“A Ingrid se le debe recordar como un ser de luz, no por cómo la asesinaron”
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

“A Ingrid se le debe recordar como un ser de luz, no por cómo la asesinaron”

Quienes conocieron a la joven de 25 años cuentan que disfrutaba de la vida, su familia, era amante de la lectura y los viajes. 
Archivo Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Alberto Pradilla
12 de febrero, 2020
Comparte

“Sonríe porque sí. Porque estás vivo, porque despertaste el día de hoy, por lo que tienes, por lo que trabajas. Sonríe porque eres tú”. 

Quienes conocieron a Ingrid Escamilla, de 25 años, cuentan que su forma de ser, su personalidad, se ajusta a lo que ella misma escribió en este post publicado en sus redes sociales un día de diciembre de 2016. 

De hecho, Ingrid se presentaba así ante el mundo: como una “amante de la vida”. 

Una amante de los perros, como Vodka, su husky siberiano, y Frida, su perrita pug, a los que llamaba cariñosamente “peludos incondicionales”. 

Una amante de la música, sobre todo de Belanova y de canciones como ‘Nada es igual’ o ‘En tu mirada’.

Una amante de la lectura, los viajes, y del turismo, al que dedicó sus estudios en administración de empresas turísticas. 

Y una incondicional de su hermana, Betsy, su gemela y “alma gemela”, con quien subía decenas de fotografías a Instagram y luego se divertía preguntando a sus amigos si acertaban a distinguir quién era quién por su gran parecido físico.

Ingrid, escrito por ella, disfrutaba de “la gran aventura de vivir”. Hasta que, el pasado domingo 9 de febrero, fue asesinada presuntamente por su pareja Erick Francisco ‘N’, un ingeniero civil de 46 años que confesó el crimen a la policía tras ser detenido frente a su domicilio en un edificio de departamentos de la colonia Vallejo, en la alcaldía Gustavo A Madero.

Lee: Fiscalía de CDMX investiga a 6 policías por la filtración de imágenes del feminicidio de Ingrid

El suceso fue dado a conocer al día siguiente por las portadas de los periódicos. Pero, algunos medios no se quedaron en informar que una mujer, otra más en la ciudad, otra más en el país, fue víctima de un feminicidio. También publicaron imágenes terribles de la joven apuñalada y desollada por su pareja, quien dijo a los agentes de policía que la asesinó tras haber discutido con ella porque ésta le reclamaba que tomara alcohol, y luego trató de ocultar el cuerpo por “miedo y vergüenza”.

Esas imágenes corrieron como la pólvora por grupos de chats y redes sociales, y llegaron, incluso, a familiares de la propia Ingrid, quienes ayer martes la sepultaron en Necaxa Canaditas, una pequeña localidad del municipio poblano Juan Galindo, de donde era originaria. 

El aquelarre informativo y el morbo de las publicaciones fue tal que los familiares, a través de las redes sociales, suplicaron que ya no les pasaran más videos como el difundido en medios de comunicación, en el que aparece el agresor con el torso desnudo y aún manchado de sangre contando a la policía los detalles escabrosos de cómo se deshizo del cuerpo de Ingrid. 

“La revictimizan una y otra vez”

“Es una noticia nacional que ha sacudido a todo el país, pero esta no es la manera en cómo la gente debe conocer y recordar a Ingrid, porque la están revictimizando una y otra vez”, denuncia en entrevista una amiga que fue a la escuela con Ingrid, en Necaxa. 

“A Ingrid se la debe recordar porque fue una excelente niña; un ser de luz. Y no por la manera en cómo fue brutalmente asesinada por un tipo”, añade la joven, que pide mantener su nombre en el anonimato por respeto a los familiares de Ingrid, quienes han pedido privacidad y no hacer declaraciones a los medios. 

“Ninguna mujer, ni ninguna persona, se merece que, además de ser asesinada, la exhiban de una manera tan detestable en las portadas de los periódicos”, critica por su parte Sandra García, otra amiga de Ingrid, que cuenta que la joven poblana era alguien “con muy buena vibra” que siempre estaba dispuesta a ayudar a los demás, como cuando tuvo lugar el sismo de septiembre de 2017 que dejó cientos de víctimas y de incalculables daños en diversos estados de la República, como Morelos. 

En esa entidad, precisamente, en la localidad de Jojutla, una de las zonas más devastadas por el terremoto, Ingrid participó como voluntaria en unas jornadas de reconstrucción. 

Allí conoció a la actriz Tamara Vallarta, con quien publicó una fotografía en su perfil de Instagram agradeciéndole haber compartido con ella “tantas risas” y la experiencia de ayudar a los damnificados. 

“Ingrid era una persona luminosa -la recuerda Tamara Vallarta en declaraciones a este medio-. Era una mujer fuerte, risueña, generosa, trabajadora, y preocupada por los demás”.

La joven poblana también era amiga de la actriz Lía Ferrer, a la que llevaba años siguiendo su carrera artística y con quien también compartía fotografías en sus redes sociales. 

En entrevista, Lía asegura que aún sigue en estado de shock. Aún no puede creer que su amiga “de mirada profunda y ojotes alegres de niñota” fuera asesinada, y que las “terribles imágenes” que circulan por internet y los medios sean las de una joven “que apenas estaba empezando a vivir”.

“Ojalá que la gente, en lugar de quedarse con esas imágenes, se quede con la sonrisa que ella siempre tenía en su rostro de ojos profundos e inteligentes. Ingrid es una mujer alegre, optimista, segura de sí misma, y su esencia no se va a manchar por esto, no puede mancharse por esto”, dice consternada Lía, que añade tajante: 

“Ingrid fue y será siempre luz. Y eso no va a cambiar nunca”.

“Estamos ofendidos”

A las 14 horas de ayer martes la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, a través de la subprocuradora Nelly Montealegre, anunció que abrió una carpeta de investigación en contra de los seis agentes de Seguridad Pública que llegaron primero al lugar de los hechos, en la colonia Vallejo, por las filtraciones de imágenes del cuerpo de Ingrid Escamilla. 

Montealegre también aclaró que no tienen registro de que Ingrid hubiera interpuesto previamente una denuncia por malos tratos contra el detenido, aunque matizó que eso no significa que no existiera violencia en la relación. 

Quien sí interpuso una denuncia por maltrato fue la exesposa de Erick Francisco ‘N’, quien también fue contactada por el detenido después de presuntamente asesinar a la joven, de acuerdo con Nelly Montealegre.

Uno de los hijos del matrimonio, de 14 años y que padece autismo, fue testigo del homicidio de Ingrid y ya se encuentra bajo protección.

Poco después, a las 18 horas, se anunció que Erick Francisco ‘N’, que está en prisión provisional en Reclusorio Norte, ya fue vinculado a proceso en una audiencia por el delito de feminicidio. Durante los próximos tres meses, la Fiscalía deberá hacer una investigación complementaria para llevar a Erick a juicio. 

Nelly Montealegre dijo que cuentan con pruebas periciales, genéticas, criminalísticas, y fotografías, así como con la declaración de los agentes presentes y el hecho de que la detención se produjo en flagrancia. Por lo que pedirán la pena máxima para el presunto homicida.

Lee: A sus 25 años Ingrid disfrutaba de sus mascotas y viajar, hasta que fue asesinada por su pareja

También en la tarde de ayer martes, los vecinos de la colonia Vallejo donde vivía la pareja con el menor de 14 años aún no daban crédito de lo sucedido la madrugada del domingo pasado, cuando la estrecha calle Francisco Tamagno se llenó intempestivamente de coches patrulla, agentes policiacos, y de reporteros y camarógrafos.

Las personas entrevistadas coincidieron en señalar que Ingrid era una persona reservada, pero de trato amable, que se la veía comprando habitualmente en las tienditas de la colonia. 

“Venía mucho a la frutería en las mañanas antes de irse a trabajar. Pasaba para comprar jugos para el niño que siempre iba con ella”, explicó Mauricio Domínguez, que atiende una frutería que está a escasos metros del edificio de cinco niveles donde sucedió el homicidio. 

“Aquí en el barrio muchas personas estamos muy tristes y ofendidos por lo que ha sucedido. No sabía cómo se llamaba hasta que lo vi en las noticias, pero era una chamaca muy amable con todo el mundo. Salía de su casa, venía a comprar, y se regresaba a su casa. Nunca tuvo problemas con nadie”, apuntó el señor José Manuel, que atiende una pequeña pollería, que está justo enfrente del edificio de departamentos de Ingrid. 

Del presunto agresor, Erick Francisco ‘N’, muy pocos quieren hablar. La mayoría coincidieron en señalar que tampoco tuvo problemas con nadie, aunque era habitual verlo por el barrio tomando bebidas alcohólicas, y que, a veces, pasaba horas en su carro bebiendo hasta que subía a su domicilio. 

“El señor era mal encarado, pero nunca imaginé que fuera capaz de hacer algo así”, dijo Mauricio Domínguez. 

Ayer martes, en el sepelio de Ingrid en el panteón de la comunidad de Necaxa, familiares y amigos realizaron una misa en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de la pequeña localidad para rendir homenaje y despedir a la joven de apenas 25 años. 

En paralelo, muchos de sus amigos y amigas hicieron otro homenaje en Instagram, una de las redes sociales favoritas de la poblana, donde dejaron cientos de likes y de mensajes de duelo en una de las fotos en la que Ingrid dejó escrito este mensaje:  

“¿Y si la vida es un sueño, y la muerte nos despierta?”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vanessa Guillén: el misterio que rodea la desaparición de la soldado de origen mexicano

La soldado de origen mexicano fue vista con vida por última vez el 22 de abril en una base militar. Su familia asegura que la joven sufría acoso sexual por parte de un superior, lo que ha generado protestas y motivado a otras mujeres a compartir sus historias.
2 de julio, 2020
Comparte
Vanessa Guillen

Ejército de EE.UU.
Vanessa Guillen tiene el rango de soldado de primera clase de las fuerzas armadas de EE.UU. en Texas.

“Por favor, no se olviden de mí”, dice la última línea que describe lo que vivía Vanessa Guillén antes de desaparecer, según su familia.

La soldado estadounidense de 20 años y origen mexicano no ha sido vista desde el pasado 22 de abril, cuando estaba en la base militar de Fort Hood, Texas, a la que estaba adscrita.

Más de dos meses después, las autoridades informaron el miércoles del hallazgo de restos humanos que podrían corresponder con la soldado, a falta de un examen forense que lo confirme.

Sin embargo, detrás de su desaparición han surgido señalamientos de acoso sexual por parte de un sargento en la base militar donde servía en el Escuadrón de Ingenieros Regionales.

“Le dije a mi madre que uno de mis sargentos me estaba acosando sexualmente en Fort Hood. Mi madre intentó convencerme de que le diera el nombre de la persona que me estaba acosando, pero no quería meterme en problemas”, dice la página que creó la familia para buscarla (Find Vanessa Guillén) con base en la información que tenían.

Vanessa Guillen

Ejército de EE.UU.
Guillén había contado a su familia que estaba sufriendo acoso en la base militar donde servía.

“Mi madre me dijo que lo denunciaría por mi seguridad, pero le dije que conocía a otras mujeres soldados que habían denunciado acoso sexual y que el ejército de los Estados Unidos no les creía”, añade.

Un sospechoso, también miembro de las fuerzas armadas, se suicidó justo antes de que autoridades lo detuvieran el miércoles, pero los investigadores dicen que “no está involucrado con las acusaciones de acoso sexual”.

Otra persona fue arrestada en relación con este caso. Sin embargo, las autoridades dicen que están reservándose la información que tienen porque la investigación está en curso.

“Seguimos tomando muy en serio las acusaciones de que Vanessa Guillén fue agredida sexualmente. Cuando escuchamos esto fue por parte de la familia”, dijo este jueves el agente Damon Phelps, del equipo de investigación.

Un mural para Vanessa Guillen

FindVanessaGuillen
Varios murales en honor a Vanessa Guillén han sido pintados en Texas.

Su desaparición y la infructuosa búsqueda durante 70 días ha llevado a muchos en la comunidad latina de Texas a exigir su localización y atención a las denuncias de la soldado.

También otras mujeres han dado testimonios de acoso en las fuerzas armadas a través de la etiqueta en redes sociales #IAMVanessaGuillen (Yo Soy Vanessa Guillen).

¿Qué se sabe de su desaparición?

Guillen pertenecía a una unidad militar que reparaba armas en el Tercer Regimiento de Caballería en Fort Hood, en el centro del estado de Texas (suroeste de EE.UU.).

Desapareció al mediodía del 22 de abril pasado. Había visto por última vez en el estacionamiento de esa base militar, según la investigación de las autoridades.

Su auto y sus llaves, su tarjeta de identificación y su cartera fueron encontrados en la sala de armas donde había estado ese día.

Map

La madre y las hermanas de la soldado señalan negligencias de las autoridades militares, pues aseguran que no les reportaron la desaparición de Guillén de inmediato y solo ofrecieron información hasta que se conoció el caso en los medios.

“En dos meses no nos dieron respuestas. Tomaron a mi hermana como si fuera un chiste. Mi hermana era un ser humano. Puso su vida por el país, por nosotros, y miren cómo la trataron”, dijo Guadalupe Guillén, una hermana, este miércoles.

Sin embargo, el agente Damon aseguró este jueves que su búsqueda se inició al día siguiente de la desaparición.

La búsqueda

El Comando de Investigación Criminal del Ejército inició la búsqueda en mayo, a la que luego se sumaron los Rangers de Texas (policía estatal), el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la policía local.

Ofrecían una recompensa de US$25.000 por información de su paradero desde principios de junio.

Cártel de búsqueda

Ejército de EE.UU.

Luego de semanas sin indicios de su paradero, un portavoz militar, Chris Grey, informó el miércoles que recibieron un aviso de la posible ubicación, cerca del río León, a unos 48 km de Fort Hood.

“Después de recibir información adicional, los agentes descubrieron lo que se ha descrito como restos humanos parciales después del análisis de un antropólogo forense”, explicó.

Los restos fueron encontrados en una fosa poco profunda. Un análisis forense determinará si se trata de la soldado.

Una vista de Fort Hood

Getty Images
Fort Hood es una importante base militar de Estados Unidos.

Por su parte, el Departamento de Policía de Killeen informó que un sospechoso se suicidó cuando las autoridades se le acercaban.

Fue identificado por el agente Damon como Aaron David Robinson, pero indicó que no hay información que lo relacione con las acusaciones de acoso.

Al ser cuestionado insistentemente por reporteros sobre las líneas de investigación o los sospechosos, Damon dijo insistentemente que no podía compartir más detalles por estar en marcha la pesquisa.

Una mujer detenida es “la esposa separada de un exsoldado de Fort Hood y actualmente está bajo custodia en la cárcel del condado de Bell a la espera de cargos por parte de las autoridades civiles”, dijo Grey el miércoles sin detallar cuál es su vínculo con el caso.

Acusaciones

La abogada Khawam dijo que Guillén le había dicho a su familia y a otros compañeros en la base que estaba siendo acosada, pero no llegó a presentar una denuncia formal.

“Ella temía hacerlo, porque el acoso sexual venía de sus superiores”, dijo Khawam.

La madre de Vanessa Guillén

FindVanessaGuillen
Gloria Guillén asegura que su hija le contó sobre el acoso del que era víctima en Fort Hood.

“Le dije a mi madre que el mismo sargento que me acosaba sexualmente me seguía cada vez que corría y hacía ejercicio, y lo incómodo que me hacía sentir. Mi mamá me dijo que lo detendría, pero yo le dije que yo me ocuparía de eso, sentí que podía detenerlo yo misma”, relató la familia a nombre de la soldado.

Nunca llegó a darle el nombre del presunto responsable, solo que era un “sargento”.

El agente Damon dijo que no tenían información sobre el acoso que denuncia la familia y la abogada: “Queremos información acerca de eso, queremos investigarlo”.

El portavoz Grey dijo el día previo que recibieron las denuncias de parte de la familia sobre “agresión sexual”, pero dijo que la investigación habrá de emitir sus conclusiones a su debido tiempo.

“Una vez que se complete la investigación, el IO (autoridad investigadora) presentará los hallazgos y las recomendaciones al comando de la unidad para su revisión”, señaló.

Demanda de justicia

La desaparición ha llevado a la familia Guillén a exigir justicia y una investigación independiente del Congreso de EE.UU.

“Mi hermana fue víctima de acoso sexual, pero no se hizo nada al respecto. Fort Hood no ofreció seguridad ni respeto. No garantizaron la seguridad de mi hermana”, dijo el miércoles entre lágrimas Guadalupe Guillen.

Una ilustración de Vanessa Guillén de shopcherine

BBC
El caso de Guillén ha llevado a muchos en la comunidad latina a demandar justicia. (Ilustración cortesía de shopcherine.com)

“No entiendo cómo fueron capaces de mentir desde el primer día. Por qué, no lo sé. No sé quién está encubriendo a quién. Por eso necesitamos una investigación del Congreso”, expresó Mayra Guillen, otra de las hermanas.

La familia y activistas han encabezado vigilias y manifestaciones que han congregado a decenas de personas en Houston, la ciudad natal de la soldado.

También han denunciado casos de otras presuntas víctimas de agresiones o desaparecieron en Fort Hood.

Dos mujeres con un cartel

FindVanessaGuillen
En las protestas se han denunciado las desapariciones de otros soldados de Fort Hood.

La abogada Natalie Khawam, acompañada por la congresista Tulsi Gabbard, dijo que están promoviendo que haya una ley que se llame “Vanessa Guillén” para investigar el acoso sexual en las fuerzas armadas de manera independiente.

“Las mujeres no deben tener miedo de denunciar el acoso sexual. Estamos en 2020. Esto es inaceptable”, añadió.

Y a través de la etiqueta #IAMVanessaGuillen, mujeres han compartido testimonios en redes sociales sobre lo frustrante que es exigir justicia en casos de agresión sexual en el ejército.

“Acabo de cumplir 20 años. Ni siquiera había terminado el entrenamiento cuando fui agredida sexualmente. Lo reporté. Él confesó y otras cuatro mujeres se presentaron. Fue absuelto. Dos miembros del jurado del E8 se rieron en mi cara después de dar el veredicto de ‘no culpable’. Él obtuvo un ascenso. Tengo trastorno por estrés postraumático”, decía un testimonio en Twitter.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.