Desaparecen más de 100 mil medicamentos de 4 hospitales del ISSSTE
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Desaparecen más de 100 mil medicamentos de 4 hospitales del ISSSTE; Fiscalía indaga a funcionarios

La ASF detectó los medicamentos faltantes al revisar inventarios; identificó además presuntos malos manejos por 1,500 mdp en CFE y SAGARPA.
Cuartoscuro Archivo
24 de febrero, 2020
Comparte

Más de 100 mil medicamentos de distintos tipos y marcas, valuados en 23 millones de pesos, desaparecieron de los almacenes de cuatro hospitales de alta especialidad (tercer nivel) del Instituto de Trabajadores al Servicio del Estado (ISSSTE), gracias a la presunta negligencia o complicidad de trabajadores de dicho instituto.

Se trata de medicamentos que estaban destinados a tratamientos de padecimientos complejos, y que fueron adquiridos para el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, el Hospital Regional Adolfo López Mateos y el Hospital Regional Primero de Octubre, todos ellos ubicados en Ciudad de México, así como el Hospital Regional León, ubicado en Guanajuato.

Estas irregularidades fueron descubiertas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), como parte de las revisiones efectuadas durante una auditoría de cumplimiento a los inventarios de medicamentos en almacenes de unidades médicas del ISSSTE, correspondientes a la revisión de la Cuenta Pública 2018.

Entérate: Sin medicamentos y en la pobreza extrema: así enfrentan niños con cáncer el desabasto en Veracruz

De acuerdo con el informe de resultados de dicha auditoría, en los inventarios del Hospital Regional Primero de Octubre se detectó un faltante en inventarios de más de 96 mil piezas de diversos medicamentos, por un monto total de 10 millones 814 mil 459 pesos.

En tanto en el Hospital Regional León los auditores detectaron faltantes injustificados en inventarios por 9 millones 240 mil pesos, correspondientes a aproximadamente 12 mil piezas.

Además, en dos inventarios del Hospital Regional Adolfo López Mateos los auditores identificaron el faltante de 4 mil 405 medicamentos valuados en 1 millón 940 mil pesos; mientras que en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre se identificaron irregularidades en tres inventarios y el faltante de 2 mil 717 medicamentos, valuados en 1 millón 121 mil 154 pesos.

“Existe una notable falta de supervisión y control en el registro, entradas y salidas de medicamentos de los almacenes y farmacias”, concluyeron los auditores en todos los casos verificados.

Estas anomalías registradas en los inventarios equivalen a un posible fraude al erario que asciende a los 23 millones 185 mil 648 pesos. De no esclarecerse el destino de los medicamentos o la recuperación del dinero, la Auditoría presentará una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de los funcionarios que resulten responsables.

Con independencia de lo anterior, los representantes jurídicos del ISSSTE ya presentaron ante el Ministerio Público Federal dos denuncias por los casos de los faltantes en el Hospital Regional de León y en el Hospital Regional Primero de Octubre, en contra de los funcionarios que resulten responsables, y se prevé que en breve se presenten las denuncias por los casos restantes.

Además del tema de los medicamentos faltantes, el informe de resultados de la ASF identificó múltiples deficiencias más en el manejo de los inventarios de medicamentos, como falta de documentación, controles y supervisión de los procedimientos, lo que le permite concluir que dicho Instituto incumple sistemáticamente con las disposiciones legales establecidas para este tema.

Caos en contrataciones en CFE

Una auditoría forense detectó irregularidades graves en diversos procesos de contratación y adjudicación de la Compañía Federal de Electricidad (CFE) en 2018, que representan un posible fraude al erario por más de 488 millones de pesos, y que podrían dar paso a denuncias penales.

El foco rojo son cuatro contratos para la adquisición de diversos bienes que la CFE otorgó en procedimientos separados en favor de las compañías Tensor Cable, S. de R.L. de C.V., APP Insulators de México, S. de R.L. de C.V., y Tensor Mexicana, S. de R.L. de C.V., y que en realidad pertenecen a un mismo grupo empresarial.

Al revisar los documentos, los auditores descubrieron en estos procedimientos sobrecostos y ampliaciones de pagos totalmente injustificados que duplicaron los importes asignados originalmente.

Además, en diversos procedimientos la ASF detectó anomalías como la adjudicación de contratos sin presentar la evidencia documental del registro de la adquisición o servicio en el Programa Anual de Contrataciones, de la solicitud de contratación, de la suficiencia presupuestaria ni de la verificación del nivel de inventarios. Se descubrió la formalización de contratos por encima de la suficiencia presupuestaria.

Incluso los auditores descubrieron adjudicaciones directas justificadas en disposiciones legales que no eran aplicables, procesos de concurso abierto en donde en realidad no hubo propuestas, falta de constancia de invitación a proveedores en procesos con tres concursantes, investigaciones de mercado que no cuentan con lineamientos suficientes para considerarlas válidas, entre otros.

Fraude de mil millones en el campo

Por otro lado, la ASF también detectó a través de tres auditorías forenses presuntos malos manejos que superan los mil millones de pesos en diversos programas y convenios de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural antes conocida como SAGARPA, durante el último año del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

De los malos manejos detectados 581 millones de pesos corresponden al Programa de Fomento a la Agricultura a través del cual se distribuyen recursos a empresas y beneficiarios para el desarrollo de proyectos en la materia, mientras que 394 millones de pesos corresponden al Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria.

Además, se identificaron malos manejos por 80 millones de pesos en diversos convenios realizados por la entonces SAGARPA con diversas universidades y colegios públicos bajo la excepción de la licitación abierta que contempla la ley de adquisiciones, en un esquema similar al de la denominada Estafa Maestra.

En todos estos casos la ASF identificó un cumulo de irregularidades que van desde anomalías graves en facturas que los supuestos beneficiarios de los programas presentan – y que permiten presumir en muchos casos que son falsas -, hasta la falta de comprobación total de los servicios o la posible simulación de estos.

Lo más grave es que se trata de conductas reiteradas que se repitieron año tras año en el último sexenio, pese a las recomendaciones hechas por la ASF, a la promoción de sanciones administrativas e incluso a la presentación de denuncias de hechos ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.