close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Mochila segura' viola derechos, pero opera desde 2001 hasta con policías y detector de metales

Si bien la revisión de mochilas no es un programa porque no tiene presupuesto ni reglas de operación, tampoco ha sido prohibido por la SEP, por lo que cada entidad en el país y escuela decidía aplicarlo o no.
Cuartoscuro
11 de enero, 2020
Comparte

Desde 2001, la Secretaría de Educación Pública ha permitido la implementación de  operativos mediante el cual policías, padres de familia y maestros revisan la mochila de los estudiantes de preescolar, primaria y secundaria en diferentes entidades del país y en el que utilizaron hasta de detector de metales, lo que significa una violación a los derechos de la niñez sin atender el verdadero objetivo que es la cultura de paz. 

En agosto de 2019, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación respecto al “operativo” llamado Mochila Segura, en la que señaló las violaciones a derechos, y pese a que la SEP no ha emitido alguna instrucción para prohibir la medida.  

Luego de que este viernes 10 de enero un niño de 11 años disparó en contra de su maestra y compañeros del colegio Cervantes y después se suicidó, la SEP emitió un comunicado en el que señaló que “evaluará el programa Mochila Segura, junto con la Comisión Nacional de Derechos Humanos para prevenir este tipo de hechos”.

Leer más: AMLO y Beatriz Gutiérrez defienden operativo Mochila Segura tras ataque en Torreón; ONG lo rechaza

También circuló en redes sociales un oficio en el que el Colegio Cervantes informaba a la supervisora de la zona escolar 506 en Torreón, Coahuila, de octubre de 2019 que la escuela no aplicaría el operativo de mochila segura debido a que los padres “manifestaron su inconformidad” ante la medida. 

Sin embargo, este programa no resuelve el problema de fondo y la solución contra las violencias no puede ser “criminalizándolos asumiendo que la violencia se concentra en su mochila”, afirma Ricardo Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sippina).

Mochila Segura nació en 2001 con la intención de detectar que los niños no lleven algún arma a la escuela, pero esta estrategia “centrando la relación alumno escuela y no viendo el contexto, el entorno social y familiar, la situación de violencia que vive el país que tiene un efecto en la comunidad educativa resulta contradictorio”, asegura Bucio Mújica en entrevista con Animal Político

“Es como considerar que la escuela fuese un lugar independiente de la violencia que se vive en el entorno, o que el municipio o el estado no tiene una responsabilidad en la seguridad de los entornos de la comunidad educativa. Es una perspectiva que parcializa la visión y tiene efecto negativo porque parece que la violencia está dentro de la mochila y no en todos los entornos que vive un niño en este país”, sostiene. 

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), asegura que el problema de fondo del combate a la violencia es crear comunidades que formen a sus estudiantes en derechos humanos y cultura de la paz y no criminalizarlo, como ocurre con el programa de Mochila Segura. 

Si bien la revisión de mochilas no es un programa porque no tiene presupuesto ni reglas de operación, tampoco ha sido prohibido por la SEP, por lo que cada entidad en el país y escuela decidía aplicarlo o no. 

La CNDH emitió una recomendación en agosto de 2019 respecto a Mochila Segura violó el derecho a la educación, a la intimidad y a la participación, así como al principio del interés superior de la niñez de los alumnos que asisten a escuelas públicas y privadas de educación básica en la Ciudad de México, esto luego de quejas interpuestas por padres de familia. 

Dicha estrategia se aplicó “sin privilegiar el interés superior de la niñez y sin una estrategia de intervención, ni un enfoque de derechos humanos, transgredieron artículos constitucionales, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, la Declaración de los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos del Niño. 

El operativo de revisión de mochilas comenzó en 2001 y se ha ido modificando en cada administración. En el sexenio de Felipe Calderón, por ejemplo, se impulsó “Escuela segura”, que incluyó la revisión de mochilas en secundarias. Con Enrique Peña Nieto surgió el Programa Nacional de Convivencia escolar en la que se incluyó también la revisión de mochilas. 

El 18 de enero de 2017, en un colegio privado de Monterrey, Nuevo León, un estudiante de secundaria disparó a su profesora y compañeros mientras estaban en el salón de clases, para luego dispararse a sí mismo, por ello, los Servicios Educativos de la Ciudad de México que dependían de la Federación, envió un oficio a las escuelas públicas y privadas del país con titulado “Mensaje para la revisión de mochilas ciclo escolar 2016-2017”, en la que daba las instrucciones para realizar la estrategia. 

Sin embargo, las escuelas tomaron sus propias decisiones para aplicarlas. Por ejemplo, en secundarias de la Ciudad incluso entraban policías a los salones de clase, hombres revisaban las pertenencias de mujeres o madres de familia abrían las mochilas de los estudiantes, pese a que las recomendaciones incluían que “los dueños de las mochilas serán quienes las abran y saquen los objetos”. 

Incluso también se aplicó en preescolares, y en algunos planteles informaron que no lo realizaban “en virtud de que en muchos de ellos no llevan mochila”, solo lonchera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las razones por las que prohibir las bolsas de plástico "puede dañar el medioambiente"

Con el inicio del año Ciudad de México engrosó la lista de los municipios, estados y países que prohíben total o parcialmente el uso de las bolsas plásticas. Sin embargo, diversos estudios han mostrado que las alternativas no siempre son una solución para el planeta.
10 de enero, 2020
Comparte
Una mujer embolsa vegetales en Ciudad de México

Reuters
El gobierno de Ciudad de México busca que los consumidores lleven sus propias bolsas reutilizables para hacer sus compras.

Ciudad de México se sumó con el inicio del año a la lista de municipios, estados y países que prohíben producir y comercializar las bolsas plásticas como medida para proteger el medioambiente.

Y es que este material representa una parte considerable de las 13.000 toneladas de basura que genera diariamente la urbe de nueve millones de habitantes, de las cuales se reciclan 1.900 toneladas y 8.600 terminan en rellenos sanitarios.

Desde el 1 de enero las únicas permitidas en la capital mexicana son las compostables, por lo que los consumidores deben portar sus propias bolsas o recipientes reusables para hacer las compras en mercados y supermercados.

Un vendedor de fruta en Ciudad de México

Reuters
Los “cucuruchos” de papel periódico han vuelto a usarse en Ciudad de México.

El de la capital mexicana sigue así la estela de los gobiernos que han hecho intentos de frenar la avalancha de plásticos que afecta al medioambiente. De América Latina, las naciones en las que se han prohibido total o parcialmente ese material, o tiene regulaciones al respecto, son Colombia, Puerto Rico, Chile, Ecuador, Argentina, Perú y Costa Rica.

Sin embargo, diversos estudios han puesto en evidencia que las prohibiciones de bolsas de plástico no siempre son la mejor solución. Incluso hay datos que apuntan a que usar bolsas de reuso, como las de algodón o incluso las compostables, genera nuevos problemas para el planeta.

¿Lo compostable es mejor?

Un informe recién publicado en Reino Unido analiza las bolsas compostables, aquellas cuyos materialesse degradan más rápidamente que las de plástico. En teoría.

La investigación la llevó a cabo el think tank Green Alliance y se titula Plastic Promises: what the grocery sector is really doing about packaging (“Promesas plásticas: qué está haciendo realmente el sector de la alimentación sobre el empaquetado”).

Un tiradero de basura

Reuters
Las bolsas de un solo uso, aún cuando pueden tener más vida útil, son las mayores generadoras de desperdicios plásticos.

Libby Peake, portavoz del organismo, le dice a la BBC que existe un error de concepción de qué es una bolsa de ese tipo.

“Muchas tiendas están vendiendo envases descritos como biodegradables o compostables. Pero en realidad esos artículos solo pueden ser covertidos en compost —un compuesto obtenido artificialmente por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos— por medio de un proceso industrial, e incluso así, algunos productos podrían no ser completamente asimilados”, señala.

Una encuesta llevada a cabo por Plastic Promises concluye que el 80% de los británicos consultados piensa que el plástico biodegradable o compostable es bueno para el medioambiente.

“Pero hay poca comprensión de lo que significan los términos (biodegradable y compostable) y cómo se debe tratar ese material”, advierte.

Si las personas desechan las bolsas “compostables” y el plástico convencional de forma conjunta y lo tiran en basura, suponiendo erróneamente que se biodegradará como un corazón de manzana, se genera un daño al medioambiente, aclara el think tank.

Qué bolsa usar

Además, como las bolsas compostables no están disponibles en todas partes, la alternativa a las plásticas más a mano para los usuarios son las bolsas de papel y las de algodon.

¿Pero cuál es la mejor opción?

Un hombre empaca sus compras en una bolsa ayudado por otro

Reuters
Las bolsas de algodón pueden parecer una mejor opción, pero ¿realmente son menos contaminantes?

La respuesta no es tan sencilla, pues para determinar qué material contamina menos hay que considerar cuatro cuestiones básicas:

  • ¿Cuánta energía se utiliza para hacer la bolsa durante la fabricación?
  • ¿Qué tan duradera es? ¿cuántas veces puede reutilizarse?
  • ¿Qué tan fácil es reciclarla?
  • ¿Qué tan rápido se descompone?

Se necesita cuatro veces más energía para la fabricación de una bolsa de papel que para una de plástico, según una investigación de 2011 de la Asamblea de Irlanda del Norte.

El papel requiere de la tala de árboles, además de que al ser más pesado, su transporte implica un gasto mayor de energía, lo cual se añade a su “huella” de carbono —la totalidad de gases de efecto invernadero que emite, por efecto directo o indirecto—.

Sin embargo, se desintegran más fácilmente y se pueden reciclar, además de que muchos fabricantes usan madera de bosques renovables.

El plástico se genera a partir de derivados de la refinación de petróleo, una industria muy contaminante, pero su transporte genera menos polución.

Sin embargo, es la opción contaminante que más perdurará en el medioambiente al ser desechada.

Bolsa de algodón.

Getty Images
La mejor estrategia es reutilizar las bolsas una y otra vez, da igual el material del que sean.

Las bolsas de algodón son más duraderas que las de papel o plástico, pero al mismo tiempo son las que mayor huella de carbono tienen al requerir una alta cantidad de energía para la producción y fertilización del algodón.

La clave para resolver la pregunta de qué bolsa usar es la reutilización.

Usarla 3, 4 o 131 veces

La Agencia del Medioambiente británica determinó cuántas veces debe usarse una bolsa para que su vida útil haya compensado su producción.

Las bolsas de plástico deberían ser reusadas al menos cuatro veces, las de papel tres, mientras que las de algodón 131 veces.

A esto hay que añadir que el papel es el material menos probable de soportar los tres usos necesarios.

“La clave es reducir el impacto de estas bolsas, sin importar el material y reutilizarlas tanto como sea posible“, señala Margaret Bates, profesora de gestión sostenible de residuos en la Universidad de Northampton.

Así que si se reemplaza una bolsa con frecuencia, el impacto medioambiental es mucho mayor.


*Con información de Tom Edgington, de BBC Reality Check, y de Roger Harrabin, analista medioambiental de la BBC.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=R0_ELSTr_X0

https://www.youtube.com/watch?v=mqc-KBwIFsk

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.