Me negaron un empleo por ser extranjera y mi 'condición física': mujer trans
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Alberto Pradilla

Jessica, mujer trans de Guatemala, denuncia que le negaron un empleo por extranjera y su 'condición física' 

Jessica Noemí Coro Lorenzana tiene 32 años, es mujer trans, guatemalteca y en julio escapó de una red de trata. Su historia refleja la discriminación de uno de los sectores más vulnerables.
Foto: Alberto Pradilla
Comparte

“Por ser extranjera. Por su condición física”.

Estas son las palabras que una empresa de Chalco, Estado de México, dio a una mujer transexual para no aceptarla como empleada.

Jessica Noemí Coro Lorenzana, guatemalteca, mujer trans y sobreviviente casi desde que nació, buscaba trabajo y se encontró una humillación por partida doble.

Según relata, en una empresa la rechazaron por ser como es y en la otra ni siquiera la dejaron cruzar la puerta. Lo cuenta desde el refugio Casa de las Muñecas Tiresias, en Chalco, Estado de México. Ahí acudió buscando apoyo después de pasar varios meses en un albergue de máxima seguridad en Ciudad de México, donde fue atendida tras escapar de una red de trata.

Entérate: México transfóbico, ¿qué hay detrás del asesinato de una trans?

Denuncia la mujer que el 30 de enero, en las oficinas de Corporativo DL, una fábrica ubicada en la zona industrial de Chalco, Estado de México, le negaron un empleo por su doble condición de extranjera y de transexual.

Afirma que este fue el razonamiento que le dio el hombre que la atendió. En la empresa, sin embargo, dicen que recogieron su documentación y que esta nunca regresó.

En principio sería una palabra contra la otra.

Pero Coro Lorenzana afirma tener pruebas sobre la discriminación. En concreto, el documento en el que la empresa justifica por qué no la contrató.

“Por ser extranjera. No podemos darle un trabajo. Por su condición física. No podemos darle un trabajo, sería un gran desprestigio para la empresa contratar a una persona así”.

Así viene escrito en la boleta que la compañía tiene que rellenar para reportarse ante el Servicio Nacional de Empleo. En ella se redacta si el aspirante fue contratado o no, y los motivos. Se trata de un papel al que quienes buscan trabajo no tienen acceso y que las empresas deben entregar a la administración. La mujer explica que aprovechó un descuido del hombre que la entrevistaba para tomarle una fotografía. “No me gustaba lo que vi y supe que tenía que guardarlo”, dice.

En la farmacéutica Somar, situada a unas pocas cuadras, ni siquiera le permitieron entrar. “Una guardia de seguridad me impidió el paso porque no tenía carné de elector. Además, me dijo que personas como yo no estaban contratando”, afirma la mujer.

Animal Político trató de consultar con ambas empresas.

En Corporativo DL, tras varias llamadas, se comprometieron a hacer llegar un documento explicando su postura. Al cierre de la nota nunca llegó, pero uno de los interlocutores negó que se hubiese rechazado a Coro Lorenzana, asegurando que se recibió su documentación y que esta nunca regresó.

En Somar Farmacéutica también afirmaron que darían su versión. Pero esta no había llegado al cierre de la nota.

En la documentación de la mujer sigue figurando el nombre de Joel Samai, como fue bautizada Jessica Noemí hace 32 años.

Acudió a estas dos empresas canalizada por la Unidad Operativa Regional Ixtapaluca del Servicio Nacional de Empleo. Según Lilian López Arroyo, su coordinadora, el trabajo de esta institución es poner en conexión a solicitantes con empresas que tienen vacantes.

Reconoce tener conocimiento del caso de Coro Lorenzana. Asegura que, según sus informes, la mujer únicamente acudió a Corporativo DL. Dice no haber recibido la boleta en la que se especifica el rechazo por género y origen, ya que el control se realizó telefónicamente. Afirma que en la empresa le aseguraron que no le habían rechazado, que tomaron sus datos pero que ella nunca regresó. En el caso de la Farmacéutica Somar, asegura que la compañía dice que Coro Lorenzana nunca se presentó.

El Servicio de Empleo no volvió a tener comunicación con la mujer. El pasado 11 de febrero tenían fijada una cita, pero Coro Lorenzana decidió no acudir porque tenía previsto cambiar de domicilio.

El testimonio de la mujer viene recogido en una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) con número de expediente 392111, que fue cursada el 5 de febrero.

Según la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018 realizada por el Conapred, siete de cada diez mujeres y hombres trans dijeron haber sufrido actos de discriminación durante los últimos doce meses. Más de la mitad de las mujeres trans dijeron que se les había negado algún derecho. Casi seis de cada diez reconocieron haber tenido ideas suicidas por su condición sexual.

Huir de tu casa con siete años

La vida de Coro Lorenzana es el reflejo de las múltiples discriminaciones a las que se enfrenta la población transexual. La falta de acceso a un empleo solo es una parte. “Que te rechacen en un empleo genera ansiedad, una baja autoestima, un impacto psicológico”, explica Kenya Cuevas, directora de Casa de las Muñecas Tiresias AC y una de las activistas trans más conocidas en México.

“Es un círculo vicioso. Te rechazan en un empleo y, ante la falta de oportunidades, te ves obligada a recurrir al trabajo sexual. Que es, precisamente, de lo que escapó Jessica cuando huyó de una red de trata”, dice.
Para llegar hasta ese punto, Jessica Noemí Coro Lorenzana tuvo que transitar por todos los caminos de la discriminación. La mujer, de voz frágil y gesto aún inocente, aprendió desde muy joven que su vida iba a ser una pelea para ser aceptada.

“Guatemala es un país muy conservador y las personas como yo somos discriminadas”, explica, sobre su país de origen.

En su caso, sus padres, una ama de casa y un antiguo patrullero, le golpeaban por no comportarse como se espera que se comporte un niño de siete años.

“Mi padre me daba con cables de luz, me dejaban marcadas la espalda”, dice.
Hasta tal punto llegó la violencia que, según asegura, con siete años se enfrentó a una terrible disyuntiva.

“Era el año 94 y me planteé dos opciones: suicidarme o irme de casa. Nunca me animé a atentar contra mi propia vida, así que me fui”, explica.

Con siete años cambió Fraijanes, un arrabal del extrarradio de Ciudad de Guatemala, por San Salvador. Eran mediados de los años 90, los de la postguerra salvadoreña, las deportaciones masivas desde Estados Unidos y el crecimiento de las pandillas, las estructuras criminales que iban a marcar el futuro del país.

Condenada a vivir en la calle, Jessica Noemí asegura que sobrevivió durante siete años durmiendo en una casa abandonada del centro de San Salvador. Se enganchó al pegamento, fue secuestrada por la Mara Salvatrucha (MS-13), una de las dos grandes pandillas que operan en Centroamérica, sur de México y Estados Unidos; fue detenida y encarcelada, acusada de instigar unas protestas en las que, asegura, jamás participó.

En ese tiempo, explica, todavía vestía como hombre. Aunque ya sabía que su cuerpo no reflejaba como realmente se sentía.

Dos disparos de su propio padre

Tras recuperar la libertad y sin expectativas en El Salvador, Coro Lorenzana decidió regresar a Guatemala, a la aldea La Puerta del Señor, también en Fraijanes. Habían pasado más de diez años desde que abandonó su casa y, desde entonces, nunca tuvo contacto con su familia.

“Yo les llamaba, pero me dejaban hablando sola, sin contestar”, dice.
Sus padres no le perdonaban su condición sexual. Y se lo quisieron hacer pagar.

“En febrero de 2006 sufro un atentado por parte de mi propio padre”, asegura.

Silencio.

Su propio padre trató de matarla por su condición sexual.

Dos disparos. Uno en el brazo, que apenas le rozó, y otro en la pierna, que le acertó de lleno. Todavía tiene las cicatrices.

“Había pensado acercarme a él para hablar con él. Lo vi. Empecé a caminar y miré claramente que venía hacia mí. Estábamos a una distancia corta cuando se saca un arma y dispara. Primero sentí el roce en el brazo y luego un calor en la pierna. Alcancé a correr cuatro metros y caí”, relata.

Su padre, el tipo que le golpeaba con cables cuando apenas levantaba unos palmos del suelo, utilizó su pistola Ranger color café para intentar acabar con su vida.

La violencia contra la comunidad LGTB, y especialmente contra las personas transexuales, es una constante en Centroamérica y en México. Según un informe elaborado por la organización Letra S, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto un total de 261 mujeres trans fueron asesinadas. Es el 55% de los 473 crímenes perpetrados contra el colectivo LGTB.

En 2019, 24 personas del colectivo LGTB fueron asesinadas en Guatemala, según datos de la ONU.

Jessica Noemí salvó su vida, pero sabía que estaba en peligro.

“La policía detuvo a mi papá, pero a las dos horas lo dejaron en libertad. Por eso yo no quise quedarme en el hospital. Pensé que vendría a matarme”, dice.

Por eso migró a México. Como cientos de miles de guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, Jessica Noemí cruzó la frontera como irregular y alcanzó el norte por primera vez en 2006, a lomos de la Bestia, el tren que atraviesa el país de sur a norte y que se convirtió en símbolo del tránsito centroamericano hacia Estados Unidos.Ella llegó a Tucson, Arizona, en 2008. Allí vivió hasta que fue deportada, dos años después.

Regresó a México, a Mexicali, Baja California.

Ahí tuvo lugar una decisión que marcará su vida.

Por primera vez dejará de ser Joel Samai para renacer como Jessica Noemí.

Una nueva identidad en Mexicali

Ya como mujer volvió a intentar acceder a Estados Unidos. Pero la atrapó la Border Patrol. Pasaron horas hasta que el policía se dio cuenta de que la mujer que había sido detenida era la misma persona deportada meses atrás.
Desechado Estados Unidos, Jessica Noemí decide instalarse en México. Pero no es fácil la vida para una mujer transexual. Al menos, las autoridades reconocieron que era una persona que no podía regresar a su casa. En 2016, diez años después de poner un pie en México, se le reconoce la protección complementaria. El 2 de febrero de 2017 recibe el documento que la identifica como residente permanente.

Tampoco así logró la tranquilidad Jessica Noemí. Tras años residiendo en el norte, asegura la mujer que tuvo que mudarse a Ciudad de México obligada por las circunstancias: un grupo del crimen organizado le había contactado para que colaborase con ellos.

Pero ni siquiera en la capital estaba segura.

El martes 16 de julio de 2019, fue secuestrada y obligada a participar en una red de trata de la que escapará un mes después.

El caso está abierto y judicializado.

Fuentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México declinaron dar detalles debido a que la investigación está todavía en marcha.

Coro Lorenzana, sin embargo, denuncia que la red que la sometió fue capaz de encontrarla cuando se encontraba en un hotel de seguridad con otras dos víctimas. Prefiere no dar más detalles. Asegura que no tiene miedo, pero sabe que podrían regresar a buscarla.

Fue la Fiscalía del Estado de México la que la canalizó al Servicio Nacional de Empleo en Ixtapaluca. Y estos, los que la enviaron a las fábricas a las que ahora denuncia.

Con su queja, la mujer asegura que quiere que los trabajadores de ambas compañías reciban capacitaciones para atender a personas de la diversidad sexual y que, además, abonen una compensación.

Mientras tanto, sigue buscando empleo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Papa Francisco: las disculpas del pontífice tras un incidente con una mujer en la plaza de San Pedro

El pontífice se enfadó con una mujer que tiraba de su brazo para llamar su atención. Las cámaras captaron el momento.
Getty Images
2 de enero, 2020
Comparte

El papa Francisco empezó el año pidiendo disculpas públicamente por un incidente sucedido la noche anterior, cuando saludaba a los fieles congregados en la plaza de San Pedro.

Las cámaras captaron cómo una mujer, que se encontraba detrás de las barreras de seguridad, tiró bruscamente del brazo del pontífice cuando esté se alejaba sin saludarla.

En el video se ve cómo Jorge Bergoglio, que hasta entonces se mostraba contento, se molesta y trata de retirar su mano.

Al verse atrapado golpea la mano de la mujer para que lo suelte, al tiempo que le suelta una reprimenda.

Los agentes de seguridad se acercan en su ayuda, pero el Papa se aleja con cara enfadada.

“Muchas veces perdemos la paciencia, también yo. Pido perdón por el mal ejemplo de ayer”, señaló Francisco refiriéndose al episodio y justo antes de iniciar el rezo del Ángelus.

El papa ofició este miércoles la primera misa del año en la basílica de San Pedro del Vaticano y ofreció una homilía en la que condenó con firmeza la violencia, la humillación y las ofensas que sufren con frecuencia las mujeres.

Sin embargo, pese a la disculpa, las redes sociales siguen debatiendo si el Papa hizo bien o mal al reaccionar de esa manera.

El Papa Francisco

Getty Images
El Papa visitaba el Belén de Navidad instalado en la plaza de San Pedro.

Mientras unos creen que el enfado no está justificado, otros opinan que hubieran actuado como Francisco al sentirse agredidos.

“El Papa Francisco es como cualquier otra persona. No lo critiques”, dice el usuario Chemical Boy en su cuenta de Twitter.

Comprendo perfecto a su Santidad”, dice la periodista mexicana Verónica Calderón en la misma red social.

Pero, Francisco también ha recibido numerosas críticas.

“Después de esto, difícilmente nos puede hablar de amor, paciencia, comprensión, etc”, cree Alejandro Berganza.

“Soberbio”, “mal pastor”, “mal ejemplo” e incluso “falto de humanidad”. En las redes no cesan las críticas contra el pontífice.

 

El Papa Francisco

Getty Images
Desde la ventana del palacio apostólico, Francisco pidió disculpas.

Tras la misa de Año Nuevo, el Papa salió de la basílica vaticana y acudió al palacio apostólico para rezar el Ángelus junto a los fieles que de nuevo se habían congregado en la Plaza de San Pedro, en el corazón del Vaticano.

“A todos, creyentes y no creyentes, les animo a no cejar en el empeño de construir un mundo de paz, juntos, día tras día”, señaló momentos después del Ángelus.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts