Promesa incumplida: en Hospital de Ixtapaluca aún faltan fármacos contra cáncer
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Promesa incumplida: en Hospital de Ixtapaluca aún faltan fármacos contra cáncer

“A las personas que ya están en tratamiento les siguen dando la quimioterapia, sobre todo a los que ya llevan más tiempo, pero no están dándosela a quienes apenas deberían iniciarla... no hay fármacos suficientes", dijo una enfermera.
Cuartoscuro Archivo
11 de febrero, 2020
Comparte

Este lunes 10 de febrero a Erika le dijeron que su niña, quien padece leucemia linfoblástica aguda, no podría recibir la sesión de quimioterapia que le programan en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca cada mes, o cada dos meses, de acuerdo a como la necesite, y para la que incluso debe quedarse 24 horas hospitalizada, porque no hay fármacos.

“Tienen Metotrexato y Vincristina, pero les faltan otros, me dijeron que así no se la pueden aplicar, que a ver si en 15 días ya hay medicamento”, cuenta Erika al salir del área de quimioterapia del hospital.

Entérate: Otros cinco padres interponen amparo para conseguir medicamentos para sus hijos con cáncer

Su hija de tres años y medio empezó el tratamiento contra la leucemia linfoblástica aguda el 20 de marzo de 2019. Lleva 26 quimioterapias de 121. Está en fase inicial de la batalla, y ahora tendrá que esperar a que lleguen los medicamentos para la siguiente sesión.

Otras mamás tuvieron más suerte y sus hijos sí recibieron la quimioterapia. “A mi hija sí se la aplicaron porque su tratamiento ya está más avanzado. Lleva 78 quimioterapias de 120, ya está en la fase de mantenimiento y solo le aplicaron Metotrexato, que de ese sí hay ahorita”, dice Adriana.

A la hija de Carina, una niña de cinco años con leucemia linfoblástica aguda, también le pusieron su quimio. Pero su mamá se queja de que no le están aplicando otros fármacos, como Citaravina o Ciclofosfamida. “Tiene como dos meses que le están poniendo solo Metotrexato y Vincristina, y pues sí le deben de hacer falta sus otros medicamentos, cómo no”.

Foto: Andrea Vega

Foto: Andrea Vega

La pequeña no tiene ganas de jugar hoy. Aunque sus compañeros de quimioterapias en el Hospital de Alta Especialidad la llaman para jugar, ella no quiere. Se queda en el regazo de su madre y rechaza un dulce que le ofrece uno de sus amigos. “Lleva como una semana así de decaída. Sí come. No tiene fiebre ni nada. Pero no tiene ganas de pararse ni a jugar”.

El Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca es un organismo descentralizado de la administración pública federal y como tal goza de autonomía para su gestión, al igual que los institutos nacionales de salud y los otros hospitales de alta especialidad.

La semana pasada, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval y el secretario de Salud, Jorge Alcocer, llegaron de sorpresa al Instituto Nacional de Neurología y al de Pediatría, para constatar la forma en la que están operando, y aseguraron que esas visitas fueron el inicio de lo que será una ronda de inspección por estos institutos, y por los hospitales de alta especialidad.

Entérate: Médicos y enfermeras denuncian que en el Instituto de Neurología no hay ni guantes para operar

Los adultos no la pasan mejor que los niños aquí, en el hospital de Ixtapaluca. Martha llegó con su madre, una adulta mayor de 72 años que padece cáncer de colón y de ovario, a las 7:30 de la mañana de este lunes 10 de febrero. Se sentaron a esperar a que las llamaran para la primera consulta en oncología.

A las 12:20 de la tarde les avisaron que el médico no las recibiría porque no había podido llegar al hospital, para dar las consultas. “Hemos estado aquí esperando, primero me dijeron que sí iba a llegar y ahora salen con que no, que siempre no llega y que no nos puede atender otro médico porque él es el único. Hace dos meses que le diagnosticaron a mi mamá el cáncer y es hora que no le empiezan a dar el tratamiento”.

Martha tiene los ojos llorosos cuando dice que no es justo lo que les hacen. “A mi mamá ni su pensión de adulto mayor le llega todavía. Ni ella ni mi papá tienen pensión de nada ni seguro social. Yo vendo licuados y jugos y para traerla al hospital tengo que dejar de vender, y solo para que me digan que no la van a atender, no es justo”.

A Martha no se lo dicen, pero dos enfermeras y una médico de servicio social del hospital revelarán después a Animal Político por qué sucede esto.

“Este hospital no debe tener ni la mitad del personal que en realidad necesita. Cuando inició operaciones en el 2011, trajeron personal prestado del Hospital General Zoquiapan Doctor Pedro Flores, debieron traer hasta 300 personas, pero cuando volvieron a su lugar de trabajo, aquí en el de Ixtapaluca no abrieron plazas para cubrir los lugares y así seguimos”, dice una enfermera del servicio de consulta externa.

En la tarde, por ejemplo, agrega, la cosa es todavía peor. “Las compañeras atienden hasta tres servicios a la vez y en el caso de los médicos es lo mismo”.

En hospitalización, la falta de personal hace que las camas no puedan ocuparse, aunque haya pacientes esperando por atención. “Lo que hacen es que solo ocupan 13 camas, aunque haya 20 disponibles en un área, porque no hay personal suficiente para atender a todos los que deberían utilizar el hospital”, dice la médico pasante de servicio social.

Además, sí hay falta de fármacos oncológicos. “A las personas que ya están en tratamiento les siguen dando la quimioterapia, sobre todo a los que ya llevan más tiempo, pero no están dándosela a quienes apenas deberían iniciarla, a ellos los traen a vuelta y vuelta, que falta otro estudio, que venga mañana, porque no hay fármacos suficientes”, dice una de las enfermeras de este hospital.

Foto: Andrea Vega

Sobre el desabasto de fármacos o insumos en otras áreas, otra enfermera señala que hace una semana no tenían punzones para canalizar a los pacientes recién salidos de cirugía. “Los directivos solo nos decían que ya estaban por llegar, y que ya estaban por llegar, y sí, llegaron, pero no puede faltar ese tipo de material, porque entonces hay que pedirlo a los familiares”.

El Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca tuvo un presupuesto aprobado para 2019 de 1,202 millones 697 mil 352 pesos y al 31 de diciembre de ese año gastó 1,258 millones 021 mil 759 pesos, de acuerdo a datos registrados en la plataforma de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal.

Un monto superior al de institutos como el Instituto Nacional de Neurología, que en 2019 gastó 848 millones 254 mil 667 pesos, y donde el jueves pasado personal médico y de enfermería también denunciaron, ante el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, desabasto de fármacos e insumos y diversas irregularidades como contratos de subrogación innecesarios y áreas sin usarse.

Animal Político solicitó una entrevista con la directora del Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca, Alma Rosa Sánchez Conejo, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Instagram

Rusia y Ucrania: cómo los rusos están usando emojis y mensajes codificados para evadir la censura

Rusia aprobó a principios de marzo una ley para sancionar a quienes publiquen "noticias falsas" sobre el ejército.
Instagram
13 de marzo, 2022
Comparte

El 24 de febrero, cuando Rusia lanzó la invasión de Ucrania, comenzó a difundirse por las redes sociales una imagen del poeta ruso Pushkin, el número 7 y filas del emoji de una persona caminando.

El significado era claro para los entendidos: un lugar (plaza Pushkin, en Moscú), una hora y un llamado a protestar contra las acciones del gobierno.

Los emojis hacían referencia a un código utilizado durante años en Rusia para referirse a las protestas, tan conocido por las autoridades que ya no es un código, según el grupo de derechos humanos OVD-Info.

¿Por qué usar un código?

Las protestas no autorizadas están prohibidas en el país desde 2014 y el incumplimiento de las normas puede dar lugar a 15 días de detención por la primera infracción. Los reincidentes pueden recibir penas de prisión de hasta cinco años.

Desde entonces, ha sido común que los activistas utilicen varias frases codificadas para organizarse en línea.

“Es como: ‘Vamos a dar un paseo por el centro’ o ‘El clima es genial para caminar'”, dice María. Este es el mensaje de texto que enviará a sus amigos para hacerles saber que planea asistir a una protesta.

Lo que comenzó como una forma de evadir a los censores del gobierno casi se ha convertido en una broma o un meme, añade.

Sin embargo, las consecuencias de no utilizar este lenguaje pueden ser graves.

Una mujer mira su teléfono móvil en Moscú.

Getty Images
Los activistas que convocan protestas contra el gobierno ruso se organizan a través de las redes sociales.

¿Cuáles son las posibles consecuencias?

Alexander asistió a una protesta en Moscú y publicó al respecto en las redes sociales.

A la mañana siguiente, agentes vestidos de civil lo recogieron frente al edificio de su novia y lo llevaron al departamento de la policía local. Lo detuvieron durante varios días y lo obligaron a firmar un documento en el que se enumeraba lo que las autoridades decían que había hecho.

No podemos estar seguros de que su asistencia a la protesta o su actividad en las redes sociales llevara a la detención de Alexander. Más tarde fue arrestado por segunda vez, mientras usaba el metro de Moscú, en un día en que no había asistido a una protesta.

BBC recibió información sobre otras detenciones basadas únicamente en la actividad de las redes sociales, incluida una mujer arrestada por un tuit.

“No he caminado por el centro en mucho tiempo”, publicó el 24 de febrero. Y citó el tuit de otra cuenta que contenía un llamado más explícito a la concentración.

Cinco días después, fue arrestada mientras tomaba un tren.

Ella cree que fue detectada por un software de reconocimiento facial activo en el sistema de metro de Moscú, y en su audiencia judicial, se presentó un documento que contenía su tuit, mostrando que las autoridades habían tomado una captura de pantalla casi inmediatamente después de que ella lo publicara.

En otro caso, un bloguero llamado Niki describió cómo el hermano de un amigo cercano había sido detenido dos veces: una vez horas después de asistir a una protesta y la segunda, durante toda una semana, por compartir los detalles con sus amigos en VK, el equivalente ruso de Facebook.

Casi 14.000 personas han sido detenidas en Rusia desde que comenzó el conflicto, principalmente por asistir a protestas, según OVD-Info, que brinda asesoramiento legal.

Hasta ahora, la mayoría han sido detenidos durante horas o días.

Un hombre es detenido en Moscú

Getty Images
Un hombre es detenido por protestar contra la invasión de Ucrania en el centro de Moscú.

¿Está cambiando la situación?

El viernes 4 de marzo, se aprobó una ley en Rusia con el objetivo declarado de abordar las “noticias falsas” sobre el Ejército, pero se espera que se utilice para reprimir aun más las protestas contra la guerra, incluidas sentencias de prisión de hasta 15 años, significativamente más largas que las sanciones anteriores.

Para jóvenes como María, “esto ya ha cambiado las cosas, porque ahora tengo miedo de ir a protestar y también tengo miedo de publicar sobre esta ‘operación especial'”, refiriéndose a la invasión de Rusia a Ucrania.

Y hay evidencias claras de que los arrestos han aumentado desde que se aprobó la nueva ley, señala OVD-Info.

Un hombre es detenido por la policía rusa en el centro de Moscú

Getty Images
Casi 14.000 personas han sido detenidas en Rusia desde que comenzó el conflicto en Ucrania

¿Dónde publican los rusos ahora?

El cierre de los medios de comunicación independientes, el bloqueo de Facebook y las restricciones a las publicaciones rusas en TikTok han eliminado rutas clave para acceder a la información, dice el coordinador de OVD-Info, Leonid Drabkin, y la gente se autocensurará por miedo.

“Ahora, si vas a tu Instagram, hay como 10 veces menos publicaciones“, apunta.

Muchos de sus contactos han eliminado por completo sus perfiles de redes sociales.

Junto con las estrictas sanciones, esto ya ha tenido un impacto en la cantidad de personas “lo suficientemente valientes como para protestar”.


Se cambiaron los nombres de algunos entrevistados para proteger sus identidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zCY05LVIK6Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.