Alumnos acusan que ITAM evade responsabilidad ante casos de suicidio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Alumnos acusan que el ITAM evade su responsabilidad ante casos de suicidio por presión académica

Estudiantes acusaron que en una conferencia se les habló de que el suicidio es un problema global acentuado por la tecnología, pero no se dijo nada sobre las denuncias de presión académica excesiva en el ITAM.
Andrea Vega
18 de febrero, 2020
Comparte

El ITAM implementó este lunes una cuestionada actividad de prevención de suicidios después de que, el pasado 11 de febrero, el estudiante Gerardo Ernesto Carreón Olvera -a quien la institución no reconoce como miembro activo aunque la madre afirma que sí– se suicidara.

La primera actividad, programada para las 10 de la mañana de este lunes, fue una conferencia en la que les aseguraron a los jóvenes que el suicidio es una tendencia global, provocada por la vida moderna y la tecnología. Se habló incluso de retos como el de la Ballena Azul y Momo, pero nada se dijo sobre la presión académica excesiva que los estudiantes denunciaron en redes sociales en diciembre pasado, lo que ocasionó críticas de los estudiantes.

En diciembre pasado murió Fernanda Michua Gantus, estudiante de las licenciaturas de Derecho y Relaciones Internacionales del ITAM. En un principio se difundió la noticia de que su muerte había sido un suicidio, ocasionado por la excesiva presión académica en la institución. Después la madre de la joven explicó que había muerto por un ataque epiléptico, pero señaló que éste se había presentado luego de que Fernanda fallara en un examen. La muerte de la joven desató en redes sociales una ola de denuncias por parte de sus compañeros respecto al estrés que les imponía la carga de trabajo escolar y la actitud prepotente y poco empática de algunos profesores.

Entérate: Familia acusa que presión del ITAM provocó muerte de Ernesto; es exalumno, dice la escuela

El 14 de diciembre el ITAM emitió un comunicado en el que se comprometía a atender las demandas y a implementar una estrategia que incluyó la creación de la nueva Dirección de Asuntos Estudiantiles, con Horacio Vives a la cabeza. Esta está enfocada en brindar atención e iniciativas de manejo de estrés y prevención de adicciones. Se ofreció también un servicio gratuito y profesional de atención emocional, la promoción de un ambiente de respeto y acceso directo para los estudiantes al rector y al vicerrector.

“Sí se han hecho cosas, se creó la dirección de Asuntos Estudiantiles, y Vives es una persona muy cercana a los estudiantes, pero también hay señalamientos de que pone por delante los intereses de la escuela y no de nosotros. Además, él no es especialista en salud mental y los servicios de apoyo psicológico que se ofrecieron no son suficientes frente a la demanda que existe. A un compañero le dieron cita para el 28 de febrero y cuando se está en una situación de emergencia y riesgo eso es mucho tiempo”, contó a Animal Político un alumno que pidió omitir su nombre, y a quien llamaremos Pedro.

El joven, estudiante de la carrera de Derecho, explicó que también se abrió una clínica de salud mental, que es una materia optativa, abierta a todos los estudiantes interesados en cursarla.

Respecto a los profesores, aseguró que sí han despedido a algunos que tenían señalamientos de conductos abusivas hacia los estudiantes. “Pero no se han ido todos los que tienen esos comportamientos, varios siguen en la institución”.

El pasado 11 de febrero la madre de Gerardo Ernesto Carreón Olvera denunció que su hijo se había quitado la vida por la presión académica en el ITAM. La institución se apresuró a emitir un comunicado en el que aseguraba que el joven no era su alumno. “No se inscribió ya este semestre. Hizo un examen en enero, por los exámenes que se postergaron en diciembre pero no es alumno activo”, aseguró a Animal Político la oficina de comunicación.

Frente a esto es que se hizo el anuncio de la nueva fase de la estrategia. Ante un auditorio abarrotado, con jóvenes sentados hasta en los escalones del recinto y otros siguiendo la conferencia vía remota en salones habilitados para esto, Ana María Chávez, de la Asociación Mexicana de Suicidología, impartió una charla en la que subrayó que el suicidio es un problema global acentuado por la tecnología.

“Es un nuevo mundo, un nuevo escenario y un nuevo sujeto contemporáneo lo que impacta en estos casos de suicidio. Y en México el problema se ha acentuado porque está creciendo el grupo poblacional de mayor riesgo, de 10 a 29 años”, explicó en la conferencia a la que Animal Político tuvo acceso.

La psicóloga presentó casos de niños suicidas, reportados en los medios de comunicación, por castigos de sus padres, por no poder seguir sus estudios. Se detuvo en los juegos en línea como la Ballena Azul o Momo que reta a los adolescentes a suicidarse y hasta habló de lo ocurrido en Coahuila, donde un niño disparó contra su maestra y compañeros. Pero nada dijo de los casos de suicidio en el ITAM.

Para cerrar su intervención, Ana María Chávez lanzó una pregunta al auditorio lleno de jóvenes: “¿qué harías si alguno de tus amigos habla de quitarse la vida? Tu habilidad para reconocer los signos pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Saber qué hacer implica informarnos, tener un trabajo íntimo, en casa”.

En la sesión de preguntas y respuestas en la que solo se permitieron tres cuestionamientos, un estudiante tomó la palabra para expresar su disgusto. “No entiendo qué acaba de pasar aquí. Yo vine (a la conferencia) esperando algún tipo de empatía y lo que encuentro es que le echan la culpa a las tendencias tecnológicas y hasta al por qué no lo apoyaste, cómo respondiste tú, ¿y el ITAM qué pudo haber hecho?”.

Otra de las asistentes a la conferencia señaló que los casos de suicidio en el ITAM van más allá de una cuestión de redes sociales o de un hashtag: “son problemas específicos que tienen que ver con la situación académica en la que vivimos, y la prioridad de que estudiar en el ITAM y nuestras materias son más importantes que nuestra salud mental e incluso física”.

Ante los reclamos, Chávez aseguró que esta conferencia era apenas el inicio de la estrategia, en la que habrá intervenciones puntuales e individuales. Señaló, por ejemplo, que al medio día habría un taller con profesores para abordar el tema de cómo actuar después de un suicidio en la comunidad, lo que se conoce como posvención, para evitar un efecto dominó.

También anunció un taller para estudiantes por la tarde y afirmó que toda esta semana habrá actividades encaminadas a prevenir el suicidio.

Integrantes de las representaciones estudiantiles se acercaron a Chávez y a las autoridades del ITAM para solicitar que se enviara un comunicado anunciando que habría más acciones, puesto que muchos de los asistentes se habían ido decepcionados de la conferencia.

Y la escuela lo emitió, en este el ITAM aclaró que la conferencia fue una plática inicial de sensibilización con el objetivo de dar un panorama general sobre el contexto social, “continuaremos abordando la problemática por la que estamos atravesando, en diversos espacios para intercambiar reflexiones y sentimientos. Este esfuerzo marca el inicio de lo que en nuestra casa de estudios comenzaremos a hacer para apoyarte”.

El joven que durante la ronda de preguntas reprochó insensibilidad para abordar el tema, señaló a Animal Político que las autoridades del ITAM solo actúan de una forma reactiva frente a estos casos, “pero no de manera preventiva. Se están intentando lavar las manos. Es un problema que parecen no entender y bueno no asumo malicia, quizá es el afán de dar una respuesta rápida”.

Pedro señala que el problema es que el ITAM, pese a que sí ha implementado acciones para prevenir el suicidio, se ha negado a reconocer su responsabilidad en el problema, “no quieren admitir que es el estrés, la competitividad excesiva como la causa inmediata, eso lo evaden, como lo hicieron en la conferencia de hoy, como lo hicieron cuando salen a decir que Gerardo no era integrante de la comunidad, cuando apenas en diciembre estaba como alumno”.

Por la noche, el ITAM emitió otro comunicado en el que aseguró que se llevaron a cabo talleres de posvención y de prevención, en donde alumnos y profesores compartieron su sentir y sus preocupaciones.

Una vez que se atendió la ansiedad que genera este tipo de eventos y se analizó el contexto específico de la institución, se identificaron y entendieron la multiplicidad de factores de riesgo que existen en este tipo de situaciones y se aprendieron algunos consejos sobre cómo tratar de evitar un suicidio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus y crimen: cómo se adaptan las mafias de América Latina a la pandemia de covid-19

Las mafias regionales sufren por menos demanda y oferta para sus productos ilícitos. Pero su poder se mantiene en el continente.
23 de abril, 2020
Comparte
Tapaboca con el rostro del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán.

AFP
Según medios periodísticos, Alejandrina Guzmán, hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ha ayudado en la distribución de suministros, etiquetados con el nombre y la imagen de su padre, a los miembros del público durante el brote de coronavirus en México.

En la tarde del 7 de abril, cuando Colombia ajustaba su décimo cuarto día consecutivo de cuarentena nacional, un concurrido cortejo fúnebre avanzaba por las calles de Bello, un sector de clase trabajadora al norte de la segunda ciudad del país, Medellín.

La procesión fúnebre, llevada a cabo en abierta violación de las reglas de aislamiento social, acompañaba al cuerpo de Edgar Pérez Hernández, alias “El Oso”, el supuesto jefe de la poderosa banda criminal Niquia-Camacol, quien había fallecido el día anterior de un infarto mientras estaba en la cárcel.

“Además de que se hacían disparos, también se aplaudía”, reportó el diario local El Colombiano el 7 de abril.

Las estructuras del crimen organizado en América Latina, desde las bandas criminales colombianas a las “milicias” urbanas brasileñas y los cárteles mexicanos, han seguido demostrando su poder en medio de la pandemia.

Y si bien algunos analistas señalan que, como cualquier otra empresa en esta crisis global sin precedentes, los grupos criminales latinoamericanos enfrentan una crisis existencial por cuenta de la severa interrupción de sus cadenas internacionales de suministros, otros observadores subrayan la resiliencia y continua influencia de estas organizaciones a lo largo de la región.

Menos oferta y menos demanda

El narcotráfico, la piedra angular financiera de los imperios criminales latinoamericanos, ha sufrido restricciones a la demanda y la oferta por cuenta de la pandemia.

La venta de droga en Estados Unidos cayó. Los precursores químicos procedentes de China dejaron de llegar a los puertos mexicanos. Al mismo tiempo crecieron las dificultades para el contrabando de drogas a lo largo de la frontera, por lo que el precio de los enervantes ha incrementado”, sostenía el columnista mexicano Héctor de Mauleón en un editorial publicado por el diario El Universal el 13 de abril.

“Este coctel anuncia un salto en los índices de violencia entre grupos rivales. Los narcos van a pelear por las pocas oportunidades criminales disponibles”, añadía de Mauleón.

Una casa baleada en Ciudad Juárez tras un enfrentamiento entre la policía y criminales de la droga.

Getty Images
Los crímenes relacionados al narcotráfico aumentaron en los últimos meses en México.

El 1 de abril, el diario mexicano Mileno titulaba: “Marzo: el mes con más homicidios en 13 años”.

Medios locales mexicanos reportan tendencias similares. En la fronteriza Ciudad Juárez, el periódico El Diario anunciaba el 30 de marzo que la ciudad había tenido 153 homicidios ese mes, la mayor cifra desde agosto de 2018.

Las maras en cuarentena

En El Salvador, medios locales hablan también de cambios por parte de las pandillas salvadoreñas conocidas como maras.

Un miembro del ejército de El Salvador detiene a una persona.

Reuters
La delincuencia no se detiene pese a la pandemia.

El 31 de marzo, el sitio de noticias salvadoreño El Faro aseguraba en una crónica que la cuarentena en todo el país había afectado la principal fuente de financiación de las maras, la extorsión, pero que sorpresivamente los pandilleros estaban apoyando con su poder de intimidación el mantenimiento de esa cuarentena decretada por el gobierno.

El Faro citaba a miembros no identificados de las pandillas salvadoreñas acerca de la razón para esta inesperada solidaridad con las autoridades.

“Uno argumentó que estaban convencidos de que si la epidemia de coronavirus desata en El Salvador su peor escenario, ningún hospital destinará un respirador para un pandillero. Temen que se les niegue atención médica. Otro explicó que es porque no quieren aumentar la presencia policial en sus barrios debido a gente que incumpla la cuarentena”, indicaba El Faro.

Narcosubmarinos en abundancia

Narco-submarino en Colombia.

AFP
Los “narcosubmarinos” son parte de la modalidad de tráfico de drogas.

Pese a los sobresaltos en los negocios, los cárteles latinoamericanos siguen intentando enviar volúmenes enormes de drogas a través de las fronteras.

“El crimen organizado siempre es más ágil y flexible que los propios gobiernos”, le dice a BBC Mundo Jeremy McDermott, codirector y cofundador de Insight Crime, un centro de estudios sobre el crimen organizado latinoamericano.

“Ellos tienen la posibilidad de cambiar su modus operandi con rapidez”, agrega.

El 11 de abril, el diario colombiano El Tiempo anunciaba que en lo corrido del año las fuerzas de seguridad del país habían participado en operaciones que llevaron al decomiso de 112 toneladas de drogas ilícitas.

El 31 de marzo, la marina colombiana interceptó en aguas costeras del pacifico un “narcosubmarino” con una tonelada de cocaína abordo.

Era la décima segunda nave de ese tipo descubierta en el primer trimestre de 2020.

Guardacostas colombianos

AFP
Las medidas de controles contra el narcotráfico siguen pese al brote de coronavirus.

“Los contenedores, aviones y el transporte comercial internacional están muy reducidos”, dice McDermott, por lo que las mafias responden con alternativas como los narcosubmarinos.

No obstante, la pandemia igualmente ha generado dificultades a los productores colombianos de cocaína.

Los narcotraficantes en el oriente colombiano han sufrido por la escasez de gasolina que antes llegaba de contrabando de Venezuela, una materia prima esencial para el proceso de refinar la cocaína, indica McDermott.

Y las medidas de control fronterizo siguen haciendo mella en el negocio.

“Hay mucho producto que no se puede mover, pero eso era un problema desde antes del coronavirus”, apunta el experto, recordando que hoy, “Colombia produce mas cocaína que nunca”.

Respuesta política

Ayuda de alimentos y productos sanitarios con el rostro de Guzmán.

AFP
Las ayudas con el rostro de Guzmán incluyen papel higiénico, alcohol en gel y tapabocas.

Los cárteles de la droga también han respondido políticamente a la crisis actual.

Buscan el apoyo popular creando redes informales de apoyo a las comunidades que enfrentan la ruina por la pandemia y guardan pocas esperanzas de recibir ayuda estatal.

El 11 de abril los medios mexicanos informaban de pistoleros, supuestamente pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación, entregando comida en la población de Cuautitlán.

Acciones similares han sido atribuidas al Cártel del Golfo en el estado nororiental de Tamaulipas y a “los Viagras” en Michoacán, entre otros.

Las mafias incluso han mediado en la respuesta de salud pública con la que se ha enfrentado a la epidemia en algunas partes de América Latina.

Favela de Sao Paulo.

Getty Images
Medios brasileños reportaron que había diálogos con la delincuencia en las favelas en medio del brote del coronavirus.

Los medios brasileños reportaron el 9 de abril que el entonces todavía ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta decía que el gobierno federal trabajaba en un plan piloto en una favela cuyo nombre no fue especificado, buscando un “diálogo” con milicias narcotraficantes.

Quería obtener la cooperación de los criminales en la lucha contra la expansión del coronavirus en ese rincón urbano de Brasil.

En declaraciones a O Globo, el ahora exministro decía que ese dialogo era necesario.

“Entiéndase que esas son áreas donde el Estado esta frecuentemente ausente, en donde narcotraficantes y milicias están a cargo… ¿Cómo construimos ese puente en nombre de la vida? Diálogo por la salud, sí, con traficantes, con la milicia, porque también son seres humanos y también tienen que colaborar, ayudar, participar”, decía Mandetta.

Debilidad

Quema de droga en Honduras.

Getty Images
La pandemia del coronavirus también afecta al narcotráfico.

Algunos comentaristas sugieren que, pese a sus intentos de adaptación, los cárteles enfrentan un momento de vulnerabilidad.

“Es posible que en las próximas semanas o meses se alcance un punto de enorme debilidad para el crimen organizado, justo en el momento en que, como resultado de la emergencia, el Estado va a ampliar sus facultades”, aseguraba el 23 de marzo el experto mexicano en temas de seguridad Alejandro Hope en declaraciones a El Universal.

“En la medida en que se normalice la vida del país, regresarán los viejos patrones de trafico ilícito y actividad criminal”, añadió.

“Pero tal vez sea posible aprovechar este momento de excepción para poner al Estado donde nunca ha tenido presencia, desmantelar las principales bandas del crimen organizado, subvertir su legitimidad y modificar la relación entre la ciudadanía y el aparato de seguridad y justicia”, alegaba Hope.

Medicamentos falsos.

AFP
En medio de la pandemia, los narcotraficantes se pueden reinventar diversificando sus negocios y podrían recurrir a la venta de medicamentos falsificado.

Jeremy McDermott le dice a BBC Mundo, sin embargo, que muchas mafias latinoamericanas todavía pueden aguantar gracias a su flexibilidad y no están a punto de quedarse sin dinero efectivo.

“Las organizaciones criminales en Colombia ya no son como los antiguos cárteles de Medellín o de Cali que tenían grandes ‘nóminas’. Hoy muchos operan con un modelo de subcontratación“.

También, indica McDermott, estas organizaciones tienen “portafolios muy diversificados” en sus actividades criminales.

“Si no hay suficientes ingresos por ahora en la exportación de droga, ellos podrían recurrir a la venta de medicamentos falsificados, trata de personas, extorsión y otras actividades”, apunta.

Independiente del impacto a largo plazo que la pandemia pueda tener sobre los cárteles, en el corto plazo, sus esfuerzos para sobrellevar la crisis del Covid-19 probablemente traerán violencia y el reto persistente a unas autoridades estatales ya debilitadas por la emergencia sanitaria que golpea a América Latina.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=H_Q1WDFqnT0

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts