Muerte de dos defensores prende alerta sobre Reserva de la Mariposa Monarca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto tomada de Facebook Homero Gómez

Muerte de dos defensores prende alerta sobre Reserva de la Mariposa Monarca

El cuerpo de Homero Gómez, entusiasta defensor del bosque y la mariposa monarca, se encontró dos semanas después de que se reportó su desaparición; Raúl Hernández Romero, guía turístico en la zona, también fue hallado muerto el pasado 1 de febrero.
Foto tomada de Facebook Homero Gómez
Por Agustín del Castillo / Mongabay
4 de febrero, 2020
Comparte

La historia de Homero Gómez González es singular: después de ser un duro opositor de la creación de la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca se transformó en uno de los más entusiastas promotores de la conservación de los bosques de oyamel e impulsor del desarrollo sustentable de las comunidades.

Por eso, cuando el 13 de enero de 2020 la familia de Homero reportó su desaparición, los 260 ejidatarios del Rosario se organizaron para buscar a su compañero. Dos semanas después —el 29 de enero— se encontró su cuerpo en un pozo agrícola. Homero, quien también era ingeniero agrónomo, tenía 50 años. Su muerte indignó a su familia, compañeros ejidatarios y a todos los que conocieron su labor como defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca (Danaus plexippus).

Tres días después de que se encontró el cuerpo de Homero, otra muerte prendió las luces de alarma sobre la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca. Raúl Hernández Romero —guía de turistas en el ejido El Rosario y que días antes había sido reportado como desaparecido— se encontró muerto con visibles huellas de violencia.

Lee: Encuentran sin vida a guía de turistas de santuario de mariposa monarca en Michoacán

Hasta ahora, la fiscalía del estado de Michoacán no ha terminado las investigaciones sobre estos decesos, pero a ejidatarios y ambientalistas les preocupa que intereses de taladores clandestinos y de aguacateros busquen controlar —como en otros territorios en México— los bosques que forman parte de la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, emblema de la cooperación ambiental en América del Norte.

Las muertes de Gómez y Hernández recuerdan que México es considerado uno de los países más peligrosos para los defensores del medio ambiente. En 2019 organizaciones como Amnistía Internacional registró el asesinato de 24 defensores de derechos humanos, la mayoría de ellos enfocados a temas ambientales y de territorio.

Aceptar una Reserva

La Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca se ubica en el eje Neovolcánico, en un territorio que abarca zonas del Estado de México y del oriente de Michoacán, en el centro del país.

En los bosques que están dentro de la Reserva —así como en zonas del Nevado de Toluca y del volcán Popocatépetl— cada invierno llegan millones de mariposas monarcas que migran desde los Grandes Lagos de Norteamérica.

En 1976, el zoólogo canadiense Fred Urquhart reportó la ubicación de los sitios de hibernación de las monarcas en los bosques de Michoacán, lugares en donde, durante generaciones, las  comunidades otomíes y mazahuas de la región han presenciado la estancia invernal de estas mariposas.

Lee más: Las incógnitas sobre la muerte de Homero Gómez, el defensor de la mariposa monarca

Los estudios de Urquhart fueron los que impulsaron la creación de una zona protegida y años después de una reserva de la biosfera, explican los investigadores Alfonso de la Vega y Leticia Merino Pérez, en el Informe Conservación y derechos comunitarios: lecciones de Mesoamérica, editado por el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, en 2016.

La mariposa monarca viaja 4500 kilómetros desde bosques templados de Estados Unidos y Canadá para hibernar en 22 colonias del Eje Neovolcánico mexicano. Las colonias más grandes se ubican en la reserva Monarca, que identifica tres grandes sitios de anidación protegidos como zonas núcleo.

Homero Gómez, de 50 años, fue un defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca.

Homero Gómez, de 50 años, fue un defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca.

Cuando el gobierno mexicano impuso sobre las sierras del oriente de Michoacán la creación de la reserva, Homero Gómez González fue un acérrimo opositor de la iniciativa.

Como muchos de los ejidatarios de la región, la idea que Homero tenía del desarrollo no se alejaba del tradicional rentismo forestal que entrega el bosque a la industria a cambio de dinero.

No fue fácil conquistar la voluntad de una población que se consideraba perjudicada por los decretos presidenciales —de 1980 y del 2000— que dieron forma a la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, área protegida que hoy tiene 56 259 hectáreas.

A las comunidades se les prohibió realizar actividades que durante muchas décadas habían sido su sustento: tala, cacería y extracción de flora.

Liderazgos, como el de Homero Gómez, así como el apoyo que realizaron varias instituciones —entre ellos World Wildlife Fund (WWF), el Fondo Monarca y la Comisión Nacional Forestal (Conafor)— permitieron que las comunidades encontraran caminos sustentables para vivir del bosque y, al mismo tiempo, conservar este ecosistema vital para el futuro de especies como la mariposa monarca.

Entérate: Fiscalía de Michoacán publica necropsia del defensor Homero Gómez, pero no aclara si fue asesinado

Homero Gómez, quien era ingeniero agrónomo de profesión, fue un líder tradicional que defendió el derecho de las comunidades a explotar los bosques. La primera negociación que lograron las comunidades fue que se les pagara por la madera que no iban a aprovechar.

Después, cuando esos programas vencieron, se generó un esquema de pago sobre la superficie completa de la zona núcleo del área protegida; ese ha sido el eje de la estabilidad de la reserva en los últimos diez años, explica el consultor Rafael González Franco, quien fue contratado por el gobierno mexicano para establecer los arreglos con las comunidades.

En la actualidad, en el ejido El Rosario —ubicado en Ocampo, Michoacán, y donde está uno de los mayores sitios de hibernación de la monarca— la comunidad vive del ecoturismo, produce trucha y realiza manejo sustentable de pino y oyamel.

Comunidades que defienden el bosque

En la región a la que arriba la mariposa monarca, las comunidades sobreviven en medio de la violencia de los cárteles que se disputan Michoacán.

A diferencia de otras zonas del estado de Michoacán, como la meseta purépecha, los pueblos de la región de la Monarca han logrado contener con más éxito los cambios de uso de suelo para aguacate que ya afectan sus fronteras, mientras la actividad clandestina de tala de bosques ha pasado progresivamente a ser controlada por las bandas criminales de trasiego de drogas.

Muchos moradores de la Monarca defienden con sus propios recursos ese valioso territorio que sustenta su estilo de vida. Miguel Ángel Cruz Domínguez, uno de los ejidatarios que participó en la búsqueda de Homero Gómez, explica que el ejido El Rosario, otros 58 ejidos, trece comunidades indígenas mazahuas y otomíes, y 21 pequeñas propiedades integradas al polígono de protección realizan trabajos de protección y conservación del bosque.

“Hemos estado sembrando muchos miles de árboles […] además, no permitimos entrar a ningún talador clandestino, tenemos guardias permanentes en turnos de a diez ejidatarios, nadie pasa al santuario sin que nosotros lo sepamos”, advierte Cruz Domínguez.

El compromiso de estas comunidades es mantener la integridad de los ecosistemas para que puedan acceder a los recursos del Fondo Monarca.

Rafael González Franco, consultor en organización comunitaria que ha trabajado durante más de una década en la zona por encargo de los socios del Fondo Monarca, destaca el importante papel que han tenido las mujeres de las comunidades.

Las mujeres se integraron a los procesos de discusión y empujaron a que los líderes tradicionales, como Homero Gómez, abandonaran la relación clientelar con el estado y se comenzaran a preocupar por la salud de sus bosques.

“Fue un trabajo complicado pero puedo decir que hubo un compromiso fuerte de muchas instituciones” para convencer a los campesinos de que su futuro está en la conservación, recuerda González Franco.

La noticia de la muerte Homero Gómez golpeó a los ejidatarios que a principios de enero celebraban un mayor arribo de mariposas monarca a sus bosques.

Cada año desde 2004, con apoyo de la Alianza WWF-Telcel, la dirección de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca monitorea la superficie forestal ocupada por las colonias de hibernación.

Además existe un amplio sistema de monitoreo trinacional donde también se registran los flujos de los enjambres que descienden hasta México. En los últimos 20 años, la tendencia registrada en los monitoreos de ocupación de mariposa van a la baja. El ejidatario Miguel Ángel Cruz sostiene, sin embargo, que entre 2019 y 2020 la tendencia parece revertirse, lo que deberá confirmar el nuevo monitoreo que está apenas en elaboración.

Exigencia común: investigación a fondo

Miguel Ángel Cruz Domínguez, al igual que los demás ejidatarios del Rosario, espera que “las autoridades esclarezcan la muerte de Homero”.

Tras el hallazgo del cuerpo, el pasado 29 de enero, la fiscalía de Michoacán señaló que no había huellas de violencia y se aseguró que las líneas de investigación permanecerán abiertas en temas como secuestro, extorsión y amenazas.

Entérate: Detención de tres presuntos líderes delictivos desata bloqueos en Uruapan, Michoacán

La muerte de Homero Gómez también causó la indignación de ambientalistas de México y de muchas partes del mundo, así como comunicados de diversas organizaciones y dependencias, desde la WWF hasta la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, además del pésame del presidente López Obrador, sin comprometerse específicamente al esclarecimiento del asunto, que es competencia de la fiscalía michoacana.

El jueves 30 de enero de 2020, los moradores del ejido El Rosario acompañaron de forma multitudinaria los restos mortales del ejidatario.

La página de Facebook de Homero Gómez está invadida de esquelas, de fotografías donde se le mira entre los árboles de oyamel y rodeado de mariposas, además de mensajes desoladores, entre ellos, una petición en change.org: que no se compren “aguacates de sangre”, el “oro verde” que destruye los bosques michoacanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.