Al ritmo de Salinas Pliego: el gobierno de AMLO rescata a las orquestas Azteca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Al ritmo de Salinas Pliego: el gobierno de AMLO rescata a las orquestas Azteca

Con una serie de movimientos impulsados desde la Secretaría de Educación Pública, a cargo de Esteban Moctezuma Barragán, el empresario Ricardo Salinas Pliego transfiere sus 83 orquestas Azteca al gobierno federal.
Especial
Por Carmen García Bermejo / Quinto Elemento Lab
22 de enero, 2020
Comparte

Los metales de la orquesta empezaron a sonar junto con la marimba. Niños, padres de familia y funcionarios formaron un semicírculo en torno a los músicos que tocaban en la explanada de la Secretaría de Educación de Chiapas, en Tuxtla Gutiérrez.

Eran niños y jóvenes de primaria y secundaria. Tuvieron como escenario la sombra de un frondoso árbol que les cubrió de los intensos rayos del sol ese mediodía del 22 de noviembre de 2019.

Se trataba de una fecha especial, como expresó la secretaria de Educación de Chiapas, Rosa Aidé Domínguez Ochoa: “Le doy la bienvenida a la Orquesta Nueva Escuela Mexicana de Tuxtla Gutiérrez”.

Lo que la funcionaria no dijo es que esa agrupación musical es, en realidad, la antigua Orquesta Esperanza Azteca Chiapas de Ricardo Salinas Pliego, porque el empresario transfirió la operación de sus 83 orquestas a la Secretaría de Educación Pública (SEP) desde agosto del año pasado.

Durante la última década, estas orquestas fueron el programa filantrópico preferido del dueño del Banco Azteca, aunque esa actividad era financiada en su inmensa mayoría con recursos públicos, como se reveló en el reportaje “La falsa filantropía de Salinas Pliego”. 

La situación de las orquestas Azteca se trastocó con el arribo de la nueva administración federal que empezó funciones en diciembre de 2018:  Una semana antes de que Andrés Manuel López Obrador tomara posesión como presidente de México firmó un convenio con Salinas Pliego para “poner en marcha un programa de 300 orquestas y coros con al menos 80,000 participantes”; a dos meses de iniciado su sexenio el presidente dio la orden de suspender donaciones a todas las asociaciones civiles que recibían recursos públicos; la SEP anunció en julio la creación de la Dirección de Educación Musical y Orquestas Escolares con el “método de las orquestas Azteca” y, en agosto, la Fundación Azteca transfirió sus 83 orquestas a la estructura de la SEP.

La maniobra fue dirigida por Esteban Moctezuma Barragán, actual secretario de Educación Pública, quien durante 16 años trabajó como presidente ejecutivo de la Fundación Azteca de Salinas Pliego. Desde noviembre pasado, las orquestas Azteca se llaman Orquestas Nueva Escuela Mexicana (ONEM) adscritas a la SEP, y sus principales directivos ya han brincado de esa fundación privada a la dependencia pública.

El director de la ONEM de Tuxtla Gutiérrez, el músico Manuel Hurtado Dueñez, es quien antes dirigía la Orquesta Azteca Chiapas. La directora de la ONEM de Nayarit, María Guadalupe González Fregoso, estaba al frente de la Orquesta Azteca en Tepic, y José Carlos Rodríguez Arreola, quien dirigió la Orquesta Azteca de Progreso, ahora es el director de la ONEM Yucatán.

Los niños de las orquestas ya no portan las camisas de color amarillo, verde, azul o rojo que los identificaba con la Fundación Azteca. Ahora se presentan en los conciertos con camisa blanca y pantalón negro, como tradicionalmente salen los músicos a escena. Las orquestas Azteca se han desprendido de su vieja piel para funcionar como la nueva red de orquestas y coros de la SEP.

La página de Facebook de la Orquesta Azteca Zacatecas anuncia que se ha unido a “la red nacional de Orquestas y Coros de la Nueva Escuela Mexicana”. En esa página, un padre de familia que se identifica como John Smith pregunta:

-Disculpe, ¿son los mismos que eran Orquesta Azteca? Mis hijas estaban ahí.

Le responden:

-Sí somos los mismos, mándeme mensaje para saber la situación de sus hijas.

Las Orquestas Azteca representaron el programa de filantropía más presumido por Salinas Pliego. Desde 2009 y hasta mediados de 2019 lograron formar 83 orquestas en casi todo el país.

De todas las cosas que hacemos en materia social, de la que estoy más orgulloso es de las Orquestas Esperanza Azteca, llegó a decir Salinas Pliego en 2011 en Nueva York.

Pero esa armonía se acabó en julio de 2019. El empresario dio por terminado su programa estrella. La página oficial de las orquestas (www.esperanzaazteca.com.mx) que tenía información sobre los grupos, directorio, fotos de conciertos y convocatorias para audiciones desapareció del ciberespacio.

Ni siquiera la página web de la Fundación Azteca, donde están todos los programas sociales del Grupo Salinas, conservó el vínculo con las orquestas.

A partir de entonces, en las redes sociales las orquestas también cancelaron su actividad. Ya no publican las fotos de ensayos, los videos de conciertos, ni los carteles de sus presentaciones, como antes lo hacían.

Esa inmovilidad responde a los cambios que se organizaron desde la SEP. Poco a poco los integrantes de las orquestas se fueron enterando de la transformación.

A finales de julio del año pasado, Sonia Liceaga, coordinadora regional de las orquestas Azteca en Guanajuato, Querétaro, Tabasco y Veracruz, informó a los maestros que imparten clases de música a los niños:

A partir del próximo ciclo escolar la Secretaría de Educación Pública les pagará sus sueldos. No tendrán plaza laboral dentro de la SEP. Cada mes entregarán, como siempre, sus recibos de honorarios y obtendrán su pago sin problema.

La transición no fue inmediata porque en el programa de Orquestas Azteca estaban involucradas más de mil personas entre maestros, directores de orquesta, coordinadores estatales y personal administrativo que hacían su trabajo en 30 estados del país.

A partir de agosto, los maestros empezaron a sufrir el retraso de sus honorarios y para octubre algunos de ellos, desesperados por la falta de su sueldo, empezaron a protestar en redes sociales.

Tanto en la SEP como en la Fundación Azteca la información sobre lo que ocurre se ha manejado con extrema secrecía. Todo el personal, incluyendo los maestros de música, fue advertido de que cualquier contacto con la prensa sería motivo “para estar fuera del nuevo proyecto de orquestas”.

El programa de Orquesta Azteca culminó a finales de julio. La Fundación Azteca no nos dio ninguna liquidación, después de trabajar diez años ahí. Sólo nos transfirió a la SEP y ya, dice uno de los maestros que pidió el anonimato por temor a sufrir represalias.

En diciembre, los mil maestros, trabajadores administrativos y directivos que laboran para la Fundación Azteca fueron recibiendo poco a poco el pago del sueldo que les adeudaban de agosto a noviembre. Ellos entregaron a la SEP sus recibos de honorarios y así lo seguirán haciendo porque la dependencia los ha contratado como “asesores externos”.

El cambio de estafeta

Ricardo Salinas Pliego, dueño de un emporio formado por Banco Azteca, Grupo Elektra, equipos de futbol, empresas de telecomunicaciones y otras firmas, decidió invitar al entonces presidente electo López Obrador al 25 aniversario de TV Azteca, su cadena de televisión abierta.

Era el 22 de noviembre de 2018, una semana antes de que AMLO tomara posesión de su cargo. Entre felicitaciones y aplausos, Salinas Pliego se comprometió a respaldar uno de los principales programas sociales del futuro gobierno: Jóvenes Construyendo el Futuro, el sistema de becas que busca incorporar a la vida productiva a los chicos y chicas que no estudian ni trabajan.

En medio de la algarabía, ese día Salinas Pliego y López Obrador firmaron el acuerdo “Por los jóvenes de México” y lo mostraron ante las cámaras de TV Azteca. Eran un par de hojas tamaño carta puestas sobre carpetas de piel color azul marino.

Quinto Elemento Lab logró acceso al documento, hasta hoy inédito. El acuerdo firmado por AMLO y Salinas Pliego, obtenido a través de una petición de información a la Secretaría del Trabajo, indica que el empresario y el gobierno se comprometen a “beneficiar al menos a 100 mil jóvenes” durante todo el sexenio con diversas acciones, entre ellas:

— Incluir al menos 12,000 jóvenes como aprendices en las empresas del Grupo Salinas.

— Poner en marcha un programa de 300 orquestas y coros con al menos 80,000 participantes.

— Implementar un programa para enseñar habilidades al menos a 8,000 jóvenes.

En el convenio se mezclaron dos asuntos distintos: becas para jóvenes y creación de orquestas. Se pidió a la Secretaría del Trabajo, a través del INAI, las reglas de operación, calendarios de ejecución y fuentes de financiamiento para el programa de 300 orquestas y coros que impulsaría el gobierno y el empresario.

La Secretaría respondió: “No se tiene registro ni dato al respecto. A esta Secretaría únicamente compete el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Le recomendamos preguntar a la Fundación Azteca”.

Quinto Elemento Lab buscó entrevista con el director de la Fundación Azteca, Antonio Domínguez Sagols, para conocer más sobre el proyecto de las orquestas, pero hasta ahora no se ha concedido.

Ocho meses después de firmado el acuerdo entre AMLO y Salinas Pliego, la SEP anunció la creación de la Dirección General de Educación Musical y Orquestas Escolares Nueva Escuela Mexicana.

Entre 2002 y 2018, Esteban Moctezuma Barragán fungió como presidente ejecutivo de la Fundación Azteca y desde ahí manejó la red de coros y orquestas infantiles de Salinas Pliego. En enero de 2018, cuando el dueño de TV Azteca aún era su jefe, Moctezuma Barragán fue invitado por López Obrador a integrarse a su equipo y, posteriormente, fue designado como titular de la SEP…

Puedes leer la historia completa en la página de Quinto Elemento Lab

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo fue estar con Donald Trump el día que perdió la carrera por la Casa Blanca

Cómo el presidente que nunca ha dudado de sí mismo se enfrentó a la derrota después de cuatro años en el poder.
8 de noviembre, 2020
Comparte

En los últimos cuatro años he visto al presidente de EE. UU. en sus días buenos y en sus días malos.

Pero este 7 de noviembre, el día en que perdió las elecciones, fue un día muy distinto a todos esos otros.

Vestido con una chaqueta negra, pantalón deportivo oscuro y un gorro con la inscripción MAGA (las iniciales de su lema de campaña en inglés, Make America Great Again), Donald Trump dejó la Casa Blanca un poco después de las 10 de la mañana del sábado.

Antes, se la había pasado tuiteando sobre las elecciones y, sobre todo, sobre el fraude electoral que considera tuvo lugar en torno a los comicios generales del 3 de noviembre.

Salió por la puerta de la residencia presidencial y se subió a su vehículo oficial que lo llevó en dirección de su club de golf Trump National, en la ciudad de Sterling, Virginia, a unos 40 kilómetros de Washington.

En ese momento, proyectaba un aire de autoconfianza. Era un día precioso, perfecto para el golf, y por eso decidió que iba a pasarlo en su club.

Trump jugando al goflf.

Getty Images
Trump pasó gran parte del día jugando al golf.

Pero, a la vez, se notaba que las personas que trabajaban con él estaban incómodas. Como al borde de una situación muy tensa.

“¿Cómo la están pasando?”, le pregunté a una de sus empleadas.

“Bien”, respondió. Y sonrió, pero sus ojos se entrecerraron y bajó rápido la mirada hacia la pantalla de su celular.

Trauma electoral

La Casa Blanca ha estado en una especie de trauma en los días que han pasado desde la elección.

Aunque fue apenas el martes, parece que hubiera ocurrido hace mucho tiempo.

La mayoría de los escritorios del ala oeste de la Casa Blanca estaban vacíos cuando pasé por el edificio en la mañana de este sábado. Muchos miembros del personal han resultado infectados por el covid-19 y no pueden ir a la oficina. Los otros están en cuarentena.

Entonces, a eso de las 11:30 y mientras el presidente estaba jugando al golf, la BBC y varias cadenas comenzaron a proyectar que Joe Biden había ganado las elecciones.

Estaba sentada en un restaurante italiano ubicado a un poco más de un kilómetro de distancia del Trump National cuando recibí el dato.

Trump regresa a la Casa Blanca después de jugar al golf

Reuters
El presidente Trump se enteró de la noticia de la victoria de Joe Biden en su campo de golf en el estado de Virginia.

Yo hago parte del grupo permanente de periodistas que cubren la Casa Blanca, un conjunto de colegas de medios distintos que viajan con el presidente de EE.UU.

Todos estábamos esperando que saliera del club.

“Él es una persona tóxica”, dijo una mujer en las afueras del restaurante. Ella, como muchos de sus vecinos en ese distrito de mayoría demócrata, habían votado por el rival de Trump.

Otros se preguntaban en voz alta cuándo el presidente dejaría el club y volvería a la Casa Blanca.

Pasaron los minutos. Pasaron las horas.

“Se está tomando su tiempo”, le dijo un funcionario a otro.

El presidente no tenía prisa en marcharse. En el club estaba rodeado de amigos. Fuera de esas puertas, sus seguidores me gritaban a mí y a los otros periodistas “Acaben con los medios”.

Una mujer, vestida con tacones altos y un gorro rojo, azul y blanco, llevaba un cartel en el que se leía: “Detengan el robo”.

Un hombre pasó conduciendo su camioneta por enfrente del club mientras hacía ondear varias banderas, incluso una en la que se mostraba al presidente encima de un tanque, como si fuera el comandante de los ejércitos del mundo.

Críticos del presidente.

BBC
Un mensaje claro: “Usted está a punto de perder su trabajo”.

Era una muestra de cómo sus seguidores ven al presidente, e incluso cómo Trump se veía a sí mismo.

Finalmente, el presidente decidió abandonar el club y regresar a la Casa Blanca.

Allí, miles de sus críticos lo esperaban.

“Has perdido. Nosotros hemos ganado”

La caravana presidencial avanzó por Virginia. Yo iba en una camioneta que hacía parte de la caravana, que por poco se estrella en una de las calles del condado de Fairfax. Se encendieron las sirenas.

Entre más cerca estábamos de la Casa Blanca, más grande era el tumulto: la gente estaba en las calles celebrando la derrota del mandatario.

Alguien llevaba en alto un cartel: “Has perdido y todos nosotros hemos ganado”. Había clima festivo y cánticos.

Con un letrero de "Hasta nunca" algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia).

Getty Images
Con un letrero de “Hasta nunca” algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia). La campaña del mandatario estadounidense anunció este sábado que no reconocen los resultados y que la “elección está lejos de haber terminado”.

Cuando llegamos a la Casa Blanca, el presidente ingresó por una puerta lateral, una entrada que ha utilizado poco durante sus cuatro años de mandato. Sus hombros estaban hundidos y la cabeza, gacha.

Entonces levantó la vista hacia los periodistas que estábamos allí y levantó su pulgar. Fue un gesto a medias. No levantó su mano ni apretó su puño, como suele hacer.

Tanto en la Casa Blanca como en el club de golf, el presidente nunca vaciló: siempre hizo reclamos sin sustento sobre el fraude electoral e insistió que será reivindicado.

Durante toda esa mañana escribió en su cuenta de Twitter sobre los “votos ilegales” y por la tarde declaró, desafiante y en mayúsculas, “YO GANÉ ESTAS ELECCIONES”.

Pero eso fue Trump en Twitter. El hombre que yo vi me dejó una impresión muy distinta. Cuando entró por la puerta lateral de la Casa Blanca por la tarde, la arrogancia se había ido.

Texto de Tara McKelvey, corresponsal de la BBC en la Casa Blanca

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.