Los mexicanos que huyen de la violencia y que Trump quiere enviar a Guatemala
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

Los mexicanos que huyen de la violencia y que Trump quiere enviar a Guatemala

Estados Unidos plantea enviar a Guatemala a los mexicanos que pidan asilo en la frontera. Cientos de personas que huyen de la violencia en Guerrero, Michoacán o Veracruz llegan a esperar seis meses en Tijuana hasta que son llamados para su primera cita con el juez.
Alberto Pradilla
Comparte

Lilian tiene 26 años, es de Tecpan de Galeano, Guerrero, y solo permitirá que le tomen una fotografía. 

Tendrá que ser de espaldas, en el acceso de El Chaparral, una de las fronteras terrestres de Tijuana, Baja California, con Estados Unidos. Será con sus dos hijos de la mano, mochila en la espalda, en el momento en el que los encargados de la fila de solicitantes de asilo les llamen para cruzar al norte y comience su pelea para que la reconozcan como merecedora de protección. 

“La gente mala, la maña, querían que trabajase para ellos. Y si uno no acepta, le matan a los hijos”, explica, desde el albergue Misión Evangélica Roca de Salvación, en Tijuana. Ahí pasó los últimos seis meses, desde que el 30 de mayo decidiese hacer las maletas y escapar de Guerrero.

Lee: En 2019, detenciones de menores migrantes y de niños no acompañados batieron todos los récords en México

“Querían que fuera una delincuente igual que ellos. Que cobrara cuota, que entrara a bares, gasolinerías y restaurantes, a checar. Si no obedeces, te agarran y te matan con toda tu familia”, dice. 

Sabe bien de lo que habla. Su amiga Rosita, de 22 años, fue asesinada hace un mes. Llevaba tiempo recibiendo amenazas, pero no siguió los consejos de Lilian, que le suplicó para que le siguiese. Terminó tiroteada. 

Lilian tiene miedo de que la maten. También teme por su familia, su padre, su madre, su hermana, que se quedaron en Guerrero. Por eso solo acepta una única foto. Una foto de espaldas justo antes de entrar en lo que considera territorio seguro. 

“Está muy feo Guerrero. Están matando a gente sin piedad, se llevan a niños… esta es la triste realidad que estamos viviendo. Por eso pedimos el asilo. Por mi situación, no puedo regresar”, dice. 

Lilian es una mexicana a la que México no es capaz de garantizar que un día no llegarán tipos armados a matarla como hicieron con Rosita. 

Familias enteras huyen de sus estados por los niveles de violencia. Foto: Alberto Pradilla.

Entre enero y noviembre fueron asesinadas 31 mil 688 personas, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Por eso la mujer quiere pedir asilo en Estados Unidos. No quiere convertirse en otra víctima. 

Como ella, cientos de mexicanos esperan en Tijuana su cita con las autoridades estadounidenses. Son de Guerrero, de Michoacán, de Veracruz. Huyen de la violencia y no quieren regresar a casa. México no lleva un registro de cuántos de sus ciudadanos solicitan asilo en Estados Unidos, según fuentes del INM. La organización Families Belong Together, que trabaja con migrantes y solicitantes de asilo, estima que en la lista hay unas 8 mil personas, y que de ellas la mitad son mexicanas. 

La mayoría de ellos ni siquiera tendrá éxito. Según datos de la Universidad de Syracusa, en el ejercicio fiscal de 2018 únicamente 5 mil 379 recibieron una respuesta positiva. Se trata del 14,5% de los mexicanos que pidieron asilo. Es decir, que al menos ocho de cada diez mexicanos que recurrieron a Estados Unidos para pedir protección fueron rechazados. 

Las autoridades norteamericanas quieren ahora ponerles las cosas cada vez más difíciles. 

El Gobierno de Donald Trump negocia con Guatemala enviar allí a los solicitantes de asilo, incluidos los mexicanos. Así lo aseguró en Twitter subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), Ken Cuccinelli. El funcionario incluyó esta opción dentro del diálogo abierto con el gobierno de Jimmy Morales para la implementación del Acuerdo de Cooperación de Asilo, que es como se llama el plan para convertir a Guatemala en un “tercer país seguro”. Por ahora, a cuentagotas, han llegado hondureños y salvadoreños, aunque ni siquiera se ha hecho público el documento firmado por las autoridades guatemaltecas.

Lee: ONG ayudan a niñas migrantes que llegan a México y sufrieron violencia, abusos, pobreza

Si este proyecto sale adelante se dará una paradoja: México, el país que ha acogido a 57 mil solicitantes de asilo en 2018, ejerciendo de facto como “tercer país seguro”, se verá afectado también por la política de Estados Unidos de obligar a esperar a las víctimas de la violencia en países igualmente violentos y expulsores de compatriotas.  

Si este proyecto sale adelante, Lilian podría terminar en Guatemala: un país que no conoce, en el que no tiene red familiar y que ni siquiera tiene recursos para soportar la llegada de solicitantes de asilo. Según datos del Banco Mundial, seis de cada diez guatemaltecos son pobres. 

Animal Político consultó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y al Instituto Nacional de Migración (INM) sobre estos planes, pero declinaron hacer declaraciones. 

El 25 de noviembre, a las 9 en punto de la mañana, tocó el turno de Lilian en el paso de El Chaparral. Atrás quedaban seis meses en los que no pudo trabajar ni sus hijos fueron escolarizados. Seis meses viviendo de la caridad del albergue evangélico que le dio refugio, sin ningún tipo de apoyo de su gobierno. 

Cuando la mujer encargada de los turnos voceó su nombre con un megáfono, Lilian se puso nerviosa. Sabía que sería encerrada con sus hijos. Que estaría en ese lugar conocido como “la hielera”, las celdas en las que el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) encierran a migrantes irregulares y solicitantes de asilo.

“No te voy a negar que tengo miedo, claro que tengo miedo, pero esto lo hago por los niños”, dijo, justo antes de atravesar la barrera metálica y entrar en el paso fronterizo.

El día den el que Lilian entró a Estados Unidos, otro medio centenar de personas aguardaba en El Chaparral. En este pequeño espacio bajo un puente se concentran víctimas de cualquier tipo de grupo criminal, mexicano o extranjero. 

Un tipo de Michoacán que se queja de la extorsión de 50 mil pesos que le exigieron hombres encapuchados y armados en nombre de la Familia Michoacana. Un empresario de Veracruz acompañado por toda su familia que maldice el día en el que un grupo del crimen organizado (no da nombres) le exigió el pago de renta para seguir vivo. Mirando más al sur, una mujer salvadoreña temerosa de que las pandillas, el Barrio 18 o la Mara Salvatrucha, pudiesen captar a alguno de sus seis hijos. Mucho más lejos, un camerunés explica que en su país hay una guerra entre la mayoría francófona y la minoría anglófona y que los jóvenes como él son objetivos del gobierno.

Cada mañana, decenas de personas se concentran desde las seis de la mañana confiando que llegue su turno. El sistema de la lista permite que no se agolpen todos los solicitantes en la frontera y no se genere el caos. Cada vez que llega una persona, se inscribe en este documento y recibe un número. En cada número van diez personas. Puede checarse por dónde va la lista en una página web. Mientras tanto, toca esperar. Quienes tienen recursos, pueden pagarse un hotel. Los que no, recurren a albergues o a la caridad. 

 “Estamos en una situación difícil. Pero vengo a pedir asilo porque peligra mi vida y tengo una hija, mi esposa… Es difícil. Uno tiene una vida realizada, estás cumpliendo tus metas, tu casa, trabajo estable, una vida hecha. Y ocurre esto”. Ricardo tiene 35 años y viene de Acapulco, Guerrero. En su mochila, una carpeta con todas las razones que tiene para huir. La principal: la desaparición de su hermana Laura el pasado 23 de mayo. Salió de casa hacia el trabajo en un restaurante de Acapulco, pero nunca llegó. Al día siguiente encontraron su coche, pero no había rastro de ella. 

“Espero que al menos entreguen el cuerpo a mi mamá, por eso ella se queda”, explica Ricardo. 

La historia de esta familia es trágicamente habitual. Malas compañías de la hermana, que trata de rehacer su vida hasta que un día la desaparecen. Su familia comienza a buscarla, hace ruido y recurre a la policía. Y entonces comienzan las amenazas en su contra. 

“Les enojó que empezásemos a denunciar la situación y nos dijeron que si seguíamos así nos iban a matar”, explica. “Han matado a familias completas”, dice, con miedo.

Cada mañana, decenas de Lilians o de Ricardos aguardan su turno en El Chaparral. La violencia no cesa así que no desaparecen las razones para huir. Abandonados por su gobierno, estos mexicanos enfrentan ahora el peligro de ser expulsados a un país que no conocen a 4 mil kilómetros de la frontera con Estados Unidos y sin recursos económicos. Otra vuelta de tuerca más en el proyecto de alejar a las víctimas de la protección.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La 'nueva fase' de coronavirus de EU y por qué es una amenaza mayor que cuando empezó la pandemia

Estados Unidos se encuentra en una peligrosa fase de la pandemia, según la coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19, la doctora Deborah Birx.
3 de agosto, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla y bandera de EE.UU. detrás.

Getty Images

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha entrado en una “nueva y peligrosa fase”.

Así lo advirtió la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19.

La enfermedad está “extremadamente extendida” en el país y actualmente supone una amenaza mayor que cuando comenzaron los primeros brotes, a principios de año, dijo Birx el domingo.

Hasta este 3 de agosto, EE.UU. había registrado el mayor número de casos y muertes atribuidas al coronavirus de todo el mundo.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, la primera economía mundial ha confirmado más de 4,6 millones de contagios y 155.165 muertes.

A nivel mundial, se han contabilizado más de 18 millones de casos y más de 690.000 fallecimientos hasta este 3 de agosto.

¿En qué consiste la “nueva fase”?

Hay una clara diferencia que marca esta nueva etapa en la que ha entrado Estados Unidos: las zonas afectadas.

Ya no solo son las zonas urbanizadas las más golpeadas, sino múltiples y diferentes áreas por todo el país.

“Esta epidemia ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana”, destacó el domingo Birx en el programa State of the Union, de la cadena CNN.

""La epidemia en EE.UU. ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana"", Source: Deborah Birx, Source description: Coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19., Image: Deborah Birx

Birx lanzó una advertencia a las comunidades rurales por el escepticismo que mostraron algunas de ellas a la llegada del virus a sus zonas.

“A todo aquel que vive en un área rural: no eres inmune ni estás protegido contra este virus“, espetó.

La asesora de la Casa Blanca insistió en la necesidad de portar mascarilla, incluso dentro de la propia vivienda si hay personas de riesgo y se está en una zona donde se haya producido un brote.

También manifestó su preocupación por la gente que se está yendo de vacaciones a puntos con un alto número de casos, haciendo referencia a las visitas que ha realizado a 14 estados en las últimas tres semanas.

“A medida que viajaba por el país, vi a todo Estados Unidos moviéndose (…) Si usted ha decidido irse de vacaciones a un lugar muy afectado, necesita volver y proteger a aquellos con comorbilidades y asumir que está contagiado”.

Click here to see the BBC interactive

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha avanzado durante estos últimos meses, especialmente en estados del sureste y medio oeste.

Si en marzo y abril, Nueva York y Nueva Jersey, en la costa este, eran los puntos más vapuleados por el virus, en las últimas semanas se han dado preocupantes aumentos de casos y muertes en California, Florida o Texas.

“Nosotros subimos mucho cuando el área metropolitana de Nueva York era el epicentro del brote. Luego las curvas comenzaron a descender de vuelta, pero no como sucedió en otros países (…) Nunca llegamos a descender a un punto realmente bajo”, explicaba el 30 de julio Anthony Fauci, el científico jefe del equipo especial contra el coronavirus de la Casa Blanca, en entrevista con la BBC.

“Cuando levantamos algunas restricciones con el objetivo de reactivar la economía en ciertas regiones del país, algunos estados del sur como Florida, Texas, Arizona o el sur de California empezaron a sufrir contagios. Entonces la base pasó de 20.000 casos diarios, a 30.000, 40.000, 50.000, 60.000 e incluso 70.000 pacientes diarios”, añadió.

Hombre con cartel pidiendo la vuelta al trabajo.

Getty Images
La pandemia ha asestado un duro golpe a la economía estadounidense, con la consecuente pérdida de empleos.

Desde entonces, la mayor preocupación del gobierno es controlar esa situación pero también la de otras regiones que parecen empezar a atravesar lo que pasaron los estados del sur, puntualizó el experto.

Según datos recopilados por The New York Times, el país registró más de 1,9 millones de nuevos contagios en julio, cerca del 42% de los más de 4,5 millones de casos confirmados en todo el país desde que comenzó la pandemia y más del doble que cualquier otro mes.

Expertos en salud pública que vinculan el aumento de casos con la reapertura temprana han pedido nuevas medidas, si bien también continúan los llamados para seguir por el camino de la “nueva normalidad”, entre ellos, por parte del propio presidente.

Trump insiste en que el repunte de casos se debe al aumento en el número de pruebas realizadas y aboga por reabrir los colegios próximamente.

“Gran parte de nuestro país está muy bien”, aseguró Trump la noche del domingo, en claro contraste con la opinión manifestada por su asesora.

Disputa política

El presidente fue más allá este lunes y criticó abiertamente las declaraciones de Birx en televisión y calificó su intervención de “patética”.

Birx y Trump.

Getty Images
Desde el Partido Demócrata se ha criticado a Birx, vinculándola a la “campaña de desinformación” de Trump.

Trump consideró que Birx había cedido a la presión por parte de los demócratas, en referencia a las críticas que trascendieron contra la doctora.

“Deborah mordió el anzuelo y nos golpeó. ¡Patético!“, señaló el mandatario en Twitter este lunes.

La líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, criticó a Birx por su supuesta disposición a adaptar su mensaje para conseguir el apoyo de Trump.

“Creo que el presidente está difundiendo desinformación sobre el virus y que ella es su responsable, así que no tengo ninguna confianza“, señaló Pelosi en la cadena ABC.

Birx, por su parte, ha defendido que sus decisiones siempre se han basado y se basan en la ciencia.

Mujer con mascarilla en Miami Beach.

Getty Images
Ante el repunte de casos en lugares como Miami, las autoridades impusieron la orden de portar mascarillas.

Mientras continúa la disputa política, una nueva proyección de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que el número de muertos por la crisis del coronavirus puede superar los 180.000 en el país para el 22 de agosto.

Y la sociedad sigue dividida en torno a la crisis, con cuestiones como portar una mascarilla, una práctica que los expertos recomiendan encarecidamente para frenar la propagación del virus pero que en Estados Unidos se ha convertido en un asunto extremadamente politizado.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

https://www.youtube.com/watch?v=Nu-srgsjjtE

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.