Promesa incumplida: en Hospital de Ixtapaluca aún faltan fármacos contra cáncer
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Promesa incumplida: en Hospital de Ixtapaluca aún faltan fármacos contra cáncer

“A las personas que ya están en tratamiento les siguen dando la quimioterapia, sobre todo a los que ya llevan más tiempo, pero no están dándosela a quienes apenas deberían iniciarla... no hay fármacos suficientes", dijo una enfermera.
Cuartoscuro Archivo
11 de febrero, 2020
Comparte

Este lunes 10 de febrero a Erika le dijeron que su niña, quien padece leucemia linfoblástica aguda, no podría recibir la sesión de quimioterapia que le programan en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca cada mes, o cada dos meses, de acuerdo a como la necesite, y para la que incluso debe quedarse 24 horas hospitalizada, porque no hay fármacos.

“Tienen Metotrexato y Vincristina, pero les faltan otros, me dijeron que así no se la pueden aplicar, que a ver si en 15 días ya hay medicamento”, cuenta Erika al salir del área de quimioterapia del hospital.

Entérate: Otros cinco padres interponen amparo para conseguir medicamentos para sus hijos con cáncer

Su hija de tres años y medio empezó el tratamiento contra la leucemia linfoblástica aguda el 20 de marzo de 2019. Lleva 26 quimioterapias de 121. Está en fase inicial de la batalla, y ahora tendrá que esperar a que lleguen los medicamentos para la siguiente sesión.

Otras mamás tuvieron más suerte y sus hijos sí recibieron la quimioterapia. “A mi hija sí se la aplicaron porque su tratamiento ya está más avanzado. Lleva 78 quimioterapias de 120, ya está en la fase de mantenimiento y solo le aplicaron Metotrexato, que de ese sí hay ahorita”, dice Adriana.

A la hija de Carina, una niña de cinco años con leucemia linfoblástica aguda, también le pusieron su quimio. Pero su mamá se queja de que no le están aplicando otros fármacos, como Citaravina o Ciclofosfamida. “Tiene como dos meses que le están poniendo solo Metotrexato y Vincristina, y pues sí le deben de hacer falta sus otros medicamentos, cómo no”.

Foto: Andrea Vega

Foto: Andrea Vega

La pequeña no tiene ganas de jugar hoy. Aunque sus compañeros de quimioterapias en el Hospital de Alta Especialidad la llaman para jugar, ella no quiere. Se queda en el regazo de su madre y rechaza un dulce que le ofrece uno de sus amigos. “Lleva como una semana así de decaída. Sí come. No tiene fiebre ni nada. Pero no tiene ganas de pararse ni a jugar”.

El Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca es un organismo descentralizado de la administración pública federal y como tal goza de autonomía para su gestión, al igual que los institutos nacionales de salud y los otros hospitales de alta especialidad.

La semana pasada, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval y el secretario de Salud, Jorge Alcocer, llegaron de sorpresa al Instituto Nacional de Neurología y al de Pediatría, para constatar la forma en la que están operando, y aseguraron que esas visitas fueron el inicio de lo que será una ronda de inspección por estos institutos, y por los hospitales de alta especialidad.

Entérate: Médicos y enfermeras denuncian que en el Instituto de Neurología no hay ni guantes para operar

Los adultos no la pasan mejor que los niños aquí, en el hospital de Ixtapaluca. Martha llegó con su madre, una adulta mayor de 72 años que padece cáncer de colón y de ovario, a las 7:30 de la mañana de este lunes 10 de febrero. Se sentaron a esperar a que las llamaran para la primera consulta en oncología.

A las 12:20 de la tarde les avisaron que el médico no las recibiría porque no había podido llegar al hospital, para dar las consultas. “Hemos estado aquí esperando, primero me dijeron que sí iba a llegar y ahora salen con que no, que siempre no llega y que no nos puede atender otro médico porque él es el único. Hace dos meses que le diagnosticaron a mi mamá el cáncer y es hora que no le empiezan a dar el tratamiento”.

Martha tiene los ojos llorosos cuando dice que no es justo lo que les hacen. “A mi mamá ni su pensión de adulto mayor le llega todavía. Ni ella ni mi papá tienen pensión de nada ni seguro social. Yo vendo licuados y jugos y para traerla al hospital tengo que dejar de vender, y solo para que me digan que no la van a atender, no es justo”.

A Martha no se lo dicen, pero dos enfermeras y una médico de servicio social del hospital revelarán después a Animal Político por qué sucede esto.

“Este hospital no debe tener ni la mitad del personal que en realidad necesita. Cuando inició operaciones en el 2011, trajeron personal prestado del Hospital General Zoquiapan Doctor Pedro Flores, debieron traer hasta 300 personas, pero cuando volvieron a su lugar de trabajo, aquí en el de Ixtapaluca no abrieron plazas para cubrir los lugares y así seguimos”, dice una enfermera del servicio de consulta externa.

En la tarde, por ejemplo, agrega, la cosa es todavía peor. “Las compañeras atienden hasta tres servicios a la vez y en el caso de los médicos es lo mismo”.

En hospitalización, la falta de personal hace que las camas no puedan ocuparse, aunque haya pacientes esperando por atención. “Lo que hacen es que solo ocupan 13 camas, aunque haya 20 disponibles en un área, porque no hay personal suficiente para atender a todos los que deberían utilizar el hospital”, dice la médico pasante de servicio social.

Además, sí hay falta de fármacos oncológicos. “A las personas que ya están en tratamiento les siguen dando la quimioterapia, sobre todo a los que ya llevan más tiempo, pero no están dándosela a quienes apenas deberían iniciarla, a ellos los traen a vuelta y vuelta, que falta otro estudio, que venga mañana, porque no hay fármacos suficientes”, dice una de las enfermeras de este hospital.

Foto: Andrea Vega

Sobre el desabasto de fármacos o insumos en otras áreas, otra enfermera señala que hace una semana no tenían punzones para canalizar a los pacientes recién salidos de cirugía. “Los directivos solo nos decían que ya estaban por llegar, y que ya estaban por llegar, y sí, llegaron, pero no puede faltar ese tipo de material, porque entonces hay que pedirlo a los familiares”.

El Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca tuvo un presupuesto aprobado para 2019 de 1,202 millones 697 mil 352 pesos y al 31 de diciembre de ese año gastó 1,258 millones 021 mil 759 pesos, de acuerdo a datos registrados en la plataforma de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal.

Un monto superior al de institutos como el Instituto Nacional de Neurología, que en 2019 gastó 848 millones 254 mil 667 pesos, y donde el jueves pasado personal médico y de enfermería también denunciaron, ante el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, desabasto de fármacos e insumos y diversas irregularidades como contratos de subrogación innecesarios y áreas sin usarse.

Animal Político solicitó una entrevista con la directora del Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca, Alma Rosa Sánchez Conejo, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

McDonald's: la indignación que causa en Perú la muerte de dos jóvenes empleados de la cadena de hamburguesas

Gabriel Campos, de 19 años, y Alexandra Porras, de 18, murieron el domingo mientras terminaban sus labores en un McDonald's de Lima.
18 de diciembre, 2019
Comparte
Alexandra Porras y Gabriel Campos

Facebook de Gabriel Campos
Alexandra Porras y Gabriel Campos eran pareja y trabajaban desde hace unos meses en un local de McDonald’s en Lima.

Su muerte causó una fuerte indignación en Perú y ha puesto bajo la lupa a una de las cadenas de comida rápida más exitosas del mundo.

El domingo, las autoridades encontraron los cadáveres de Alexandra Porras y Carlos Gabriel Campos, ambos de 18 años, dentro del local de McDonald’s del distrito limeño de Pueblo Libre en el que trabajaban.

Los jóvenes, que habían sido pareja, llevaban menos de seis meses en la cadena de comida rápida.

Las autoridades están investigando los hechos y Arcos Dorados, la empresa encargada de la franquicia de McDonald’s en Perú, dijo que colaboraría con las pesquisas.

En un primer comunicado citado por la prensa peruana, Arcos Dorados habló de “un accidente que se habría originado por una descarga eléctrica“.

No obstante, en declaraciones a BBC Mundo la empresa dijo al respecto este martes que “no puede dar detalles” sobre lo ocurrido.

Preguntados por la diferencia entre ambas declaraciones, desde Arcos Dorados se limitaron a responder: “Las autoridades locales se encuentran trabajando activamente en la investigación del caso. A la vez, pusimos todos nuestros recursos a disposición para brindar la colaboración necesaria para el pronto esclarecimiento de este suceso”.

La municipalidad de Pueblo Libre, el distrito limeño donde se ubica este local de McDonald’s, clausuró el restaurante mientras se investigan los hechos, y la empresa cerró todos sus locales en Perú por dos días en señal de duelo.

Pero la muerte de los jóvenes provocó protestas en el país contra las condiciones laborales precarias en el país.

El suceso

Alexandra, hija única, quería ser abogada y Gabriel, fisioterapeuta. Estaban trabajando para pagar sus estudios.

Pero, según su familia, no trabajaban en circunstancias ideales. Los familiares de las víctimas dijeron a medios locales que los jóvenes cumplían jornadas de hasta 12 horas, en un país en el que el máximo permitido por ley son 8.

Walter Bedriñana, abogado de la familia de Gabriel, detalló que cuando los jóvenes estaban trabajando, el suelo estaba mojado.

“Yo no pude ingresar (pero) quien sí pudo ver lo que había adentro fue la mamá. Y quedó en shock, porque ella recuerda que el piso estaba mojado y que evidentemente sí había cables”, le dijo a BBC Mundo.

“Confío que con la información que recabaron los peritos se pueda determinar qué fue lo que pasó”, declaró el abogado al ser preguntado si la muerte de los jóvenes podía ser atribuida a inseguridad laboral.

Pero, según Bedriñana, “eso del piso mojado sí está en el acta de levantamiento del cadáver, por eso nosotros ya podemos decirlo”.

“No quiero buscar culpables, pero para mi tranquilidad, quiero saber con detalles qué pasó. Así como mi hija me contaba todo, con detalles”, le dijo Johana Inga, madre de Alexandra, a América Televisión.

Investigaciones

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) de Perú está investigando lo ocurrido, así como la Fiscalía peruana.

La ministra de Trabajo de Perú, Sylvia Cáceres, dijo a medios locales que, si se comprueba que la empresa incumplió alguna normativa, podría recibir una multa de hasta US$56.000.

En un comunicado enviado a BBC Mundo este martes, Arcos Dorados manifestó que “entendemos y compartimos el inmenso dolor junto a las familias de Carlos Gabriel Edgardo Campos Zapata y Alexandra Antonella Porras Inga por esta sensible pérdida”.

“Desde el hecho, hemos estado en contacto con las familias de nuestros colaboradores fallecidos para acompañar y ofrecer todo el apoyo necesario durante este difícil momento”, agrega.

“Además, estamos brindando soporte a todos nuestros demás colaboradores que están afectados por la pérdida de sus compañeros”, se lee en el comunicado.

McDonald's en Perú

Getty Images
McDonald’s dice estar colaborando con las autoridades.

Bedriñana, sin embargo, se mostró crítico con la compañía.

“Corrieron con los gastos del sepelio porque están en la obligación de hacerlo, pero en el tema de apoyar la investigación, he sentido que no ha sido así”, le dijo a BBC Mundo.

“Lo primero que deben aclarar es qué fue lo que paso y hasta el momento la empresa no ha dado una versión sobre qué es lo que ha sucedido”, se quejó el abogado.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1659076157481737&set=pb.100001381078545.-2207520000..&type=3&theater

Según Arcos Dorados, sin embargo, “el caso sigue bajo reserva de las autoridades competentes, con lo cual no estamos autorizados a brindar detalles de este ya que podrían alterar el normal desarrollo de la investigación”.

Y sobre las acusaciones de que los jóvenes laboraban más de 8 horas por turno, Arcos Dorados le respondió a BBC Mundo que ambos “trabajaban en modalidad ‘part time’ con un máximo de 8 horas por día, con una hora adicional de descanso y un máximo programado de 24 horas por semana”.

McDonald's en Perú

Getty Images
Todos los McDonald’s de Perú cerraron durante dos días.

La corporación McDonald’s también se pronunció sobre los hechos.

“Estamos profundamente tristes por el trágico accidente que ocurrió en una franquicia de McDonald’s en Perú”, dijo en una declaración enviada también este martes a BBC Mundo.

La seguridad de los miembros del equipo en cualquier McDonald’s es una prioridad global y estamos trabajando con nuestro socio local , que está llevando a cabo una investigación exhaustiva con las autoridades locales”, señaló.

“Extendemos nuestras más profundas condolencias a las familias de los miembros del equipo, amigos y miembros del equipo durante este tiempo extraordinariamente difícil”, añadió.

Cerrados dos días

Por lo pronto, todos los McDonald’s de Perú cerraron durante dos días en señal de duelo por la muerte de sus dos trabajadores.

Pero el anuncio no pareció contentar a los peruanos.

El martes hubo plantones contra la empresa frente a uno de sus locales en Lima y frente a otro en Arequipa (en el sur de Perú).

Además, este caso ha hecho que sean mucho los que denuncien las “precarias” condiciones de trabajo que se dan en muchos locales de comida rápida.

La empresa Arcos Dorados posee el grupo de franquicias de McDonald’s más grande del mundo y cotiza en la Bolsa de Nueva York.

Opera en 20 países de América Latina y el Caribe, con alrededor de 2.200 restaurantes McDonald’s y más de 63,000 empleados.

En 2018, el Instituto “Great Place to Work” reconoció a sus sedes de Argentina, Brasil, Costa Rica, Panamá, México y Uruguay como “Mejor lugar para trabajar”, en una lista de 25 multinacionales de América Latina.

Pero en 2015 y en 2018, dos locales de McDonald’s en San Isidro y Miraflores, distritos acomodados de Lima, fueron clausurados temporalmente porque se hallaron cucarachas en el primero y por falta de higiene en el caso del segundo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=dDLDuv7LH48

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.