"No estamos contra el presidente", dicen Sicilia y LeBarón, pero critican atención a víctimas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lizbeth Padilla

"No estamos contra el presidente", dicen Sicilia y LeBarón, pero critican atención a víctimas

Los activistas anunciaron el recorrido que harán con la Marcha de la Paz el próximo 23 enero, misma que culminará en el Zócalo capitalino tres días después.
Lizbeth Padilla
9 de enero, 2020
Comparte

El gobierno de México no ha cumplido con las víctimas ni con la agenda de justicia transicional que prometió, aseguraron los activistas Javier Sicilia y Julián LeBarón.

En conferencia de prensa para anunciar la Marcha por la Paz, ambos criticaron que aunque ha habido avances en materia de atención a víctimas y búsqueda de desaparecidos, no hay justicia.

Lee más: Marcha por la paz de Sicilia y los LeBarón iniciará el 23 de enero hacia Palacio Naciona

Sicilia dijo que espera que el presidente los reciba el 26 de enero, cuando la marcha de tres días que realicen desde Cuernavaca llegue al Zócalo de la Ciudad de México.

“No estamos contra el presidente y la 4t. El enemigo es la violencia”, aseguró Sicilia.

La marcha iniciará el 23 de enero en la Paloma de la paz de Cuernavaca. El 25 llegarán al municipio de Tlajomulco y el 26 a la capital del país. Al llegar a la CDMX caminarán de la Estela de Luz hacia el Zócalo.

“Están invitados todos menos los que quieren polarizar y los partidos políticos”, apuntó el también poeta.

Quienes quieran unirse a la marcha deberán hacerse cargo de su hospedaje y comidas.

En tanto, Julián LeBarón señaló que “las soluciones que necesitamos no van a venir de la clase política, ignorando nuestra responsabilidad como ciudadanía, hemos permitido que los asesinos y ladrones se adueñen de nuestros espacios”.

“Estoy aquí en nombre de nuestras familias para pedir, estar unidos todos, que cada uno acepte su responsabilidad por los muertos”, añadió Julián.

Sicilia aclaró que con la marcha no buscan “hacerle el caldo gordo a los conservadores” como dijo el presidente ni sentarlo en el banquillo de los acusados, sino “se tratar de llamarlo a retomar la agenda de justicia y paz”.

Aunque no niegan los avances de la comisión de desaparecidos y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), “esos avances no conforman una agenda de justicia transicional”, aseguró el poeta.

Quien además reprochó que el gobierno no tiene una agenda para el combate a la violencia “sino que da a conocer sólo verdades aisladas que no llevan a la verdadera la justicia”.

“La sociedad se tiene que unir para ponerle límites (al gobierno) para (dar) resultados. La sociedad tenemos que empezar a ponerle ultimátum a las autoridades”, añadió Julián LeBarón.

“Si mi corazón sangrando y las cenizas de mis hijos les pueden ayudar es momento de dejar las orejas agachadas. Yo los invito el día 23 a la marcha”, finalizó LeBarón.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cuál será el último lugar del mundo en presentar casos de COVID-19?

Hasta el 2 de abril, algunos países del mundo todavía no registraban casos de COVID-19.
3 de abril, 2020
Comparte

Hace menos de tres meses, el 12 de enero, el coronavirus estaba confinado en China. No se contaba ni un solo caso fuera del país donde surgió.

Pero el 13 de enero, el virus empezó a convertirse en un problema global. Se registró un caso en Tailandia y luego en Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

Lo que empezó como un goteo de casos, se transformó en una inundación en el resto del mundo.

Este jueves se superó la cifra de un millón de casos de covid-19 en todo el planeta, en países desde Nepal hasta Nicaragua.

Mientras aumenta el número de muertos y los hospitales se desbordan, ¿hay algún lugar libre de coronavirus?

La respuesta, quizás sorprendentemente, es (hasta el 2 de abril).

Hasta esa fecha, 19 países no habían reportado ningún caso de covid-19, según un recuento de la BBC a partir de datos de la Universidad Johns Hopkins, que monitorea el avance de la pandemia en tiempo real.

Cabe recordar que hay 193 países miembros de Naciones Unidas.


Los 19 países que todavía no reportan casos de covid-19

Comoras, Kiribati, Lesoto, Malawi, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Corea del Norte, Palau, Samoa, Santo Tomé y Príncipe, Islas Salomón, Sudán del Sur, Tayikistán, Tonga, Turkmenistán, Tuvalu, Vanuatu, Yemen.


Según los expertos, es probable que algunos de ellos tengan casos y que no los hayan reportado.

Corea del Norte, por ejemplo, está oficialmente en cero, al igual que Yemen, un país devastado por la guerra.

Un hombre en Seúl, Corea del Sur, viendo un reporte de televisión sobre el lanzamiento de un misil norcoreano.

EPA
En Corea del Norte todavía no se reportan casos.

Pero hay países donde el virus no ha aterrizado. La mayoría son islas pequeñas con pocos visitantes.

De hecho, siete de los 10 lugares menos visitados del mundo, según datos de la ONU, están libres de la covid-19.

Esta lejanía significa una cosa: en esta época de reglas de distanciamiento social, las naciones isleñas son las primeras en “autoaislamiento”.

El caso de Nauru

El presidente de uno de esos lugares no es complaciente. De hecho, le dice a la BBC que la covid-19 ya es una emergencia nacional.

Nauru, en el océano Pacífico, está a casi 320 km de cualquier lugar: la isla de Banaba, parte de Kiribati, es la tierra más cercana.

La ciudad “importante” más cercana con vuelos directos es Brisbane, a 4.000 kilómetros al suroeste.

Es el segundo estado más pequeño de la ONU en términos de tierra (después de Mónaco) y, con poco más de 10.000 habitantes, el segundo más pequeño en términos de población (después de Tuvalu).

También es uno de los lugares menos visitados de la Tierra. Aunque no aparece en los datos más recientes de la ONU, un operador turístico dice que el país recibe solo 160 turistas al año.

Tal vez pienses que un lugar tan remoto no necesitaría distanciarse más. Pero un país con un solo hospital, sin respiradores y con escasez de enfermeras, no puede arriesgarse.

Dos hombres en una motocicleta en Nauru, en septiembre de 2018.

Getty Images
Expertos en salud temen que países como Nauru no puedan enfrentar el brote de covid-19.
  • El 2 de marzo, Nauru prohibió la entrada de los viajeros ​​de China, Corea del Sur e Italia. Cinco días después, Irán fue agregado a la lista.
  • A mediados de marzo, Nauru Airlines suspendió los vuelos a Fiji, Kiribati y las Islas Marshall, y su única otra ruta, Brisbane, se redujo de tres veces a la semana a una vez cada 15 días.
  • Después de eso, todos los viajeros que llegaron de Australia (principalmente residentes que regresaron) fueron enviados a una cuarentena de 14 días en hoteles locales.
  • Aunque no ha habido ninguno recientemente, cualquier solicitante de asilo (Australia tiene un centro de procesamiento de migrantes en la isla) también estará en cuarentena durante al menos dos semanas.

La política, dice el presidente Lionel Aingimea, se llama “captura y contención”.

“Estamos manteniendo las cosas en la frontera”, explica. “Estamos utilizando nuestro aeropuerto como frontera y nuestras instalaciones de tránsito como parte de nuestra frontera”.

Aquellos que están en cuarentena son examinados todos los días ​​por si presentan síntomas.

Los que han desarrollado fiebre hasta ahora, han sido aislados aún más y se les practicó la prueba de covid-19.

Los kits, enviados a Australia, han resultado todos negativos hasta este jueves.

A pesar de vivir una crisis, los nauruanos comunes y corrientes están “tranquilos y serenos”, dice el presidente.

En cuanto a sí mismo, está agradecido con otros países por su ayuda -particularmente con Australia y Taiwán, con los que Nauru tiene relaciones plenas- y con su religión.

“Cuando comenzamos a aplicar esta política de captura y contención, acudí a Dios en oración, y él me dio una escritura que he guardado en el corazón, que es el Salmo 147, versículos 13 y 14. Eso me ha servido de mucho mientras atravesamos, como dice la Biblia, este valle de muerte”, dice.

Síntomas de covid-19

BBC

Mientras trata de mantener el conteo de covid-19 de Nauru en cero, sabe que el resto del mundo no tiene tanta suerte.

“Cada vez que miramos el mapa parece que el mundo tuviera un brote de sarampión, hay puntos rojos por todas partes”, expone.

“Así que nos estamos asegurando como nación… creemos que nuestras oraciones ayudarán a todas las demás naciones que atraviesan estos tiempos difíciles”, afirma.

Aislamiento como protección

Nauru no es el único país pequeño del Pacífico que ha declarado una emergencia nacional: Kiribati, Tonga, Vanuatu y otros, han hecho lo mismo.

El doctor Colin Tukuitonga, original de Niue en el Pacífico Sur, está seguro de que es la política correcta.

“La mejor apuesta sin lugar a dudas es mantener la enfermedad afuera”, dice desde Nueva Zelanda. “Porque si entra, entonces realmente estarán en problemas”.

Reducir contagio coronavirus

BBC

El doctor Tukuitonga es experto en Salud Pública, excomisionado de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y ahora es decano asociado de la escuela de Medicina de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

“Estos lugares no tienen sistemas de salud robustos”, indica. “Son pequeños, frágiles, muchos no tienen respiradores. Si ocurriera un brote, diezmaría a la población”.

Y, según dice, muchos isleños del Pacífico ya tienen mala salud.

“Muchos de estos lugares tienen altas tasas de diabetes, enfermedades cardíacas y afecciones torácicas. Todas estas condiciones una forma más grave del virus”, advierte.

Si hubiera un brote severo en cualquiera de las pequeñas naciones del Pacífico, tendrían que enviar sus pacientes al extranjero. Pero es más fácil decir eso que hacerlo, cuando los países están cerrando sus fronteras.

Entonces, su mejor apuesta, dice el doctor Tukuitonga, es permanecer en cero el mayor tiempo posible.

“El aislamiento de las pequeñas poblaciones a causa de un gran océano siempre ha sido un problema para ellas, pero ahora se ha convertido en una protección”, añade.

“Estado de desastre”

Aunque la mayoría de los países sin casos de covid-19 son islas, algunos tienen fronteras terrestres.

Malawi, un país sin litoral de 18 millones de habitantes en el este de África, también está esperando su primer caso. Pero no está de brazos cruzados.

El país ha declarado un “estado de desastre”, cerró las escuelas y canceló todas las visas emitidas antes del 20 de marzo.

También está “aumentando las pruebas”, dice el doctor Peter MacPherson, experto en Salud Pública de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, cuyo trabajo es financiado por Wellcome Trust y tiene sede en Malawi.

MacPherson dice que la semana o dos adicionales que han tenido para prepararse han sido valiosas, y está “tranquilamente seguro” de que Malawi le hará frente a la covid-19 cuando llegue.

“Hemos estado muy afectados por la epidemia del VIH en los últimos 30 años y también por la pandemia de tuberculosis”, apunta.

“Gran parte de la respuesta ha sido ofrecer una salud pública básica, pero efectiva: programas que funcionan bien a nivel de distrito, haciendo lo básico, pero haciéndolo muy, muy bien”, añade.

Tos

BBC

A pesar de eso, la cuestión es cuándo, y no si, el país enfrentará su primer caso de covid-19. La evidencia dice que llegará a todos los países, señala el doctor MacPherson.

Los últimos en reportar casos

Entonces, si no es Malawi, ¿cuál podría ser el último lugar del mundo en registrar casos de covid-19?

“Es probable que sean esas islas muy remotas del Pacífico Sur, apostaría mi dinero a que van a ser ellas”, opina Andy Tatem, profesor de Demografía Espacial y Epidemiología en la Universidad de Southampton, Reino Unido.

“Pero en nuestra economía globalizada no estoy seguro de que haya un lugar que escape a una enfermedad tan infecciosa”, agrega.

Funafuti, Tuvalu.

Getty Images
¿Será una remota isla del Pacífico el último lugar en reportar casos de covid-19?

Los bloqueos, como los de Nauru, pueden funcionar, dice, pero no pueden durar para siempre.

“La mayoría de estos países dependen de algún tipo de importación desde el exterior, ya sea alimentos, bienes o turismo, o de la exportación de sus propios bienes. Es posible que se bloqueen por completo, pero será perjudicial y tendrán que abrirse finalmente”, señala.

Y, advierte, el número de casos está lejos de alcanzar su punto máximo.

“Todos estamos aplicando estos bloqueos, y todavía tenemos una gran proporción que no han contraído la enfermedad”, indica.

“Esto es excelente para los sistemas de salud, pero significa que tenemos muchas personas susceptibles en el mundo. Vamos a tener que vivir con este virus durante bastante tiempo“, opina.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/bDSon-ZHCQM

https://youtu.be/UqdIoCjy1CM

https://youtu.be/CzxpbM6yOMU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts