México, el otro muro de Trump que acabó con la caravana y la esperanza de migrantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México, el otro muro de Trump que acabó con la caravana y la esperanza de migrantes

La Guardia Nacional disolvió la caravana que apenas logró avanzar 11 kilómetros en México. Al menos 800 personas fueron detenidas y encerradas en estaciones migratorias.
Cuartoscuro
Comparte

“¡Volveremos!” Con los brazos extendidos como un Cristo al que bajan de la cruz, un hondureño enorme, barbudo y de piel oscura clama de pura desesperación. “¿Como nos pueden tratar las personas que supuestamente son nuestros hermanos? ¡Nos están tratando como animales! ¿Qué trato es esto?”

Derrotado, enfadado, harto, sabe que no hay más camino para él. Que Estados Unidos sigue ahí, lejísimos, pero que a él le van a dar la vuelta. Que le espera la Honduras de siempre, con sus muertos y sus pandillas y su hambre y su corrupción. “¿Dónde están los derechos humanos?”, protesta. A su alrededor, una infinidad de guardias nacionales y un pasillo directo hacia un autobús del Instituto Nacional de Migración (INM), el transporte que él y sus compañeros se resistieron a aceptar hasta que fueron obligados.

Son las 16:30 del jueves 23 de enero en la carretera que une Ciudad Hidalgo con Tapachula, Chiapas.

Es el fin de la caravana migrante.

 

Tras los intentos fallidos del sábado y el lunes, quizás sea el fin de la posibilidad de que salga una nueva caravana migrante.

La larga marcha centroamericana que partió el 15 de enero desde San Pedro Sula, en Honduras, avanzó la mitad de una media maratón. Apenas puso un pie en México cuando fue rodeada, gaseada, disuelta y perseguida por decenas de uniformados. Ante la disyuntiva de correr a través de los sembradíos y tratar de llegar a Tapachula o rendirse, muchos se resignaron.

Las autoridades mexicanas no se movieron de su oferta inicial: entréguense, acepten que les encierren en una estación migratoria y esperen que no les toque la lotería de la deportación. 

Lee: Guardia Nacional dice que castigará a elemento que bromeó con lanzar gas a migrantes

En realidad, todos los caminos llevaban al centro de detención de extranjeros. Quienes estos días se entregaron en la frontera cumpliendo el mandato del INM o quienes fueron atrapados en Chiapas tras cruzar sin documentos terminarán en el mismo lugar: encerrados en estación migratoria y con altas probabilidades de ser deportado.

El INM anunció que 800 personas fueron detenidas en la caravana. La institución sigue utilizando la palabra “rescatados”. Familias que lloran desconsoladas mientras son “rescatadas” por guardias con escudos, toletes y gas pimienta a quienes ninguno de ellos había pedido que les rescatase.

El lunes arrestaron a otras dos mil personas entre Tabasco y Chiapas, a las que hay que sumar el millar que se entregó en los puestos fronterizos el lunes. En total, más de 3 mil personas detenidas y encerradas en las estaciones migratorias de Tuxtla Gutiérrez, Villahermosa, Tenosique y Tapachula. 

Al mismo tiempo, la institución que dirige Francisco Garduño ha deportado a 669 personas por vía aérea y terrestre con destino a San Pedro Sula y Tegucigalpa, en Honduras. 

Lee más: Elementos de la Guardia disuelven caravana con antimotines y gas; 800 migrantes detenidos

El dato que no se ha hecho público es cuántas de las personas que fueron detenidas están en libertad siguiendo algún tipo de trámite para regularizar su situación en México, como la tarjeta de visitante por motivos humanitarios o la tarjeta de visitante regional, que permite trabajar en los estados del sur. 

La Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) tampoco ha ofrecido cifras sobre cuántas personas pidieron refugio. Solo se sabe que 12 personas solicitaron protección en las oficinas de Tapachula. Se trata de migrantes que lograron evadir el bloqueo del lunes, sortear los retenes y operativos del INM y guardia en la carretera y alcanzar Tapachula. 

El Suchiate como el Mekong

La más exitosa de las intentonas de la menos exitosa de las caravanas comenzó antes de que hubiese amanecido en el Suchiate, frontera natural entre México y Guatemala. Viene con poco caudal. Lo comprobaron el lunes, aunque estaban demasiado cerca de la Guardia Nacional y la mayoría fue repelido. Para esta ocasión, la caravana jugó al factor sorpresa y cruzó en dirección a las afueras de Ciudad Hidalgo, cerca del paso de Suchiate II. Fue el único éxito para los centroamericanos. 

“Vamos hacia Estados Unidos. Nadie nos puede detener, solamente el de arriba”. Wilson, espigado y de gorra calada, avanzaba convencido a través del río. Pasaban unos minutos de las seis de la mañana y, con el agua a media cintura, cientos de centroamericanos pisan por primera vez México. Primero eran unos puntitos de luz, como luciérnagas entre la maleza. Poco a poco, la larga marcha apareció en todo su esplendor. Con el agua cubriéndoles por encima de la rodilla era como vietcongs en el Mekong. En lugar de armas, los desarrapados trataban de mantener seco unas zapatillas, una mochila con cuatro mudas, la carriola de un bebé.

No hay migras en la costa. 

Primer obstáculo superado.

“La crisis económica es horrible, no se puede vivir, no hay empleo. Además está la delincuencia, nos está quitando nuestra juventud. Ya los muchachos no pueden ir al cole a aprender porque les amenazan que si no entran en pandilla”, dice Erika Martínez, de la colonia de Carrizal, en Tegucigalpa, un arrabal pobre con fuerte presencia de la Mara Salvatrucha (MS-13) y el Barrio 18, las dos grandes pandillas que operan en Centroamérica. 

En la cabecera, banderas de Honduras, de Estados Unidos y mensajes a Trump y López Obrador con una súplica: poder llegar al norte. La gente avanza excitada, nerviosa, con algo de miedo. Sonríen. Sonríen mucho. Ni se imaginan cuánto les queda por delante para alcanzar la frontera con Estados Unidos, pero han superado el primer obstáculo. Será el único que superen. En diez horas todos estarán encerrados. Pero eso no lo saben todavía y sonríen, esperanzados.

“Hemos entrado de forma pacífica, nadie va a levantar la mano. Lo que queremos es nos extiendan un permiso, nos apoyen para arreglar el estatus migratorio”, dijo José Luis Morales, un tipo al que llaman “el flaco” y que ejerció de representante ante medios y autoridades. 

Desde el sábado, migrantes y autoridades mexicanas han desarrollado un diálogo de sordos. 

Los centroamericanos alegan que huyen del hambre y la pobreza y que quieren llegar a Estados Unidos. Al menos, dicen muchos, se conformarían con un trabajo en la frontera norte, donde el salario es tres veces mayor que en la empobrecida Chiapas. Por eso quieren que México les extienda una visa de tránsito, que no existe en la legislación mexicana. En la práctica, los centroamericanos están pidiendo permiso pera cometer una irregularidad. Si algo enseñaron las caravanas es que el único modo de avanzar es desobedeciendo las leyes migratorias. Y para desobedecer no se extienden permisos. 

La negociación

Lo que Migración ofrece no ha variado: registro, encierro y una incierta regularización que incluye la petición de asilo.

Esa fue la oferta con la que Alma Delia Cruz, representante de la Comar en Chiapas, llegó para reunirse con la caminata. Pasaban algunos minutos de las 13 horas y la caminata apenas llevaba once kilómetros de recorrido. Ya se había corrido el rumor de que el retén estaba instalado en Metapa, a cinco kilómetros. Así que los migrantes decidieron descansar en una sombra antes de lanzarse hacia las decenas de antimotines que les aguardaban a ambos lados de la carretera.

Entonces llegó Luis Villagrán, abogado y defensor de los derechos humanos. Llegó con unos papeles elaborados por él mismo en los que se dirige a Andrés Ramírez, responsable de la Comar, que se otorgase la constancia como solicitante de asilo, lo que impide que lo deporten. “Con este estatus no pueden ser deportados. Así podrán esperar su trámite de forma legal para evitar un enfrentamiento o represión”, dijo. “El documento nos lo van a sellar”, dijo, comprometiendo la palabra de Ramírez. 

Poco después llegaba Alma Delia Cruz a desmentir al abogado. “Soy la única representante de Comar”, dijo ante José Luis Morales, que hablaba en nombre de los migrantes (“no soy líder ni organizador”, repitió). Ahí, en la carretera, con cientos de migrantes desparramados en los arcenes, la oferta de la Comar no era muy distinta a la del INM: entregarse, ser encerrados en la estación migratoria y pedir refugio.

Dijo la delegada que esa era la única vía. Sin embargo, se da la paradoja de que si un migrante hubiese eludido el cerco y alcanzado Tapachula por su propio pie podía dirigirse a las oficinas de Comar y pedir ahí la protección. Esto garantiza, al menos mientras dura el trámite, que no será deportado.

De este modo, el mensaje era: si vienen en grupo, solo podrán pedir refugio encerrados. Si se abonan al sálvese-quien-pueda y lo intentan por su cuenta y riesgo, tienen una oportunidad.

“De acuerdo con lo que señalan los artículos 5, 6, 7, 11, 21 de la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, y los artículos 16 y 24 de su Reglamento, toda persona extranjera que se encuentre en territorio nacional tiene derecho a solicitar el reconocimiento de la condición de refugiado, por sí, por su representante legal o por interpósita persona”, dijo Comar a través de un comunicado.

Si la ley dice esto, ¿por qué la delegada de Alma Delia Cruz dijo a los migrantes que su única alternativa era someterse al mandato del INM y entregarse? ¿Existía la posibilidad de tramitar el refugio en libertad y no se brindó esta oportunidad?

Lee: INM impidió que ONG ingresara a estación donde tienen encerrados a migrantes de la caravana

Sin acuerdo posible, la delegada de Comar se retiró y los migrantes quedaron a la expectativa. Sabían que, si ellos no avanzaban, al final sería la Guardia Nacional la que iría en su busca. 

A las 15 horas llegó el momento decisivo. Una representante del INM acudió con un ultimátum: o se entregan o los encerraremos nosotros. La Guardia Nacional ya había bloqueado los accesos a la carretera y un grupo de centroamericanos rezaba en la carretera. 

A las 15.20 horas exactamente, la barrera de la guardia avanzó sobre el grupo de migrantes. En primera línea, hombres jóvenes asustados que se agarraban unos a otros de los brazos. Mantuvieron la posición durante un minuto. Los escudos y el gas pimienta los dispersó.

A partir de aquí comienza la detención del migrante. 

Una mujer con sus dos hijas de la mano avanza llorando. 

Un joven cae desmayado. 

Un hombre intenta calmar a su hija a la que le falta el aire y llora por la acción de los gases. 

Decenas de personas tratan de escapar a través de los sembradíos.

Un oficial de la Guardia Nacional bromea sobre el gas, según un video recogido por Animal Político.

El resumen: soldados mexicanos detienen y encierran a familias centroamericanas para imponer políticas diseñadas en Estados Unidos. 

Desmantelada la caravana, los centroamericanos se resignaron. Uno a uno, muchos entre lágrimas, aceptaron su suerte y subieron en los autobuses a través de un pasillo de soldados armados con escudos. Los mismos soldados que minutos antes los habían perseguido a través de los sembradíos del sur de Chiapas. 

Donald Trump dijo que México pagaría por el muro. Durante toda esta semana, la Guardia Nacional ha sido el muro. Un muro que puede bloquear el paso en un río o avanzar y encapsular a cientos de migrantes. Así que Trump tenía razón. Andrés Manuel López Obrador mostró una gran eficiencia disolviendo una caminata formada por hombres famélicos en chancletas, madres con tres hijos al cuello, tullidos que se dejaron una pierna en La Bestia y niños con la ropa sucia por el polvo que lloran hasta deshidratarse porque no entienden absolutamente nada. 

El gran éxito de la estrategia de Trump y López Obrador fue mover la frontera de Estados Unidos 4 mil kilómetros al sur. Muchos de los que fueron detenidos volverán a intentarlo. Posiblemente no en caravana, pero volverán a intentarlo. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en China: cómo el brote afecta la vida cotidiana en el gigante asiático

Estas son algunas de las consecuencias menos conocidas por el coronavirus en China.
9 de febrero, 2020
Comparte
Niños portando máscaras

Getty Images
La OMS explicó que lavarse las manos es más efectivo que llevar mascarilla para prevenir el contagio del coronavirus.

La última vez que tuvo lugar una epidemia como la del coronavirus que vive China estos días, muchos terminaron con el trasero desteñido.

En 2003, cuando el brote de Sars (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) estaba en su punto álgido el transporte público en China fue rociado con desinfectante.

Las autoridades lo hicieron como una forma de combatir el virus pero también para mostrarle al público que se estaba haciendo algo sobre esta nueva enfermedad de la que entonces se conocía muy poco.

Los felices y despreocupados viajeros se sentaban en asientos recién lavados para descubrir un poco después que sus pantalones habían quedado blanqueados por el potente desinfectante.

Esta vez, las cosas son diferentes.

Perro

Getty Images
Los habitantes de las ciudades en cuarentena están solucionando sus problemas con mucha imaginación.

Con varias ciudades bloqueadas y en cuarentena, los residentes han comenzado a pensar creativamente sobre cómo enfrentarse a la epidemia.

Autodefensa

Las mascarillas para la boca son siempre un producto bien vendido en China.

Filtran la contaminación, mantienen el maquillaje intacto y evitan los molestos gérmenes en lugares superpoblados.

Por lo tanto, no es sorprendente que se agotaran en China y en los países vecinos a los pocos días de que se descubriera el brote.

En Xiamen, una ciudad a 1,000 kilómetros al sur del epicentro del brote de coronavirus, las autoridades han iniciado una lotería online para sortearlas.

Quieren evitar que la gente haga cola para comprar las mascarillas.

“¡Nunca pensé que mi primera vez jugando a la lotería sería para conseguir una máscara! ¡No lo hago para ganar una casa, un automóvil o entradas para un evento deportivo, es para una mascarilla!”, un residente comentó en la red social china Weibo.

Weibo

Weibo
En las redes sociales chinas se puede percibir la preocupación de la población por el brote de coronavirus.

Y aunque se pueden estar vendiendo como pasteles calientes, no está claro cuán efectivo es este sistema para prevenir la transmisión del virus.

La OMS dice que solo máscaras no es suficiente.

Por ejemplo, lavarse las manos es más importante.

Los barrios han improvisado barreras de entrada.

Un hombre, con talento para el teatro, disfrazado de general del siglo III, se colocó en una calle con un letrero que decía “los extraños no pasarán”.

Cada familia elige un solo miembro sano. Es el que se encarga de hacer las comprar indispensables.

Los servicios de entrega de comida o paquetes se han adaptado rápidamente a la nueva situación y han comenzado a promover el uso de casilleros de recogida y lugares de entrega para evitar el contacto cara a cara.

Hombre con un palillo

TikTok
Para llamar al ascensor se usa un palillo en lugar del dedo.

Dentro de los edificios, aparecieron palillos de dientes y pañuelos de papel en los ascensores, instando a los residentes a usarlos para minimizar el contacto, y así poder tocar los botones con seguridad.

Vida en espera

También hay espacio para los románticos.

El domingo 2 de febrero de 2020 (02-02-2020) fue un día increíblemente propicio para casar a muchas parejas chinas.

Pero la Oficina Municipal de Asuntos Civiles de Beijing anunció que no registraría ningún matrimonio para evitar las grandes reuniones públicas.

Tienda de vestidos de novia

Getty Images
Las autoridades civiles han puesto las bodas a la espera.

Para poner las cosas en perspectiva, ese mismo día un terremoto de magnitud 5.1 se sintió en la provincia de Sichuan, a unos 1,000 km al oeste de Wuhan, el epicentro del brote.

Los residentes allí estaban divididos entre quedarse dentro de las casas y arriesgarse a quedar enterrados bajo edificios caídos, o salir y exponerse a un posible contagio de coronavirus.

Afortunadamente, no se reportaron muertes y no se derrumbaron edificios.

En el espíritu de pese a todo, la vida sigue, los estudiantes y maestros de las ciudades en cuarentena están dando clases a través de internet.

El periódico estatal chino que se publica en inglés, el Global Times, informó que desde el 1 de febrero más de 12 millones de estudiantes estaban tomando clases online.

Los científicos que trabajan para comprender el virus dicen que todos los datos disponibles sugieren que el virus tiene una mortalidad menor que Sars.

Pero mientras los investigadores se esfuerzan por desarrollar una vacuna, los residentes en cuarentena están encontrando sus propias soluciones a los problemas que plantea el virus.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.