Me negaron un empleo por ser extranjera y mi 'condición física': mujer trans
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Alberto Pradilla

Jessica, mujer trans de Guatemala, denuncia que le negaron un empleo por extranjera y su 'condición física' 

Jessica Noemí Coro Lorenzana tiene 32 años, es mujer trans, guatemalteca y en julio escapó de una red de trata. Su historia refleja la discriminación de uno de los sectores más vulnerables.
Foto: Alberto Pradilla
Comparte

“Por ser extranjera. Por su condición física”.

Estas son las palabras que una empresa de Chalco, Estado de México, dio a una mujer transexual para no aceptarla como empleada.

Jessica Noemí Coro Lorenzana, guatemalteca, mujer trans y sobreviviente casi desde que nació, buscaba trabajo y se encontró una humillación por partida doble.

Según relata, en una empresa la rechazaron por ser como es y en la otra ni siquiera la dejaron cruzar la puerta. Lo cuenta desde el refugio Casa de las Muñecas Tiresias, en Chalco, Estado de México. Ahí acudió buscando apoyo después de pasar varios meses en un albergue de máxima seguridad en Ciudad de México, donde fue atendida tras escapar de una red de trata.

Entérate: México transfóbico, ¿qué hay detrás del asesinato de una trans?

Denuncia la mujer que el 30 de enero, en las oficinas de Corporativo DL, una fábrica ubicada en la zona industrial de Chalco, Estado de México, le negaron un empleo por su doble condición de extranjera y de transexual.

Afirma que este fue el razonamiento que le dio el hombre que la atendió. En la empresa, sin embargo, dicen que recogieron su documentación y que esta nunca regresó.

En principio sería una palabra contra la otra.

Pero Coro Lorenzana afirma tener pruebas sobre la discriminación. En concreto, el documento en el que la empresa justifica por qué no la contrató.

“Por ser extranjera. No podemos darle un trabajo. Por su condición física. No podemos darle un trabajo, sería un gran desprestigio para la empresa contratar a una persona así”.

Así viene escrito en la boleta que la compañía tiene que rellenar para reportarse ante el Servicio Nacional de Empleo. En ella se redacta si el aspirante fue contratado o no, y los motivos. Se trata de un papel al que quienes buscan trabajo no tienen acceso y que las empresas deben entregar a la administración. La mujer explica que aprovechó un descuido del hombre que la entrevistaba para tomarle una fotografía. “No me gustaba lo que vi y supe que tenía que guardarlo”, dice.

En la farmacéutica Somar, situada a unas pocas cuadras, ni siquiera le permitieron entrar. “Una guardia de seguridad me impidió el paso porque no tenía carné de elector. Además, me dijo que personas como yo no estaban contratando”, afirma la mujer.

Animal Político trató de consultar con ambas empresas.

En Corporativo DL, tras varias llamadas, se comprometieron a hacer llegar un documento explicando su postura. Al cierre de la nota nunca llegó, pero uno de los interlocutores negó que se hubiese rechazado a Coro Lorenzana, asegurando que se recibió su documentación y que esta nunca regresó.

En Somar Farmacéutica también afirmaron que darían su versión. Pero esta no había llegado al cierre de la nota.

En la documentación de la mujer sigue figurando el nombre de Joel Samai, como fue bautizada Jessica Noemí hace 32 años.

Acudió a estas dos empresas canalizada por la Unidad Operativa Regional Ixtapaluca del Servicio Nacional de Empleo. Según Lilian López Arroyo, su coordinadora, el trabajo de esta institución es poner en conexión a solicitantes con empresas que tienen vacantes.

Reconoce tener conocimiento del caso de Coro Lorenzana. Asegura que, según sus informes, la mujer únicamente acudió a Corporativo DL. Dice no haber recibido la boleta en la que se especifica el rechazo por género y origen, ya que el control se realizó telefónicamente. Afirma que en la empresa le aseguraron que no le habían rechazado, que tomaron sus datos pero que ella nunca regresó. En el caso de la Farmacéutica Somar, asegura que la compañía dice que Coro Lorenzana nunca se presentó.

El Servicio de Empleo no volvió a tener comunicación con la mujer. El pasado 11 de febrero tenían fijada una cita, pero Coro Lorenzana decidió no acudir porque tenía previsto cambiar de domicilio.

El testimonio de la mujer viene recogido en una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) con número de expediente 392111, que fue cursada el 5 de febrero.

Según la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018 realizada por el Conapred, siete de cada diez mujeres y hombres trans dijeron haber sufrido actos de discriminación durante los últimos doce meses. Más de la mitad de las mujeres trans dijeron que se les había negado algún derecho. Casi seis de cada diez reconocieron haber tenido ideas suicidas por su condición sexual.

Huir de tu casa con siete años

La vida de Coro Lorenzana es el reflejo de las múltiples discriminaciones a las que se enfrenta la población transexual. La falta de acceso a un empleo solo es una parte. “Que te rechacen en un empleo genera ansiedad, una baja autoestima, un impacto psicológico”, explica Kenya Cuevas, directora de Casa de las Muñecas Tiresias AC y una de las activistas trans más conocidas en México.

“Es un círculo vicioso. Te rechazan en un empleo y, ante la falta de oportunidades, te ves obligada a recurrir al trabajo sexual. Que es, precisamente, de lo que escapó Jessica cuando huyó de una red de trata”, dice.
Para llegar hasta ese punto, Jessica Noemí Coro Lorenzana tuvo que transitar por todos los caminos de la discriminación. La mujer, de voz frágil y gesto aún inocente, aprendió desde muy joven que su vida iba a ser una pelea para ser aceptada.

“Guatemala es un país muy conservador y las personas como yo somos discriminadas”, explica, sobre su país de origen.

En su caso, sus padres, una ama de casa y un antiguo patrullero, le golpeaban por no comportarse como se espera que se comporte un niño de siete años.

“Mi padre me daba con cables de luz, me dejaban marcadas la espalda”, dice.
Hasta tal punto llegó la violencia que, según asegura, con siete años se enfrentó a una terrible disyuntiva.

“Era el año 94 y me planteé dos opciones: suicidarme o irme de casa. Nunca me animé a atentar contra mi propia vida, así que me fui”, explica.

Con siete años cambió Fraijanes, un arrabal del extrarradio de Ciudad de Guatemala, por San Salvador. Eran mediados de los años 90, los de la postguerra salvadoreña, las deportaciones masivas desde Estados Unidos y el crecimiento de las pandillas, las estructuras criminales que iban a marcar el futuro del país.

Condenada a vivir en la calle, Jessica Noemí asegura que sobrevivió durante siete años durmiendo en una casa abandonada del centro de San Salvador. Se enganchó al pegamento, fue secuestrada por la Mara Salvatrucha (MS-13), una de las dos grandes pandillas que operan en Centroamérica, sur de México y Estados Unidos; fue detenida y encarcelada, acusada de instigar unas protestas en las que, asegura, jamás participó.

En ese tiempo, explica, todavía vestía como hombre. Aunque ya sabía que su cuerpo no reflejaba como realmente se sentía.

Dos disparos de su propio padre

Tras recuperar la libertad y sin expectativas en El Salvador, Coro Lorenzana decidió regresar a Guatemala, a la aldea La Puerta del Señor, también en Fraijanes. Habían pasado más de diez años desde que abandonó su casa y, desde entonces, nunca tuvo contacto con su familia.

“Yo les llamaba, pero me dejaban hablando sola, sin contestar”, dice.
Sus padres no le perdonaban su condición sexual. Y se lo quisieron hacer pagar.

“En febrero de 2006 sufro un atentado por parte de mi propio padre”, asegura.

Silencio.

Su propio padre trató de matarla por su condición sexual.

Dos disparos. Uno en el brazo, que apenas le rozó, y otro en la pierna, que le acertó de lleno. Todavía tiene las cicatrices.

“Había pensado acercarme a él para hablar con él. Lo vi. Empecé a caminar y miré claramente que venía hacia mí. Estábamos a una distancia corta cuando se saca un arma y dispara. Primero sentí el roce en el brazo y luego un calor en la pierna. Alcancé a correr cuatro metros y caí”, relata.

Su padre, el tipo que le golpeaba con cables cuando apenas levantaba unos palmos del suelo, utilizó su pistola Ranger color café para intentar acabar con su vida.

La violencia contra la comunidad LGTB, y especialmente contra las personas transexuales, es una constante en Centroamérica y en México. Según un informe elaborado por la organización Letra S, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto un total de 261 mujeres trans fueron asesinadas. Es el 55% de los 473 crímenes perpetrados contra el colectivo LGTB.

En 2019, 24 personas del colectivo LGTB fueron asesinadas en Guatemala, según datos de la ONU.

Jessica Noemí salvó su vida, pero sabía que estaba en peligro.

“La policía detuvo a mi papá, pero a las dos horas lo dejaron en libertad. Por eso yo no quise quedarme en el hospital. Pensé que vendría a matarme”, dice.

Por eso migró a México. Como cientos de miles de guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, Jessica Noemí cruzó la frontera como irregular y alcanzó el norte por primera vez en 2006, a lomos de la Bestia, el tren que atraviesa el país de sur a norte y que se convirtió en símbolo del tránsito centroamericano hacia Estados Unidos.Ella llegó a Tucson, Arizona, en 2008. Allí vivió hasta que fue deportada, dos años después.

Regresó a México, a Mexicali, Baja California.

Ahí tuvo lugar una decisión que marcará su vida.

Por primera vez dejará de ser Joel Samai para renacer como Jessica Noemí.

Una nueva identidad en Mexicali

Ya como mujer volvió a intentar acceder a Estados Unidos. Pero la atrapó la Border Patrol. Pasaron horas hasta que el policía se dio cuenta de que la mujer que había sido detenida era la misma persona deportada meses atrás.
Desechado Estados Unidos, Jessica Noemí decide instalarse en México. Pero no es fácil la vida para una mujer transexual. Al menos, las autoridades reconocieron que era una persona que no podía regresar a su casa. En 2016, diez años después de poner un pie en México, se le reconoce la protección complementaria. El 2 de febrero de 2017 recibe el documento que la identifica como residente permanente.

Tampoco así logró la tranquilidad Jessica Noemí. Tras años residiendo en el norte, asegura la mujer que tuvo que mudarse a Ciudad de México obligada por las circunstancias: un grupo del crimen organizado le había contactado para que colaborase con ellos.

Pero ni siquiera en la capital estaba segura.

El martes 16 de julio de 2019, fue secuestrada y obligada a participar en una red de trata de la que escapará un mes después.

El caso está abierto y judicializado.

Fuentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México declinaron dar detalles debido a que la investigación está todavía en marcha.

Coro Lorenzana, sin embargo, denuncia que la red que la sometió fue capaz de encontrarla cuando se encontraba en un hotel de seguridad con otras dos víctimas. Prefiere no dar más detalles. Asegura que no tiene miedo, pero sabe que podrían regresar a buscarla.

Fue la Fiscalía del Estado de México la que la canalizó al Servicio Nacional de Empleo en Ixtapaluca. Y estos, los que la enviaron a las fábricas a las que ahora denuncia.

Con su queja, la mujer asegura que quiere que los trabajadores de ambas compañías reciban capacitaciones para atender a personas de la diversidad sexual y que, además, abonen una compensación.

Mientras tanto, sigue buscando empleo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: cómo deciden los países cuándo levantar las cuarentenas y volver a la normalidad

¿Reanudar las actividades o extender el confinamiento? Esa es la pregunta que decenas de gobiernos alrededor del mundo se hacen en estos momentos ante la crisis sanitaria y económica causada por la pandemia del covid-19.
18 de abril, 2020
Comparte

Son dos de los países más golpeados por el coronavirus y, además, son vecinos. Sin embargo, Francia y España adoptaron esta semana estrategias antagónicas sobre el confinamiento de personas para luchar contra el covid-19.

El lunes 13 de abril, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció la extensión hasta el 11 de mayo de las medidas que restringen la libertad de movimiento de los ciudadanos.

Ese mismo día, millones de trabajadores de servicios no esenciales como la industria y la construcción volvían a sus labores en España tras una suspensión de actividades de dos semanas.

Paradójicamente, Francia, el país que ha sufrido comparativamente menos por el embate de la pandemia, asumía una postura más conservadora que España.

El primero sumaba hasta este jueves unos 134.000 contagios confirmados y unas 17.000 muertes, mientras que el segundo superaba los 182.000 casos y las 19.000 muertes, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins de EE.UU.

Emmanuel Macron

Getty Images
Macron dijo que aún no saben cuándo podrá Francia volver a la normalidad.

España no es, sin embargo, el único país que empieza a flexibilizar la cuarentena.

Italia, Austria, Dinamarca y la República Checa han iniciado medidas para ir reanudando las actividades económicas de forma progresiva.

India y Reino Unido, por contraste, acaban de extender sus medidas de confinamiento.

Y el gobierno de Donald Trump anunció este jueves unos lineamientos para orientar a los gobernadores en Estados Unidos sobre cuándo reanudar las actividades.

En América Latina, Paraguay, Uruguay y Perú han esbozado una posible flexibilización.

Pero ¿cómo deciden los gobiernos cuándo es hora de poner fin a las restricciones?

El riesgo de una recaída

La posibilidad de poner en peligro más vidas y de perder los avances que se han logrado en la lucha por controlar la pandemia del nuevo coronavirus es uno de los elementos centrales de cualquier estrategia.

“No podemos estar apurados para poner las cosas en marcha de nuevo porque si nos movemos muy rápido para levantar estos controles, todo lo que estamos haciendo ahora podría haber sido para nada y nos encontraremos en otro brote igual o peor que el actual”, dijo este miércoles el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, al justificar la continuación de las restricciones.

Un centro de asistencia a pacientes de covid-19 en Ontario.

Getty Images
Trudeau advirtió a los canadienses que no pueden acelerar las vuelta al trabajo pues puede haber un repunte de la epidemia.

Se trata de una postura extendida.

La Organización Mundial para la Salud (OMS) ha advertido que levantar las restricciones demasiado pronto podría ocasionar un “resurgimiento letal” de la pandemia.

En el caso de América Latina, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, recomendó este martes “extrema cautela” a los gobiernos a la hora de flexibilizar las normas de distanciamiento social y alertó de que el covid-19 aún “no ha golpeado con toda su fuerza”.

Contagios controlados

Para minimizar los peligros de una recaída severa, la OMS divulgó este miércoles una nueva estrategia frente al covid-19 en la cual incluye seis recomendaciones a tomar en cuenta por los gobiernos que quieran empezar a hacer el tránsito hacia el levantamiento de las restricciones.

Según el documento, el primer factor a considerar es que el contagio del virus esté controlado al punto que solamente se presenten casos esporádicos y en lugares específicos, y que su origen sea claramente identificable tanto si se trata de infectados importados como si son producto de contactos locales.

En el caso de los pacientes que llegan infectados desde fuera del territorio, la OMS considera importante que se haga un análisis de la ruta por la que llegaron y que haya la capacidad para detectar y gestionar todos los casos existentes entre los viajeros.

Un trabajador sanitario manipula una muestra para un test dee covid-19.

Getty Images
La capacidad de realizar suficientes exámenes diagnósticos es un elemento clave de la estrategia para levantar el confinamiento.

La Comisión Europea (CE), por su parte, advirtió en un documento interno enviado a los gobiernos que incluso una reapertura paulatina podría “llevar inevitablemente a un aumento inevitable de nuevos casos”, por lo que recomendaba que el levantamiento de las medidas debía hacerse cuando el contagio del virus se hubiera reducido durante un tiempo significativo.

Esa caída de los contagios durante un periodo extendido también es uno de los criterios de los lineamientos presentados por Trump este jueves para la reanudación de actividades por etapas.

Allí se establece que debe haber una caída de los contagios durante 14 días continuos para pasar de una fase a otra.

Un repartidor con mascarilla en una calle de Madrid.

Getty Images
Desde el lunes pasado, algunos sectores de la economía de España reanudaron sus actividades.

Suficiente capacidad de atención sanitaria

Disponer de un sistema de salud bien dotado que pueda detectar los casos sospechosos, someterlos a pruebas diagnósticas y proceder al aislamiento efectivo es otro de los requisitos que según la OMS debe valorarse antes de levantar las restricciones.

Esto incluye también el ser capaces de ubicar a todos los contactos cercanos de los contagiados y de ponerlos en cuarentena bajo supervisión durante 14 días.

El covid-19 ha desbordado los sistemas de salud de muchos países que carecían de la cantidad necesaria de respiradores y de unidades de cuidados intensivos para atender al elevado número de pacientes.

En ese sentido, la OMS señala que es importante que las capacidades hospitalarias sean suficientes para tratar todos los casos de coronavirus, al tiempo que mantienen una capacidad de reserva sustancial.

Paciente con covid-19

Getty Images
Se estima que el 5% de los infectados por el coronavirus requieren respiración asistida.

Este es uno de los elementos que ha llevado a Uruguay, por ejemplo, a contemplar la posible flexibilización de sus medidas de confinamiento que, en el caso de ese país, son recomendaciones a la población y no prohibiciones.

Las autoridades de ese país consideran que su sistema no corre riesgo de colapsar pues cuentan con unas 900 camas de cuidados intensivos y para que el sistema llegue a su máxima capacidad haría falta que tengan unos 8.700 casos de contagio, según afirmó en una conferencia de prensa el presidente Luis Lacalle Pou.

Hasta este martes, el país registraba unos 493 casos confirmados, según la Universidad Johns Hopkins.

¿Están protegidos los más vulnerables?

Minimizar la exposición de las poblaciones más vulnerables, los riesgos de nuevos brotes y la transmisión hospitalaria es el tercer elemento que menciona en sus recomendaciones la OMS.

Mascarillas colgadas en una cuerda al sol.

Getty Images
La falta de suficiente equipamiento de protección personal ha llevado al personal sanitario a reutilizar materiales que antes eran desechados.

Esto prevé que todo el personal sanitario que trabaja en centros de salud pero también que ofrece cuidados médicos en lugares residenciales esté provisto de equipamiento de protección personal.

Muchos expertos consideran que ese ha sido uno de los factores que ha incidido en la elevada tasa de contagio de los trabajadores de la salud en muchas partes del mundo.

En América Latina, la carencia de equipamiento de seguridad fue la razón esgrimida recientemente por el gobierno de Mario Abdo Benítez para dar marcha atrás con la flexibilización del confinamiento en Paraguay, pues estaban esperando un cargamento que aún no había llegado al país.

Caminar sobre la cuerda floja

Aunque las repercusiones económicas del confinamiento no parecen haber sido un factor que tomó en consideración la OMS al momento de elaborar sus recomendaciones, no cabe duda de que al menos algunos gobiernos en el mundo lo están colocando sobre la balanza.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que la enfermedad”, escribió en mayúsculas el 22 de marzo el presidente Trump en un tuit muy criticado.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1241935285916782593

El mandatario estadounidense expresaba así su preocupación por efecto que las medidas de confinamiento tendrían sobre la economía.

En las tres semanas transcurridas desde entonces, el número de desempleados en Estados Unidos ha escalado hasta los 22 millones de personas.

Y las cosas no lucen mucho mejor en otros países.

En su más reciente informe de perspectivas económicas, el FMI (Fondo Monetario Internacional) prevé que en Italia, uno de los países más golpeados por el coronavirus, el PIB (Productor Interno Bruto) se desplome un 9,1%.

La caída no será mucho menos en las otras economías grandes de Europa: España (8%), Francia (7,2 %), Alemania (7 %) o Reino Unido (6,5%)

En el caso de los países de América Latina, el FMI estima que la caída promedio de la economía será de 5,2%, la peor en medio siglo.

Una mujer recibe unas bolsas con comida en Madrid.

Getty Images
La crisis económica causada por la pandemia ha llevado a muchas familias a vivir de la caridad.

Previendo este panorama, algunos expertos han alertado sobre la importancia de reactivar las economías lo más pronto posible y de encontrar medidas alternativas a la cuarentena absoluta.

En un artículo publicado en The New York Times a finales de marzo, el doctor David L Katz, director fundador del Yale-Griffin Prevention Research Center, un centro de investigación sobre salud pública de la Universidad de Yale, advertía sobre los graves efectos que un confinamiento prolongado podía tener sobre las sociedades.

Estoy profundamente preocupado porque las consecuencias sociales, económicas y de salud pública de este casi absoluto colapso de nuestra vida normal (…) serán duraderas y calamitosas”, escribió.

“Posiblemente más graves que el efecto directo del virus mismo. La bolsa de valores se recuperará pero muchos negocios nunca lo harán. El desempleo, el empobrecimiento y la desesperación probables serán flagelos sanitarios de primer orden”, escribió.

Y es que los efectos económicos del confinamiento también pueden tener consecuencias duraderas sobre la salud de las personas.

Dos obreros de la construcción caminan por una calle de Madrid.

Getty Images
En España, los trabajadores de la construcción ya fueron autorizados para volver al trabajo.

El ingreso es un factor importante para predecir nuestra salud. La pérdida de empleos, dejar de cobrar el salario y el aislamiento social que muchas familias viven ahora muy probablemente tendrán efecto sobre otros problemas de salud”, señaló Steven Woolf, director emérito del Centro sobre Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, en conversación con BBC Mundo.

Así, los gobiernos se enfrentan a la flexibilización de las medidas de confinamiento como a un acto de equilibrismo, como señaló recientemente en una rueda de prensa la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen.

“En realidad, será un poco como caminar sobre la cuerda floja. Si nos detenemos, nos podemos caer. Si avanzamos muy rápido, otra cosa puede salir mal. Y por eso es que tenemos que tomar un paso a la vez con cuidado”, dijo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.