Pacientes de Fucam irán a hospitales públicos: Salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pacientes de Fucam irán a instituciones públicas, la atención no era gratis, dice Salud

El gobierno federal asegura que la atención en esta fundación le costaba a todos los ciudadanos. “En el periodo de 2017 a 2019, el gobierno le pagó más de 776 millones de pesos”.
Cuartoscuro
20 de febrero, 2020
Comparte

Norma Toriz llegó a la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) en 2017 por consejo de una prima suya que trabajaba en el Instituto Nacional de Cancerología. “Me salía sangre del pezón, estaba asustada, hablé con mi prima y me dijo que donde ella trabajaba había mucha gente porque atendían a pacientes de todo tipo de cáncer y el proceso para que me dieran tratamiento iba a ser largo”. 

Así que le recomendó ir a Fucam y Norma le hizo caso. “Yo no sé cómo sea la atención en otros lugares, porque no he ido, pero aquí en la fundación son muy cálidos en el trato y dan una atención integral, me hicieron el diagnóstico, detectaron que estaba en fase inicial el cáncer de mama, me hicieron la mastectomía, no requerí quimioterapias, pero me han dado todo el seguimiento hasta ahora”, cuenta Norma. 

Te puede interesar: Familiares de personas con cáncer se retiran de reunión con Segob; acusan ausencia de Sánchez Cordero y que desabasto sigue

El cáncer que ella padeció tiene un origen hormonal, así que ha requerido no sólo el seguimiento para detectar que no reaparezca, sino también medicamento. “Ese también me lo han dado de forma gratuita”. 

Norma asegura que toda la atención fue muy rápida. “Llegué en febrero, me hicieron la biopsia, y para marzo ya me habían hecho la mastectomía”. Por prevención, ella requiere dos años más de seguimiento y fármaco, pero no sabe dónde se lo otorgarán ahora que Fucam no logró llegar a un acuerdo con el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

A partir de este 20 de febrero, Fucam ya no dará servicio gratuito a las pacientes que tenía bajo convenio con el desaparecido Seguro Popular.

Pável Miranda, coordinador médico de Fucam, explica a Animal Político que no lograron alcanzar un acuerdo para trabajar con la institución que lo sustituyó, el Insabi.

“Nos reunimos con varios de los directivos, sí tuvimos pláticas con ellos, pero el gobierno federal está haciendo un esquema para asegurar la cobertura de pacientes con cáncer de mamá en el que no estamos considerados”.

En un comunicado, la Secretaría de Salud señaló que los tratamientos que ofrece la fundación son financiados por el gobierno de México. “En el periodo de 2017 a 2019, el gobierno le pagó a Fucam más de 776 millones de pesos por la atención de cáncer de mama”. 

El mismo coordinador médico de Fucam informa que a las pacientes las atenderán ahora instituciones de salud del gobierno federal. “Para asegurar que continúen recibiendo una atención integral y gratuita las estamos canalizando a instituciones hermanas del sistema de salud público”. Estas instituciones son el Instituto Nacional de Cancerología, el Hospital Juárez o el Hospital General de México. 

Fucam atendía a las personas pero a través de recursos que pagaba el Seguro Popular, para estudios, diagnóstico, cirugías, quimioterapias. La atención se brindaba en las instalaciones de la fundación, “que es una unidad especializada para el tratamiento del cáncer de mama”, señala Miranda. 

Cuando una paciente llegaba a Fucam ya sea por su iniciativa o referida por un centro de salud, la fundación le ofrecía los estudios para el diagnóstico y la ingresaba al Seguro Popular. “Atendíamos alrededor de 1,500 pacientes por año”. 

Ahora, Fucam continuará dando servicio pero cobrará cuotas de recuperación, que dependerán del tipo de tratamiento, de si se requiere o no cirugía, “por el momento es difícil saber cuánto les costaría, el tratamiento de cáncer es caro, pero tratamos de que aquí sea accesible”.

Entérate: Sin medicamentos y en la pobreza extrema: así enfrentan niños con cáncer el desabasto en Veracruz

Las pacientes que quieran tratamiento gratuito, dice Miranda, tendrán que ir a las instituciones de salud pública. “La idea es que no se queden sin tratamiento, que si nosotros no se los podemos ofrecer gratis para ellas, la idea es enviarlas a otra institución. Pero también estamos abiertos a llegar a un acuerdo con el Insabi para poder seguir atendiéndolas en Fucam”. 

Sin embargo, en su comunicado, la Secretaría de Salud señaló que la fundación tiene la obligación ética, moral y jurídica de continuar la atención de las pacientes que se encuentran actualmente en tratamiento oncológico.

“Fucam se comprometió con el Instituto de Salud para el Bienestar a seguir atendiendo a las personas que ya recibían tratamientos, mismos que ya están cubiertos por el gobierno federal”.

Los nuevos casos diagnosticados en 2020 serán atendidos en el Hospital Juárez de México, el Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología “con la prontitud que cada caso amerite y de manera totalmente gratuita. Ninguna mujer con cáncer se quedará sin atención”, aseguró Salud en su comunicado. 

No obstante, Norma Toriz asegura que en la fundación no solo les aseguraban el servicio en la parte médica, también había apoyo psicólogo y de tanatólogos. “Ofrecían hasta talleres de biodanza, de cocina, todo eso es importante porque es una atención integral y cálida para pacientes que están enfrentando una enfermedad grave”. 

Sobre el buen servicio de Fucam también Sandra Blancas da su testimonio. “Un día me sentí una protuberancia en el seno, en 2015, y fui con un médico privado, me dijo que era un fibroadenoma, me hizo una cirugía mal practicada, así que el cáncer se diseminó. Una conocida que había sido paciente de la fundación me recomendó acudir con ellos. Me afiliaron al Seguro Popular e inició el tratamiento. Todo fue rápido. Ahora solo le falta un año de seguimiento para que le den el alta”.

Cynthia Trujillo también tiene una opinión amable sobre Fucam. Fue su oncólogo privado quien le aconsejó acudir a la fundación cuando ella le dijo que no tenía recursos para pagar las quimioterapias y todo el tratamiento que iba a requerir. 

“Mi médico tenía su consulta privada y también trabajaba en Fucam, así que me recomendó seguir ahí mi tratamiento. Llegué a finales de febrero de 2018, me ingresaron al Seguro Popular y para finales de marzo de ese año ya estaba en quimioterapia. Todo fue muy rápido y el trato, el servicio siempre ha sido muy bueno”. 

Animal Político solicitó una entrevista con Insabi para conocer cuál será la estrategia para incorporar a las pacientes de Fucam a las instituciones de salud publicas y darles una atención integral, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: la enorme brecha en casos y muertes entre Europa Occidental y los países del centro y este de Europa

El número de fallecidos en Polonia, Eslovaquia, Chequia, Hungría, Austria y Rumanía no llega a 3,000. ¿Cuáles son los motivos?
10 de mayo, 2020
Comparte
Praga

Getty Images

La crisis del coronavirus ha dibujado una especie de frontera sanitaria entre los países de la Europa Occidental y los del centro y este de Europa.

Tanto Italia como Francia, España y Reino Unido han superado cada uno la barrera de los 25,000 muertos por covid-19, mientras que si sumamos el número de fallecidos en Polonia, Eslovaquia, Chequia, Hungría, Austria y Rumanía la cifra no llega a 3,000.

Por supuesto que son países con una población mucho menor, pero si nos fijamos en el número de fallecidos por cada 100,000 habitantes, la brecha se hace patente.

Frente a los 54.42 muertos por cada 100.000 habitantes que se registran en España, los 48.12 de Italia, los 37.63 de Francia o los 43.33 de Reino Unido, Polonia registra 1.84; Eslovaquia 0.46; República Checa 2.37; Hungría 3.59; Austria 6.78, y Rumanía 4.20 (cifras de la Universidad Johns Hopkins a 6 de mayo de 2020).

La menor incidencia del coronavirus ha llevado a varios de esos países a levantar las medidas de cuarentena antes y en mayor medida que algunos de sus vecinos occidentales.

Pero, ¿cómo se explica esta brecha entre este y oeste en un continente tan interconectado?

Acciones rápidas

Como vimos en otros países europeos que han registrado un buen desempeño en el combate al coronavirus, como Grecia o Portugal, también varias naciones del centro y este de Europa contaron con la ventaja del tiempo.

Mientras Italia registró sus primeros casos del nuevo coronavirus en enero, la enfermedad no llegó a Polonia, República Checa y Eslovaquia hasta principios de marzo.

“(El virus) llegó más tarde, así que tuvimos una alerta (en lo que estaba pasando en Italia y España) de qué podría pasar”, le dice a BBC Mundo Agnieszka Sowa-Kofta, especialista en Salud y Política social del Centro para la investigación social y económica (CASE) polaco.

“Sabiendo que nuestros sistemas de salud son más pobres en términos de financiación, equipamiento, preparación… las autoridades en todos estos países se comprometieron con una acción muy rápida”.

Entre esas acciones, Eslovaquia, Polonia, República Checa y Hungría fueron de los primeros países europeos en cerrar sus fronteras. Además, se introdujeron otras medidas restrictivas como el cierre de escuelas y de comercios no esenciales y restricciones a los movimientos de personas cuando el número de casos era muy bajo.

Italia o España, por ejemplo, introdujeron medidas similares cuando el número de contagios se contaba por miles.

“Por ejemplo cuarentena en Polonia se decretó cuando había 11 casos y las fronteras se cerraron muy rápido en estos países… así que la movilidad se redujo mucho y la posibilidad de expandir el virus también“.

Militares patrullando en Budapest.

Getty Images
Militares patrullan una desértica en Budapest.

No obstante, Sowa-Kofta también señala que puede que no se estén reportando todos los casos.

“Hay voces de virólogos en Polonia que dicen que hay más casos de los reportados, pero eso también pasa en Europa occidental, realmente no sabemos la escala”, señala.

Para Thomas Czypionka, especialista en políticas de salud del Instituto para Estudios Avanzados (IHS, por sus siglas en inglés), con sede en Viena, un factor clave para explicar la menor incidencia del coronavirus en el este y centro de Europa es que estos países tienen menos conexiones con China, donde se originó el nuevo coronavirus a finales del año pasado.

“Italia, por ejemplo, tiene vínculos muy fuertes con China, a través de los trabajadores inmigrantes en su industria textil, y también reciben muchos más turistas chinos”, le explica el experto a BBC Mundo. “Los países del este tienen menos vínculos con China”.

“Cuando ellos tienen un problema, nosotros tenemos un problema”

Un caso particular es el de Austria, país que limita con el norte de Italia y que ha sido uno de los más exitosos a la hora de contener la pandemia.

Austria tiene más de 15,500 casos de coronavirus confirmados y 608 muertes.

Los primeros casos de coronavirus se registraron en el país centroeuropeo el 25 de febrero: una pareja de italianos residentes en Innsbruck, que habían visitado recientemente su casa en la Lombardía, al norte de Italia.

Sin embargo, la cifra de fallecidos por cada 100.000 habitantes de Austria (6.78) se parece más a la de su otro vecino, Alemania (8.28), que a la de Italia (47.80).

“Un factor es que al tener la frontera con Italia, cuando recibimos las noticias desde Italia, actuamos muy rápido porque sabíamos que cuando ellos tienen un problema, nosotros tenemos un problema”, explica Czypionka.

“Tenemos vínculos muy fuertes entre la parte occidental de Austria y el norte de Italia. Sabíamos que a través de estas conexiones, el virus también nos pegaría a nosotros. Así que el gobierno actuó muy rápido”.

El experto explica que el coronavirus se convirtió en una enfermedad notificable (cada caso sospechoso tenía que ser reportado al Ministerio de Salud) el 27 de enero, mientras que en otros países, como Reino Unido, esto ocurrió en marzo.

A principios de marzo, con pocos casos registrados, Austria impuso restricciones a los viajes -prohibió las entradas desde Italia por la expansión del virus en ese país-, cerró escuelas y universidades y, a partir del 12 de marzo, introdujo limitaciones al movimiento de las personas, algo que por muchos fue considerado un poco radical, ya que casi ningún país europeo había adoptado medidas tan drásticas.

Siguiendo el ejemplo de sus vecinos del este, como República Checa y Eslovaquia, Austria también introdujo el uso obligatorio de mascarillas en supermercados y transporte público, cuando aún no había evidencia concluyente sobre su efectividad.

Vista aérea de Ischgl, un centro turístico en Austria.

Getty Images
Los centros de esquí se convirtieron en focos de contagio en Austria.

El factor edad y la estructura familiar

Para Czypionka hay otros factores que explican la particularidad del caso austríaco -y por extensión de otros países del centro de Europa- en comparación con países como Italia o España.

“Uno de ellos -explica- tiene que ver con la forma en la que se introdujo el virus en estas sociedades. En muchos países del centro de Europa el virus se introdujo en una capa demogfica joven“.

“En Austria, por ejemplo, el virus se introdujo a través de personas que hacen esquí, que normalmente son jóvenes, y estos pasaron el virus a sus pares. Es decir, personas de unos 40 años contagiaron a otros de 40 años”.

A diferencia de Italia, por ejemplo, donde el virus se expandió en áreas donde se concentra una población de edad más avanzada, “el virus se esparció en los países del centro de Europa en una capa demográfica que no estaba en riesgo”.

Calle vacía en Viena.

Getty Images
En Austria, un factor que contribuyó a la baja incidencia del coronavirus fue que la enfermedad se introdujo en el país a través de gente joven.

Czypionka destaca otro factor que jugó un papel clave en cómo se contuvo el virus en el centro y este de Europa: el porcentaje de gente joven que vive con sus padres de edad avanzada es mayor en Italia, España, e incluso Francia, que en el centro y este de Europa.

Es decir, el contagio a los grupos de riesgo fue mucho más limitado, según el experto.

“En España o Italia, el virus se expandió a las generaciones más mayores de forma más rápida que en el centro y este de Europa porque la estructura familiar es diferente”.

Levantamiento de medidas restrictivas

Así como fueron de los primeros países en imponer medidas restrictivas, los países del centro y este de Europa también están siendo de los primeros en levantar la cuarentena.

Austria se convirtió en uno de los primeros países de Europa en levantar las restricciones, con la reapertura de las pequeñas tiendas el 14 de abril, mientras el uso de mascarillas sigue siendo obligatorio en el transporte público y los establecimientos.

El 1 de mayo se permitió la reapertura de peluquerías, tiendas de más de 400 metros cuadrados e instalaciones deportivas al aire libre. Se espera que los restaurantes, bares y museos reabran más tarde este mes.

En Hungría, excepto en la capital Budapest, los espacios al aire libre en cafeterías y restaurantes reabrieron el lunes 4 de mayo, al igual que las playas y balnearios públicos.

En Eslovaquia, por ejemplo, donde hay en total 1,421 casos y solo 25 muertos, a partir de este miércoles ya abren las tiendas que no están en grandes centros comerciales, los hoteles, museos, galerías y atracciones turísticas al aire libre.

Tienda en Austria tras la reapertura.

Getty Images
Austria fue de los primeros países en Europa en aligerar las restricciones de la cuarentena.

En Polonia, los hoteles, centros comerciales, algunos centros culturales, incluidas las bibliotecas y ciertos museos, reabrieron el 4 de mayo.

Sowa-Kofta, del think tank polaco CASE, explica que las razones de la reapertura en Polonia son políticas: el gobierno quería celebrar las elecciones presidenciales previstas para este 10 de mayo, quizá no a través del voto presencial, sino por correo, aunque había varios cuestionamientos sobre su legitimidad.

Finalmente, el gobierno polaco tuvo que aplazarlas. La elección se reprogramará para una fecha “tan pronto como sea posible”.

Pero la experta explica que la mayoría de los otros países del centro y este de Europa decidieron reabrir tan rápido por la amenaza que suponían las restricciones para su economía.

“Tras un buen desempeño en los últimos años, ahora cayó muy rápido, con tasas de desempleo que no se veían desde los 90”, dice.

Y, es que, pese a la rápida reacción, estos países no serán inmunes a la crisis económica que está provocando el coronavirus.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts