Juez abre proceso contra pareja por feminicidio de Fátima
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Juez abre proceso contra pareja por feminicidio de Fátima; da 4 meses más para cerrar investigación

De ser encontrados culpables al finalizar el proceso de los delitos planteados por los fiscales ambos podrían alcanzar una pena superior a los 100 años de prisión.
Cuartoscuro
22 de febrero, 2020
Comparte

Un juez de la Ciudad de México determinó esta madrugada someter a proceso penal a Giovana “N” y Mario “N” por su presunta responsabilidad en el secuestro agravado y feminicidio de la niña Fátima de 7 años, y concedió a la Fiscalía de la Ciudad de México cuatro meses mas para completar la investigación, previo a llegar al juicio.

Luego de una audiencia de cuatro horas y media de duración que se realizó casi en su totalidad a puerta cerrada, el juez Agustín Moreno Gaspar ordenó que la pareja de inculpados permanezca en prisión preventiva mientras se desarrolla todo el proceso. Mario en el Reclusorio Oriente y Giovana en el penal femenil de Santa Martha.

Lee: Presuntos responsables del feminicidio de Fátima se escondían con un familiar en el Edomex

El juzgador consideró que el equipo de fiscales encabezado por Luis Fernando Trejo Vargas, fiscal de la Fuerza Antisecuestros, había aportado los datos de prueba iniciales suficientes, que van desde testimonios y videos hasta diversos peritajes y muestras genéticas, para presumir que Giovana y Mario fueron los responsables de la desaparición y asesinato de Fátima.

De acuerdo con las autoridades ministeriales, el plagio de la menor perpetrado cuando salió de su escuela el pasado 11 de febrero, no tuvo como finalidad pedir dinero o alguna compensación, sino directamente generarle un daño físico a la menor de parte de Mario con la participación de su pareja.

De ser encontrados culpables al finalizar el proceso de los delitos planteados por los fiscales ambos podrían alcanzar una pena superior a los cien años de prisión.

La audiencia se realizó bajo fuertes medidas de seguridad en la sala 7 de alto impacto del edificio de juzgados del Poder Judicial de la Ciudad de México localizado en la colonia Doctores.

La sesión inició cerca de las 9:50 de la noche, con casi una hora de retraso debido a la certificación del estado de salud y emocional que se hizo a los dos imputados. Tras determinarse que se encontraban bien es que pudo arrancar el procedimiento.

Leer más: Tulyehualco despide a Fátima con dolor, rabia y desconfianza hacia las autoridades

Al inicio de la sesión se permitió el ingreso de 13 representantes de distintos medios de comunicación, entre ellos Animal Político, pero antes de que comenzara a plantearse formalmente la imputación inicial los fiscales pidieron que la audiencia fuera privada y sin presencia de periodistas, bajo el argumento de que se revelarían datos personales e información sensible sobre un crimen perpetrado en contra de una menor de edad.

Al no haber oposición ni de los representantes de las víctimas ni de los abogados defensores, el juez Moreno Gaspar accedió a conceder esta medida, por lo que a los diez minutos de haber iniciada el procedimiento se desalojó a los medios de comunicación y a tres personas que habían acudido como público.

Fuerzas desiguales

Uno de los hechos más llamativos de la audiencia inicial fue la disparidad de fuerzas, al menos en cuanto a numero de abogados y representantes, entre las partes. Mientras el equipo acusador estuvo compuesto por ocho fiscales y litigantes privados, los acusados fueron representados por dos abogados de oficio.

Del lado acusador estuvieron presentes tres agentes del Ministerio Público de la Fuerza Antisecuestros de la fiscalía capitalina, encabezados por Luis Fernando Trejo Vargas, y por cinco abogados particulares en calidad de asesores jurídicos de la familia de Fátima.

Entre los abogados particulares se encontraba Ana Katiria Suarez, litigante experimentada en casos que involucran violencia de género y que en el pasado ha llevado exitosamente casos como el de Yakiri Rubio, y Olivia Rubio Rodríguez, quien es maestra y experta en política criminal por el INACIPE.

Previo al arranque de la audiencia Katiria Suarez confirmó que esperan un proceso judicial justo en el que se reúna la evidencia suficiente que permita demostrar sin espacio a duda razonable la participación de los detenidos en el crimen de Fátima. También destacó la importancia de que se respeten los derechos a la defensa y debido proceso de los inculpados.

Por otro lado, al defensa de Giovana y de Mario estuvo conformada por dos abogados de oficio (puestos por el Estado de forma gratuita): María Rosalba Fisher y Oscar Omar Andrade.

El juez comunicó a los imputados que si en algún momento del proceso quieren integrar a otros abogados particulares están en libertad de hacerlo.

Cabe señalar que la defensa contaba con el derecho de haber pedido un plazo de hasta 144 horas para reunir pruebas que permitieran desvirtuar las imputaciones iniciales de los fiscales e intentar que no se vinculara a proceso, pero decidieron no hacer uso del mismo y que la determinación se tomara de forma inmediata.

Entérate: Omisiones y fallas de autoridades facilitaron la desaparición de Fátima y complicaron su búsqueda

Inexpresivos de arranque

Tanto Giovana como Mario mantuvieron un semblante serio y tranquilo, si hacer evidente alguna emoción o mueca, al menos durante los diez minutos iniciales de la audiencia antes de que la misma se decretara privada.

Mario, quien vestía pantalón y una chamarra deportiva de color gris, fue el mas activo previo al arranque de la sesión pues en al menos dos ocasiones intercambió algunos comentarios con los abogados de oficio.

Giovana en cambio, con ropa de color oscuro y el cabello recogido, permaneció en el extremo de la mesa casi siempre con la mirada hacia enfrente y sin interactuar con nadie. Se le pudo apreciar mas tranquila en comparación con algunos videos y fotos de su detención donde denotaba un visible nerviosismo.

De lado de la familia de Fátima no estuvo presente ningún integrante en la sala de juicio. La madre de la niña, María Magdalena, quien tiene la calidad de víctima indirecta, comunicó que no se sentía bien para acudir a esta audiencia, pero sus derechos y representación estuvieron cubiertos por los cinco asesores jurídicos que nombró previamente.

CDHDF prepara recurso

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México integra una investigación que podría derivar en la emisión de medidas cautelares, tras haber recibido al menos dos quejas en las que se advierte la posibilidad de que se vean vulnerados los derechos de defensa y de un proceso con perspectiva de género de Giovana “N”.

Autoridades del organismo autónomo indicaron que ya se lleva a cabo la investigación y en breve se darán a conocer los resultados.

Ayer una abogada particular declaró en medio de comunicación que tenía la intención de representar legalmente a Giovana pero que desistió luego de haber recibido “amenazas”.

Una de las quejas promovidas ante la Comisión subraya la importancia de que se requiera a la Fiscalía que la investigación complementaria que lleve a cabo se desarrolle con perspectiva de género, es decir, que se analice el contexto de violencia y la relación de subordinación, violencia y desigualdad que podría presentarse entre Giovana y Mario.

También se solicita que la CDHDF emita medidas cautelares para proteger los derechos de los hijos de la pareja de inculpados

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19 en Estados Unidos: las filas para bancos de alimentos en el país más rico del mundo

Las imágenes de largas colas de autos a la espera de recibir comida en las principales ciudades de EE.UU. han desatado las alarmas en un país en el que cada semana se bate un nuevo récord en el número de desempleados.
1 de mayo, 2020
Comparte

Presume de ser el país más próspero del planeta, pero millones de sus habitantes pasan hambre.

Una realidad que se ha visto agravada por la expansión del coronavirus y que estos días se refleja en las interminables filas de autos que se forman en puntos de entrega de comida.

La crisis sanitaria que vive Estados Unidos, actual epicentro de la pandemia de covid-19, arroja inquietantes cifras: más de un millón de contagios confirmados, más de 60.000 muertes y más de 30 millones de nuevos desempleados.

En este contexto, los bancos de alimentos del país redoblan esfuerzos para llegar al mayor número de personas, con el desafío adicional de hacerlo manteniendo la distancia.

Autos en fila esperan que empiece la distribución gratuita de alimentos

BBC Mundo
Cientos de personas acudieron el miércoles 29 de abril a un reparto gratuito de alimentos en Miami Beach.

Ciudades como Chicago, Pittsburgh, San Antonio o Miami, entre otras, empiezan a acostumbrarse a ver larguísimas colas de autos cuyos conductores esperan su turno para recibir cajas de productos básicos.

BBC Mundo acudió a varios puntos de distribución en Miami.

“Qué le voy a hacer”

Pepe logró lo inesperado: ser el primero en la fila de autos de varios kilómetros de longitud que se formó en Miami Beach el miércoles 29 de abril.

Auto de policía y un auto blanco detrás en Miami Beach

BBC Mundo
Pepe, conductor del vehículo blanco, no podía creer que tenía el primer lugar en la fila de espera.

Había oído que las autoridades locales junto con la organización Feeding South Florida, el banco de alimentos más grande del sur del estado, iban a repartir comida a unas 500 familias.

Como se ha hecho común desde la aparición del coronavirus, el método de entrega era por drive-thru, que consiste en que los autos circulan despacio con los maleteros abiertos mientras los organizadores del reparto y voluntarios colocan en su interior productos suficientes para una semana.

La cita era a la 1 de la tarde, pero él se presentó a las 5 de la mañana. Cuando se dio cuenta de que era el primero, fue como si le hubiera tocado la lotería.

"Gracias por la ayuda, que Dios los bendiga" se lee en un cartel en un maletero

BBC Mundo
El conductor de este auto emocionó a los voluntarios con un cartel de agradecimiento en el maletero.

“Intento ir a todos los sitios que puedo para que me den comida”, nos cuenta. “Qué le voy a hacer, me hace falta”, añade encogiendo los hombros.

Hasta ahora no había tenido esa suerte, en varias ocasiones se ha tenido que ir con las manos vacías porque al llegar su turno ya no había mercancía.

Pero la necesidad es fuerte y adelanta que seguirá acudiendo a todos los centros de distribución que pueda.

Variedad de productos

La distribución de alimentos funciona al estilo de una cadena de montaje, los voluntarios se colocan en puntos estratégicos para hacer que la entrega sea lo más rápida y fluida posible.

A los conductores se les recuerda que deben mantener las ventanillas subidas para evitar todo contacto y se les pide que no se detengan.

David Richardson, comisionado del Ayuntamiento de Miami Beach

BBC Mundo
El gobierno de la ciudad de Miami Beach organiza cuatro entregas semanales.

“Los productos que entregamos dependen de la disponibilidad de cada día”, le explica a BBC Mundo David Richardson, comisionado del Ayuntamiento de la Ciudad de Miami Beach.

“Hoy tenemos jugo de naranja, pavo congelado, pepinos, fruta enlatada, frijoles, huevos, uvas pasas, carne de hamburguesa, yogures ¡y flores!”, detalla.

Richardson señala que este es el primer día que organiza la distribución de alimentos en esta parte de la ciudad, 50 cuadras al norte de South Beach, donde hace entregas semanales los sábados.

Autos parados en la avenida Collins en Miami Beach

BBC Mundo
El atasco en Miami Beach llegó a una de sus vías principales, la avenida Collins.

“En total, estamos atendiendo a 2.200 individuos o familias a la semana en todo Miami Beach“, indica.

La otra cara del paraíso

A pocos metros de donde nos encontramos están la playa (ahora cerrada) y Collins, la avenida principal que recorre de norte a sur este destino turístico por excelencia.

El contraste es abrumador.

Una voluntaria ayuda a una mujer a acercarse a la acera

BBC Mundo
Aunque el reparto de alimentos se realiza exclusivamente en autos, las personas que llegan a pie pueden inscribirse en una lista para recibir los productos en casa.

“Hay mucha inseguridad alimentaria en la playa”, apunta J. Elizabeth Alemán, predecesora de Richardson en la comisión municipal.

“La gente no se da cuenta, todos piensan que es un lugar rico, y lo es, pero muchos vecinos viven en viejos y pequeños apartamentos, construidos en los años 40, en los que residen familias completas”.

Alemán suele ayudar en el centro de distribución de South Beach y ha observado que ahora, a raíz de la crisis del coronavirus, hay un nuevo perfil: el de quienes nunca pensaron que se verían en esta situación.

El miedo a no poder poner comida en la mesa es transversal a todos los niveles socioeconómicos“, sostiene.

Romina Orozco ante el maletero de un auto en Miami Beach

BBC Mundo
Romina Orozco donó cientos de flores de su negocio para aportar un detalle especial.

Una de las voluntarias es Romina Orozco, dueña de la floristería Abbot, que llega con un regalo especial, cientos de ramos de flores para que las personas se lleven un detalle extra.

A esta mujer de origen argentino no le extraña que en un lugar como Miami Beach tantas personas hayan acudido a pedir ayuda.

“En el sur de Florida, en este sector, la mayoría de la gente trabaja en la hostelería, en restaurantes y en este momento están la mayoría cerrados”, expone.

“El sábado pasado en la 21 y Collins había gente desde las 3 de la mañana. La gente está necesitada“.

Creciente demanda

Los datos corroboran lo que dicen los entrevistados.

Antes de la pandemia, 1 de cada 7 personas en EE.UU. buscaba asistencia en los bancos de alimentos, según cifras de Feeding America, red nacional que abarca cientos de organizaciones que combaten el hambre.

Vista aérea de un reparto de alimentos

Getty Images
Los propios bancos de alimentos se encuentran en una situación complicada para abordar la crisis, ante el aumento de la demanda y la reducción de las donaciones de supermercados y restaurantes.

La demanda se ha duplicado o incluso triplicado en algunos lugares.

Feeding South Florida, por ejemplo, sirve actualmente a unas 265.000 personas a la semana en cuatro condados del sur de Florida.

Es más del doble de las personas que solía atender, unas 120.000 a la semana.

“Esto no tiene precedentes”, le dice a BBC Mundo Paco Vélez, presidente de Feeding South Florida.

En las últimas semanas, la organización ha distribuido cerca de 10 millones de kilos de comida, en comparación con los tres millones que repartió durante el mismo período en 2019.

La sombra del desempleo

En Coconut Grove, un arbolado y tranquilo barrio de Miami, hay otro punto de reparto de alimentos.

Pese a la cantidad de autos que hacen fila en este laberinto de calles residenciales, no se percibe tensión alguna. La gente espera con paciencia, sin enfados o bocinazos.

Vehículo en el reparto de alimentos en Coconut Grove, Miami

BBC Mundo
Los conductores no tienen que bajarse del auto ni cumplir ningún requisito especial.

“Yo soy el que trae la comida”, dice Elkin, de Farm Share, la organización al frente de este reparto con el apoyo de autoridades locales.

“Ya hacíamos este trabajo antes, pero con el coronavirus se ha notado mucho cambio. Antes solo se hacía una distribución por día, ahora hacemos tres o cuatro y por todos los lados”.

La comida de hoy la aporta el gobierno federal a través del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés).

Elkin, de Farm Share

BBC Mundo
Las organizaciones que ya antes de la pandemia repartían alimentos han visto cómo la demanda se ha duplicado o incluso triplicado.

Hay pollo, una bolsa con productos enlatados, pasta, arroz, frijol y garbanzos; después viene la leche, un galón por familia; a continuación hay fruta, hoy manzanas y naranjas; después de eso entregan verduras, y lo último que se reparte es el pan.

“Así es la secuencia que se hace. En una hora u hora y media pasan 500 carros. Se reparte hasta que haya, generalmente quedan muchos carros por fuera, no alcanza”, lamenta Elkin.

Entre los voluntarios que entregan comida se encuentra Nick Duran, legislador en la Asamblea estatal de Florida.

“Hay muchas familias con verdaderos problemas para llegar a fin de mes”, le dice Duran a BBC Mundo.

Nick Duran

BBC Mundo
Figuras de la política local participan también en la distribución de productos.

“Este tipo de repartos con organizaciones como Farm Share y autoridades estatales y locales son una forma de hacer llegar comida a la gente”.

Además de comida, los voluntarios ofrecen formularios para solicitar el subsidio de desempleo.

Y es que muchas de las personas que por primera vez necesitan donaciones de comida perdieron su trabajo recientemente.

Es el caso de Dora y Marcela, que se llevan varias solicitudes, en inglés y español.

Estas dos mujeres nos dicen que han llegado al lugar a las 4 de la madrugada, y aun así no han sido de las primeras en avanzar hacia la cadena de reparto.

Mi familia solo puede sobrevivir dos semanas sin un cheque“, indica Dora.

Vivir al día

Todo esto deja a la vista el precario estado en el que se encuentran millones de personas en EE.UU.

No es una sorpresa que la demanda de ayuda alimentaria haya subido de forma exponencial con la crisis del coronavirus y que la mayoría de los beneficiarios sean primerizos, según organizaciones de los diferentes estados.

Latas de comida y otros productos en cajas de cartón

Getty Images
La crisis generada por el coronavirus ha desencadenado una demanda de donaciones sin precedentes en Estados Unidos.

Mucha gente vive al día, sin suficientes ahorros y con el peso de deudas de las tarjetas de crédito, hipotecas, préstamos de autos o créditos estudiantiles.

Según un estudio divulgado el año pasado por la Reserva Federal, el banco central estadounidense, en caso de que tuvieran que enfrentar un gasto inesperado de US$400, el 27% de los adultos en EE.UU. tendrían que pedir dinero prestado o vender algo y un 12% no tendrían manera de desembolsar ese dinero.

Y de acuerdo al índice de seguridad financiera de Bankrate 2019, ya antes de la actual crisis la mitad de los adultos no tenía los suficientes ahorros para cubrir tres meses de gastos.

Un hombre llena su maletero de agua y alimentos

Getty Images
En algunos lugares se permite que las personas acudan a recoger los productos.

Con las cifras de desempleo que se registran semana tras semana, el panorama no es muy alentador.

Feeding America calcula que por lo menos 17,1 millones de personas pasarán a enfrentar inseguridad alimentaria en los próximos meses, un aumento del 46%.

Antes de la pandemia, cerca de 37 millones de personas en EE.UU. ya estaban en esa situación, según datos del USDA.

No es extraño, por tanto, que una de las frases más repetidas por todas las personas con las que hablamos, ya fueran beneficiarios de la ayuda, voluntarios o personas con responsabilidad de gobierno sea: “Esto no ha hecho más que empezar“.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc&t=30s

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs&t=104s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts