé que él solo no puede hacerlo todo; necesita que sus colaboradores sean más eficientes”.

En cualquier caso, dice el hombre, que sostiene entre sus manos una manta con la fotografía de su sobrina Diana Melissa Vega Ramos, desaparecida el 22 de octubre de 2014, lo último que quieren es desgastarse, aún más, en una polémica con el presidente.

“Lo único que le pedimos es que volteé los ojos hacia nosotros, que nos vea, y que nos escuche. Solo le pedimos eso”, apunta Alfredo.

“Nuestro movimiento no es político, que quede muy claro”, hace hincapié ahora el señor Melchor Flores, de 63 años, y padre de Juan Melchor Flores Hernández, un artista popularmente conocido como ‘El Vaquero Galáctico’ en Monterrey, ciudad de donde desapareció el 25 de febrero del 2009 sin que a la fecha las autoridades hayan resuelto el caso.

“No tenemos nada en contra del presidente, pero el señor es quien dice que le da mucha flojera atendernos”, añade molesto Melchor, en alusión a otra declaración de López Obrador, cuando en noviembre pasado dijo que tenía que atender más asuntos, y que las víctimas serían recibidas por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Pero esto no es ningún show, ni un circo. Lo que somos, lo que aquí estamos representando en esta caminata, es una sociedad dolida por tantos asesinatos, desapariciones, secuestros y feminicidios. Por eso, queremos sentarnos con él y dialogar”.

Lee: Discurso completo al inicio de la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz de Sicilia y LeBarón

El fin de la primera jornada

Son poco más de las cinco y media de la tarde. Ocho horas y casi 20 kilómetros después, la primera jornada de la extenuante caminata concluye en las cercanías de Coajomulco, a 82 kilómetros de la Ciudad de México.

Junto a unos puestos de quesadillas y de antojitos mexicanos que están en fila en una bahía a orillas de la pista, los integrantes de la caravana guardan un minuto de silencio por los activistas asesinados que participaron en la primera caravana de Sicilia y del Movimiento Por la Paz, como Nepomuceno Moreno, muerto de siete balazos en noviembre de 2011 tras años de denunciar la desaparición forzada de su hijo Jorge Mario.

Tras el discurso final de Sicilia, los integrantes de la caravana suben a los autobuses que los llevan de regreso a Cuernavaca, de donde, otra vez, saldrán mañana rumbo a Tres Marías, para desde ahí iniciar a pie la caminata hacia la Ciudad de México.

Janeth González, como el resto de compañeras que visten playeras blancas con los rostros de sus familiares desaparecidos, o asesinados, está exhausta. Pero dice que está satisfecha y con ganas de reiniciar el camino. Cree que la caravana, y la repercusión que ésta pueda tener, la va a ayudar a encontrar a su hijo desaparecido, el cual tiene esperanza de hallarlo aun con vida.

“Tengo fe en que él está vivo –dice con una sonrisa-. Porque siempre lo sueño así, lleno de vida”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El “tremendo daño” que está causando a la economía china la política de cero covid

Estrictos confinamientos han golpeado a la segunda mayor economía del mundo. Las proyecciones apuntan a que este año tendrá uno de los menores crecimientos de las últimas cuatro décadas, afectando a todo el resto del mundo.
4 de diciembre, 2022
Comparte

Los estrictos confinamientos por la política de covid cero han dado un duro golpe a la economía china y los efectos se han hecho cada vez más evidentes.

El desempleo juvenil alcanzó un récord de 20%, las ganancias corporativas se han reducido y el sector manufacturero volvió a contraerse en noviembre.

Para un país acostumbrado a tener tasas de crecimiento anual cercanas al 9% en las últimas décadas, las cosas se están complicando.

Los pronósticos internacionales estiman que el crecimiento económico para este año no superará el 3%, muy por debajo de las expectativas del gobierno.

Si las cosas siguen así, la economía china sufriría la expansión más lenta en más de cuatro décadas, descontando la crisis de 2020 en medio de la pandemia.

Aunque este jueves el gobierno chino anunció que reducirá algunas de las restricciones impuestas a la movilidad de las personas para contener la pandemia de COVID-19, no está claro aún cuáles serán las nuevas medidas, en un momento en que han subido las infecciones provocadas por la variante ómicron en una población que no ha sido vacunada masivamente.

Hartos del encierro, en los últimos días cientos de ciudadanos protagonizaron inéditas protestas detonadas tras un incendio que mató a 10 personas encerradas en un edificio residencial de altura.

Los manifestantes atribuyeron las muertes a que las puertas del edificio estaban bloqueadas para evitar los contagios, algo que las autoridades niegan.

Protesta, Pekín, 27 Nov 2022

Reuters
Manifestantes han salido a protestar contra los estrictos confinamientos.

No queremos pruebas de covid, queremos libertad”, gritaba un grupo de jóvenes en las calles de Shanghái durante manifestaciones que también incluyeron gritos contra el gobierno de Xi Jinping, algo inédito en el gigante asiático.

Mientras las restricciones a la libre circulación han frenado la confianza de los consumidores desatando incluso la ira de quienes son sometidos a largos encierros, el gobierno enfrenta el dilema de cambiar el enfoque sanitario para estimular la economía, arriesgándose a que los contagios se salgan de control.

“Un daño tremendo a la economía”

“El cero covid está causando un daño tremendo a la economía china”, dice a BBC Mundo Nancy Qian, profesora de Economía en la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern, Estados Unidos.

Los bloqueos han causado gigantescas interrupciones en las cadenas de suministro de productos alrededor del mundo. Y en el interior del país, los efectos han sido muy duros sobre la población.

Puerto en China

Getty Images

Durante el cierre en Shanghái, señala Qian, los envíos de alimentos llevados a la ciudad para los residentes encerrados “se pudrieron en las calles mientras los ciudadanos pasaban hambre”.

Los cierres a gran escala de un mes de una ciudad como Pekín o Shanghái, explica la investigadora, reducen el crecimiento económico en al menos un 4%.

Si sumas todos los bloqueos que han ocurrido, sabes que el impacto negativo es enorme”.

Cualquier debilitamiento de la segunda mayor economía del mundo tiene ramificaciones globales, más aún cuando organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) estiman que alrededor de un tercio de los países caerán en recesión en 2023.

Cómo el iPhone se convirtió en un símbolo de la desesperación

Los inversores y los mercados están inquietos por el aumento en las infecciones, considerando que China no ha tenido una campaña de vacunación masiva, algo que aumenta aún más los niveles de incertidumbre sobre el futuro económico.

Por otro lado, “las personas dentro del país están gastando menos dinero en cosas como automóviles y teléfonos inteligentes”, otra señal del impacto que ha tenido la política de covid cero, dice Suranjana Tewari, corresponsal económica para Asia de la BBC.

Xi Jinping

Getty Images
Las infecciones siguen aumentando en una población que no ha sido masivamente vacunada por el gobierno de Xi Jinping.

Como telón de fondo, agrega, está el hecho de que “China se enfrenta a una serie de desafíos como la crisis inmobiliaria, las enérgicas medidas contra las empresas de tecnología y los efectos de una menor demanda como resultado de la desaceleración mundial”.

Empresas multinacionales como Apple están viendo los efectos de la política de covid cero en sus líneas de producción.

El cierre reciente de una planta china que ensambla iPhones ha causado problemas al gigante tecnológico. La fábrica, que emplea a 200 mil personas y es propiedad de Foxconn, una empresa taiwanesa, sufrió un brote en octubre que obligó a un cierre parcial.

Cuando la comida comenzó a escasear, muchos empleados se dieron a la fuga, saltando muros y caminando por autopistas en un intento por llegar a casa. Una situación desesperada que ha tenido un impacto en la fabricación de un producto de consumo masivo en el mundo.

Calles confinadas. Personas afuera de negocios

Getty Images

Pese a que la severidad de los confinamientos podría cambiar en las próximas semanas, hasta esta semana los bloqueos seguían vigentes en ciudades que representan aproximadamente una cuarta parte del PIB de China, según un índice compilado por Nomura, un banco de inversión japonés.

“Es posible que empeore antes de mejorar”

La política de covid cero ha sido un gran freno para la economía china en los últimos meses, argumenta Mark Williams, economista jefe para Asia de la consultora Capital Economics.

Ha obligado a las ciudades a implementar bloqueos y ha hecho que todos desconfíen de salir por temor a ser puestos en cuarentena, dejando a más de 2 millones de personas en instalaciones de cuarentena, dice a BBC Mundo.

Confinamiento en Guangzhou, China. Personas llevan comida a confinados.

Getty Images
Edificios completos son cerrados si hay un contagio. En muchos casos, la gente se queda sin alimentos.

“Es posible que empeore antes de mejorar”, apunta, dado que “las autoridades no querrán relajar la política covid cero hasta que los vulnerables estén bien vacunados, y eso llevará meses”.

La reapertura de un país toma tiempo. Incluso si el país decidiera poner fin ahora a la política de covid cero, los efectos económicos positivos probablemente comenzarían a sentirse hacia 2024, señalan algunos analistas.

Pero todo depende del plan de reapertura que definan las autoridades chinas y la velocidad con que lo implementen.

“Sin duda habrá una apertura”

Algunos economistas están confiados en que más temprano que tarde habrá un cambio en la política.

TRabajadora china

Getty Images

“La apertura será lenta, probablemente con algunas vueltas atrás, pero sin duda habrá una apertura”, dice a BBC Mundo Alicia García-Herrero, economista jefa para Asia-Pacífico del banco de inversiones Natixis.

“China está intentando mover la política de cero covid al modelo de Hong Kong, en el sentido de hacer confinamientos muy rápidos”, agrega, aunque “claramente la inversión y el consumo no van a volver rápidamente porque la gente está muy preocupada”.

Aunque la reapertura sea un proceso largo y difícil, de todos modos, dice García-Herrero, “la economía estará mejor el año que viene”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.