Médicos y enfermeras denuncian que en el Instituto de Neurología no hay ni guantes para operar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Médicos y enfermeras denuncian que en el Instituto de Neurología no hay ni guantes para operar

Desbasto de fármacos, renta de equipos innecesarios, falta hasta de batas y jabón para lavarse las manos fueron algunas de las quejas que expuso personal de la institución ante funcionarios del gobierno federal.
Archivo Cuartoscuro
7 de febrero, 2020
Comparte

Jorge Alcocer, secretario de Salud, e Irma Eréndira Sandoval, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), hicieron una visita sorpresa este jueves a los Institutos Nacionales de Pediatría y Neurología para constatar cómo están operando. Personal médico y de enfermería de este último les relató que hay carencias hasta en los insumos más básicos. 

Médicos y enfermeras del área de cirugía del Instituto Nacional de Neurología aseguraron a los funcionarios que hay escasez de materiales como gasas, sedas, guantes para operar y suturas. “No hay ni batas, no tenemos ni jabón para lavarnos las manos, cada quien compra jabón líquido”, denunció el personal de acuerdo a videos publicados en redes sociales. 

Lee: El Instituto Nacional de Neurología rechazó gratuidad y 6 estados comprarán sus medicamentos

Los trabajadores también denunciaron que desde que en este Instituto se contrató el servicio de farmacia, el desbasto de medicamentos es peor. “Solicitamos un medicamento hemostático (para ayudar a la coagulación) y tarda media hora en llegar, cuando eso se necesita rápido”.

Ante la escasez, relataron a los titulares de las secretarías de Salud y de la Función Pública que deben pedirle a los familiares de los pacientes que compren los medicamentos y el material, “tienen que comprar las suturas y el paquete de suturas les sale en 5 mil pesos, y ellos se quedan sin comer, sin donde dormir, nuestros pacientes están sufriendo muchísimo y eso nos duele porque yo llevó 30 años trabajando aquí y nunca había pasado eso”. 

Además, “están rentando equipos que nosotros tenemos aquí, con gastos que exceden hasta 50 mil pesos. Rentan craneotomos (aparatos para cirugía de cráneo) cuando nosotros los tenemos. Vienen y se llevan material y luego no hay y se los cobran a los enfermos. Muchas cosas que pasan. No queremos ser cómplices de malos manejos y por eso lo estamos diciendo”, aseguraron. 

Lee: Clínicas del IMSS-Bienestar atenderán gratuitamente en estados que no se adhieran al Insabi

Durante el recorrido, en el que también estuvo presente Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, Jorge Alcocer mencionó que el personal de los hospitales tiene el derecho y el deber de denunciar lo que sucede . 

“No avisamos que veníamos, el señor director no sabia, lo hicimos en esta forma porque es cuando se conocen las cosas, lo primero es decirles que es un derecho y una obligación expresar que sucede en el entorno laboral y no debe haber ninguna represalia ni limitación por haber hablado”, señaló Alcocer. 

En un comunicado, la Secretaría de la Función Pública indicó que con estos dos recorridos, la titular de la dependencia inicia las visitas de inspección en el sector salud. 

Irma Eréndira Sandoval exhortó a los Órganos Internos de Control (OIC) de la Función Pública en los centros hospitalarios a recibir y atender en forma expedita las denuncias y quejas de quienes requieren los servicios médicos y han sufrido deficiencias en el servicio, desatención o maltrato.

“Estamos dando seguimiento a las acciones emprendidas en este sector con información de primera mano, y cumplimos uno de los compromisos prioritarios de este Gobierno, que es garantizar el derecho a la salud, como lo mandata el artículo 4º constitucional”, afirmó, señala el comunicado, luego de invitar a usuarias y usuarios a denunciar cualquier anomalía y contribuir al mejoramiento de los servicios que reciben.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

5 países en más riesgo de sufrir una hambruna bíblica por el COVID-19 (y uno está en Latinoamérica)

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU advierte que se avecina la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué países son los más vulnerables?
EPA
24 de abril, 2020
Comparte

El mundo está al borde de una posible “pandemia de hambre”.

Así lo advirtió el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, mientras múltiples gobiernos de todo el mundo batallan contra la pandemia del covid-19.

A finales de 2019, 135 millones de personas vivían con niveles de hambre “extremos”, pero a causa de las cuarentenas por el covid-19, es probable que ese número aumente a 265 millones, dijo el martes el director ejecutivo del WFP, David Beasley.

“Antes de que el coronavirus se convirtiera en un problema, decía que 2020 enfrentaría la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial por varias razones”, apuntó Beasley. “Ahora, con el COVID-19, quiero enfatizar que no solo estamos enfrentando una pandemia, sino también una catástrofe humanitaria global”.

En una videoconferencia con el Consejo de Seguridad de la ONU, Beasley advirtió que podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses”.

Beasley advirtió que el mundo debe “actuar sabiamente y rápido”.

El WFP recibió 8,300 millones de dólares en 2019 y ahora necesita entre 10,000 y 12,000 millones de dólares para mantener sus operaciones durante este año.

¿Qué países están en mayor riesgo de la hambruna de la que advierte Beasley?

Yemen

Incluso antes de que comenzara la guerra en Yemen, el país era el más pobre del mundo árabe.

Pero desde que una coalición liderada por Arabia Saudita intervino en el conflicto contra los rebeldes hutíes de Yemen en 2015, la situación humanitaria del país se ha deteriorado aun más.

“En 2016, estábamos ayudando quizá a unas tres o cuatro millones de personas en Yemen. Hoy ese número asciende a los 12 millones”, dijo a la BBC el economista jefe del WFP y director de la División de Investigación, Evaluación y Monitoreo, Arif Husain.

Da clic aquí para ver el interactivo

Para empeorar la situación, el WFP dijo a principios de mes que reduciría a la mitad la ayuda a las áreas controladas por los hutíes, entre las preocupaciones manifestadas por algunos países sobre la obstrucción de entregas de ayuda por los rebeldes.

República Democrática del Congo (RDC)

Después de más de un cuarto de siglo de conflicto armado en varias partes del país, en la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo, según el WFP.

Más del 15% de la población del país sufre de inseguridad alimentaria grave, lo que significa que se encuentran entre las 30 millones de personas en zonas de guerra alrededor del mundo que dependen casi por completo de la ayuda que reciben.

Soldados marroquíes de la misión de Naciones Unidas en territorio Djugu, en el este de la República Democrática del Congo.

AFP
En la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo.

Se necesitan casi 2,000 millones de dólares para asegurar el suministro de alimentos para estas poblaciones para tan solo los próximos tres meses, alertó Husain.

“Esas personas fueron las más afectadas y ahora están aun en mayores problemas”.

Venezuela

Según un informe publicado a fines de febrero por el WFP, casi un tercio de la población venezolana (un 32,3%) padece inseguridad alimentaria y necesita ayuda.

De acuerdo con el estudio, 2,3 millones de venezolanos (7,9% de la población) se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria severa.

Es decir, sufren “carencias extremas en el consumo de alimentos, o la pérdida extrema de medios de vida que podría conducir a carencias en el consumo de alimentos o algo peor”.

El país ha perdido más de un 50% de su PIB desde que Nicolás Maduro llegó a la presidencia, una contracción de la economía que ha tenido consecuencias sobre la alimentación de los venezolanos.

Venezolanos cruzando la frontera entre Cúcuta en Colombia y San Antonio del Táchira en Venezuela.

AFP
Muchos venezolanos se han visto forzados a cruzar ilegalmente la frontera con Colombia para comprar comida y medicinas.

La crisis se ha visto acompañada de la hiperinflación, una subida constante y acelerada de los precios, lo que ha llevado a que un 59% de los hogares no cuenten con ingresos suficientes para comprar comida.

Las dificultades se ven agravadas en medio de la pandemia por un éxodo masivo de trabajadores de la salud, según el organismo de la ONU.

Y los problemas no terminan ahí: alrededor de 4.8 millones de personas (o el 15% de la población) han abandonado Venezuela en los últimos años, y cientos de miles de estos migrantes enfrentan inseguridad alimentaria en los países vecinos.

Sudán del Sur

El país más joven del mundo se independizó de su vecino del norte, Sudán, en 2011.

La medida estaba destinada a marcar el final de una larga guerra civil, pero el país cayó en un conflicto violento tan solo dos años después.

Personas de Sudán del Sur esperando recibir comida de la Cruz Roja.

Getty Images
Casi el 60% de la población de Sudán del Sur lucha por encontrar comida todos los días.

El WFP advierte que el hambre y la desnutrición en Sudán del Sur se encuentran en los niveles más extremos desde 2011. Casi el 60% de la población lucha por conseguir alimentos a diario.

Para empeorar la situación, la plaga de langostas que destruyeron cultivos en África Oriental llegaron a Sudán del Sur a principios de 2020.

Y como uno de los países más dependientes del petróleo del mundo, es probable que el país se vea muy afectado por la caída de los precios del crudo registrada durante la pandemia.

Afganistán

Afganistán, otro país devastado por los conflictos, había sufrido casi dos décadas de guerra cuando Estados Unidos lo invadió en 2001.

Un soldado vigila a las mujeres que reciben raciones de comida del Programa Mundial de Alimentos en Herat, Afganistán.

EPA
Un soldado vigila a un grupo de mujeres que reciben comida gratuita en Herat, Afganistán.

Casi 20 años después, más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

Y el WFP estima que más de 11 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria severa.

y los nuevos 130 millones

Además de las áreas afectadas por la guerra, los problemas ambientales o las crisis económicas, es probable que muchos más países de ingresos bajos y medianos se vean afectados por la pérdida de empleo y otras dificultades económicas causadas por la propagación del COVID-19 en los próximos meses.

El problema se agravará por presiones económicas similares en países de todo el mundo, lo que significa que las remesas, o el dinero enviado por familiares en el extranjero, caerán en estos países.

“Lo más importante es que haya un tratamiento asequible para el COVID-19 que esté disponible para todos en todo el mundo”, dijo Husain.

“Pero hasta que lleguemos a ese punto, debemos asegurarnos de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salvar vidas y proteger los medios de vida”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.