Combate a la violencia contra la mujer, sin estrategia ni avances: Función Pública
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Combate a la violencia contra la mujer, sin estrategia ni avances: Función Pública

A pesar de que el Gobierno Federal invirtió en 2019 casi 80 millones de pesos en el combate a la violencia de género, la SFP señaló que “se desconocen los avances” en su prevención.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Nayeli Roldán
14 de febrero, 2020
Comparte

El combate a la violencia de género es “poco eficaz” y carece de una estrategia de prevención, a pesar de que el Gobierno Federal invirtió en 2019 casi 80 millones de pesos en frenar un fenómeno que afecta a 7 de cada 10 mujeres en México.

Así lo señaló la Secretaría de la Función Pública (SFP) en una auditoría de cumplimiento que realizó a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia (Conavim), que presentó ayer jueves en un informe de fiscalización.

La Función Pública expuso que en 2019 la Conavim transfirió 79 millones 700 mil pesos a los gobiernos estatales para la atención, en 49 centros de justicia para las mujeres, de 142 mil mujeres que han sufrido violencia de género, mediante asistencia legal, psicológica, médica y de alojamiento.

Lee: Incompetencia, misoginia y manejo político afectan el registro de feminicidios en los estados, alertan expertas

Sin embargo, la SFP señaló que “se desconocen los avances” en la prevención del fenómeno, “debido a que (la Conavim) carece de una estrategia que permita focalizar los subsidios en la causa-raíz del problema y en la forma de medir los avances para alcanzar una solución”.

Lo anterior, recalcó Función Pública, a pesar de que la Conavim había suscrito hasta 2018 un total de 19 convenios con los estados para el combate a la violencia contra las mujeres.

“La actuación de los centros de justicia es de atención reactiva y paliativa, con escasa incidencia en la prevención del fenómeno”, subrayó la Función Pública.

“Por tanto, la SFP determinó que la política de combate a la violencia de género ha resultado poco eficaz para reducir este fenómeno que aqueja a 7 de cada 10 mujeres”.

En su informe, la Secretaría propuso que la Conavim gestione ante la Secretaría de Gobernación “una reforma de su marco jurídico” para dejar de ser un órgano que solo reacciona ante la violencia de género y no la previene.

El objetivo de la reforma sería, apuntó la SFP, que la Conavim transite a constituirse “en una autoridad facultada para establecer una coordinación efectiva con los tres órdenes de gobierno”, e implemente estrategias “con un enfoque transversal que permita mejores resultados”.

Cabe recordar que, en el inicio de 2019, en febrero, surgió una fuerte polémica luego de que el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva suspendiera por instrucciones del Gobierno Federal la convocatoria para que los refugios de la sociedad civil que atienden a mujeres violentadas accedieran a 346 millones de pesos aprobados en el Presupuesto.

El argumento que se dio en aquel entonces para no asignar subsidios a estos refugios fue “acatar cabalmente” la decisión de López Obrador de no transferir recursos públicos a las organizaciones de la sociedad civil.

Entérate: “Nos están matando”: Mujeres exigen a AMLO justicia contra feminicidios en Palacio Nacional

Invierten 663 mdp en indígenas… sin una estrategia

Por otra parte, la Secretaría de la Función Pública también hizo una auditoría de cumplimiento al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y al programa de Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez.

En el caso del desarrollo de pueblos indígenas, la SFP expuso que en 2019 el INPI ejerció 663 millones de pesos en varios rubros.

Por ejemplo, por medio de la Comisión Federal de Electricidad, inició obras de electrificación en beneficio de 19 mil 365 personas. También otorgó apoyos a 76 mil 697 alumnos de educación básica y media para becas, alimentación y hospedaje, e impulsó 957 proyectos productivos en beneficio de 7 mil 157 indígenas.

Sin embargo, a pesar de ese gasto de 663 millones de pesos en 2019, la Función Pública señaó que el INPI “careció de mecanismos de medición” para evaluar el grado de avance en la permanencia escolar de los menores indígenas y si hubo mejora o no de los ingresos de las personas indígenas.

El INPI tampoco tuvo mecanismos para identificar las necesidades de infraestructura básica de la población indígena, “y no dispuso de una estrategia efectiva para tutelar sus derechos constitucionales”.

La SFP señaló que el INPI “tampoco contó con diagnósticos que le permitieran focalizar los subsidios”, y que operó los diferentes programas en beneficio de la población indígena “sin planes integrales por grupo y región”.

Por ello, Función Pública recomendó que para evitar “procesos ineficaces”, el Instituto implemente planes “atendiendo a las necesidades específicas de cada grupo y región, a partir de un diagnóstico”. Esto, a fin de “focalizar adecuadamente los apoyos” a la población indígena.

En cuanto a la Beca Universal Benito Juárez, la SFP expuso que al término del ciclo escolar 2018-2019 se otorgaron becas a 3.5 millones de alumnos de escuelas públicas, con un monto erogado de 11 mil 905 millones de pesos.

Sin embargo, la dependencia detectó en su auditoría que este programa careció de mecanismos para determinar si las becas se priorizaron a los alumnos en condiciones de pobreza, y para medir el grado de avance del programa en la permanencia escolar.

Además, recomendó que las reglas de operación de la Beca “sean más precisas”, para asegurar “una eficiente dispersión y cobro de los apoyos económicos”.

También recomendó “fortalecer la supervisión y control interno para comprobar que los subsidios sean recibidos” por los estudiantes, y asegurar que se privilegien las becas a los estudiantes más pobres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La estratégica relación de México con Belice, el país con el que comparte su tercera y más pequeña frontera terrestre

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, incluyó al país centroamericano y vecino en su primera gira por América Latina. ¿Cuál es la importancia de esta relación?
8 de mayo, 2022
Comparte

México tiene una estratégica frontera terrestre de la que no se habla mucho.

Además de los temas de economía, migración y seguridad que suelen protagonizar los debates sobre su frontera norte con Estados Unidos y la que tiene en el sur con Guatemala, también ahí comparte límites con otro país mucho más pequeño y menos poblado: Belice.

Pero convencido de su importancia, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo incluyó en su primera gira latinoamericana que celebra estos días para “profundizar la agenda política, de cooperación, turística, cultural y comercial” entre ambos países.

“Belice se ha posicionado como un importante interlocutor de México en el Caribe, no solo por la vecindad geográfica que nos une (…) sino porque este país mantiene sólidos lazos con los estados del sureste de México (Quintana Roo, Yucatán y Campeche) y representa un puente relevante con esa región caribeña”, dice la agenda de este viaje oficial.

La embajadora de México en Belice, Martha Zamarripa, reconoce que para muchas personas el país centroamericano “no está en el radar” y que algunas incluso llegan a pensar que es parte de México.

“Pero lo que es cierto es que Belice es un aliado estratégico para México. Siempre que le solicitamos su voto en foros regionales, nos lo da. Y si por razones políticas se puede ver afectada su relación con Caricom (Comunidad del Caribe), en contadas ocasiones se abstiene, pero nunca vota contra una posición de México”, dice en entrevista con BBC Mundo.

Mercado de Balmopán

Getty Images
En los mercados de Belmopán, la capital beliceña, pueden encontrarse prendas con la inscripción “Cancún, México”.

Su contraparte en México, el embajador beliceño Oscar Lorenzo Arnold, coincide y opina que el hecho de que su idioma oficial sea el inglés, como antigua colonia inglesa, puede explicar el hecho de que muchos mexicanos vean su relación más lejana de la que tienen con el resto de Centroamérica.

“Nuestra relación con México es histórica. Fue el primer país que reconoció nuestra independencia en 1981 al mandar a su embajador solo dos días después. El apoyo de México fue clave”, asegura el diplomático.

Frontera

Además de la línea divisoria marítima en la bahía de Chetumal, la frontera en tierra firme de México y Belice es de unos 150 kilómetros, la mayoría delimitada por el río Hondo.

Tres puntos fronterizos regulan el paso de uno a otro lado. En 2019, se registraron más de 560 mil entradas en la frontera México-Belice. Con motivo de la pandemia, este último mantuvo cerrada su frontera hasta el pasado febrero.

Map

En situación de normalidad, la vida a ambos lados de la frontera transcurre de manera cotidiana con personas cruzando al otro lado —especialmente, beliceños hacia México— para hacer sus compras, turismo, buscando entretenimiento o incluso servicios médicos.

“Es una gran ventaja para comunidades fronterizas en Belice que pueden salir a conseguir tratamiento de enfermedades como el cáncer a Mérida o Campeche. Es un turismo médico”, dice a BBC Mundo el embajador Arnold, quien también destaca la existencia de una zona franca en suelo beliceño a donde acuden algunos mexicanos a comprar.

Zamarripa subraya cómo esta llegada de beliceños deja enormes beneficios económicos en la frontera mexicana.

“El dólar beliceño les cunde mucho en México, pasar a Chetumal es paseo obligado para muchos los fines de semana. En cambio, la ausencia de beliceños por la pandemia nos afectó mucho económicamente porque buena parte de sus ingresos provienen de Belice”.

Puente fronterizo entre México y Belice.

Getty Images

Como en la mayoría de zonas fronterizas, sin embargo, también existen problemas de seguridad relacionados con narcotráfico, crimen organizado o migración irregular aunque, dado su pequeño tamaño, los embajadores descartan que pueda compararse a otras grandes fronteras.

“Hay situaciones que hay que resolver, como el tema de cruzar droga que Belice trata de controlar. Pero realmente, del lado mexicano, no se podría decir que represente un grave problema para México”, según Zamarripa.

Arnold destaca por su parte el incremento en la llegada de migrantes que tratan de cruzar su frontera de manera irregular hacia México y después a Estados Unidos.

“Las rutas están cambiando y ahora algunos llegan a Belice. Antes eso no pasaba. Obviamente, no son los números que vemos pasando de Guatemala a México, pero ya estamos poniendo recursos para evitar que crucen”, dice, a la vez que subraya el “impacto” que podría tener la llegada de miles de migrantes a la frontera de un país, Belice, con menos de 400 mil habitantes.

Relación comercial y turismo

La relación comercial entre ambos países —que el año pasado generó cerca de 139 millones de dólares— es también importante, especialmente para Belice, que tiene en México a su segundo socio después de Estados Unidos.

México es, por ejemplo, el principal proveedor de electricidad y segundo de gas natural para Belice, que se ve obligado a comprar más del 50% de la energía nacional para su población.

De Belice a México, por su parte, se exportan animales vivos de la especie bovina o camarones, entre otros.

Visita de los duques de Cambridge a Belice

AFP
En marzo, los duques de Cambridge visitaron Belice como miembro de la Mancomunidad de Naciones.

Desde hace años, ambos países negocian un tratado que facilite el comercio entre ambos y que, según el embajador Arnold, podría materializarse pronto tras un cambio en la visión estratégica beliceña.

“Antes, el gobierno de Belice estaba más enfocado a Caricom que a Latinoamérica. Pero ese pensamiento está cambiando y trabajamos para ser más parte de Centroamérica y la región. El trabajo respecto a este tratado se avanzó más en un año que en todo el tiempo anterior”, asegura.

Estudiantes en Belice

AFP

La relación es tan cordial que, según la embajadora Zamarripa, Belice les ha ofrecido aprovechar su pertenencia a la Comunidad del Caribe para poder vender allí productos mexicanos.

“Nos dijeron que podríamos entregar nuestros productos a Belice, donde le añadirían algo adicional, para exportarlo a las islas del Caribe y que ese producto mexicano entrara sin pagar aranceles. Es una relación excelente”, cuenta.

Sin embargo, gran parte de la inversión mexicana en Belice se centra en el turismo, un sector para el que el país centroamericano tiene grandes atractivos como el segundo arrecife de coral más grande del mundo, su famoso sumidero Gran Agujero Azul o los resorts de lujo en cayos paradisiacos.

Los beliceños, por su parte, cruzan a México para disfrutar de los cercanos arenales de Cancún, Playa del Carmen o Bacalar.

Agujero Azul

Aquatica
El Gran Agujero Azul de Belice, el sumidero más grande del mundo.

Áreas de mejora

Hay, sin embargo, otras áreas en las que se podría avanzar en la relación bilateral.

El embajador Arnold apunta a temas culturales. “Somos una gran hermandad desde que ambos somos parte del mundo maya y que tenemos familiares que viven en uno u otro país”.

Por ello, dice que promoverá su país para que Belice sea más conocido en el centro y norte de México.

Zamarripa apuesta por la inclusión de Belice en el Tren Maya, deseo que el gobierno beliceño ya expresó en 2021 pero que no se ha concretado.

“Imaginemos todo lo que puede implicar para los dos países y como primer paso para la integración de América Latina y el Caribe”, dice la embajadora sobre uno de los proyectos estrella de López Obrador y cuya construcción entre Cancún y Tulum permanece paralizada por orden de los jueces, hasta que se aclare su impacto ambiental.

Briceño y AMLO

Gobierno de México
El primer ministro beliceño visitó México el año pasado.

Puede que alguno de estos puntos haya sido tratado en el viaje que López Obrador realizó este sábado a Belice y que, en palabras de ambos diplomáticos, ha despertado gran interés después de que el primer ministro beliceño, John Briceño, visitara México en dos ocasiones y se reuniera con su homólogo mexicano.

Según Zamarripa, “en Belice hay gran expectativa y el gobierno nos ha dicho que la visita de un presidente mexicano es algo muy grande después de que en conversaciones previas se viera que había muchos puntos en común entre ambos mandatarios”.

“Esperamos que nuestra relación crezca. Tenemos que agradecer a México por el envío de vacunas contra la COVID-19, por la oferta de becas… y porque, pese a que somos un país pequeño, los mexicanos cuando estamos en la mesa de diálogo nos dan todo el respeto y la importancia que a cualquier otro país”, concluye Arnold.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t4rIlX9zFTY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.