Locatarios afectados por incendio en La Merced impiden que se acordone la zona siniestrada y regresan al Mercado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Locatarios afectados por incendio en La Merced impiden que se acordone la zona siniestrada y regresan al Mercado

A poco más de una semana del siniestro que provocó la muerte de dos personas y la destrucción de más de 600 locales, locatarios de la Merced comienzan a regresar a sus puestos de trabajo, luego de realizar ellos mismos las labores de limpieza.
Cuartoscuro
4 de enero, 2020
Comparte

Apenas una semana después de que el pasado 24 de diciembre un nuevo incendio calcinó parte del mercado de La Merced, en el centro de la Ciudad de México, los más de 2 mil locatarios afectados comienzan a regresar a sus puestos de trabajo tras realizar ellos mismos las labores de limpieza y de desescombro. 

Así lo señalaron ayer viernes varios de los comerciantes durante un diálogo que mantuvieron con medios de comunicación en un café de la colonia Narvarte, en la capital mexicana, en el que se hizo una colecta para apoyar a los damnificados por este nuevo siniestro en uno de los mercados más grandes y emblemáticos de la ciudad, luego de que en febrero de 2013 fuera golpeado por otro gran incendio. 

Lee: Incendio en la Merced pudo haber sido causado por sobrecarga eléctrica: Sheinbaum

Mireya Ochoa González, dueña de un puesto de antojitos mexicanos y de tacos de guisado, explicó en entrevista con Animal Político que en el incendio de hace casi siete años las autoridades del gobierno capitalino cerraron las zonas afectadas para su rehabilitación, lo que ocasionó que muchos comerciantes fueran desplazados a vender sus productos en la calle. 

Por ello, Mireya dijo que tras el siniestro del pasado 24 de diciembre los comerciantes tomaron la decisión de no dejar que Protección Civil acordonara la zona dañada, que va desde la puerta 9 hasta la 17 en un espacio que abarca unos 500 metros cuadrados, por lo que realizaron ellos mismos las labores de limpieza y de recuperación de los espacios que se quemaron. 

“Cuando fue el incendio de 2013, a muchos comerciantes los sacaron con la promesa de que las autoridades los iban a reubicar dentro del Mercado. Pero nunca les regresaron y muchos puestos fueron ocupados por otras personas”, denunció la comerciante. 

Lee: En fotos: Así quedó el mercado de La Merced luego del incendio

“Por eso, ahora no nos quisimos arriesgar y tomamos la decisión de limpiar nuestros espacios”, añadió Mireya, quien destacó que han contado con la ayuda altruista de organizaciones civiles como la Colectiva Barrio Chido, que hizo un centro de acopio para brindarles pintura, agua y comida, puesto que el día de Navidad y el 26 de diciembre pasaron la noche en el interior del Mercado, para evitar que fuera acordonado. 

Además, la comerciante explicó que, tras el incendio de 2013, las autoridades tardaron siete años en rehabilitar la zona afectada, lo cual dañó severamente la economía de muchas familias que dependen económicamente del mercado. 

“Otro de los motivos de por qué no dejamos que acordonaran la zona es que sabemos que eso implicaría esperar otros seis o siete años para poder regresar. Pero ¿y mientras tanto de qué comen nuestras familias? Por eso preferimos asumir los riesgos y limpiar todo nosotros, para regresar al trabajo lo antes posible”.

“El mercado se salvó gracias a los locatarios”

Anahí Quintana García, una joven de 20 años que atiende un puesto de frutas y legumbres y que prácticamente nació en el mercado de La Merced, narró en entrevista con este medio que alrededor de las 21.15 horas del 24 de diciembre, poco antes de la cena de Nochebuena, recibió una llamada de un compañero alertándole sobre un poderoso incendio que, al parecer, se originó por un corto circuito en la zona de verduras y de ropa de la nave mayor. 

De inmediato, la voz se corrió entre llamadas telefónicas, notas de audio, y mensajes de Whatsapp: el mercado estaba en llamas.

“Dejé todo y me fui corriendo al Mercado, pero cuando llegué a mi puesto la lumbre ya estaba consumiéndolo todo”. 

Anahí tomó una cubeta y se unió a la cadena que los comerciantes hicieron para tratar de sofocar las llamas, luego de que el primer camión de bomberos que llegó a la zona lo hizo con el tanque vacío de agua. 

“Me puse a llorar desesperada. Por mucho que me esforzaba las llamas y el humo seguían muy fuertes”, dijo la comerciante, quien estuvo muy cerca de sufrir un percance mayor al recibir una descarga eléctrica.

Lee: 2 muertos y 600 locales calcinados por incendio en mercado de La Merced

Finalmente, tras la llegada de más bomberos, personal de Protección Civil, agentes de policía capitalina, y de más locatarios, quienes a su vez trajeron a familiares y amigos para que apoyaran en las labores de extinción del fuego, el incendio fue sofocado a la una de la madrugada del día de Navidad, dejando como saldo dos comerciantes fallecidos al electrocutarse con cables de energía que cayeron sobre los pasillos, ocho personas lesionadas por intoxicación de humo, y más de 600 locales reducidos a cenizas. 

“El mercado se salvó gracias a los locatarios”, subrayó tajante Anahí Quintana, tras explicar que la rápida respuesta de los comerciantes fue clave en la contención del incendio.

Ahora, pese a que ya regresó a su pequeño local de frutas y verduras después de varios días de sacar escombros, pintar, y de barrer los restos del incendio, la comerciante lamentó que los miles de locatarios afectados están enfrentando otra consecuencia del siniestro: la falta de clientes. 

“Estamos publicando en nuestras redes sociales que el Mercado ya está funcionando de nuevo, aunque sí está dañado y aún hay compañeros que están limpiando y desescombrando. Necesitamos que la gente regrese a comprar a La Merced. Esa es la mejor manera de ayudar a las personas que fuimos afectadas por el incendio”, pidió Anahí. 

Las locatarias también explicaron durante el encuentro de ayer con medios de comunicación que ya iniciaron los trámites para recibir apoyos del gobierno capitalino, que encabeza Claudia Sheinbaum, como el seguro de desempleo, aunque lamentaron que la ayuda es muy escasa. 

“Nada más nos van a dar 2 mil 500 pesos al mes. Entonces, sinceramente, eso no es una gran ayuda. En todo caso nos ayudaría más si nos dieran en una sola exhibición los 15 mil pesos nos van a entregar en total. Pero con 2 mil 500 pesos al mes… la verdad es que no podemos hacer mucho”, dijo la locataria Mireya Ochoa. 

Para la próxima semana está previsto que el gobierno capitalino dé un informe detallado sobre el saldo que dejó el incendio del pasado 24 de diciembre en el mercado La Merced. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.