Directora de Universidades del Bienestar exhibe a estudiantes en paro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alejandro Ponce

Directora de Universidades del Bienestar exhibe a estudiantes en paro y exige entrega de instalaciones

La directora publicó el nombre y matrícula de 31 estudiantes en paro; denuncia que cerraron de manera violenta las instalaciones.
Alejandro Ponce
25 de febrero, 2020
Comparte

Raquel Sosa, directora general de las Universidades del Bienestar Benito Juárez, envió un comunicado ayer a la comunidad de la escuela de Derecho Ponciano Arriaga, que lleva siete días en paro, en el que difunde el nombre y matrícula de 31 estudiantes a quienes acusa de “mantenerse al interior” de las instalaciones. 

“Demandamos a quienes cerraron de manera violenta las instalaciones de la escuela a que las devuelvan pacíficamente a las autoridades de la sede y del programa ya que no sólo afectan el derecho del resto de los estudiantes a continuar con sus estudios sino que ponen en entredicho los principios fundamentales del Derecho, que son el uso de la razón y la argumentación para dirimir diferencias y otros conflictos y, en su caso, la aplicación de las normas que dicta la ley para que se haga justicia”, dice el documento. 

Lee: Maestros de Universidades del Bienestar denuncian irregularidades en pagos y contrataciones

La Universidad Ponciano Arriaga es uno de los planteles de la principal estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador que consiste en crear 100 universidades públicas en todo el país. 

Sin embargo, este plantel fue uno de los 19 planteles creadas por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Ciudad de México, Oaxaca, Tabasco, Yucatán y Campeche desde 2016, mismos que eran administradas como una “asociación civil” y mantenidas con la donación de un porcentaje del salario de diputados y senadores de la agrupación política. 

La Universidad Ponciano Arriaga fue una de las tres universidades que sí obtuvieron el Reconocimiento de Validez de Estudios (RVOE) y se había mantenido a flote los últimos tres años. Pero a raíz de su incorporación en el programa de las 100 nuevas universidades, dicen los alumnos, la calidad fue en detrimento. 

Es por la comunidad inició un paro de labores el pasado 17 de febrero en demanda de certidumbre académica, toda vez que no hay reglamentos vigentes para obtener la titulación, se cambió la currícula sin respetar el diseño previo, ha habido despido de maestros y la escuela no tiene recursos ni para pagar servicio de limpieza. 

Hasta el momento no ha habido diálogo directo entre autoridades y alumnos más que comunicados firmados por Raquel Sosa. En este último, al publicar los nombres y matrículas, la Asamblea General Estudiantil expresó su “inconformidad” por la difusión de datos de la comunidad estudiantil “que no exige nada fuera de la ley sino mayor transparencia”. 

Por tanto, dicen “responsabilizamos directamente a Raquel Sosa y a Verónica Castro (directora del plantel) de toda acción que pueda afectar la esfera jurídica de cualquiera que aparece en la lista difundida. La difusión de dicha lista, lo consideramos como un acto de cobardía, que sólo abona a incitar actos violentos en contra de aquellos que con un profundo ahínco deseamos mejorar la calidad educativa de nuestra universidad”.

Las promesas

Una de las principales demandas de la comunidad estudiantil es tener la certeza de titulación a través de mecanismos claros y la seguridad del reconocimiento de sus estudios en esa escuela. 

Esto porque en la transición de ser una universidad de Morena a una universidad del Gobierno Federal, los reglamentos del primer modelo dejaron de tener validez, pero tampoco se han establecido nuevos ni ha quedado clara la nueva organización, lo que genera incertidumbre sobre todo entre los jóvenes que llevan más de tres años estudiando ahí. 

Lee: Gobierno federal promete crear (ahora sí) las universidades del Bienestar en 2020

La coordinadora del programa de Universidades, Raquel Sosa, respondió a través del comunicado que la generación a punto de egresar podrá titularse “con las modalidades establecidas en el reglamento anterior y la liberación del servicio social y prácticas profesionales que estén pendientes”. 

Sin embargo, esa respuesta es insuficiente para la comunidad estudiantil, toda vez que no resuelve el problema de fondo y “una vez más se reafirma la incapacidad de Raquel Sosa y Verónica Castro para dirigir éste proyecto”.

Aunque la universidad había funcionado con clave de Reconocimiento de Validez de Estudios (RVOE) emitido por la SEP y había mantenido una matrícula de 600 estudiantes en tres turnos, Raquel Sosa acusó prácticas “inadecuadas” en la anterior administración. 

Por ello, la transición ha sido “larga y difícil” con “esfuerzos todavía incompletos por lograr la regularización y superación de deficiencias que se han prolongado y posiblemente complicado por las condiciones en las que se llevó a cabo la incorporación de la escuela al Programa Universidades para el Bienestar”. 

Sin embargo, los estudiantes aseguran que aunque el día que inició la huelga la dirección general informó que ya se encontraba inscrito el plan de estudios en la Dirección General de Profesiones de la SEP, “resulta una contradicción puesto que afirma la existencia de que nuestra institución educativa posee un RVOE y una Clave de Institución Pública por lo que abona aún más en la incertidumbre de legalidad de la validez de estudios”.

La Universidad se comprometió a “dar continuidad al plan de estudios (que fue modificado sin previo aviso), el establecimiento de equivalencias que, de acuerdo con las atribuciones el Organismo de las Universidades puede facilitar procesos de incorporación de estudiantes que han cursado otras licenciaturas”. 

Pero esto no resuelve las demandas estudiantiles puesto que “de las equivalencias, solo podrán ser efectivas siempre y cuando exista una certeza jurídica que avale nuestro plan de estudios”, que hasta el momento, dicen, no se tiene. 

Al reiniciar clases, prometió Raquel Sosa, iniciará un “proceso de evaluación a fondo del funcionamiento de la escuela, con el fin de instaurar procesos académicos de cumplimiento general, basados en el Reglamento Escolar y el Estatuto Académico del Programa, así como superar rezagos que dificulten o impidan la realización legítima de la aspiración a cursar una carrera profesional de calidad a los estudiantes ya inscritos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Fracasamos": qué pasó con el polémico plan de Suecia contra COVID-19

Suecia ha recibido críticas por su política para manejar la pandemia, menos estricta que la de otros países europeos.
17 de diciembre, 2020
Comparte

“Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de muertos y es terrible”.

Así definió el rey de Suecia, Carlos Gustavo, el año 2020, marcado por la polémica estrategia del país contra la covid-19.

Suecia ha recibido críticas por su gestión de la pandemia, en la que nunca impuso el confinamiento total que se vio en otros países europeos, y basada, más que en normas de obligado cumplimiento, en recomendaciones a la población.

Ha habido casi 350,000 casos de coronavirus confirmados y más de 7,800 muertos en Suecia.

“El pueblo de Suecia ha sufrido tremendamente en condiciones difíciles. Uno piensa en todos los miembros de las familias que no han podido despedirse de sus familiares enfermos. Creo que es una experiencia dura y traumática no poder dar una cálida despedida”, dijo en el programa anual de televisión en el que revisa el año que termina.

Cuando le preguntaron si tenía miedo de resultar infectado con el virus, el rey, que tiene 74 años, respondió: “Últimamente, se ha hecho más evidente, se ha ido acercando más y más. Eso no es lo que uno quiere”.

En lugar de basarse en reglas y sanciones, Suecia apela a la responsabilidad de los ciudadanos y el deber cívico, y las autoridades se limitan a emitir recomendaciones. No hay castigo para quienes hacen caso omiso de ellas.

El gobierno sueco nunca ha impuesto un confinamiento total ni el uso obligatorio de la mascarilla, y bares y restaurantes han permanecido abiertos.

Sin embargo, hace pocos días se solicitó a escuelas en Estocolmo, la capital, que pasen lo antes posible a enseñar a distancia a sus estudiantes de entre 13 y 15 años por primera vez. La medida se anunció en respuesta al aumento de los contagios.

Una semana antes se había decidido la educación a distancia para los mayores de 16 en todo el país.

Y el lunes, llegaron nuevas recomendaciones a nivel nacional sobre distancia social para el periodo navideño que sustituyen a las que habían emitido las autoridades regionales.

El consejo para los suecos es que no se reúnan más de ocho personas, hacerlo al aire libre cuando sea posible y evitar viajar en tren o autobús.

Se mantiene en vigor la prohibición de encuentros públicos de más de ocho personas, lo que afecta a eventos como conciertos, competiciones deportivas y manifestaciones.

La polémica de las medidas “voluntarias”

El epidemiólogo jefe del Estado sueco, Anders Tegnell, dijo en noviembre que la estrategia que seguía el país combinaba medidas legales y acciones voluntarias.

Le dijo a la BBC: “Creemos que es realmente la mejor” en el contexto sueco.

De acuerdo con un informe oficial publicado esta semana, la estrategia nacional fracasó en la protección de los mayores en residencias, algo por lo que el gobierno ha aceptado su responsabilidad.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la covid se han producido entre mayores de 70 años y casi la mitad en residencias de mayores y dependientes, afirma el gobierno.

Una mujer recoge muestras de test de la covid-19 en la ciudad sueca de Malmo.

Reuters
La estrategia sueca se ha basado más en la colaboración ciudadana que en normas de obligado cumplimiento.

Tegnell dijo que el organismo que dirige, la Agencia Sueca de Salud Pública, no es responsable de dirigir este tipo de centros y que todos los interesados deben ayudar a mejorar la situación para asegurarse de que los ancianos no se contagien.

Para Tegnell, Suecia ha mejorado en la protección de los mayores, y dijo que ningún país ha tenido un éxito total en esta tarea.

El epidemiólogo sueco recordó en una entrevista en Sverige Radio el miércoles que incluso Alemania estaba siendo ahora duramente golpeada.

Suecia ha sido también señalada por ser uno de los países con un mayor número de casos per cápita y acumula más muertos que todo el resto de estados nórdicos sumados.

Esto ha provocado críticas de vecinos como Noruega, Dinamarca y Finlandia, que se quejan de que la laxa política sueca está poniendo en riesgo la efectividad de sus propias medidas.

El martes, el primer ministro sueco, Stefan Lofven, dijo que tenía la sensación de que muchos expertos habían subestimado la segunda ola.

“Creo que muchos en la profesión no vieron venir semejante ola”, dijo al diario Aftonbladet.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.