Makech, el misterioso fondo creado por Emilio Lozoya
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Quinto Elemento Lab

Makech, el misterioso fondo creado por Emilio Lozoya de la mano de exfuncionarios de Pemex

Un triángulo conformado por dos edificios en Lomas de Chapultepec y otro cerca del aeropuerto de la CDMX es el escenario donde se entrelazan 15 empresas, cuatro excolaboradores y tres asesores vinculados a Lozoya.
Quinto Elemento Lab
Por Andrea Cárdenas / Quinto Elemento Lab
26 de febrero, 2020
Comparte

Cuando Emilio Lozoya Austin dejó la dirección general de Pemex, la compañía más grande de México, tardó apenas un mes en fundar una nueva empresa que dio origen a un fondo de inversión cuya operación es prácticamente desconocida por los jugadores más relevantes en México y que hoy está rodeada de un halo de misterio.

Lozoya creó Makech Capital de la mano de Rodrigo Arteaga, su exsecretario particular en Pemex, y en ese fondo también coincidieron otros tres antiguos colegas de la petrolera: Édgar Torres Garrido, Francisco Olascoaga Rodríguez y Mariana García de la Cadena Salas. Una tríada de contadores y abogados también confluyeron en la fundación de la compañía que dio origen a Makech: Francisco Javier Escobedo Caraza, Francisco Javier Serafín Villalobos y Douglas Nuñez Fernández.

Una investigación de Quinto Elemento Lab descubrió que este grupo de exfuncionarios y asesores no solo tienen en común haber participado en la firma de Lozoya, sino que varios de ellos contribuyeron al nacimiento de otras empresas que compartieron al menos tres domicilios con la empresa del exdirector de Pemex. Varias de esas personas y compañías ya están bajo investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Lozoya, detenido este mes en España acusado de presunto cohecho, fraude y lavado de dinero, creó el 17 de marzo de 2016 la empresa Grupo Interamericano de Financiamiento para el Desarrollo y a través de esa compañía registró la marca Makech Capital el 7 de diciembre de ese mismo año.

De acuerdo con documentos del registro público mercantil en la capital mexicana, Lozoya aportó 450 mil pesos para hacerse del 90% de las mil acciones clase A, y con ello se convirtió en el dueño mayoritario; Arteaga quedó como el accionista minoritario de la firma.

Para registrar al Grupo Interamericano ambos dieron como domicilio el departamento 4 de un desgastado edificio en Asistencia Pública 648, una calle poblada de fondas y tiendas de abarrotes, muy cerca del aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

A los residentes les sorprendió escuchar que ahí se aloja la sede de la empresa de inversión propiedad del exdirector de Pemex, pues ellos viven en departamentos cuyas rentas no superan los 5 mil pesos al mes.

El modesto edificio en Asistencia Pública contrasta con las dos sedes comerciales que durante los últimos tres años reportó Makech Capital, hasta antes de ‘esfumarse’ misteriosamente en enero pasado. Las direcciones mercantiles que tuvo el fondo estuvieron en Las Lomas de Chapultepec, una exclusiva zona de oficinas corporativas, restaurantes de autor y sedes diplomáticas.

La primera de sus oficinas estuvo en una torre en Prado Sur 274 según informaban el perfil de Makech Capital en LinkedIn y las tarjetas de presentación de Lozoya, aunque luego el fondo se mudó a unas cuantas calles, a un edificio corporativo en Volcán 150.

A esta dirección acudió en junio del año pasado la Policía Federal a corroborar el domicilio de Lozoya, según la orden de aprehensión contra el exdirector de Pemex a la que Quinto Elemento Lab tuvo acceso. Ya se había emitido la orden de captura contra Lozoya y la Interpol tenía una ficha roja para arrestrarlo.

A finales de enero, poco antes de la captura de Lozoya en Málaga, el fondo Makech Capital desmontó las oficinas de Volcán, según informó el personal que trabaja en el edificio. Ni la página web http://www.makechcapital.com/es/inicio/ ni el perfil de Makech en LinkedIn ofrecen información acerca de sus directivos, sus clientes o su nueva sede.

“Parece que Makech es la antítesis de un fondo de capital privado porque no promueve su estructura; (los fondos) tienen que ser muy públicos porque lo que más vende es su equipo”, dijo una experta en fondos de inversión que pidió omitir su nombre.

Más de una docena de expertos y jugadores relevantes en el sector de los fondos de capital e inversiones en México consultados por Quinto Elemento Lab meses antes del arresto de Lozoya dijeron desconocer las operaciones de Makech.

“No tenemos ninguna referencia del señor Emilio Lozoya ni de su trayectoria o actividades como inversionista”, afirmó un portavoz de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

El director de la UIF, Santiago Nieto, informó que la posible participación de Makech Capital en los sobornos de la firma brasileña Odebrecht es una hipótesis que está siendo indagada por las autoridades. “Es una línea de investigación, pero todavía no lo hemos acreditado”, dijo en una entrevista concedida en abril pasado.

Lozoya es investigado por haber provocado un grave daño patrimonial a Pemex al comprar a sobreprecio una fábrica obsoleta de fertilizantes que pertenecía a Altos Hornos de México (AHMSA), por la adquisición irregular de la planta Fertinal y por presuntamente haber recibido sobornos de la constructora Odebrecht.

La madeja de empresas y socios en tres domicilios

El misterio que rodea la operación de Makech está acrecentado por el hecho de que otras 14 empresas orbitan alrededor del Grupo Interamericano de Financiamiento, ya sea porque compartieron las mismas direcciones o porque los excolaboradores de Pemex y sus asesores aparecen incesantemente en las actas constitutivas que les dieron vida.

Para crear el Grupo Interamericano, Lozoya y Arteaga fueron auxiliados por dos contadores y un abogado: en el registro mercantil aparecen como apoderados Francisco Javier Escobedo Caraza y Douglas Nuñez Fernández, y como comisario Francisco Javier Serafín Villalobos.

En el edificio de Asistencia Pública número 648 están dadas de alta Klarhes, dedicada a la digitalización de documentos, y ERH Consultores, que ofrece servicios de consultoría financiera y outsourcing.

Klarhes tiene como apoderado a Douglas Núñez y como accionista a Serafín Villalobos, y en ERH aparece Serafín como administrador y Escobedo como apoderado. Klarhes y Grupo Interamericano están relacionadas con otra empresa de digitalización, TCI Consultoría Internacional, pues también tiene como apoderado a Escobedo Caraza.

Entrevistado para este reportaje, el abogado Douglas Núñez dijo que no conoce al exdirector de Pemex y afirmó que a él lo contrató Arteaga para dar sus servicios de asesoría. Aseguró que ignoraba las actividades que realiza la empresa y dijo que solo estuvo a cargo de la revisión de los contratos de personal y de la renta de oficinas.

Serafín, a través de su abogada, aclaró que durante el tiempo que fue comisario del Grupo Interamericano “jamás realizó ni desempeñó ninguna actividad ni función como tal, su cargo solo fue estatutario” y agregó que no tiene ninguna relación ni conoce a Lozoya. Por su parte, Escobedo declinó comentar acerca de su participación en la fundación de estas empresas.

Según información de la UIF publicada por la prensa, hasta ahora se han congelado 14 cuentas de personas físicas y morales relacionadas con la investigación contra Lozoya. Entre ellas, fueron bloqueadas las cuentas vinculadas a Serafín Villalobos, Douglas Núñez y diversas empresas.

El edificio de Prado Sur número 274, el primer domicilio usado por Makech Capital, también fue la sede de la firma Genmak Energía, dedicada a prestar servicios de suministro eléctrico y donde Rodrigo Arteaga aparece como apoderado, Francisco Javier Escobedo como comisiario y Douglas Núñez como director general.

En esa misma torre de Prado Sur coincidió ELMX Services, una firma especializada en inversiones de capital y desarrollo de empresas de energía, que tiene como accionista y director a Douglas Núñez.

Tanto Genmak Energía como ELMX Services expermientaron en 2017 un incremento en su capital social, de cien mil a 10.1 millones de pesos según los registos públicos. Douglas Núñez confirmó a Quinto Elemento Lab que las cuentas de Genmak fueron bloqueadas en mayo pasado, y en la entrevista realizada en 2019, aseguró que Genmak no había comenzado a operar, y que “sólo ha tenido clientes esporádicos”.

ERH Consultores y ELMX Services fueron creadas el mismo día, el 16 mayo de 2017, un día antes de que se constituyera Genmak Energía, que a su vez tiene como accionista a ELMX Services.

Otro excolaborador de Lozoya que sufrió el congelamiento de sus cuentas fue Rodrigo Arteaga. La UIF bloqueó sus cuentas en mayo pasado y, pese a que interpuso un amparo, un juez le negó el desbloqueo de sus recursos en junio de 2019. Arteaga no respondió diversos intentos para entrevisarlo.

Al edificio corporativo de Volcán número 150, la última sede que tuvo Makech Capital, también se mudaron Genmak Energía e Industria Transformadora del Norte (Intranor), una empresa fundada en 2018 por el exgerente de la dirección general de Pemex, Francisco Olascoaga Rodríguez, y por la exsecretaria particular de Lozoya en la paraestatal, Mariana García de la Cadena Salas.

De acuerdo con los directorios empresariales que manejaba el personal de los edificios de Prado Sur y de Volcán, tanto Francisco Olascoaga como Mariana García eran colaboradores en Makech Capital. Ambos declinaron ser entrevistados para este artículo.

Antes de Pemex, Olascoaga colaboró con Enrique Peña Nieto cuando fue gobernador del Estado de México, primero como jefe de departamento a cargo de la relación con gobiernos extranjeros y después como secretario en el equipo de transición. Mariana García también trabajó como coordinadora de eventos en la secretaría de Turismo del Edomex durante el gobierno peñista.

Un directivo de Makech Capital fue sancionado por la Secretaría de la Función Pública: Edgar Torres Garrido fue inhabilitado para ocupar cargos públicos en 30 años y enfrenta dos multas por casi 4 mil millones de pesos por causar un grave daño patrimonial a Pemex al autorizar la compra a sobreprecio de la planta de Grupo Fertinal.

En enero de 2013, Lozoya designó a Torres Garrido como asesor en Pemex y dos años después lo convirtió en director de Pemex Fertilizantes. De acuerdo con su perfil en LinkedIn, que ya fue desactivado, Torres operaba como jefe de Inversiones en Makech desde mayo de 2016.

Otras empresas que comparten los mismos socios, apoderados, contadores o comisiarios y que orbitan alrededor de Makech Capital son Klarheit Losungen, Jaddina Inmobiliaria, Apo Consultoría Empresarial, Apo Management, Apo Technology, Apoyo Profesional de Outsourcing, Aid on Business México y Casa Portela. Estos datos fueron recabados en parte a través de Sinapsis, la herramienta que permite encontrar conexiones entre empresas desarrollada por Animal Político.

La semana pasada, Santiago Nieto declaró a la prensa que para intentar encubrir el presunto origen ilícito de su fortuna, Emilio Lozoya habría montado una sofisticada red de lavado de dinero que movió decenas de millones de dólares en distintos países, entre ellos Suiza, Islas Vírgenes, Antigua, Liechtenstein, Mónaco, Brasil, México y Alemania.

El funcionario aclaró que en esta trama de corrupción están implicadas la empresa brasileña Odebrecht, la española OHL y la mexicana AHMSA, de las que Lozoya supuestamente recibió transferencias a través de una intrincada red de sociedades y cuentas bancarias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Kate McHenry

'La pérdida de olfato por coronavirus hizo que la carne me sepa a gasolina'

Un fenómeno llamado parosmia ha dejado a algunos sobrevivientes de coronavirus en un mundo de esencias distorsionadas.
Kate McHenry
31 de agosto, 2020
Comparte

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la COVID-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

“Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo”, dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas “empezaron a oler muy raras” y fueron reemplazadas por un “hedor químico horrible”.

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Kate McHenry y su pareja Craig Gordon.
Kate McHenry

Kate se siente culpable cuando su pareja le pregunta qué le apetece comer.

“Me encanta las buenas comidas, salir a restaurantes y beber con amigos, pero todo eso se ha ido. La carne me sabe a gasolina y el prosecco a manzana podrida. Si mi novio Craig se come un curry el olor es horrible. Le sale de sus poros y es difícil estar cerca de él”.

“Me entristezco cuando cocino en las tardes. Craig me pregunta qué quiero comer y me siento mal porque no hay nada que me apetezca. Sé que todo tendrá un sabor horrendo. Me asusta quedarme así para siempre”.

Comida que McHenry puede comer.

Kate McHenry
La pasta con queso es uno de los pocos platos que McHenry puede tolerar.

Las personas con covid-19 pueden perder su sentido del olfato porque el virus daña los nervios terminales de sus narices.

La parosmia puede producirse cuando esos nervios se regeneran y el cerebro es incapaz de identificar debidamente el olor real de algo.

Esta condición está habitualmente vinculada a los resfriados comunes, la sinusitis y las lesiones en la cabeza. Los que los sufren describen oler a quemado, humo de cigarro o carne podrida. En algunos casos el olor es tan fuerte que induce al vómito.

Aunque los profesionales reconocen que la parosmia es un signo de recuperación del olfato, para algunas personas puede tardar años en pasar.

Pasquale Hester

Pasquale Hester
Pasquale Hester afirma que lidiar con la parosmia le quita fuerzas.

Lavarse los dientes con sal

Para Pasquale Hester, también de Inglaterra, la pasta de dientes es uno de sus peores enemigos.

El gusto químico que desprende le produce tantas arcadas que ha empezado a lavarse los dientes con sal, que sabe normal para ella.

Como muchos otros afectados por coronavirus, pasaron semanas hasta que mejoró su sentido del olfato. Pero entonces comió curry por su cumpleaños en junio y se dio cuenta de lo distorsionado que estaba su gusto.

“Escupí la comida porque sabía a pintura. Algunas cosas se toleran mejor. El café, el ajo y la cebolla son lo peor. Puedo comer judías verdes y queso. Lo que me está pasando me afecta. No se lo desearía ni al peor enemigo”, dice Hester.

Lo que comer Pasquale Hester

Pasquale Hester
Un plato de judías verdes y queso es de lo poco que Pasquale puede comer.

Brooke Jones empezó con síntomas en abril y dio positivo por covid-19 una semana más tarde. Describe casi todo lo que huele como “carne podrida con algo sacado de una granja”.

Esta estudiante de 20 años hizo una lista de comida que puede tolerar: gofres tostados, pepino y tomate. Lo demás le disgusta.

“Trato de imaginarme el sabor de las cosas. Si como comida china, incluso si no sabe tan bien, me convenzo de que en realidad no está tan mal”.

Brooke Jones

Brooke Jones
Brooke Jones perdió el sentido del gusto y del olfato.

Impacto psicológico

Se desconoce el número de infectados por covid que han tenido parosmia, pero se estima que cientos de miles han perdido el olfato o gusto de forma temporal.

La profesora Claire Hopkis, presidenta de la Sociedad Rinológica Británica, advierte que hay una “creencia incorrecta generalizada” de que la pérdida de olfato por el virus es a corto plazo”.

“Sí, hay una gran probabilidad de recuperación, pero también muchas personas que perderán este sentido por un período largo de tiempo y ese impacto se está infravalorando“, agrega la especialista.

El olfato juega un rol importante en la memoria, el estado de ánimo y las emociones. Aquellos que sufren alguna disfunción se sienten recluidos.

“Cuando intento explicarlo, algunos piensan que es gracioso. Sé que las secuelas del coronavirus pudieron ser mucho peores, pero me afecta y asusta que nadie es capaz de confirmar si mejorará”, confiesa Jones.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.