Con protestas del aeropuerto a Gobernación, padres de niños con cáncer logran promesa de abasto total
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Con protestas del aeropuerto a Gobernación, padres de niños con cáncer logran promesa de abasto total

Con plantones y marchas los padres han logrado que se sienten a negociar con ellos desde directores de hospitales hasta la titular de la Secretaría de Gobernación.
Archivo Cuartoscuro
29 de enero, 2020
Comparte

Después de más tres semanas de protestas, padres de niños con cáncer han conseguido que los escuchen en la Secretaría de Gobernación, y que las autoridades de Salud y de varios hospitales se comprometan a que habrá abasto total de medicamentos. 

Las primeras protestas del año se dieron el viernes 3 de enero, cuando padres denunciaron en medios y redes sociales que 42 niños se habían quedado sin quimioterapia por falta de fármacos en el Hospital Infantil de México Federico Gómez. Era el mismo grupo de padres que en agosto pasado cerraron accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para denunciar que sus hijos no tenían medicamentos. 

Lee: Tras protestas de padres de niños con cáncer, Gobernación acuerda mesas de trabajo

Tres días después, la Secretaría de Salud aseguró que sólo habían faltado fármacos para 10 niños, quienes en ese momento ya estaban recibiendo su tratamiento. 

En aquel momento, Israel Rivas, padre de una niña con cáncer y uno de los que encabezó la protesta, confirmó a Animal Político que, en efecto, para el lunes 6 ya se había normalizado el suministro de terapias en el hospital, y precisó que su hija no había resultado afectada por el retraso de tres días. 

El 20 de enero un grupo de cinco personas se manifestó afuera del Senado de la República. Tres eran padres de familia: Israel Rivas, Reyna Citlali Solís y Luis Fernando Reyes. Ninguno de sus hijos tenía problemas de desabasto de medicamentos, pero estaban ahí, dijeron, para denunciar la falta de Vincristina para entre 10 y 15 niños en el Federico Gómez. 

A ellos se les unió Sergio Valencia Camarena, integrante de la Fundación Nicoatole A.C., quien aseguró que iba en representación de padres que no tenían fármacos para sus hijos en el Hospital del Niño Poblano. El quinto integrante de la protesta fue Adrián LeBaron, quien se unió a los inconformes “por ser un inconforme con el sistema”. 

Lee: AMLO culpa a director del Hospital Infantil del desabasto de medicinas para niños con cáncer

La senadora panista Martha Márquez, quien ha acompañado las protestas de los padres por el desabasto de fármacos, recibió a las cinco personas y escucho sus demandas.

Pero la protesta más grande vino dos días después, el miércoles 22 de enero, cuando un grupo de 20 padres protestó primero en el Hospital Infantil de México Federico Gómez y después se trasladaron al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para bloquear por más de cuatro horas los accesos a la terminal 1. 

Ya avanzada la tarde, entraron al aeropuerto y protagonizaron un enfrentamiento con la policía capitalina al tratar de ingresar a las salas de abordaje en un intento por tomar incluso las pistas, aunque ya les habían avisado que ese mismo día había llegado la Vincristina al hospital. 

“Llegaron solo 400 dosis y no son suficientes, eso no alcanza ni para una semana”, aseguraron los padres. 

Después de un intercambio de jaloneos con las fuerzas de seguridad, se marcharon caminando por la avenida Circuito Interior, hasta la Terminal 2, donde se les unieron dos madres de niños con cáncer, pacientes del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca, quienes también denunciaron la falta del fármaco Vincristina. 

Al día siguiente, el jueves 23, ocho padres, del mismo grupo que bloqueó el aeropuerto, intentaron ingresar a la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional, sin embargo la entrada les fue negada por integrantes del área de Atención Ciudadana quienes les explicaron que solo podían ingresar periodistas con acreditación. 

Lee: Padres de niños con cáncer hacen bloqueo en Aeropuerto; sí hay medicamento, asegura el gobierno

Adentro, el presidente López Obrador culpó del desbasto al director del Hospital Infantil, Jaime Nieto Zermeño, y anunció que la Fiscalía General de la República abriría una investigación en su contra.

El mandtario también aseguró que en la institución ya había abasto total de Vincristina e instruyó al secretario de Salud, Jorge Alcocer, para que fuera a corroborarlo. 

Y el funcionario lo hizo, acudió al hospital y se reunió a puerta cerrada con el director de la institución, quien concluida la visita de Alcocer salió a decir a medios de comunicación y padres que era falso que solo hubiera Vincristina para menos de una semana. 

“Solo a siete niños, de 800 pacientes en control, se les retrasó el tratamiento una semana. Y es absolutamente falso lo que se ha estado diciendo de que solo había llegado una parte del medicamento. Recibimos 449 dosis, y tenemos un consumo de 400 por mes, además en unas semanas van a llegar para los siguientes meses”, señaló. 

El director llamó a los padres a la calma, pero la calma no llegó.

El viernes 24 otro grupo de unos 15 padres cerró la vialidad del Circuito Interior, a la altura del Centro Médico La Raza, por el supuesto desbasto de fármacos en esa institución y en el Hospital General de México. 

La mayoría de los manifestantes no reportó un caso real de desbasto, pero aún así, autoridades del sector salud, entre ellas el propio director de La Raza, Guillermo Careaga y Pedro Flores, representante de la Secretaría de Salud, los recibieron y se comprometieron a que no habrá falta de medicamento. 

Lee: Madres de niños con cáncer protestan en Veracruz ante desabasto de medicinas

A los manifestantes que son pacientes del IMSS les prometieron una reunión cada tres semanas para ver el estatus de la atención y el suministro. 

Mientras que a los pacientes del Hospital General de México los recibió este lunes 27 de enero, la directora de esa institución, Guadalupe Mercedes Lucía Guerrero, y un representante del Insabi. 

 “Nos dijeron que van a hacer lo posible porque no nos falte medicamento ni material para el mantenimiento de las quimioterapias y nos explicaron que el Insabi cubrirá los tratamientos, igual que lo hacía el Seguro Popular, así que nos vamos tranquilas”, aseguró Maribel Sánchez, una de las madres que entró a la reunión. 

Sin embargo, este martes 28 de enero, los padres volvieron a salir. Unas 30 personas iniciaron una manifestación en el Hospital Infantil Federico Gómez y se trasladaron después a la Secretaría de Gobernación, donde los recibió la titular de la dependencia, Olga Sánchez Cordero. 

A la reunión entraron los padres del Federico Gómez y del Hospital de Ixtapaluca y dos representantes de asociaciones civiles. Sergio Valencia, de Fundación Nicoatole, denunció el presunto desbasto de fármacos para el cáncer en el Hospital del Niño Poblano, y Emmanuel García, de Es por tu amor, denunció desabasto de Vincristina y otros fármacos en el Hospital General de Tijuana. 

También estuvieron en la reunión personas que denunciaron desabasto en Xalapa, Veracruz; en Acapulco, Guerrero, y en el Centro Médico Siglo XXI, aunque en este último la denuncia no fue por fármacos para tratar el cáncer sino por falta de inmunosupresores para niños recién transplantados de riñón. 

En la mesa de diálogo, Olga Sánchez Cordero aseguró a los padres que harán lo necesario para que haya abasto total y que enteraría al presidente de la situación.

Además les garantizó mesas de trabajo semanales para asegurarse de que están todos los fármacos e insumos en los hospitales, así como a atender sus peticiones de saber si ya se realizó la compra consolidada 2020 y a qué empresas se les van a comprar los medicamentos. 

Pese a eso los padres aseguraron que no van a estar conformes hasta que no falte ningún fármaco y que ante cualquier asomo de desbasto volverán a salir a la calle. “Si mañana no hay un fármaco, mañana saldremos a protestar”, aseguró Israel Rivas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la cisticercosis, la enfermedad por la que murió el actor Sebastián Ferrat

La cisticercosis es una enfermedad parasitaria que se contrae comúnmente tras ingerir carne de cerdo con quistes larvarios, pero esta no es la sola causa.
Getty Images
30 de diciembre, 2019
Comparte

Este domingo 29 de diciembre se dio a conocer la muerte del actor mexicano Sebastián Ferrat, conocido por su papel de El Marcado en la serie “El señor de los cielos”.

Originario de Mexicali, cerca de la frontera con Estados Unidos, Ferrat tenía 41 años de edad y según varios medios llevaba varios meses hospitalizado por una cisticercosis porcina, una enfermedad parasitaria que en algunos casos puede causar la muerte.

Pero ¿qué es exactamente la cisticercosis, de dónde proviene y cómo puede afectar tu salud?

Se trata de una infección ocasionada por el parásito Taenia solium, también conocido como tenia del cerdo, que vive en el intestino delgado de los seres humanos comúnmente tras la ingestión de carne de cerdo infectada y mal cocinada.

Los quistes larvarios de Taenia solium pueden llegar a ser fatales en el ser humano.

Parásito alojado en las heces humanas

Cerdos en una granja.

Getty Images
Los cerdos suelen infectarse al ingerir huevos de tenia en heces humanas contaminadas.

Las personas no contraen cisticercosis por el solo hecho de comer carne de cerdo poco cocida.

Consumir carne de cerdo mal cocinada puede provocar infección por tenias si el alimento contiene quistes larvarios; los cerdos se infectan al comer huevos de tenia en heces humanas contaminadas.

Una persona puede contraer cisticercosis al ingerir heces de otra persona con esta infección, por lo que aquellos que comparten el hogar con un portador tienen un riesgo más alto de contraer esta enfermedad.

En algunos casos, malas prácticas de higiene al cocinar alimentos puede conllevar a una infección por cisticercosis.

Afección más frecuente en países en desarrollo

Campesino labrando la tierra.

Getty Images
Se puede contraer cisticercosis en cualquier rincón del mundo, pero las tasas de infección son más altas en las zonas rurales de países en desarrollo.

Si bien una persona puede contraer cisticercosis en cualquier rincón del mundo, las tasas de infección más altas se encuentran en las zonas rurales de países en vías de desarrollo, especialmente en América Latina, Asia y África, regiones que aún tienen zonas con falta de saneamiento e infraestructuras sanitarias deficientes.

En estos lugares también es más común que los cerdos estén sueltos en grandes áreas y puedan entrar en contacto con heces humanas.

En los países desarrollados, la mayoría de los casos se presentan en personas de bajos recursos o que han contraído la enfermedad viajando a lugares con condiciones higiénicas deficientes.

Tras la ingestión de huevos de larvas de Taenia solium, existe el riesgo de que estos migren de los intestinos, se alojen en diferentes tejidos del organismo y formen quistes.

Algunos no presentan síntomas

Los quistes de Taenia solium pueden afectar cualquier área del cuerpo, incluido el cerebro, causando neurocisticercosis, una enfermedad que puede dar episodios crónicos de epilepsia.

De hecho, esta enfermedad representa la causa prevenible más común de epilepsia en los seres humanos.

La cisticercosis también puede impactar el funcionamiento de la vista, el aspecto de la piel, así como deteriorar la médula espinal y hasta el corazón.

Los síntomas de la cisticercosis dependen del número, de la ubicación de los quistes y de la respuesta del sistema inmune de la persona afectada.

Medicamentos.

Getty Images
La cisticercosis es generalmente tratada con medicamentos antiparasitarios y antiinflamatorios, pero en algunos casos se requiere extraer quistes a través de cirugías.

Antiparasitarios y antiinflamatorios

Si bien algunas personas no presentan síntomas, los afectados pueden experimentar dolores de cabeza, mareos, náuseas, vómitos y problemas visuales.

De manera general, la cisticercosis es tratada con medicamentos antiparasitarios, antiinflamatorios y, en algunos casos, anticonvulsivos.

Cuando este tratamiento no funciona, los médicos pueden llevar a cabo una cirugía para extraer los quistes.

Pero lamentablemente no todos los casos pueden ser tratados.

Para evitar una infección por cisticercosis se recomienda mantener una buena higiene personal, especialmente al manejar alimentos y lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.