Niño nahua cambia el sueño de ser médico para defender a su pueblo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
José Luis de la Cruz

Niño nahua cambia el sueño de ser médico para defender a su pueblo

Emiliano se incorpora a la CRAC-PF como otros cuatro menores presentados hoy como parte de la policía comunitaria, mientras otros 14, algunos de seis años, entrenan para unirse al cumplir 12.
José Luis de la Cruz
Por Marlén Castro/Amapola Periodismo
23 de enero, 2020
Comparte

Emiliano quería ser médico. Soñaba con vestir un uniforme blanco y curar los males de sus parientes. Pero esa idea ya quedó atrás.

“Tenía que saber cómo defenderme”, dice despacio y quedito bajo un pañuelo gris que cubre parcialmente su rostro, mientras recarga ambas manos en la culata de una escopeta 410, color caoba.

A los 13 años cree que no tiene oportunidad de llegar a estudiar medicina, una aspiración legítima de todo ser humano.

La pobreza de su familia y lo marginado del pueblo son una realidad pero no son factores determinantes.

Te puede interesar: Comunitarios en Guerrero entrenan a niños con armas para defender a su pueblo

Emiliano abandonó sus estudios en agosto del 2019, como lo hicieron otros 50 niños y adolescentes que salían de sus pueblos a estudiar a Hueycatenango, la cabecera del municipio José Joaquín de Herrera, en el estado de Guerrero.

Cada vez que él salía de su casa hacia la escuela arriesgaba la vida. Igual que ahora, pero en una posición distinta.

En los pueblos de estos niños desertores de las aulas no hay secundaria y menos preparatoria. La lejanía no es el problema. Llegar a la cabecera de José Joaquín de Herrera implica cruzar un descampado controlado por el grupo criminal Los Ardillos, al que sólo le faltan estos pueblos para controlar cinco municipios guerrerenses: Mochitlán, Quechultenango, Tixtla, Chilapa y Hueycatenango.

El pueblo de Emiliano es una de las 16 comunidades, algunas de Chilapa otras de José Joaquín de Herrera, integradas a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF) que enfrentan a ese grupo criminal.

Los nahuas han sido su única resistencia.

Emiliano, el policía

Emiliano es uno de los cinco niños, de entre 12 y 15 años, que este miércoles 22 de enero se incorporaron oficialmente a la CRAC-PF, organización que convocó a los medios de comunicación a presenciar una sesión de entrenamiento y a la presentación oficial de los menores, al bloqueo que estos pueblos instalaron desde hace cinco días en el crucero de Alcozacán por el asesinato de 10 habitantes de este pueblo.

Niños defienden con armas a su pueblo en Guerrero

Emiliano y los otros 18 niños, marchan por la carretera Chilapa- Hueycatenango, acompañados de unos 200 policías comunitarios de la CRAC- PF y cientos de habitantes de estos pueblos. Emiliano, playera de la CRAC- PF, pañuelo gris para cubrir el rostro, cuerpo alargado y flaco empuña su escopeta; se aferra a ella.

Sólo se ven sus ojos oblicuos, cafés claros. Grita los nombres de los 28 integrantes de este cuerpo policiaco asesinados el último año, del 27 de enero del 2019 a la fecha, cuando a un grupo de Los Ardillos les salió el tiro por la culata al incursionar a Rincón de Chautla, de apenas unos 300 habitantes. Los integrantes de este grupo criminal huyeron, luego de un enfrentamiento. Atrás dejaron a uno de los suyos muerto además de camionetas, armas y municiones.

Lee más: Grupo criminal mató a indígenas e incendió vehículos para simular un accidente: Fiscalía de Guerrero

La decisión de Emiliano no tiene reversa. El niño sabe que desde este miércoles 22 de enero vive de prestado. Su familia estuvo de acuerdo en su incorporación a la policía comunitaria.

“Tengo miedo de morir en un enfrentamiento, pero tenía más miedo antes de ir a la escuela y que me hicieran algo”, cuenta.

A Emiliano lo fotografían hasta el cansancio. De espaldas, de frente, de tres cuartos. En el piso, de rodillas, en posición de firmes.

Antes de llegar al crucero de Alcozacán la columna de comunitarios marca un alto. Es la hora de demostrar el entrenamiento. 

Posición cuatro: los niños se tiran boca abajo al asfalto caliente de mediodía para escenificar la defensa del cuerpo en medio de un enfrentamiento. Posición tres: los niños descansan la rodilla en el cemento gris para encontrar un punto de apoyo al disparar. Posición dos: los niños se sientan en el suelo, para ganar más apoyo para el disparo. Posición uno: los niños se ponen de pie, enfocan el blanco y simulan un disparo.

Emiliano, el niño nahua que abandonó su sueño de ser médico por las armas

Emiliano, el agradecido

En enero del 2019, Emiliano regresaba de la escuela, cuando escuchó que Los Ardillos habían entrado a Rincón de Chautla, la comunidad nahua que organizó la creación de la CRAC-PF.

Apuró su paso para llegar rápido a su pueblo. La noticia indicaba que el retorno era peligroso. Su pueblo estaba prácticamente vacío. Su casa en los mismos términos. Tardó en enterarse que a uno de sus hermanos lo tomaron como rehén.

Cuando lo supo, fue porque su hermano ya lo habían rescatado. Por eso, se hizo policía comunitario, para agradecer a la organización que salvó a su hermano de una muerte no sólo segura, sino además, dolorosa.

Emiliano, el de la esperanza

Hace apenas dos años, en julio del 2018, cuando todavía tenía la ilusión de ser médico, Emiliano se enteró de que Andrés Manuel López Obrador había ganado la elección para presidente de México.

Entérate: Hallan los cuerpos calcinados de 10 personas indígenas en Chilapa, Guerrero

La noticia le hizo pensar que en su región la violencia se iba a acabar. “Eso fue lo que ofreció”, recuerda.

Emiliano dice estar decepcionado de López Obrador. “Aquí seguimos igual, hasta peor”.

–¿Qué mensaje le mandas al presidente? –se la pregunta.

–Que cumpla su promesa de acabar con la violencia. Aún está a tiempo, si el cumple todos podríamos seguir estudiando. Yo podría ser doctor.

Emiliano está seguro de que si detienen al que encabeza a Los Ardillos, a Celso Ortega Jiménez, la violencia en su zona se termina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que quiere castigar el sexo fuera del matrimonio con prisión

El parlamento de Indonesia aprobó un nuevo Código Penal que castiga el adulterio y las críticas contra las altas autoridades, como el presidente del país, con cárcel.
6 de diciembre, 2022
Comparte

Un año en prisión. Ese es el castigo al que se arriesgan aquellos indonesios que mantengan relaciones fuera del matrimonio.

El parlamento del país asiático aprobó un nuevo código penal, el cual se prevé que entrará en vigor plenamente en tres años, en el que no solo se penaliza el adulterio, sino que también la blasfemia, renunciar a la religión y las críticas a las altas autoridades del Estado.

Los cambios se producen después de un aumento del conservadurismo religioso en el país musulmán más poblado del planeta.

Los críticos ven las leyes como un “desastre” para los derechos humanos y un posible golpe para el turismo y la inversión pues también se castigará a los extranjeros.

Varios grupos, en su mayoría jóvenes, protestaron contra la legislación en Yakarta esta semana y se espera que las nuevas leyes sean impugnadas en los tribunales.

Apretando las tuercas

La nueva legislación también prohíbe que dos personas no casadas vivan juntas y castiga este comportamiento con hasta seis meses de cárcel.

Una mujer a punto de ser flagelada en Aceh, Indonesia.

Getty Images
Organizaciones de Derechos Humanos advierten que millones de personas en Indonesia están en riesgo de ser castigados, porque sus uniones no están formalizadas.

Ajeng, una mujer musulmana de 28 años que vive en la ciudad de Depok, en Java Occidental, dijo que ahora su libertad estaba en riesgo, pues no se ha casado con el hombre con el que ha estado viviendo durante los últimos cinco años.

“Con la nueva ley, ambos podemos ir a la cárcel si uno de la familia decide hacer una denuncia en la policía“, le dijo a la BBC.

“¿Qué pasa si hay un familiar que tiene un problema conmigo y decide enviarme a la cárcel?”, inquirió.

La mujer, quien en 2019 participó en las primeras protestas que se desató la propuesta, afirmó: “Creo que vivir juntos o tener relaciones sexuales fuera del matrimonio no es un delito”.

“En mi religión, se considera un pecado. Pero no creo que el código penal deba basarse en una determinada religión“, agregó.

Sin embargo, el martes, el parlamento aprobó por unanimidad el nuevo instrumento de más de 600 artículos e incorpora algunas disposiciones de la ley islámica.

A todos por igual

Grupos y organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que las nuevas disposiciones afectan de manera desproporcionada a las mujeres, las personas LGBT y las minorías étnicas.

Un hombre esperando ser golpeado.

AFP Contributor
En la provincia de Aceh, desde hace algún tiempo, hombres y mujeres acusados de adulterio vienen siendo sometidos flagelados públicamente en aplicación de la sharía (ley islámica).

El hecho de que las normas se apliquen por igual a los locales y a los extranjeros que viven en Indonesia o que visitan destinos turísticos como Bali ha disparado las alarmas entre los empresarios.

Muchas firmas se han opuesto a la legislación, porque temen que espante a la llegada de visitantes e inversiones.

La directora para Asia de Human Rights Watch, Elaine Pearson, dijo a la BBC que el nuevo Código Penal supone un “gran revés para un país que ha tratado de presentarse como una democracia musulmana moderna“.

Por su parte, el investigador Andreas Harsano advirtió que en Indonesia hay millones de parejas sin certificados de matrimonio “especialmente entre los pueblos indígenas o musulmanes en áreas rurales”, los cuales se han casado en ceremonias religiosas específicas.

“Estas personas, en teoría, estarían infringiendo la ley y su convivencia podría ser castigada con hasta seis meses de prisión”, dijo.

Un activista con una bandera LGBTI en el partido Portugal vs. Uruguay.

Getty Images
La celebración del Mundial de Fútbol ha puesto en la palestra la estricta legislación en materia de relaciones sexuales de Qatar.

Siguiendo el ejemplo de…

Con su decisión los legisladores indonesios han incluido a su país en la lista de países que castigan el adulterio, las relaciones prematrimoniales y entre parejas del mismo sexo.

Debido al Mundial de Fútbol la estricta legislación moral de Qatar ha vuelto a la palestra. Sin embargo, el país del Golfo Pérsico no es el único que tiene normativas de esta naturaleza. Afganistán, Somalia, Irán, Egipto, Bangladesh, Brunei, zonas de Pakistán y Arabia Saudita penalizan con cárcel o incluso castigos físicos como la lapidación o los latigazos el sexo fuera del matrimonio.

Pero no solo países de mayoría musulmana tienen legislaciones de esta naturaleza, pues Filipinas también castiga el adulterio y en el caso de las mujeres hasta con seis años de cárcel.

Dejando atrás el pasado colonial

Desde la transición democrática en 1998, en Indonesia se han introducido leyes cada vez más estrictas sobre el sexo y el comportamientos sociales basadas en la religión en algunas partes del país de 267 millones de habitantes.

Un hombre tras ser flagelado por adultero.

Getty Images
La nueva legislación permite a las familias denunciar ante las las autoridades a aquellos parientes que convivan o tengan sexo con otra persona, sin estar casados.

La provincia de Aceh ya hace cumplir la sharía (ley islámica) y se castiga a las personas por apostar, beber alcohol y reunirse con miembros del sexo opuesto.

Muchos grupos islámicos han estado presionando para tener más influencia en la configuración de las políticas públicas en los últimos años.

Los legisladores, por su parte, han celebrado la revisión de las leyes que se remontan a la época colonial holandés.

“Es hora de que tomemos una decisión histórica y dejemos atrás el Código Penal colonial que heredamos”, dijo al parlamento la ministra de derecho, Yasonna Laoly.

Estaba previsto que un borrador anterior se aprobara en 2019, pero éste provocó protestas en todo el país con decenas de miles de personas participando en las manifestaciones.

Muchos, incluidos estudiantes, salieron a las calles y hubo enfrentamientos con la policía en Yakarta.

Ajeng dijo que muchos indonesios que no se vieron afectados por la ley también protestaron en 2019 porque “la gente no quiere que sus impuestos se usen para enviar a la gente a la cárcel solo por sexo”.

“La gente está enfadada porque les están quitando su libertad. Indonesia tiene muchos problemas como la pobreza, el cambio climático y la corrupción, pero en lugar de resolver un problema, han creado un proyecto de ley que solo aumenta el problema”, remató.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.