Muerte de dos defensores prende alerta sobre Reserva de la Mariposa Monarca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto tomada de Facebook Homero Gómez

Muerte de dos defensores prende alerta sobre Reserva de la Mariposa Monarca

El cuerpo de Homero Gómez, entusiasta defensor del bosque y la mariposa monarca, se encontró dos semanas después de que se reportó su desaparición; Raúl Hernández Romero, guía turístico en la zona, también fue hallado muerto el pasado 1 de febrero.
Foto tomada de Facebook Homero Gómez
Por Agustín del Castillo / Mongabay
4 de febrero, 2020
Comparte

La historia de Homero Gómez González es singular: después de ser un duro opositor de la creación de la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca se transformó en uno de los más entusiastas promotores de la conservación de los bosques de oyamel e impulsor del desarrollo sustentable de las comunidades.

Por eso, cuando el 13 de enero de 2020 la familia de Homero reportó su desaparición, los 260 ejidatarios del Rosario se organizaron para buscar a su compañero. Dos semanas después —el 29 de enero— se encontró su cuerpo en un pozo agrícola. Homero, quien también era ingeniero agrónomo, tenía 50 años. Su muerte indignó a su familia, compañeros ejidatarios y a todos los que conocieron su labor como defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca (Danaus plexippus).

Tres días después de que se encontró el cuerpo de Homero, otra muerte prendió las luces de alarma sobre la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca. Raúl Hernández Romero —guía de turistas en el ejido El Rosario y que días antes había sido reportado como desaparecido— se encontró muerto con visibles huellas de violencia.

Lee: Encuentran sin vida a guía de turistas de santuario de mariposa monarca en Michoacán

Hasta ahora, la fiscalía del estado de Michoacán no ha terminado las investigaciones sobre estos decesos, pero a ejidatarios y ambientalistas les preocupa que intereses de taladores clandestinos y de aguacateros busquen controlar —como en otros territorios en México— los bosques que forman parte de la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, emblema de la cooperación ambiental en América del Norte.

Las muertes de Gómez y Hernández recuerdan que México es considerado uno de los países más peligrosos para los defensores del medio ambiente. En 2019 organizaciones como Amnistía Internacional registró el asesinato de 24 defensores de derechos humanos, la mayoría de ellos enfocados a temas ambientales y de territorio.

Aceptar una Reserva

La Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca se ubica en el eje Neovolcánico, en un territorio que abarca zonas del Estado de México y del oriente de Michoacán, en el centro del país.

En los bosques que están dentro de la Reserva —así como en zonas del Nevado de Toluca y del volcán Popocatépetl— cada invierno llegan millones de mariposas monarcas que migran desde los Grandes Lagos de Norteamérica.

En 1976, el zoólogo canadiense Fred Urquhart reportó la ubicación de los sitios de hibernación de las monarcas en los bosques de Michoacán, lugares en donde, durante generaciones, las  comunidades otomíes y mazahuas de la región han presenciado la estancia invernal de estas mariposas.

Lee más: Las incógnitas sobre la muerte de Homero Gómez, el defensor de la mariposa monarca

Los estudios de Urquhart fueron los que impulsaron la creación de una zona protegida y años después de una reserva de la biosfera, explican los investigadores Alfonso de la Vega y Leticia Merino Pérez, en el Informe Conservación y derechos comunitarios: lecciones de Mesoamérica, editado por el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, en 2016.

La mariposa monarca viaja 4500 kilómetros desde bosques templados de Estados Unidos y Canadá para hibernar en 22 colonias del Eje Neovolcánico mexicano. Las colonias más grandes se ubican en la reserva Monarca, que identifica tres grandes sitios de anidación protegidos como zonas núcleo.

Homero Gómez, de 50 años, fue un defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca.

Homero Gómez, de 50 años, fue un defensor de los bosques de oyamel y de la mariposa monarca.

Cuando el gobierno mexicano impuso sobre las sierras del oriente de Michoacán la creación de la reserva, Homero Gómez González fue un acérrimo opositor de la iniciativa.

Como muchos de los ejidatarios de la región, la idea que Homero tenía del desarrollo no se alejaba del tradicional rentismo forestal que entrega el bosque a la industria a cambio de dinero.

No fue fácil conquistar la voluntad de una población que se consideraba perjudicada por los decretos presidenciales —de 1980 y del 2000— que dieron forma a la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, área protegida que hoy tiene 56 259 hectáreas.

A las comunidades se les prohibió realizar actividades que durante muchas décadas habían sido su sustento: tala, cacería y extracción de flora.

Liderazgos, como el de Homero Gómez, así como el apoyo que realizaron varias instituciones —entre ellos World Wildlife Fund (WWF), el Fondo Monarca y la Comisión Nacional Forestal (Conafor)— permitieron que las comunidades encontraran caminos sustentables para vivir del bosque y, al mismo tiempo, conservar este ecosistema vital para el futuro de especies como la mariposa monarca.

Entérate: Fiscalía de Michoacán publica necropsia del defensor Homero Gómez, pero no aclara si fue asesinado

Homero Gómez, quien era ingeniero agrónomo de profesión, fue un líder tradicional que defendió el derecho de las comunidades a explotar los bosques. La primera negociación que lograron las comunidades fue que se les pagara por la madera que no iban a aprovechar.

Después, cuando esos programas vencieron, se generó un esquema de pago sobre la superficie completa de la zona núcleo del área protegida; ese ha sido el eje de la estabilidad de la reserva en los últimos diez años, explica el consultor Rafael González Franco, quien fue contratado por el gobierno mexicano para establecer los arreglos con las comunidades.

En la actualidad, en el ejido El Rosario —ubicado en Ocampo, Michoacán, y donde está uno de los mayores sitios de hibernación de la monarca— la comunidad vive del ecoturismo, produce trucha y realiza manejo sustentable de pino y oyamel.

Comunidades que defienden el bosque

En la región a la que arriba la mariposa monarca, las comunidades sobreviven en medio de la violencia de los cárteles que se disputan Michoacán.

A diferencia de otras zonas del estado de Michoacán, como la meseta purépecha, los pueblos de la región de la Monarca han logrado contener con más éxito los cambios de uso de suelo para aguacate que ya afectan sus fronteras, mientras la actividad clandestina de tala de bosques ha pasado progresivamente a ser controlada por las bandas criminales de trasiego de drogas.

Muchos moradores de la Monarca defienden con sus propios recursos ese valioso territorio que sustenta su estilo de vida. Miguel Ángel Cruz Domínguez, uno de los ejidatarios que participó en la búsqueda de Homero Gómez, explica que el ejido El Rosario, otros 58 ejidos, trece comunidades indígenas mazahuas y otomíes, y 21 pequeñas propiedades integradas al polígono de protección realizan trabajos de protección y conservación del bosque.

“Hemos estado sembrando muchos miles de árboles […] además, no permitimos entrar a ningún talador clandestino, tenemos guardias permanentes en turnos de a diez ejidatarios, nadie pasa al santuario sin que nosotros lo sepamos”, advierte Cruz Domínguez.

El compromiso de estas comunidades es mantener la integridad de los ecosistemas para que puedan acceder a los recursos del Fondo Monarca.

Rafael González Franco, consultor en organización comunitaria que ha trabajado durante más de una década en la zona por encargo de los socios del Fondo Monarca, destaca el importante papel que han tenido las mujeres de las comunidades.

Las mujeres se integraron a los procesos de discusión y empujaron a que los líderes tradicionales, como Homero Gómez, abandonaran la relación clientelar con el estado y se comenzaran a preocupar por la salud de sus bosques.

“Fue un trabajo complicado pero puedo decir que hubo un compromiso fuerte de muchas instituciones” para convencer a los campesinos de que su futuro está en la conservación, recuerda González Franco.

La noticia de la muerte Homero Gómez golpeó a los ejidatarios que a principios de enero celebraban un mayor arribo de mariposas monarca a sus bosques.

Cada año desde 2004, con apoyo de la Alianza WWF-Telcel, la dirección de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca monitorea la superficie forestal ocupada por las colonias de hibernación.

Además existe un amplio sistema de monitoreo trinacional donde también se registran los flujos de los enjambres que descienden hasta México. En los últimos 20 años, la tendencia registrada en los monitoreos de ocupación de mariposa van a la baja. El ejidatario Miguel Ángel Cruz sostiene, sin embargo, que entre 2019 y 2020 la tendencia parece revertirse, lo que deberá confirmar el nuevo monitoreo que está apenas en elaboración.

Exigencia común: investigación a fondo

Miguel Ángel Cruz Domínguez, al igual que los demás ejidatarios del Rosario, espera que “las autoridades esclarezcan la muerte de Homero”.

Tras el hallazgo del cuerpo, el pasado 29 de enero, la fiscalía de Michoacán señaló que no había huellas de violencia y se aseguró que las líneas de investigación permanecerán abiertas en temas como secuestro, extorsión y amenazas.

Entérate: Detención de tres presuntos líderes delictivos desata bloqueos en Uruapan, Michoacán

La muerte de Homero Gómez también causó la indignación de ambientalistas de México y de muchas partes del mundo, así como comunicados de diversas organizaciones y dependencias, desde la WWF hasta la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, además del pésame del presidente López Obrador, sin comprometerse específicamente al esclarecimiento del asunto, que es competencia de la fiscalía michoacana.

El jueves 30 de enero de 2020, los moradores del ejido El Rosario acompañaron de forma multitudinaria los restos mortales del ejidatario.

La página de Facebook de Homero Gómez está invadida de esquelas, de fotografías donde se le mira entre los árboles de oyamel y rodeado de mariposas, además de mensajes desoladores, entre ellos, una petición en change.org: que no se compren “aguacates de sangre”, el “oro verde” que destruye los bosques michoacanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué el ejemplo de España muestra que el mundo necesitará nuevas cuarentenas

El número de contagiados en el país europeo es insuficiente para crear una barrera inmunológica natural e impedir nuevos brotes mientras que no haya una vacuna, dicen los especialistas.
20 de mayo, 2020
Comparte

Uno de los principales desafíos científicos a la hora de combatir el nuevo coronavirus es descubrir el tamaño real de la pandemia.

Hoy día, con la dificultad de hacer pruebas masivas, solo nos hacemos una idea de cuántas personas han sido infectadas.

Conocer la verdadera dimensión del problema es fundamental para comprender dónde estamos y qué esperar en un futuro cercano.

Uno de los esfuerzos más robustos para encontrar estas respuestas se está haciendo en España, uno de los países más golpeados por el coronavirus y donde un estudio nacional acaba de publicar sus primeros resultados que señalan, según los expertos consultados por BBC Brasil, que próximas oleadas de contagio y nuevos períodos de cuarentena pueden ser inevitables.

La investigación realizada por el Instituto de Salud Carlos III, ligado al gobierno español, aplicó pruebas serológicas rápidas a 60.983 personas en todo el país.

El objetivo era buscar anticuerpos para el coronavirus en muestras de sangre y estimar a partir de eso la proporción de la población que fue contaminada.

Los científicos concluyeron que apenas el 5% de los habitantes en España, 2.35 millones de personas, contrajeron el nuevo coronavirus.

Aunque sea bastante gente en términos absolutos, es una proporción muy pequeña en relación al tamaño del caos vivido en el país, que vio su sistema de salud entrar en colapso y se vio obligado a adoptar a mediados de marzo uno de los confinamientos más rígidos del mundo para contener la propagación del virus.

El índice también está lejos de ser suficiente para la llamada “inmunidad de grupo” o “efecto rebaño”, que podría prevenir naturalmente nuevas oleadas de contagio.

Es más difícil ser contagiado en una situación así, y esa barrera inmune evita que un microorganismo se propague y cause un brote.

Sanitarios en Leganés

PIERRE-PHILIPPE MARCOU/Getty Images
El estudio español es uno de los principales esfuerzos para conocer el tamaño real de la pandemia.

“Mucha gente susceptible”

Pero el ejemplo de España, en donde se identificó el primer caso el 31 de enero y, tras poco más de tres meses, solo el 5% de la población fue contagiada, señala que la inmunidad colectiva difícilmente se puede obtener de forma natural a corto o medio plazo.

“Todavía hay mucha gente susceptible de contraer el virus. A partir del momento en que la vida vuelva a la normalidad, la posibilidad de tener nuevas epidemias es grande“, dice la doctora Ana Freitas Ribeiro, del servicio de epidemiología del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo, Brasil.

La proporción de personas con anticuerpos en la población identificada por el estudio español no fue uniforme en todo el país.

La ciudad autónoma de Ceuta, en la costa norte de África, tiene el índice más bajo, de 1,1%. El más alto fue identificado en la comunidad autónoma de Madrid, donde el 11,3% de los participantes tenía anticuerpos.

Pero incluso la tasa registrada en la región de la capital española no sería suficiente, dice Fernando Spilki, presidente de la Sociedad Brasileña de Virología.

“Incluso en las regiones más afectadas, todavía hay muy pocas personas con anticuerpos. La inmunización natural no está ocurriendo como debería para conseguir superar la pandemia”, dice Spilki.

Se da cuando entre el 60% y el 70% de la población ya tiene anticuerpos contra un virus o bacteria.

Si esto sucede, incluso aquellos que no tienen inmunidad contra esta amenaza se benefician indirectamente, porque están protegidos al estar rodeados de personas inmunes.

Click here to see the BBC interactive

Click here to see the BBC interactive

El epidemiólogo Antonio Augusto Moura da Silva, profesor del departamento de Salud Pública de la Universidad Federal de Maranhão (UFMA), en Brasil, afirma que, dadas estas tasas, “todo el mundo va a esperar una segunda ola” de contagios.

“Estamos todavía en la primera y no sabemos cuándo llegará la segunda, pero en algunos países que están saliendo del aislamiento, la epidemia ya comienza a manifestarse nuevamente”, dice Silva.

Otra forma de conseguir el efecto rebaño sería con una vacuna. Sin embargo, la mayoría de los expertos afirman que solo estará lista a mediados del próximo año, es decir, de 12 a 18 meses después de que el Sars-Cov-2, como se le llama oficialmente, o nuevo coronavirus se identificara.

“Mientras tanto, vamos a tener que hacer períodos de aislamiento social siempre que nuestros sistemas de salud detecten un aumento del número de casos”, afirma Ribeiro.

Niña en aislamiento en India

EPA
Sin vacuna y con bajo índice de personas con anticuerpos, es probable que surjan nuevos brotes.

El inmunólogo Renato Astray, investigador del Instituto Butantan, en Sao Paulo, también calcula que nuevas cuarentenas podrían ampliarse a otros países de la región (y del mundo).

“Tan pronto como la gente deje de hacer aislamiento, porque los caos estén disminuyendo, tendremos una tasa de infección no muy diferente de la de España y, en más o menos días, tendremos otro brote. Y como ellos, vamos a tener que tomar medidas de aislamiento más veces, no va a parar aquí”, dice Astray.

Letalidad

La investigación española también reveló algunas informaciones importantes sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

Al estimar el número de personas infectadas en España, el estudio permite identifica una tasa de letalidad del virus que sea más próxima al índice real.

Ribeiro apunta que esta tasa se estimó en 11.9% en España, donde hasta el momento ha habido más de 27.000 muertes entre los más de 230.000 casos confirmados, según datos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Pero la médica dice que la letalidad pasa a ser del 1,1% cuando se compara el número de muertes con la estimación que ha habido hasta ahora de 2,35 millones de infecciones en el país.

Es un índice mucho más bajo que el anterior, aunque Ribeiro señala que todavía es 10 veces mayor que la del virus de la gripe estacional, de 0,1%.

Personas con un féretro y Rusia

Reuters
Sin medidas de control, como el aislamiento social, millones de personas podrían morir.

Junto con el hecho de que el coronavirus es bastante transmisible —se estima que cada persona infectada contamina a otros tres— esto puede generar una catástrofe.

“Teniendo en cuenta grandes poblaciones, como los casi 50 millones de habitantes en España, sin ninguna medida para contener el virus el número de infecciones aumenta mucho, y el 1% de las muertes significaría la muerte de mucha gente“, dice Ribeiro.

Los expertos en el informe afirman que esto hace caer por tierra cualquier reclamo de usar el “efecto rebaño” como una estrategia para combatir la pandemia, como llegó a considerar el gobierno de Reino Unido, por ejemplo.

El coste social de una infección masiva sería enorme, dice Astray.

“Cuando la gente habla de que todo el mundo se infectará pronto y nos libraremos del virus de una vez, es preciso ver lo que España ya ha sufrido con un 5%. ¡Imagínese si llegase al 10% o el 20%! Sería una situación de guerra“, dice el inmunólogo.

Asintomáticos

Silva destaca otros datos bastante importantes señalados por el estudio: cerca de un tercio de los participantes que tenían anticuerpos contra el nuevo coronavirus dijeron que no tenían síntomas.

“Estábamos detrás de ese número de asintomáticos”, dice el epidemiólogo.

Junto con las personas que dieron positivo y mostraron solo dos síntomas, el grupo pasa a representar el 50% del total de los infectados.

Esto da una mejor idea del tamaño del desafío, que es identificar y aislar a quién fue infectado para romper la cadena de transmisión del virus y controlar la pandemia.

Tiendas en Barcelona

David Ramos/Getty Images
Las investigaciones indican que un tercio de los infectados no tienen síntomas.

“La mitad de las personas que tiene covid-19 no lo saben porque no tienen síntomas o tienen un síntoma muy leve, como dolor de cabeza o secreción nasal, por ejemplo, y eso no está necesariamente asociado con esta enfermedad. Estas personas continúan circulando y transmitiendo el virus”, afirma Silva.

El epidemiólogo Lúcio Botelho, profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), en Florianópolis, Brasil, considera ese índice escalofriante“.

Especialmente porque apenas el 2,55% de los participantes del estudio dijeron haber sido testados de covid-19 con exámenes moleculares, que son las que permiten diagnosticar la enfermedad.

“Sin poder realizar pruebas masivas, no tenemos forma de saber quién transmite el virus o no. Esto significa que el aislamiento es esencial, porque es la única forma que tenemos hoy día para impedir que eso suceda”, dice Botelho.

Preguntas abiertas

Finalmente, el estudio español apunta que, entre quienes habían hecho una prueba molecular para la covid-19, el 87% tenían anticuerpos contra el Sars-cov-2.

Eso es una buena señal, porque indica que nuestro cuerpo despliega alguna forma de protección contra ese nuevo virus.

En la investigación, fueron analizados apenas los anticuerpos conocidos como Igg, que son aquellos creados para que el organismo sea capaz en el futuro de combatir la misma amenaza de forma más eficiente.

El inmunólogo Renato Astray estima que la tasa del 13% que no desarrolló anticuerpos puede haber sido causada por un error de diagnóstico, porque las pruebas rápidas utilizadas en esta fase del estudio dan resultados con un índice de precisión de apenas el 79%.

Niña indígena en Brasil

AFP
El bajo índice de niños con anticuerpos intriga a los expertos.

Astray dice que solo será posible confirmar o refutar esta hipótesis en las próximas etapas de la investigación, cuando se realizará un tipo de prueba de anticuerpos de laboratorio que tengan una mayor precisión, de alrededor del 95%.

También será necesario hacer más investigaciones para comprender si esta respuesta inmunológica es realmente eficiente.

“Tener anticuerpos no significa necesariamente estar protegido, porque ese anticuerpo debe ser de tipo neutralizante para evitar que el virus infecte la célula“, dice el inmunólogo.

El virólogo Aguinaldo Pinto, profesor del Departamento de Microbiología, Inmunología y Parasitología de la UFSC, explica que esto no sucede, por ejemplo, con el virus del VIH.

“Una persona que tiene VIH tiene una enorme cantidad de anticuerpos Igg, pero nunca son neutralizantes y el paciente desarrolla sida si no recibe tratamiento”, dice Pinto.

Otro aspecto importante es verificar si esa inmunidad es de corto o largo plazo. El virólogo dice que incluso cuando desarrollamos un anticuerpo, no necesariamente permanece para siempre en el cuerpo.

“Esto sucede con las paperas, por ejemplo, que generan una memoria inmune a largo plazo, pero no con el rotavirus, que causa diarrea en niños. El anticuerpo contra él dura un tiempo y luego desaparece. Descubriremos en qué caso encaja el coronavirus con el paso del tiempo”, dice Pinto.

Barcelona, mayo 2020

David Ramos/Getty Images
En ciudades como Barcelona el número de casos obligó o a adoptar medidas muy estrictas.

También será preciso hacer más investigaciones para comprender un aspecto intrigante de los datos presentados hasta ahora por el estudio español.

La tasa de anticuerpos varía mucho según la edad. Los índices en niños de 0 a 9 años oscilan entre el 1,1% y el 3% y son significativamente menores que los de ancianos, de entre el 5,1% y el 6,9%.

“Se esperaría que la mayoría de los grupos tuvieran la misma producción de anticuerpos”, dice Pinto.

Una posible explicación es que el sistema inmunológico de los niños muy pequeños todavía se está formando, lo que conduciría a una menor producción de anticuerpos.

Pero eso también debería verse en los ancianos porque nuestro sistema inmunológico comienza a deteriorarse a partir de los 60 años, lo cual perjudica su funcionamiento, dice Astray.

“Los diferentes niveles, ¿se deben a que los niños estuvieron menos expuestos al virus o a que no desarrollaron anticuerpos? Esa es la pregunta que queda sin resolver”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

sa

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.