Subir las penas de cárcel no ha reducido los feminicidios en ningún estado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Subir las penas de cárcel no ha reducido los feminicidios en ningún estado

Datos oficiales prueban que entre 2015 y 2018 los asesinatos de mujeres en México crecieron 57%, pese a que múltiples estados agravaron sus sanciones en un intento de frenar los feminicidios.
Cuartoscuro
20 de febrero, 2020
Comparte

Incrementar las penas de cárcel por cometer feminicidios no ha reducido el asesinato de mujeres en ninguno de los estados del país donde se ha llevado a cabo esta medida. Al contrario, las entidades con las sanciones más altas figuran entre los que tienen más casos, o en ellas han subido en mayor medida los crímenes contra mujeres en los últimos cuatro años.

Así lo pudo comprobar Animal Político a través de la revisión de las cifras oficiales del INEGI sobre mujeres asesinadas de 2015 a 2018, y de las modificaciones hechas a los códigos penales de cada una de las entidades federativas, documentadas por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

Esto luego de que la Cámara de Diputados aprobó esta semana elevar en el Código Penal Federal de 60 a 65 años la pena máxima para el delito de feminicidio, bajo el argumento de no se han logrado inhibir los feminicidios en México, y que por lo tanto resulta necesario agravar las penas.

Los diputados que aprobaron estas modificaciones y el dictamen de dicha reforma argumentaron que en 2018 más de 3 mil mujeres fueron asesinadas, un promedio de 10 asesinatos al día. Dicha cifra incluye todas las muertes de mujeres en condiciones de violencia, y no solo las que reconocen las fiscalías como feminicidio.

Entérate: Fiscalías indagan como feminicidio solo 1 de cada 5 asesinatos de mujeres

Pero los mismos datos de INEGI arrojan que de 2015 a 2018, periodo en el que se han modificado varios códigos penales estatales para agravar las penas de feminicidio, la cifra de mujeres asesinadas a nivel nacional se ha disparado 57%.

Y es que mientras que en 2015 la cifra de mujeres que perdieron la vida de forma violenta fue de 2 mil 383 víctimas, para 2016 ascendió a 2 mil 813, en 2017 se disparó a 3 mil 430, y en 2018 escaló a 3 mil 752 casos. En total son 12 mil 378 mujeres asesinadas en este periodo de cuatro años.

De los 32 estados del país solo hay cuatro entidades en las que los asesinatos de mujeres descendieron de 2015 a 2018: se trata de Sinaloa, Sonora, Chiapas y Coahuila. Pero en ninguna de dichas entidades se han elevado las sanciones establecidas para el delito de feminicidio.

No solo eso. Coahuila, entidad donde se redujo en 50% el total de asesinatos de mujeres en el referido periodo, tiene una de las penas de prisión menos severas para el feminicidio en México: de 20 a 50 años de cárcel.

Lideran las entidades con penas más altas

Contrario a los argumentos planteados por la Cámara de Diputados, el endurecimiento de las penas de feminicidio no ha funcionado en nada para reducir los asesinatos. De hecho, las entidades donde ello se ha llevado a cabo se encuentran hoy en las situaciones mas críticas, según lo que revelan los datos.

Un ejemplo claro es Zacatecas, entidad donde en 2016 se duplicó la pena máxima para feminicidio al pasar de 30 a 60 años, según el análisis del Observatorio. Pero los datos de INEGI arrojan que, mientras en 2015 fueron asesinadas 24 mujeres en el estado, para 2018 la cifra se disparó a 204, un incremento superior al 333%.

Otro caso similar es el de Guanajuato, estado que de 2015 a 2018 acumula 809 asesinatos de mujeres, la tercera cifra más alta del país y que equivale a un crecimiento del 238% en estos casos. En dicha entidad también se duplicó la pena de feminicidio hasta los 60 años en 2015, sin que ello haya frenado el crecimiento.

Nayarit fue otra entidad que agravó las penas de feminicidio y pese a ello la cifra de mujeres asesinadas ascendió 254% en el referido periodo, al igual que Michoacán donde los casos se han disparado 109%. En Morelos, los crímenes crecieron 71%, entre varios ejemplos más.

Estado oculta feminicidios cometidos por crimen organizado y no investiga, acusan activistas de 23 entidades

Los datos oficiales también muestran que las entidades con más asesinatos de mujeres son las que precisamente tienen las penas más altas de feminicidio. Es el caso del Estado de México, donde la sanción máxima desde que se tipificó dicho delito en 2011 ha sido de 70 años de prisión, y ello no impidió que de 2015 a 2018 fueran asesinadas 1 mil 752 mujeres en su territorio.

Chihuahua y Guanajuato son la segunda y tercera entidad con más mujeres asesinadas y ahí las penas de feminicidio alcanzan los 60 años de prisión. Mientras que Jalisco y Veracruz, la cuarta y sexta entidad con más mujeres asesinadas, también reportan penas que llegan a los 70 años de cárcel.

No hay correlación porque falla investigación

María de la Luz Estrada, coordinadora Ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, calificó de inútil el incremento de la pena de feminicidio anunciado por la Cámara de Diputados, ya que dijo que ello no guarda correlación alguna con el fenómeno delictivo.

“No hay contexto ni evidencia alguna que sustente que el subir penas para el feminicidio o para cualquier otro delito afecte el crecimiento del mismo. De hecho las penas máximas casi nunca se aplican por los jueces, pero además no hay relación porque el gran problema es la impunidad, la cual es propiciada por la falta de investigación”, dijo en entrevista.

Te puede interesar: Incompetencia, misoginia y manejo político afectan el registro de feminicidios en los estados, alertan expertas

La especialista consideró que en vez de poner el foco en las penas a este delito, el Congreso debería enfocar sus esfuerzos en revisar las condiciones actuales en que operan las fiscalías de los estados, que son a las que les corresponde resolver los asesinatos de mujeres.

Estrada advirtió que las carencias para atender dicha tarea sobran y van desde la falta de protocolos para indagar con perspectiva de género los asesinatos de mujeres, hasta la carencia de personal especializado en todas las áreas, desde policías hasta peritos.

“Lo que sí debería hacer el Congreso es citar a los fiscales de los estados para trabajar con ellos, ver qué protocolos tienen, cuáles son las carencias. Cómo están trabajando estos casos. Basta de improvisaciones. Lo que buscamos es que se hagan cosas que se vayan encaminando a mejorar la atención y la prevención del delito, y si no ocurre entonces cómo lo vas a investigar para romper las cadenas de impunidad. Ese es el tema”, dijo la especialista.

En una segunda entrega de este texto, Animal Político profundizará en datos que evidencian que la mayor parte de los casos quedan impunes, y que la cifra de sentencias condenatorias por feminicidio es, en realidad, mínima.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el friluftsliv de los escandinavos y cómo puedes aplicarlo en la pandemia de COVID

Friluftsliv significa literalmente "vida al aire libre" y comprende todas las actividades que permiten entrar en contacto con la naturaleza. ¿Cómo puedes ponerla en práctica?
Getty Images
11 de octubre, 2020
Comparte

Los escandinavos aman tanto la naturaleza que su pasión tiene hasta nombre propio: friluftsliv.

La expresión significa literalmente “vida al aire libre” y fue popularizada en la década de 1850 por el dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen.

El autor de “Casa de muñecas” utilizó el término para describir la importancia de pasar tiempo en lugares remotos para el propio bienestar físico y espiritual.

Ahora que la pandemia de COVID-19 ha llevado a imponer confinamientos generalizados, esta práctica podría resultar beneficiosa para la salud física y mental, siempre y cuando se cumplan las medidas de distanciamiento social y demás precauciones para evitar los contagios.

¿Cómo puedes aplicarla en tu día a día?

Arraigo

Hoy en día, suecos, noruegos y daneses usan la expresión friluftsliv de manera amplia para referirse a actividades diversas como correr en un parque o bosque a la hora del almuerzo, ir al trabajo en bicicleta, reunirse con amigos en una sauna junto al lago (con chapuzón en el agua fría incluido) o simplemente relajarse en una cabaña de montaña.

Todos los países escandinavos tienen leyes similares que le permiten a la gente caminar o acampar prácticamente en cualquier lugar, siempre y cuando muestren respeto por la naturaleza, la vida silvestre y los lugareños.

Una mujer meditando en un área verde.

Getty Images
Sentarse y relajarse en un área verde califica como friluftsliv.

Según los datos de 2017 de la agencia estadística del gobierno de Suecia, alrededor de un tercio de los ciudadanos de ese país realiza actividades al aire libre al menos una vez a la semana. Y más de la mitad de la población tiene acceso a una casa de verano en el campo o en la costa.

Muchas empresas escandinavas incluso incentivan a sus empleados a pasar más tiempo al aire libre en horas de trabajo.

Existen incluso exenciones de impuestos para las firmas que incentivan el friluftsliv. De esta manera, compañías en algunos de estos países pueden subsidiar las actividades deportivas del personal.

“Todo esto demuestra claramente que la obsesión escandinava por el friluftsliv está más arraigada que las raíces de los omnipresentes abedules”, dice Maddy Savage, periodista de BBC Worklife, en un artículo sobre el tema publicado en 2017.

Tanto, que por ejemplo, en Noruega, han sabido mantener la práctica durante la pandemia e incluso, reforzarla.

Friluftsliv en pandemia

“Cuando la pandemia llegó a Noruega y todo se cerró, la naturaleza se mantuvo abierta 24 horas al día, 7 días a la semana. Así es como la gente podía mantenerse físicamente activa, caminando y corriendo en la naturaleza”, dijo Siri Meland, de Norsk Friluftsliv, una coalición de grupos de actividades al aire libre de Noruega, a BBC Mundo.

“La gente usaba árboles, piedras y elementos naturales en lugar de máquinas de ejercicio”.

Piernas estiradas sobre el pasto.

Getty Images
Puedes simplemente descansar en un parque…

“Con la pandemia, la frecuencia de las personas que hacen friluftsliv ha aumentado, al igual que su popularidad, especialmente entre los jóvenes”, aseguró.

Meland detalló que durante este verano, 1,5 millones de noruegos durmieron en una carpa o en una hamaca al aire libre.

“Pero la atención también se centra en lo bueno que es para la salud mental salir y, por ejemplo, dar un paseo por la naturaleza o el bosque junto a su casa”, añadió.

Friluftsliv en otros lugares

Aunque otros países no tengan la misma historia o infraestructura para la promoción del friluftsliv, es un concepto que puede exportarse fácilmente, según dijo Angeliqa Mejstedt, autora de Vandringsbloggen, un blog sueco sobre esta práctica, a Maddy Savage, de BBC Worklife.

“No tienes que comprar muchos equipos o cosas costosas para hacerlo. Usa la naturaleza cerca de donde vives”, dijo Lasse Heimdal, exsecretario general de Norsk Friluftsliv al programa The World de la Public Radio International (PRI) en septiembre.

Si vas a compartir la experiencia de la naturaleza con amigos o familiares, asegúrate de llevar mascarilla, mantener el distanciamiento social y tomar todas precauciones para evitar la propagación del COVID-19.

“No hay problema mientras sigas los consejos de las autoridades de salud”, dijo Meland.

Heimdal señaló también que pasar tiempo al aire libre produce una gran cantidad de beneficios.

“Es social, es saludable”, le dijo a PRI. “Es bueno para tu cuerpo y bueno para tu mente”.

Pero friluftsliv “no solo significa participar en deportes al aire libre”, aclaró.

“Es mucho más (que esquiar o patinar). Son todo tipo de actividades en la naturaleza”, dijo. “También estar en la naturaleza, descansar en la naturaleza. No solo se relaciona con la actividad física, sino con las experiencias en la naturaleza en una amplia gama”.

“Salir a caminar en un entorno verde es lo más fácil para todos”, dijo Meland. “La ciencia muestra que te sientes menos estresado después de solo diez minutos caminando en un entorno verde”.

Sentarse en un parque y compartir té, por ejemplo, también funciona como friluftsliv.

“Relajarse, observar la tranquilidad, descansar, estar en la naturaleza, disfrutar del olor del café en una hoguera, es friluftsliv”, dijo también Meland.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=2

https://www.youtube.com/watch?v=8urGTdEioOQ&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=10

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=17

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.