Guardia Nacional se queda corta: no llegó a la cifra de elementos que tenía previstos para terminar 2019
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Guardia Nacional se queda corta: no llegó a la cifra de elementos que tenía previstos para terminar 2019

El estado de la Guardia es de 76 mil elementos, casi 16 mil efectivos por debajo de lo que planificó para el cierre de 2019.
Cuartoscuro Archivo
7 de febrero, 2020
Comparte

La conformación y despliegue de la Guardia Nacional en el país no avanza, hasta el momento, como el gobierno había planificado. Su estado de fuerza actual, de acuerdo con un informe oficial, es de 76 mil elementos, casi 16 mil efectivos por debajo de lo que se planificaba contar desde el cierre de 2019.

Esta meta no se ha cumplido pese a que desde el año pasado se ha priorizado la evaluación de aspirantes a la Guardia en los centros de control de confianza, y a que se concedió al Ejército mexicano, de forma inédita, la facultad de aplicar parte de las pruebas con el fin de agilizar el procedimiento.

Entérate: Empleo seguro y un sueldo mayor, los motivos de cientos de jóvenes para ser Guardia Nacional

Un informe oficial presentado el pasado 30 de enero ante la plenaria de diputados de Morena reveló el referido estado de fuerza de 76 mil elementos de la Guardia Nacional, que ya incluye tanto elementos de nuevo ingreso aprobados y capacitados, así como a personal transferido desde la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y la Policía Federal.

En 2019 el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, señaló en diversas ocasiones que esperaba contar al cierre de ese año con un estado de fuerza de, por lo menos, 92 mil efectivos. Todo ello como una primera fase para a la postre alcanzar la meta final de 140 mil efectivos.

En octubre de 2019 la Guardia Nacional ya había conseguido desplegar más de 60 mil elementos gracias a la transferencia de militares y marinos, y de un numero importante de policías federales. Pero desde esa fecha el crecimiento del estado de fuerza se ha hecho más lento, debido a que depende ahora de nuevos reclutas que deben superar las pruebas de ingreso para ser aceptados.

Animal Político publicó el pasado 27 de enero que, en promedio, solo 1 de cada 10 aspirantes que se han inscrito para participar en el reclutamiento de la Guardia Nacional han conseguido superar el proceso de las evaluaciones de control de confianza.

En el informe presentado ante los legisladores de Morena, el general Luis Rodríguez Bucio, comandante en jefe de la Guardia, explicó que en diciembre pasado se realizó el reclutamiento de 21 mil 170 elementos los cuales, sin embargo, hasta el cierre de enero continuaban en fase de capacitación.

Se definió que la meta para 2020 es conseguir, por lo menos, 50 mil nuevos elementos acreditados y desplegados al cierre de fin de año.

El reclutamiento de elementos de la Guardia Nacional se volvió desde el año pasado una prioridad para todo el Sistema Nacional de Seguridad Pública, incluso en detrimento de otros procedimientos y corporaciones.

Por ejemplo, en mayo del año pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un Acuerdo del Sistema Nacional de Seguridad Pública con el que se determinó de forma extraordinaria ampliar de 2 a 3 años la vigencia de los certificados de control de confianza de las corporaciones de policía.

Esto con la intención de posponer cualquier reevaluación de los policías que retarde la evaluación de los candidatos a la Guardia Nacional en los centros certificados para ello.

Además, y de forma inédita, se aceptó que sea la Secretaría de la Defensa Nacional la que realice más de la mitad de la batería de las evaluaciones que conforman el procedimiento de certificación de confianza. Esto con el objetivo de que se agilizara el procedimiento.

Suma 69 de 236 cuarteles

Por otro lado, el informe oficial presentado ante los diputados detalla que la Guardia Nacional cuenta actualmente con 69 cuarteles de la meta de 236 con los que se espera contar a mas tardar en el año 2021. La idea de estas bases es alojar guarniciones permanentes de la Guardia.

Los cuarteles con los que actualmente se cuenta se concentran en tres entidades: 18 en Guanajuato, 29 en Jalisco y 22 en Michoacán, mientras que hay otros 12 que están por entrar en funcionamiento en Baja California, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, San Luis Potosí y Sonora.

El plan, según lo expuesto por el general Rodríguez Bucio, es que al cierre de 2020 se cuente con 79 cuarteles nuevos, mientras que en 2021 se construirían otros 76.

En cada uno de estos cuarteles se cuenta, entre otras cosas, con salas de juntas, centros de comunicaciones, áreas de acondicionamiento físico, comedor, y alojamiento para un total de 120 a 150 elementos.

Por otro lado, el informe reporta que la Guardia Nacional cuenta actualmente con 34 aeronaves, de los cuales 12 son aviones y el resto son helicópteros Black Hawk y Eurocopter.

Además, se cuenta con aproximadamente 12 mil vehículos terrestres provenientes de la extinta Policía Federal y otros cedidos en comodato por las secretarías de la Defensa y de la Marina, pero se prevé para este año 2 mil 234 camionetas tipo pick up.

Control de migrantes y operativos

El informe presentado por el general Rodríguez Bucio señala que la Guardia Nacional ha participado en ocho tipo de operaciones, entre las que destacó la colaboración con el Instituto Nacional de Migración para la operación de dos acciones: el denominado “Despliegue Conjunto en la Frontera Sur” y el “Plan de Migración y Desarrollo Frontera Norte”.

En ambas acciones, la corporación detalló que el objetivo es “controlar el flujo migratorio” y a su vez “brindar seguridad” a los migrantes.

Este tipo de operativos han sido notorios públicamente por incidentes como el ocurrido el pasado 23 de enero cuando se tuvo que utilizar incluso gas lacrimógeno y elementos antimotines para contener a migrantes centroamericanos que intentaron ingresar al país.

Por otro lado, la Guardia Nacional reportó los resultados de diversos operativos como, por ejemplo, el aseguramiento de 647 mil litros de gasolina y 1 millón 374 mil litros de diésel en acciones contra el robo de combustible, así como la neutralización de 25 tomas clandestinas.

Detalló que sus elementos han conseguido el decomiso de 382 armas de fuego y se han realizado 448 servicios de apoyo en seguimiento a probables delitos. Se han efectuado 22 vuelos con aeronaves no tripuladas en acciones de inteligencia.

Y en el caso específico del combate al secuestro el informe oficial reporta que se implementaron 16 operativos consiguiéndose la liberación de 103 personas y deteniendo a 11 probables responsables. Con esto, indica la corporación, se frenó el pago de al menos 296 millones de pesos que los criminales exigían como rescate.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: los 3 ciberataques rusos que más teme Occidente

Los servicios de inteligencia de EU dicen que Rusia podría lanzar ciberataques contra Occidente. ¿Cuáles son los mayores peligros?
24 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, pidió a las empresas y organizaciones privadas en su país que “cierren sus puertas digitales”, alegando que informes de inteligencia sugieren que Rusia está planeando un ataque cibernético.

Las autoridades cibernéticas de Reino Unido también respaldan los pedidos de la Casa Blanca de “mayores precauciones de seguridad cibernética”, aunque no han aportado ninguna evidencia de que Rusia esté planeando un ataque de ese tipo.

Rusia declaró anteriormente que tales acusaciones son “rusofóbicas”.

Sin embargo, Rusia es una superpotencia cibernética con un arsenal importante de herramientas cibernéticas y piratas informáticos capaces de ataques disruptivos y potencialmente destructivos.

Ucrania relativamente no se ha visto perturbada por las ofensivas cibernáticas rusas, pero los expertos ahora temen que Rusia pueda emprender uno de estos ataques contra los aliados de Ucrania.

“Las advertencias de Biden parecen plausibles, particularmente porque Occidente introdujo más sanciones, los hackers continúan uniéndose a la lucha y los aspectos cinéticos de la invasión aparentemente no van según lo planeado”, señala Jen Ellis, de la firma de seguridad cibernética Rapid7.

Estos son los ataques que más temen los expertos.

BlackEnergy: ataque dirigido a infraestructuras cruciales

Ucrania a menudo se describe como el patio de recreo de la piratería informática de Rusia, que ha llevado a cabo ataques allí aparentemente para probar técnicas y herramientas.

En 2015, la red eléctrica de Ucrania se vio interrumpida por un ataque cibernético llamado BlackEnergy, que causó un apagón a corto plazo para 80.000 clientes de una empresa de servicios públicos en el oeste de Ucrania.

Planta de energía en Ucrania

Reuters
La red eléctrica de Ucrania se ha visto afectada anteriormente por ciberataques.

Casi exactamente un año después, otro ataque cibernético conocido como Industroyer dejó sin energía durante aproximadamente una hora a casi una quinta parte de Kiev, la capital de Ucrania,

EE.UU. y la UE nombraron y responsabilizaron de los ataques a hackers militares rusos.

“Rusia podría absolutamente intentar ejecutar un ataque como este contra Occidente como una ilustración de sus capacidades y para enviar una señal”, afirma Marina Krotofil, responsable de seguridad cibernética ucraniana, quien ayudó a investigar los cortes de energía.

“Sin embargo, ningún ataque cibernético contra una red eléctrica ha resultado en una interrupción prolongada del suministro de energía”, precisa.

“Ejecutar ataques cibernéticos en sistemas de ingeniería complejos de manera confiable es extremadamente difícil y lograr un efecto dañino prolongado a veces es imposible debido a las protecciones”.

Expertos como Krotofil plantean la hipótesis de que esto también podría ser contraproducente para Rusia, ya que es muy probable que Occidente también pueda posicionarse en las redes rusas.

NotPetya: destrucción incontrolable

Se cree que NotPetya es el ataque cibernético más costoso de la historia y las autoridades de EE.UU., Reino Unido y la UE han culpado a un grupo de hackers militares rusos.

El software destructivo se ocultó en una actualización de un popular software de contabilidad utilizado en Ucrania, pero se extendió por todo el mundo destruyendo los sistemas informáticos de miles de empresas y causando daños por aproximadamente US$10.000 millones.

Un mes antes se acusó a los piratas informáticos de Corea del Norte de causar una gran interrupción con un ataque similar.

WannaCry

Webroot
Esto es lo que veían las víctimas del WannaCry en sus pantallas.

El criptogusano WannaCry (un tipo de virus) codificaba datos en aproximadamente 300.000 computadoras en 150 países.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido se vio obligado a cancelar un gran número de citas médicas.

“Este tipo de ataques causaría la mayor oportunidad de un caos masivo, inestabilidad económica e incluso pérdida de vidas“, afirma Ellis.

“Puede sonar exagerado, pero la infraestructura crítica a menudo depende de tecnologías conectadas, igual que cualquier otra parte de nuestra vida moderna, y hemos visto el potencial de eso con el impacto de WannaCry en los hospitales de Reino Unido”.

Sin embargo, el profesor Alan Woodward, científico informático de la Universidad de Surrey, dice que tales ataques también conllevan riesgos para Rusia.

“Este tipo de hackeos incontrolables son similares a la guerra biológica en el sentido de que es muy difícil alcanzar infraestructuras específicas en lugares concretos. WannaCry y NotPetya tuvieron víctimas en Rusia también”.

Colonial Pipeline: los ataques cibercriminales se intensifican

En mayo de 2021 se declaró el estado de emergencia en varios estados de EE.UU. después de que un grupo de hackers causara el cierre de un gasoducto vital.

Filas de carros para llenar el depósito el 11 de mayo de 2021 en EE.UU.

Getty Images
El temor a la escasez de gasolina hizo que los estadounidenses acudieran a llenar el depósito en mayo de 2021.

El Colonial Pipeline transporta el 45% del suministro de gasolina y diésel de la costa este de EE.UU. y el ataque desencadenó el pánico en las gasolineras.

El cibertaque no fue obra de hackers del gobierno ruso, sino del grupo de ransomware DarkSide, que se cree tiene su base de operaciones en Rusia.

La empresa del gasoducto admitió haberles pagado a los criminales US$4,4 millones en bitcoin, difíciles de rastrear, a cambio de volver a poner en funcionamiento los sistemas informáticos.

Pocas semanas después, la cadena de suministro de carne fue afectada cuando otro grupo de ransomware de nombre REvil atacó JBS, el mayor procesador de carne de res del mundo.

Uno de los mayores temores que tienen los expertos respecto a las capacidades cibernéticas rusas es que el Kremlin inste a grupos cibercriminales a coordinar ataques contra objetivos estadounidenses para causar la mayor disrupción.

Trabajadores en una planta de procesamiento de JBS en Santana de Parnaiba, Brasil, en diciembre de 2017.

Reuters
La empresa JBS, fundada en Brasil en 1953, es el mayor abastecedor de carne del mundo.

“El beneficio de ordenar a los cibercriminales que ejecuten ataques de ransomware es el caos general que pueden causar. En números lo suficientemente grandes pueden causar daños económicos graves”, dice el profesor Woodward.

“También le añaden la ventaja de poder negar su participación, ya que estos grupos están separados de lo que sería un ataque del Estado ruso”.

¿Cómo puede responder EE.UU.?

En el altamente improbable caso de que un país de la OTAN sea objetivo de un ciberataque que cause pérdidas de vida o un enorme e irreparable daño, esto podría activar el Artículo 5, la cláusula de defensa colectiva de la Alianza.

Pero los expertos dicen que esto conduciría a la OTAN a una guerra en la que no quiere participar, por lo que es más probable que cualquier respuesta llegue de EE.UU. y sus aliados cercanos.

El presidente Biden ya ha dicho que su país “está preparado para responder” si Rusia lanza un gran ataque contra EE.UU.

Sin embargo, el cibercaos sin precedentes que se vio en Ucrania en las últimas semanas de hackers de ambos lados de la guerra muestra lo fácilmente que puede escalar la situación.

Por lo tanto, cualquier acción será considerada con extremo cuidado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.