El feminismo está recibiendo una reacción virulenta y peligrosa para las activistas: especialista
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El feminismo está recibiendo una reacción virulenta y peligrosa para las activistas: especialista

Ataques contra activistas pueden venir de sectores que se sienten amenazados con la ola de reivindicación feminista, señala la especialista en feminicidios Angelita Baeyens.
Cuartoscuro Archivo
3 de febrero, 2020
Comparte

El asesinato de la activista juarense Isabel Cabanillas, el pasado 20 de enero, pone sobre alerta a otras defensoras de derechos humanos y de las mujeres, lamenta la especialista en feminicidios Angelita Baeyens, del centro de Derechos Humanos Robert F. Kennedy y que ha trabajado en Ciudad Juárez, Chihuahua, con el Centro para El Desarrollo Integral de la Mujer A.C. (Cedimac).

En entrevista con Animal Político, la experta advierte además que si bien la actual ola de feminismo ha despertado en muchas más mujeres las ganas de alzar la voz y sumarse a manifestarse por la igualdad de género, sin ser parte de un movimiento feminista, e incluso de hombres que apoyan la igualdad, también ha desatado una reacción muy virulenta de quienes se sienten amenazados.

Entérate: Isabel Cabanillas, la joven que quería acabar con la violencia contra las mujeres y hacer un desfile con sus diseños

“La respuesta es muy, muy virulenta. Porque el tema de la violencia contra las mujeres en todo el mundo es gravísimo y es un tema también de cultura, es una apuesta a largo plazo. Por eso mensajes como el famoso baile de Las Tesis se ha convertido viral, porque es contra ‘el patriarcado’. Eso es difícil cambiarlo de la noche a la mañana y probablemente muchos de los ataques, no solo en México, también respondan a los sectores que se sienten amenazados con esta ola de reivindicación feminista. Así que sí, probablemente eso haya aumentado el riesgo en algunos lugares y en algunos contextos específicos”, reflexiona.

Baeyens señala que desafortunadamente en toda Latinoamérica no se puede ser defensor de una causa, de cualquier tema, en condiciones de seguridad, pero para las mujeres activistas se añaden otros riesgos, que son una muestra más del machismo que predomina: las amenazas que reciben e incluso si se consuman ataques en su contra, suelen tener un componente de violencia sexual. Amenazas que no reciben los hombres activistas.

“La respuesta es muy fuerte y es además una respuesta que demuestra lo perverso de toda la problemática de la violencia contra las mujeres. Sufren un tipo de amenazas y de ataques que además demuestran el problema de la violencia machista. Incluso las amenazas, generalmente, se extienden a las familias, o sea como tocar lo que más le duele a la persona, y muchas veces con amenazas, o a veces las amenazas se convierten en realidad, se concretan en violencia sexual. La violencia sexual como una forma de amedrentar el activismo por la igualdad de derechos es muy fuerte. Y eso se ve desde los ataques en redes sociales, muchas veces tienen connotaciones sexuales, hasta lo que en realidad termina pasando”, detalla.

En México, por ejemplo, fueron notorios los casos tras la marcha feminista del 16 de agosto en la Glorieta de Insurgentes, en la que hubo ataques en redes a la diputada federal Lucía Riojas y a la activista Diana Corres, que previamente también había recibido amenazas de muerte cuando el movimiento de denuncias de acoso sexual con la etiqueta #MeToo.

Baeyens, originaria de Colombia, expone un caso emblemático en su país: la periodista Jineth Bedoya, que inició una campaña llamada “No es Hora de Callar” contra la violencia sexual cuando hizo público que ella había sido secuestrada y violada por paramilitares. Un caso que llegó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ya fue presentado ante la Corte Interamericana.

Ciudad Juárez y México, otra vez en la mira por feminicidios

En el caso de Isabel Cabanillas, en Ciudad Juárez, a pesar de que era activista contra la violencia hacia las mujeres, la Fiscalía de Chihuahua no tiene detenidos y no lo está investigando como “feminicidio”, sino como “homicidio”, lo que para Baeyens es un error.

“Justamente por el contexto es que debería haber una presunción de feminicidio. Habría que invertir el enfoque de la investigación: primero la presunción debería ser que el asesinato de Isabel es por el activismo que ella hacía, y por el contexto de Juárez. Ahora, si en el transcurso de la investigación surgiera información que descarte eso, es diferente. Pero es la tendencia que se ve muy frecuente de las investigaciones no solo en México, siempre buscar una razón distinta, que no se enfoque desde el principio en que es muy posiblemente un delito que está motivado por el activismo”, reclama.

Después de haber trabajado en Juárez, Baeyens considera preocupante el mensaje que manda para otras activistas el asesinato de Cabanillas, justo porque es un lugar que fue emblemático a nivel mundial por la violencia de género, a raíz de lo cual hay muchas defensoras dedicadas a ese tema, pero las autoridades no han logrado frenar el problema.

“Está comprobado que el efecto que tiene la impunidad en la reproducción de estos casos. Y es aplicable a otros tipos de violaciones de derechos humanos, pero en el caso de la violencia contra las mujeres y de los feminicidios, el patrón en el que generalmente ocurren es que ni siquiera hay un esfuerzo por esconder el delito, hay una sensación tan fuerte de que no va a pasar nada, que los perpetradores ni siquiera sienten que tienen que hacer un esfuerzo por proteger las huellas. Y aun así el porcentaje de casos que siguen impunes es altísimo”, señala.

Hace año y medio, recuerda, participó en una delegación que se reunió con la Fiscalía para la Mujer, y su sorpresa fue que las capacidades para resolver los casos son limitadísimas tanto para casos de feminicidios como de desaparición.

“Cuando nos hablaban de los números, tan solo hablando de denuncias de violencia intrafamiliar, era que había varios miles de expedientes abiertos y solamente 5 o 7 investigadores, para todos esos casos de violencia íntima que desafortunadamente muchas veces terminan en feminicidios. Ahí es donde una intervención a tiempo puede tener un impacto enorme, pero si los recursos no se ponen donde tienen que estar, vamos a seguir con los números alarmantes”, explica.

Además de Cabanillas, menciona otros ataques recientes que han causado conmoción por su nivel de violencia y han puesto a México en la mira: el de la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos, rociada con ácido el 9 de septiembre presuntamente por orden del exdiputado local Juan Antonio Vera, con quien no quiso mantener una relación sentimental, y el asesinato de Abril Pérez Sagón frente a sus hijos, semanas después de que fuera liberado su exmarido, el empresario Juan Carlos García, demandado por violencia doméstica y hoy principal sospechoso de ordenar el feminicidio. Un caso, apunta, que demuestra que la violencia contra la mujer no discrimina por nivel socioeconómico.

“No es un fenómeno exclusivo de México, es algo que se ve en toda la región, pero los números aquí son particularmente graves. Hay países como Guatemala, como Honduras, que también tienen números altísimos de feminicidios, pero México estaba liderando. Y en los monitoreos que se hacen tanto de sociedad civil como desde el propio Estado, en general se sospecha que son más conservadores de lo que ocurre en la realidad, y aun así son números altos”, expone.

Según el último balance del Secretariado Ejecutivo Nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SENSP), en 2019 se cometieron 976 delitos de feminicidio (de acuerdo con cómo lo tipifica cada estado) y hubo 2 mil 819 mujeres víctimas de homicidio doloso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuáles son los factores que hacen más probable que la COVID-19 se vuelva "'crónica'

Un reciente estudio indica que algunos pacientes de coronavirus desarrollan una forma crónica de la enfermedad. Entre los grupos en riesgo se encuentran las mujeres.
Getty Images
23 de octubre, 2020
Comparte

La edad avanzada y la manifestación de una amplia gama de síntomas iniciales aumentan el riesgo de padecer de “COVID de larga duración”, según los científicos.

Un estudio, al que tuvo acceso la BBC, estima que una de cada 20 personas permanece enferma durante por lo menos ocho semanas.

La investigación realizada por el King´s College de Londres también mostró que ser mujer, tener sobrepeso y sufrir de asma también aumenta el riesgo.

El propósito del estudio es poder desarrollar un sistema que advierta sobre pacientes que podrían necesitar cuidados adicionales o beneficiarse de tratamientos tempranos.

Las conclusiones se lograron tras el análisis de personas que incluyeron información sobre sus síntomas y resultados de pruebas en la aplicación Covid Sympton Study.

Los científicos estudiaron detalladamente los datos para encontrar patrones que pudieran predecir quién podría resultar afectado por la enfermedad crónica.

Los resultados, que serán publicados online, demuestran que la COVID de larga duración puede afectar a cualquiera, pero algunos factores elevan el riesgo.

¿Qué eleva el riesgo?

“El tener más de cinco síntomas diferentes durante la primera semana fue uno de los factores de riesgo clave”, comentó a la BBC la doctora Claire Steves, de King´s College.

COVID-19 es más que una simple tos y el virus que la causa puede afectar los órganos en todo el cuerpo.

Alguien que tuviera tos, fatiga, jaqueca y diarrea, y haya perdido el sentido del olfato -que son todos síntomas posibles- estaría en mayor riesgo que alguien que solo tuviera tos.

El riesgo también aumenta con la edad -especialmente por encima de los 50 años-, y en el caso de las mujeres.

“De los primeros datos hemos observado que los hombres está en mucho mayor riesgo de sufrir una enfermedad severa y tristemente morir de COVID, pero parece que las mujeres tienen mayor riesgo de tener COVID de larga duración”.

“De las condiciones médicas previas sólo el asma y la enfermedad pulmonar fueron asociadas a la COVID de larga duración”.

¿Cómo es tener COVID de larga duración?

Vicky Bourne

Vicky Bourne
Vicky Bourne todavía presenta síntomas en octubre después de enfermarse el pasado marzo.

Los síntomas específicos de COVID de larga duración varían de paciente en paciente, pero la fatiga es común.

Vicky Bourne, de 48 años, empezó con una fiebre y lo que describió como una “patética tos leve” en marzo, que acabó convirtiéndose en algo “completamente aterrorizante” con dificultades para respirar y la necesidad de que le administraran oxígeno.

No fue ingresada en un hospital, pero este octubre aún vive con COVID de larga duración.

La salud de Vicky está mejorando, pero su visión se ha visto alterada y todavía sufre de “oleadas” de enfermedades más severas. Incluso sacar al perro a caminar le cuesta tanto que no puede conversar al mismo tiempo que lo hace.

“Siento mis articulaciones raras, casi artríticas, y lo raro es que hace dos semanas perdí el sentido del gusto y olfato otra vez, se me fueron completamente”, le contó a la BBC.

“Es como se mi cuerpo tuviera una inflamación que va de aquí para allá y no puedo deshacerme de ella, así que aparece, desaparece y vuelve a salir e irse otra vez”.

Vicky Bourne

Vicky Bourne
La visión de Vicky Bourne ha quedado alterada.

Vicky no está sola. El estudio estima que:

  • Una de cada 7 personas se enferma durante al menos cuatro semanas
  • Una de cada 20 personas permanece enferma al menos ocho semanas
  • Una de cada 45 personas permanece enferma al menos 12 semanas

Los investigadores de King´s College han creado un código informático para detectar, desde el principio de una infección de coronavirus, quién está en riesgo de contraer COVID de larga duración.

No es perfecto. Identifica correctamente al 69% de las personas que desarrollan la COVID de larga duración, pero también le indica a alrededor del 25% de los pacientes que se recuperan rápido que desarrollarían la enfermedad crónica también.

“Creo que esto va a ser muy importante, porque podríamos identificar a esas personas, quizá ofrecerles estrategias preventivas y, aun más importante, hacerles seguimiento para asegurar que reciban la rehabilitación necesaria”, expresó la doctora Steves.

Tim Spector, que lidera el estudio de los síntomas de COVID consideró por su parte que no solo es importante preocuparse de las muertes por COVID-19, también de aquellos que se han visto y se verán afectados por síntomas de esta enfermedad en el largo plazo si no controlamos la pandemia “pronto”.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

El profesor Tim Spector, que dirige el Covid Sympton Study, señaló: “Es importante que, al tiempo en que nos preocupamos del exceso de muertes, también consideremos los que serán afectados por COVID de larga duración en caso de que no logremos controlar la pandemia pronto”.

Por su parte, el secretario de Salud y Bienestar, Matt Hancock, también resaltó el valor de los hallazgos del estudio. “Son crudos y deberían servir como una fuerte advertencia al público, incluyendo la juventud, que COVID-19 no discrimina y puede tener efectos a largo plazo y potencialmente devastadores“.

El gobierno británico ha lanzado un nuevo filme con miras a generar consciencia sobre los síntomas de COVID de larga duración.

El sistema de salud pública de Reino Unido anunció una inversión de casi 130 millones de dólares para la realización de consultas de COVID de larga duración en todas las áreas de Inglaterra.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.