El caos entre INM y Segob por el oficio que impide a ONG visitar centros de detención de migrantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El caos entre INM y Segob por el oficio que impide a ONG visitar centros de detención de migrantes

Gobernación dice no reconocer el oficio que “suspende temporalmente” el acceso de organizaciones. Las ONG denuncian que el documento oficializó un veto que se extiende desde hace semanas.
Cuartoscuro
Comparte

El anuncio del Instituto Nacional de Migración (INM) de que suspendería temporalmente el acceso de las organizaciones sociales a los centros de detención abrió una nueva crisis para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Menos de tres horas después del anuncio, la Secretaría de Gobernación, de la que depende directamente el INM, se desvinculaba del oficio INM/DGCVM/0118/2020. A través de un tuit, Segob dijo “desconocer” el documento, que elaborado por Antonio Molina Díaz, director general de Verificación Migratoria, “sin contar con la autorización de las autoridades superiores”.

Fuentes del INM aseguraron a Animal Político que el miércoles habrá nuevos oficios para “reprogramar” las visitas de las ONG. Es decir, que se notificarán nuevas fechas para el acceso a los centros de detención. Estas fuentes no aclararon cuándo se fijarán estas citas, si serán esta semana o tendrán que esperar hasta la próxima. El argumento esgrimido en el oficio era que “debido a la contingencia (presumiblemente se refiere a la caravana), resulta necesario que el personal migratorio enfoque todos sus esfuerzos en atender a la población migrante, respetando en todo momento sus derechos humanos”. 

Ni en el INM ni en Segob explican qué significa “desconocer” el oficio. Es decir, si se anula por completo y el miércoles los activistas que tienen permiso podrán acceder a los centros de detención o si, por el contrario, se entregarán nuevas fechas que sustituyan a la “suspensión temporal” que se comunicó el martes. 

Lee: México, el otro muro de Trump que acabó con la caravana y la esperanza de migrantes

Desde el INM insisten en que no existe una prohibición de acceso a los centros de detención, sino que es una “reprogramación” de las visitas. Sin embargo, como publicó Animal Político hace una semana, diversas organizaciones llevan dos semanas encontrándose con las puertas de las estaciones migratorias cerradas. 

Ocurrió, al menos, en las estaciones de Villahermosa y Tenosique, Tabasco; Tuxtla Gutiérrez, Comitán y Palenque, Chiapas; y Ciudad de México y han sufrido el veto asociaciones como Asylum Access, Voces Mesoamericanas, Centro de Derechos Humanos Fray Matías (a quien se ha negado los permisos para ingresar a Siglo XXI), Formación y Capacitación o Colectivo Kaltsilaltik.

 “Ningún gobierno lo había hecho antes. Ni (Felipe) Calderón ni (Enrique) Peña Nieto. No se está garantizando representación legal y además el INM no está haciendo identificación a personas que necesitan protección. Las están deportando de manera masiva, de cualquier aeropuerto, antes no se había visto esto”, dijo Alejandra Macías Delgadillo, miembro de Asylum Access. 

Después de ser vetada en Palenque, Villahermosa y Ciudad de México, su organización presentó un amparo el martes. Se trata de una acción contra los vetos directos a Asylum Access y no contra el oficio general. 

Macías Delgadillo denunció que con esta decisión se está vulnerando la Ley de Migración. Además, censuró que se impide que las personas que están encerradas tengan acceso a la representación legal o comuniquen con alguien independiente que no sea funcionario del INM. 

Salva Cruz, de Fray Matías, explicó que las asociaciones tienen previsto varias alegaciones contra la orden de cerrar los centros de detención. Por un lado, una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Por otro, la vía judicial. Por último, apelar a los organismos internacionales como los relatores de la ONU sobre migración o contra la tortura. 

Entérate: México ofrece refugio, pero impide que migrantes hablen con la institución que regula el asilo

“Van contra el derecho a defender derechos, contra el derecho a tener contacto con el exterior o a tener asesoría jurídica”, dijo. 

“Esto no había pasado nunca. Nos parece una señal muy fuerte de opacidad, de falta de transparencia”, afirmó Ana Saiz, directora de Sin Fronteras.

Todas las organizaciones consultadas coinciden en una idea: la decisión no tenía precedentes. Desde 2011, cuando comenzaron a funcionar las estaciones migratorias con la Ley de Migración, ningún presidente se había atrevido a cerrar la puerta de todos los centros a todas las organizaciones y en todo el país. Lo hizo la actual administración, que arrancó su mandato con la promesa de un “trato humanitario” para los migrantes y en un contexto excepcional: la llegada de la caravana. 

El 15 de enero, cientos de personas partieron desde San Pedro Sula, Honduras, con destino a Estados Unidos. Se trataba del primer éxodo masivo después del acuerdo del 7 de junio de 2018, por el que México se comprometió a reducir el flujo migrante a cambio de que no se impusieran aranceles a las exportaciones. 

La caravana trató de cruzar por Chiapas y Tabasco, pero sus integrantes chocaron con la barrera formada por la Guardia Nacional. Algunos aceptaron las normas del INM y se entregaron. Otros trataron de pasar irregularmente. La marcha fue definitivamente disuelta el jueves 23 de enero. Aquel día, al menos 800 personas, entre los que había hombres, mujeres y niños, fueron detenidos en Frontera Hidalgo, a medio camino entre Ciudad Hidalgo y Tapachula, Chiapas. 

Desde la llegada de la caravana a la frontera sur mexicana, más de 2 mil personas han sido deportadas a Honduras en diez días. Las organizaciones de derechos humanos denuncian que no tuvieron acceso a estas personas, por lo que no pudieron informarles sobre la posibilidad de pedir asilo o sobre opciones de regularización. Animal Político quiso saber cuántas personas iniciaron en este período el trámite de regularización, pero al cierre de la nota no había recibido respuesta. 

Lee: “Venimos por necesidad”: las historias de migrantes que hacen todo para llegar a EU

Con la llegada de la caravana se restringió el acceso a las estaciones migratorias del sur. Este oficio hacía extensibles las puertas cerradas a centros como el de Tijuana, donde no hay un solo migrante detenido que tenga que ver con la marcha de la semana pasada. 

¿Qué ocurrió para que Segob se desvincule?

La publicación del oficio que suspendía el acceso a las estaciones migratorias provocó una reacción en cadena que evidencia descoordinación al interior del INM y la secretaría de Gobernación. 

A primera hora de la tarde el documento comenzó a moverse por redes sociales. A las 18:45, en el chat de comunicación de la Segob, un oficial de prensa del departamento que dirige Olga Sánchez Cordero compartía una tarjeta informativa del INM. En ella se reconocía la autenticidad del oficio y se anunciaba que un día después se notificarían nuevas fechas para las visitas. Menos de tres horas más tarde, a las 21:36, Segob lanzaba un el tuit en el que se desvinculaba de lo que ellos mismos habían comunicado y aseguraba que el oficio no contaba con autorización.

¿Qué ocurrió en esas tres horas? Ni INM ni Segob ofrecen datos. Aunque los posicionamientos internacionales ya habían comenzado a aparecer. 

Especialmente significativo es un tuit conjunto de la ONU México, la Oficina en México del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Unicef, Acnur y la OIM en el que “reconocen y valoran el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil” y señalan que “el trabajo de la sociedad civil en beneficio de migrantes y refugiados es fundamental para garantizar los derechos, ofrecer asistencia y orientación a la población dentro de las estaciones migratorias”.

Este posicionamiento tiene especial relevancia porque estas organizaciones participaron el viernes en una visita organizada por el INM a la estación migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas. Este tour ha sido presentado por Migración como una muestra de su voluntad de “transparencia”. Según fuentes presentes en la visita, esta tuvo una duración de dos horas y apenas en los últimos 20 minutos hubo acceso a los migrantes encerrados en el centro de detención. 

“El gobierno quiso instrumentalizarlo, tratando de sustituir el monitoreo permanente de las organizaciones con una visita guiada a una sola estación migratoria”, explica Salva Cruz. 

En México funcionan actualmente 53 estaciones migratorias y un número indeterminado de estancias temporales. Todos ellos son recintos cerrados en los que se encierra a los migrantes indocumentados hasta su regularización (en el menor de los casos) o su deportación. 

“Deportaciones exprés, falta de opción de refugio”

“Es inaudito. En el Servicio Jesuita al Refugiado no habíamos visto esto nunca. Incluso están violentado la propia ley de migración”, dice Claudia León, del Servicio Jesuita al Refugiado. El lunes, explica, ingresó en la estación migratoria Siglo XXI, en Tapachula. Dos días después, en principio, no podrá acceder.

La última visita de León al centro de detención sirve para explicar la importancia de estos monitoreos. Según relata, a través de los testimonios de algunos de los extranjeros encerrados, tuvo constancia de “deportaciones exprés, ausencia de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar), imposibilidad de acceder al refugio”. 

“Es inaudito. En el Servicio Jesuita al Refugiado no habíamos visto esto nunca. Incluso están violentado la propia ley de migración”, dice León. 

Una de las grandes sospechas de las ONG: que el gobierno está aprovechando los espacios de opacidad para deportar a los migrante sin ofrecer oportunidad de asilo. Una estrategia que estaría pensada para desincentivar el flujo procedente de Centroamérica.

Animal Político desveló que en la primera semana desde la llegada de la caravana, la Comar no tuvo acceso a los centros de detención. De este modo, mientras el presidente López Obrador aseguraba en la conferencia mañanera que se había ofrecido refugio a los integrantes de la marcha, estos jamás pudieron hablar con la institución que regula el asilo.

Fuentes de Comar confirmaron a Animal Político que el martes lograron acceder a Villahermosa, Tabasco, donde 90 personas solicitaron iniciar su trámite de asilo, lo que impide que sean deportados hasta que se determine si merecen protección. 

“No se está garantizando representación legal y además el INM no está haciendo identificación a personas que necesitan protección. Las están deportando de manera masiva, de cualquier aeropuerto, antes no se había visto esto”, aseguró Alejandra Macías, de Asylum Access. 

“Esto es parte del doble discurso de Migración. En los comunicados informa que los está llevando a albergues, pero no, los encierra en centros de detención. Tampoco los rescata, porque no garantiza sus derechos. Si los rescatase les daría acceso al asilo o garantía a documentos de estancia por razones humanitarias”, dijo. 

Para explicar el alcance del veto a las organizaciones, Ana Saiz, de Sin Fronteras, utilizó el símil penitenciario: “¿Se imaginan que una cárcel impida a los presos comunicar con sus abogados?”, explicó. 

En realidad, las personas que están encerradas en los centros de detención de extranjeros no son presos, no han cometido ningún delito, pero están en un régimen cerrado como el penitenciario y a merced absoluta del INM. Organizaciones sociales han documentado cómo los funcionarios de Migración tienden a desinformar y desincentivar los intentos de los extranjeros para solicitar asilo. Si los migrantes no pueden hablar con los activistas, quedan sin información, vulnerables. Por primera vez en la historia, el INM intentó que la opacidad alcanzara a todos los centros de detención en el país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: de dónde viene la relación especial de México con la muerte

Mientras en muchos lugares el Día de Muertos está marcado por lágrimas y tristeza, en México se rodea de un halo de fiesta y color, de celebración a la vida y de reencuentro con los difuntos.
1 de noviembre, 2020
Comparte

“El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte. Ambas son inseparables. Una civilización que niega a la muerte acaba por negar a la vida”.

Pocas frases como esta de Octavio Paz definen mejor la postura que los mexicanos mantienen ante la muerte y de la que presumen con tremendo orgullo cada año en el Día de Muertos.

Mientras en buena parte del planeta esta fecha está marcada por la tristeza y las lágrimas, en México se rodea de un halo de fiesta y color, de celebración a la vida y de reencuentro con los difuntos que se cree que regresan a nuestro mundo por un día.

Y lejos de perder fuerza con el paso de los años, esta particular manera de celebrar el Día de Muertos va pasando de generación en generación. Como en el caso de Gabriela Luna, una joven de Ciudad de México que asumió esta tradición tras la pérdida de su abuela materna.

“Ella ponía un altar gigante, así que cuando se va, yo asumo la tradición que ella me enseñó y le dedico la ofrenda cada año. Para mí es una forma de no perder una costumbre en la que siento que los que no están, me acompañan”, le dice a BBC Mundo.

Gabriela Luna

GABRIELA LUNA
Gabriela comenzó a colocar cada año su altar de muertos tras el fallecimiento de su abuela materna.

“Sin duda genera una identidad para nosotros los mexicanos, porque muy en el núcleo de esta práctica se encuentra nuestro código principal: la familia”, asegura esta artista del modelado de lana.

La pandemia de covid-19 limita esta vez las tradicionales visitas a cementerios y panteones de México por parte de familiares que, cada año, comparten con quienes ya no están su comida y música favoritas.

También impedirá los clásicos desfiles donde la catrina, la icónica calavera sonriente popularizada por Diego Rivera, era su mayor símbolo.

Se trata de un Día de Muertos lleno de misticismo que provoca curiosidad y fascinación a partes iguales en el resto del mundo… aunque también confunde a quienes les cuesta comprender esta posición de los mexicanos ante la muerte.

Día de celebración, no de tristeza

Para entender el origen de esta relación hay que retroceder hasta la Mesoamérica de hace miles de años. Algunos de los pueblos originarios organizaban fiestas para guiar a los muertos en su recorrido al Mictlán, el inframundo de la mitología mexica.

Cementerio en Mexico

Getty Images
Las luces, colores, música y comida favorita de los fallecidos inundan cada año los cementerios de México.

Otros disponían altares con ofrendas para recordar a los muertos y se colocaban cráneos como símbolos de la muerte y el renacimiento.

Según una antigua leyenda, Quetzalcóatl -el dios en forma de serpiente emplumada- bajó al inframundo y depositó su semen sobre unos huesos molidos para dar vida al ser humano, por lo que para aquellos pueblos los restos de huesos simbolizaban de cierto modo la semilla de la vida.

Porque, sin lugar a dudas, si había un mensaje central en estas celebraciones del culto a los muertos era la creencia de que sus almas acaban por regresar al mundo de los vivos.

Así que, ¿por qué asociar el Día de Muertos con la tristeza si, según la cosmovisión indígena, es precisamente el día en que quienes se fueron de nuestro lado nos vienen a visitar?

Pan de muerto

Getty Images
Los mexicanos esperan ansiosos seta época del año par disfrutar del tradicional pan de muerto, que simula tener unos huesos en la parte superior.

Para ellos, la muerte no era otra cosa que un símbolo de la vida que se representa en el altar ofrecido a los difuntos.

Miles de años después, millones de hogares mexicanos siguen colocando con sumo cariño y detalle sus altares en los que se combinan multitud de símbolos, comida, papel picado y fotos de personas fallecidas.

Es precisamente este recuerdo de quienes ya no están lo que permite -junto a la ayuda de las velas y de la olorosa flor de cempasúchil- que las almas de los difuntos encuentren el camino de regreso a casa para convivir con la familia y disfrutar de los alimentos dispuestos en los altares en su honor.

“Es una gran fiesta quizá equiparable a la Navidad de Europa. Es fiesta porque está ese recuerdo de los muertos que regresan. Incluso hay leyendas sobre familias que no ponen ofrenda, y los muertos vienen a recordarles que lo hagan”, dice Andrés Medina, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.

La influencia española

Pero la llegada de los españoles a México influyó radicalmente en la celebración de su Día de Muertos.

Por ejemplo, fueron ellos los que hicieron coincidir la fiesta de los muertos de los indígenas -que duraban dos meses- con las celebraciones católicas del Día de Todos los Santos y los Fieles Difuntos (1 y 2 de noviembre).

Desfile por el Día de Muertos en Ciudad de México.

AFP
Aunque el Día de Muertos en México se concentra actualmente en el 1 y 2 de noviembre, las celebraciones tradicionales se prolongaban por dos meses.

En la actualidad, el Día de Muertos mexicano es el resultado de una mezcla de estas dos culturas, de tradiciones precolombinas y católicas.

Aunque a juzgar por lo diferente que son hoy en día las celebraciones en México y España, pareciera que la primera cultura pesó mucho más que la segunda.

Para el escritor y antropólogo Claudio Lomnitz, una de las razones es que el “proceso de modernización” de los rituales sobre la muerte que sucede en Europa y parte de América desde el siglo XVIII no tuvo el mismo efecto en México, que ya se acercaba al final de su etapa colonial.

“España ya entraba en guerra en Europa y la Corona tenía problemas financieros como para preocuparse de esto”, le dice a BBC Mundo el autor de “Ideas de la muerte en México”.

“Además, en México la presencia de la Iglesia -sobre todo en el siglo XIX, pero también antes- era menos fuerte que en España, por lo que el culto popular pudo florecer mucho más al estar menos dominado por el clero”, agrega.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil no puede faltar en los altares de muertos en México.

Esta postura ante la celebración continuó aún después de la independencia de México.

“Incluso los liberales como Benito Juárez, que eran muy anticlericales y contrarios a estos rituales que consideraban supersticiosos, acabaron por aceptar esta celebración diciendo que era una fiesta popular nacional y evitando su asociación tan cercana con la Iglesia”, dice el experto.

Lo inédito de la celebración mexicana

Algunas de estas tradiciones del culto a los muertos no son, sin embargo, exclusivos de México: algunas también se pueden encontrar cada Día de Muertos en lugares de Bolivia, Perú, Colombia o parte de Centroamérica, entre otros.

Lo que sí hace único el caso de México es cómo “nacionalizó” con orgullo estas costumbres como símbolo del país.

Mural de Diego Rivera

Getty Images
Aunque la Catrina fue mundialmente popularizada por Diego Rivera, el origen de este personaje es la Calavera Garbancera, una figura creada por el caricaturista José Guadalupe Posada.

“En otros países son costumbres folclóricas o pueden verse como algo pasado de moda. Durante años, se inhibió la celebración de muertos por considerarla no moderna o contraria a los valores liberales”, dice Lomnitz.

“En cambio, en México la fiesta creció enormemente. Solo aquí hubo una elaboración cultural de esto como algo que reflejara el espíritu colectivo nacional, es único en esto”.

Y ese nacionalismo fue más exaltado a partir de un episodio clave en la historia del país: la Revolución Mexicana.

“Aparte de la tradición de los pueblos, llegó la promoción de un gobierno con afán de reproducir un discurso nacionalista muy fuerte”, opina Medina, quien celebra que se siga conmemorando este día aunque lamenta que parte de la población no conozca realmente su significado.

“En el Día de los Niños Muertos (1 de noviembre) hay lugares donde grupos de niños van de casa en casa pidiendo su calaverita como ofrenda, un dulce. Ellos representan a esos niños muertos que regresan para esos días, aunque quizá ni lo sepan y para la gente haya perdido esa idea”, le dice a BBC Mundo.

¿Qué refleja esto de los mexicanos?

Para Lomnitz, esta visión ante la muerte refleja la estrecha relación de los mexicanos con sus difuntos. “No con la muerte en general, sino con sus fallecidos”, subraya.

Y por otro lado, cree que pone de manifiesto una sensibilidad y sentido del humor macabro muy especial que el país muestra, por ejemplo, a la hora de utilizar la muerte para hacer críticas político sociales a través de los textos conocidos como “calaveritas literarias”.

El propio André Bretón, el teórico francés considerado padre del surrealismo, calificaba a México como la patria del humor negro por sus numerosas costumbres que concilian la vida y la muerte.

Sin embargo, los expertos niegan que esta celebración suponga que México se burla de la muerte o que no recibe con pena y dolor cuando llega este momento de la vida.

“La celebración de muertos no significa que los mexicanos no tengan miedo a la muerte. Más bien es la alegría porque los muertos regresan. Pero creo que ha habido una malinterpretación, una lectura superficial de nuestra fiesta”, explica Medina.

Imagen de la película "Coco" de Disney Pixar (Foto: Disney Pixar)

BBC
La película “Coco”, de Disney Pixar, popularizó la tradición mexicana del Día de Muertos en medio mundo. (Foto: Disney Pixar)

Esa idea en parte se tiene también en los muchos países en los que el Día de Muertos mexicano se ha hecho muy popular en los últimos años.

Georgina Larruz, mexicana de 30 años que estudia en Rusia , le tuvo que explicar a sus alumnas de español que esa celebración que conocieron en buena parte (como millones de personas en el mundo) gracias a la película animada “Coco” es mucho más que diversión, canciones y alcohol.

“Es una fiesta que nos une como comunidad, y. el hecho de yo poner aquí mi ofrenda, a miles de kilómetros de casa, te hace sentir esa conexión con tu familia, con tus muertos y, en definitiva, con lo que eres”, le dice a BBC Mundo desde Moscú.

Atar de Georgina Larruz

GEORGINA LARRUZ
A Georgina le tocó recurrir a productos rusos para elaborar su pequeño altar de muertos en su residencia estudiantil en Moscú.

Desde Ciudad de México, Gabriela Luna coincide en lo satisfactorio que es pensar que hay un puente gracias al cual, los familiares fallecidos regresan este día “honrándonos y acompañándonos”.

“Ya solo en virtud de eso, me parece que nosotros deberíamos seguir preservando esos colores, que además nos hacen a los mexicanos tan característicos y tan únicos en el mundo”, afirma orgullosa.

Tras la celebración de este atípico Día de Muertos, tendrá que pasar otro año hasta que los recuerdos en la memoria de los vivos en México vuelvan a lograr el regreso, al menos por unas horas, de las almas de sus difuntos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.